Hoteleros y restauranteros del municipio de Zihuatanejo advirtieron que la situación es crítica y preocupante en dicho balneario de playa ubicado en la región de Costa Grande, debido a la crisis económica ocasionada por la pandemia de Covid-19 a más de 10 meses de su inicio, lo cual ha derivado en restricciones a establecimientos y turistas, aunado al incremento de peaje en la Autopista del Sol en días pasados, que a final de cuentas encarece los costos a quienes desean arribar a este destino desde la Ciudad de México y por vía terrestre.

Jonathan Morales Moreno, presidente de la organización Hoteleros Asociados de Zihuatanejo, que integra a 19 hospederías, expresó que quien haga una planeación de lo que el resto del año está en un error, debido a lo volátil de los contagios de Covid-19.

Advirtió que hospederías de todos tamaños, muchas de ellas negocios familiares, han despedido hasta 30 por ciento de su personal, y señaló que la situación es más complicada en Ixtapa, donde solo mantienen la actividad económica los fines de semana.

Por separado, la presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentados Condimentados (Canirac) de Ixtapa-Zihuatanejo, Rebeca Farías, estimó que entre 20 y 30 por ciento de los 110 establecimientos que integran la agrupación, han cerrado sus puertas.

La presidenta de Canirac Zihuatanejo enfatizó que han recibido apoyo del gobierno municipal en la condonación de impuestos, pero indicó que una empresa cervecera ya no cubrirá el pago de licencias de muchos socios, lo que normalmente hacía en años anteriores.

Con información de Héctor Briseño para La Jornada.