Archivo de la etiqueta: Guerrero

“Vamos a terminar con los contrastes entre las zonas turísticas de lujo y las marginadas”: Andrés Manuel López Obrador

Firmes ante su Presiente electo.

Todo esto como parte de un programa nacional para ciudades marginadas.

CANCÚN, Q. ROO.- El presidente electo Andrés Manuel López Obrador anunció ayer que la próxima Administración invertirá 10 mil millones de pesos en un programa dedicado a 15 ciudades marginadas, dentro de las que se encuentra Acapulco.

Se trata de las localidades de San Luis Río Colorado, Sonora; Tijuana, Baja California; Matamoros, Tamaulipas; Acuña, Coahuila; Juárez, Chihuahua; Nicolás Romero, Chimalhuacán, Texcoco, Chalco y Cuautitlán Izcalli, en Estado de México.

El resto, se encuentran en puntos turísticos: Acapulco de Juárez, Guerrero; Los Cabos, Baja California Sur; Bahía de Banderas, Nayarit; Puerto Vallarta, Jalisco; y Playa del Carmen, Quintana Roo.

“Porque en Acapulco, a pesar de que hay turismo nacional, ahí hay focos rojos, pero también la idea es terminar con los contrastes entre las zonas turísticas de gran lujo y las zonas de miseria. No queremos mas contrastes, estos que duelen, que indignan, porque hay zonas de gran turismo, y al mismo tiempo hay colonias donde no hay agua, no hay drenaje, no hay servicios públicos, hay mucha pobreza, inseguridad, violencia”, especificó López Obrador, luego de la reunión en privado que sostuvo con los 12 gobernadores implicados en el programa.

De acuerdo con el presidente electo, el proyecto contará con un presupuesto de 10 mil millones de pesos y está pensado para que tenga una proyección de 20 años a partir de la toma de protesta del nuevo Gobierno.

Acapulco fue abandonado a su suerte, es el destino de playa menos desarrollado

En cinco años Sectur solo destinó 4 millones a proyectos especiales en Acapulco. Foto: Prayitno /algunos derechos reservados.

Acapulco fue abandonado a su suerte, es el destino de playa menos desarrollado.

Por Arena Pública.

Banxico encontró que Acapulco fue el destino turístico de playa con menor crecimiento económico en 24 años, la baja inversión del gobierno federal lo podría explicar.

En cinco años Sectur solo destinó 4 millones a proyectos especiales en Acapulco. Foto: Prayitno /algunos derechos reservados.

Si suena mal que en cinco años el único proyecto de inversión en Acapulco de la Secretaría de Turismo (Sectur) es un estudio para la recuperación de sus playas, suena peor que solo le haya entregado el 20% de los recursos.

Banxico encontró a Acapulco como el destino turístico de playa que menos crecimiento económico tuvo en 24 años, esto es su primer Reporte trimestral sobre las economías regionales de 2018.

La falta incremento en su infraestructura turística, estrategias de publicidad y especialmente la mala percepción de seguridad son las razones que Banxico encontró como explicación tras analizar sus tasas de homicidios y de pasajeros internacionales en los años más recientes.

Los Cabos, en Baja California Sur, se ubicó como el de mayor crecimiento, sin embargo, su nivel de inseguridad en 2017 fue prácticamente idéntico al de Acapulco, en relación con su tasa de homicidios; no así el dinero que les entregó Sectur en cinco años para proyectos de inversión según sus presupuestos de egresos.

El costo de estudio para recuperación de playas en Acapulco fue estimado en 18.7 millones de pesos en 2015, ese año Sectur le entregó 100 mil pesos o el 0.5%; en 2016 le abonó 3.8 millones para completar el 20%; en 2017 y 2018 no registró haberle destinado un solo peso más.

Por el contrario, en 2015 también encargó el mismo estudio en Los Cabos, pero con un costo de 22.4 millones de pesos, y sin problema alguno le abonó 10.5 millones, el 47% del total, los siguientes años no le entregó más abonos.

Pero antes de dicho estudio, Los Cabos ya había contado con dos proyectos de inversión por parte de Sectur. El primero en 2012, de 15 millones de pesos para la rehabilitación de servicios en Cabo San Lucas y el segundo en 2014, para crear andadores de acceso a la playa.

En total Los Cabos recibió una inversión para proyectos especiales de 26.8 millones de pesos en los cinco años entre 2012 y 2017; Acapulco solo obtuvo 4 millones, por lo que no es de extrañar los resultados de Banxico.

No obstante, el informe asegura que “el crecimiento en la actividad de las zonas turísticas está asociado de manera negativa con la inseguridad” e integra una gráfica donde entre 2012 y 2016 la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes de los 15 destinos que analizó.

Acapulco presenta el menor crecimiento económico y la mayor tasa de homicidios entre los destinos turísticos de playa de México

En ella, la tasa de Los Cabos es menor a 10, mientras que en Acapulco rebasa los 80. Lamentablemente, en 2017 -año no integrado a la gráfica- la situación de Los Cabos cambió drásticamente.

A nivel municipal, San José del Cabo tuvo una tasa de homicidios intencionales de 97 por cada 100 mil habitantes, al tiempo que la del municipio de Acapulco era de 98, según datos de la Secretaría de Gobernación y la Comisión Nacional de Población (Conapo).

En lo estatal, la violencia fue incluso mayor en Baja California Sur, pues su tasa de homicidios fue de 69, mientras que en Guerrero fue de 64. Y si las comparaciones son a nivel histórico, el nivel de violencia en BCS se quintuplicó en 2017 en relación con la que se registró en 1997; en Guerrero se duplicó.

Te puede interesar: Gastan menos que en Europa y se refugian en playas, así son los turistas que llegan a México.

No obstante, si de decidir cuál de los dos estados ofrece el destino de playa más seguro, Baja California Sur se presenta como una mejor opción.

Los Cabos podrá ser igual de violento que Acapulco, pero el resto de las playas que ofrece esta península como las de Loreto, con una tasa municipal de 35 homicidios y La Paz, con 69, no lo son. En cambio, Ixtapa Zihuatanejo, ubicado en Guerrero, está en la misma situación de Acapulco.

Publicado en Arena Pública

Con sueldo de 100 mil pesos al mes y 5 meses en el cargo, fiscal de Guerrero compra mansión de 10 mdp

Jorge Zuriel de los Santos Barrila, titular de la Fiscalía General del Estado de Guerrero no ha cumplido ni seis meses en el cargo -por el que recibe 100 mil pesos al mes: 80 mil de salario y 20 mil de viáticos-, y ya compró una mansión de 10 millones de pesos, ubicada en residencial La Cima, una zona exclusiva con vista a dos bahías de Acapulco.

Designado apenas en mayo pasado, el fiscal -mejor amigo de Ricardo Astudillo Calvo, hijo mayor del gobernador- adquirió la propiedad en 10 millones de pesos mediante dos pagos de 5 millones de pesos cada uno. Sin embargo, la residencia tiene un precio comercial de un millón de dólares, es decir casi 20 millones de pesos al tipo de cambio actual, según lo señaló el diario Reforma, que dio a conocer en exclusiva el hecho.

La mansión, de casi 700 metros cuadrados de construcción, se encuentra ubicada a un costado de la carretera Escénica. Desde ahí tiene vista hacia la bahía de Acapulco y a la bahía de Puerto Marqués. La propiedad cuenta con alberca, seis recámaras, dos cocinas integrales, un roof garden de palma con vista al mar y cuarto de vapor.

Además, el funcionario estatal, de 35 años de edad, quien antes de ser nombrado Fiscal vivía en una casa de la colonia Progreso de Acapulco -una zona urbana de Acapulco con altos índices de criminalidad-, remodeló un inmueble aledaño para que se hospeden sus 12 escoltas, quienes además pueden alojarse en otra residencia que renta a un kilómetro de su nuevo domicilio.

“En la entidad su nombramiento fue cuestionado porque, se afirma, por primera vez el Congreso local designó a un Fiscal de muy bajo perfil. En su currículum que presentó ante el Congreso para competir en la terna de aspirantes a ocupar la Fiscalía, señala que fue director general de Averiguaciones Previas de la entonces Procuraduría de Justicia del Estado”, indicó el rotativo.

“Aunque ese cargo solo lo ocupó durante un día cuando Miguel Ángel Godínez [Muñoz] fue Procurador de Guerrero durante el Gobierno de Rogelio Ortega [Martínez], en el 2015. ‘No sabemos los motivos de su renuncia pero solo estuvo unas horas en la Procuraduría y ese mismo día que fue nombrado se regresó a Acapulco’, señala una fuente de la Fiscalía”, indicó el Reforma en su reportaje.

Acapulco, tiene el peor mercado laboral del país

Fomentamos en Guerrero el empleo y la autosuficiencia económica: Astudillo.

Las zonas metropolitanas de las ciudades de Acapulco, Guerrero, y Tlaxcala, Tlaxcala son los territorios que presentan la mayor merma laboral en el país.

No obstante, el proceso de descentralización de las dependencias federales que pretende el próximo gobierno federal, encabezado por Andrés Manuel López Obrador (AMLO), podría beneficiar a las urbes que registren bajos indicadores de trabajo.

La administración de AMLO contempla llevarse la Secretaría de Salud a Acapulco y la recién creada Secretaría de Cultura a Tlaxcala.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), al segundo trimestre del 2018, estas ciudades registraron los mayores niveles de informalidad, condiciones críticas, así como bajos ingresos y escaso acceso a instituciones de salud.

Especialistas coincidieron en que será positivo llevarse las dependencias federales a otros estados, fortaleciendo las economías estatales y mejorando el mercado laboral.

Eufemia Basilio Morales, investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señaló que puede ser muy favorable este proceso de descentralización, “habría comunicación con otras instancias y dependencias, existiría una vigilancia más certera y la oferta laboral aumentaría porque ya no solamente se dependerá de una actividad económica”.

El podio con la Tasa de Informalidad Laboral 1 (TIL1) más elevada en el periodo de referencia lo compone Oaxaca (57.2% de sus ocupados en esta situación), Acapulco (62.4%) y Tlaxcala (66.7 por ciento).

LA TIL1 se refiere a la suma, sin duplicar, de los ocupados que son laboralmente vulnerables por la naturaleza de la unidad económica para la que trabajan, con aquellos cuyo vínculo o dependencia laboral no es reconocido por su fuente de trabajo.

Es decir, en esta tasa se incluye, además del componente que labora en micronegocios no registrados o sector informal, a otras modalidades análogas como los ocupados por cuenta propia en la agricultura de subsistencia, así como a trabajadores que laboran sin la protección de la seguridad social y cuyos servicios son utilizados por unidades económicas registradas.

Mientras los coeficientes más elevados de la población ocupada que gana hasta dos salarios mínimos, que incluye a la que no recibe ingresos, se observaron en Tuxtla Gutiérrez (53.1%), Tlaxcala (62.0%) y Acapulco (62.3%); lo anterior es equivalente a que un trabajador percibe como máximo 5,301.6 pesos al mes.

Desglose

Las zonas metropolitanas con la tasa de condiciones críticas de ocupación (TCCO) más alta fueron, al cierre de junio, Tlaxcala (21.3% de los ocupados), Tuxtla Gutiérrez (21.6%) y Acapulco (21.9 por ciento).

La TCCO incluye a las personas que se encuentran trabajando menos de 35 horas a la semana por razones ajenas a sus decisiones, más las que laboran más de 35 horas semanales con ingresos mensuales inferiores al salario mínimo y las que se emplean más de 48 horas semanales ganando hasta dos salarios mínimos.

En el indicador de trabajadores sin acceso a las instituciones de salud, los mayores porcentajes fueron en Oaxaca (63.0% del total de este grupo de personas), Acapulco (66.5%) y Tlaxcala (70.1 por ciento).

La investigadora de la UNAM agregó que Acapulco es una ciudad ubicada en un estado con altos índices de pobreza y violencia, que han mermado la industria turística, “hay personas que trabajan muchas horas a cambio de un salario muy bajo y que viven en lugares con alta afluencia delictiva”.

Héctor Magaña Rodríguez, coordinador del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey, explicó que “es positivo que llegué la Secretaría de Salud a la ciudad de Acapulco; la seguridad aumentaría y el índice de criminalidad bajaría. También despuntaría el mejoramiento de los caminos y el mercado en el sector transportes estaría en niveles positivos”.

“Tlaxcala es un estado pequeño que carece de infraestructura, no emite deuda, el problema es lo que ocurre con el nivel de ingreso y que se puede notar en su capital. En la ciudad hay pocas actividades económicas, y por ende hay empleos que son mal pagados”, indicó Basilio Morales.

La gente de Tlaxcala tiene que emigrar a otras regiones por las condiciones laborales, “la ventaja de llevar la Secretaría de Cultura es que se frenaría esta salida y se atraería inversión”, añadió.

Kristobal Meléndez Aguilar, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), refirió que en Acapulco y Tlaxcala “hay un ciclo de pobreza, en donde si las mismas empresas no obtienen utilidades y beneficios no puede trasladar esto a los empleados. Si le va mal a la empresa le va mal a la entidad federativa”.

“Tiene efectos positivos llevar las dependencias federales a los estados porque habrá más empleos y, por lo tanto, habrá prestaciones, y los sistemas de salud crecerán, será beneficioso para los habitantes”, manifestó.

Los especialistas también concordaron en que la falta de preparación es otro elemento que merma el sector trabajo, por lo que la mayoría opta por la informalidad.

Oaxaca y Tuxtla Gutiérrez

Además de Acapulco y Oaxaca, las ciudades que se colocaron en el top tres de los cuatro indicadores analizados por El Economista, con la mayor merma, fueron Oaxaca y Tuxtla Gutiérrez.

Sin embargo, también son territorios que podrían beneficiarse por el proceso de descentralización que realizará la administración federal de AMLO; Oaxaca albergaría a la Secretaría de Desarrollo Social, y Tuxtla Gutiérrez a la Comisión Federal de Electricidad.

A la primera mitad del 2018, en la capital de Chiapas los resultados fueron los siguientes para su población ocupada: TIL1 de 50.4%, TCCO de 21.6%, hasta dos salarios mínimos de 53.1% y sin acceso a las instituciones de salud de 70.1 por ciento.

Para Oaxaca quedó así: TIL1 de 57.2%, TCCO de 18.7%, hasta dos salarios mínimos de 48.8% y sin acceso a las instituciones de salud de 63.0 por ciento.

Común denominador

“Estas ciudades tienen un común denominador, la población no tiene una preparación educativa, la mayoría no ha terminado los estudios de secundaria y preparatoria. Será difícil que obtengan mejores trabajos. Habrá que ver qué tipo de puestos pueden ocupar y si el beneficio de la descentralización no es para una pequeña parte de la población”, expuso el analista del CIEP.

Detalló que se tiene que comunicar estas entidades con el resto del país mediante inversión en infraestructura, particularmente en construcción de carreteras, aeropuertos y líneas ferroviarias.

“La gran mayoría de las administraciones enaltecieron al norte y dejaron de lado al sur del país, debe haber un cambio, se tienen que modificar presupuestos, debe llamarse a la Inversión Directa Extranjera. También se tiene que educar a la población y dar acceso a los trabajadores a servicios médicos”, reiteró Eufemia Basilio.

Al otro extremo

Al otro extremo, Monterrey, Hermosillo y Chihuahua fueron las zonas metropolitanas que mostraron menores niveles de informalidad, condiciones críticas, así como más ingresos y acceso a instituciones de salud.

La primera de ellas es Monterrey. En relación a sus ocupados, ostenta una TIL1 de 33.6%, una TCCO de 4.0%, sin acceso a las instituciones de salud sólo 37.4% y únicamente 21.3% con ingresos de hasta dos salarios mínimos.

El analista del CIEP expresó que es ideal que llegue la Secretaría de Economía. “Cuenta con recursos financieros, cercanía con Estados Unidos, buenas condiciones económicas, desarrollo industrial”.

La segunda ciudad es Chihuahua. “Pertenece a la franja norte y por lo mismo tiene manufacturas. Sus fuentes laborales han permitido que exporte y florezca la entidad (4.5% de TCCO, 28.6% de TIL1, 30.3% perciben hasta dos salarios mínimos y 34.6% está sin acceso a condiciones de salud)”, agregó el coordinador del CIEN.

La capital de Sonora cuenta con 4.3% de TCCO, 28.5% gana como máximo 5,301.6 pesos al mes, 35.5% se ubica en la informalidad y 41.0% no tiene acceso a instituciones de salud.

“Hermosillo ha recibido inversión en su infraestructura por parte del sector industrial, que ha permitido una mayor afluencia. Las ciudades que se industrializan son las que tienen un mayor incremento económico”, apuntó Magaña Rodríguez.

En un segundo plano, otras zonas metropolitanas con focos rojos en el mercado laboral fueron Pachuca y Cuernavaca, mientras con mejores condiciones de trabajo, Saltillo y Querétaro.

Total

El Inegi considera 33 zonas metropolitanas en su ENOE, que en conjunto suman una población total de 53.2 millones de personas, cifra que representa 42.7% de todo el país.

En población ocupada, las 33 zonas metropolitanas llegan a 24.4 millones de habitantes. De este dato, el nivel de ingresos es el siguiente: 25.7% gana más de uno hasta dos salarios mínimos, 20.4% más de dos hasta tres salarios mínimos, 18.2% no se especifica, 15.5% percibe más de tres hasta cinco salarios mínimos, 11.5% hasta un salario mínimo, 6.0% más de cinco salarios mínimos y 2.7% no recibe ingresos (trabajadores dependientes no remunerados y los trabajadores por cuenta propia dedicados a actividades agrícolas de subsistencia). Mientras 51.9% de los ocupados no tienen acceso a instituciones de salud.

Publicado en El Economista

En Guerrero, 86.8% de la población gana menos de 3 salarios mínimos

En Guerrero, el 86.8% de la población gana 3 salarios mínimos, equivalentes a 7 mil 952 pesos mensuales.

TG.

Gobiernos van, gobiernos vienen, pero casi nada cambia en Guerrero, especialmente en el tema económico y en lo laboral.

La llegada del gobernador Hector Astudillo ha representando para el estado un grave atraso en materia económica y de progreso social, porque aunque su gobierno presume que tiene una de las tasas de desempleo más bajas del país, esto se debe a que más de la mitad de los guerrerenses trabajan de manera informal y aquellos que lo hacen de manera formal, reciben uno de los sueldos más bajos a nivel nacional.

Las cifras

En México, solo 4 de cada 100 trabajadores tienen ingresos superiores a 13 mil 254 pesos, así lo anunció el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) quien informó en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) que solamente 4 de cada 100 trabajadores recibe un salario mayor a 13 mil 254 pesos al mes, o 5 salarios mínimos.

El reporte correspondiente al segundo trimestre del 2018 destaca que de los 125 millones de personas que habitan en México, solamente 55.6 millones pertenecen a la Población Económicamente Activa, esto implica el 59.6% un aumento de 1.8 millones de personas más que el año previo, en el que se registraron 54.1 millones.

De los 55.6 millones, un 4.5% recibe como máximo cinco salarios mínimos al mes, es decir 2.5 millones de mexicanos.

La industria de la construcción generó 156 mil plazas con salarios superiores a los 13 mil pesos, el sector manufacturero creó 308 mil 26 empleos mientras que el comercio, entrega a 318 mil 979 personas ingresos superiores a los 5 salarios mínimos.

Seis estados del país concentran a la mitad de los trabajadores con salarios superiores a los 13 mil 254 pesos al mes, presentando además los niveles más altos de crecimiento y desarrollo de actividad económica.

El 12.5% de la población económicamente activa trabaja en el sector primario, unos 6.7 millones de mexicanos, otros 13.8 millones en sector secundario, lo que representa el 25.6%, y 33 millones se encuentra laborando en el sector terciario, 63.3%.

Oaxaca, Guerrero y Chiapas, la región sureste del país, son los estados que concentran menos personas con ingresos superiores a 5 salarios mínimos. En Guerrero, el 86.8% de la población gana 3 salarios mínimos, equivalentes a 7 mil 952 pesos mensuales, en Oaxaca 83.3% y Chiapas 88%.

Twitter @TiempoGro

Así influyó el narco el voto en Guerrero

Por Héctor de Mauleón.

Un Tsuru que intentó evadir un retén de la Fiscalía General del Estado de Guerrero habría despejado las dudas que existen sobre el asesinato del candidato del PRI a diputado local, Abel Montúfar, ocurrido a principios de mayo pasado.

El 8 de ese mes, Abel Montúfar, alcalde con licencia de Coyuca de Catalán, realizó un recorrido por Ajuchitlán, Guerrero. Las últimas fotos que le tomaron en vida lo muestran con una cachucha y una camisa roja, conversando con pobladores de San Lorenzo.

Las fotos siguientes se las tomaron sus asesinos, tendido en el sitio donde lo mataron: la camisa roja de campaña, con su nombre bordado a la altura del bolsillo, aparece con los botones abiertos hasta la altura del pecho: el agujero de una bala horada la camiseta blanca del candidato, muy cerca de la tetilla derecha.

Hay otras fotos, publicadas en los medios.

Muestran el cadáver de Montúfar en el asiento trasero de una camioneta, sin pantalones y sin la camisa roja de la fotografía anterior.

Más tarde se sabría que sus verdugos le metieron en el calzoncillo un mensaje cuyo contenido no trascendió.

La mañana de su asesinato, Montúfar volvió a su casa. De ese sitio lo sacó una llamada misteriosa. Se negó a que lo siguieran sus escoltas, y acompañado solo por su secretario particular, tomó la salida a Zihuatanejo.

La primera versión señaló que el candidato había sido interceptado de camino a su cita. Una “sábana” telefónica reveló que el número del que lo llamaron se encuentra en la red de vínculos de Salvador y/o Luis Navarro Peñaloza, alias El Zarco.

El Zarco es el jefe de sicarios de Rodolfo Maldonado Bustos o José Pineda González, alias El JP o Don José, líder de un grupo criminal —asociado al Cártel Jalisco Nueva Generación—, que mantiene bajo un régimen de horror los municipios de Pungarabato, Cutzamala, Tlalchalpa, Coyuca y Zirándaro.

El secretario de Montúfar reapareció 12 horas más tarde. Su versión de los hechos tampoco fue dada a conocer.

De acuerdo con la primera versión, un sujeto apodado El Kevin fue el encargado de interceptar al candidato para conducirlo al sitio en que lo asesinaron.

En el Tsuru detenido el 18 de agosto pasado en la carretera Chilpancingo-Iguala, viajaba otra versión. En ese auto iba un desertor del Ejército —Damián “N”— al que le encontraron una Beretta y varios envoltorios con marihuana. El arma estaba relacionada con un homicidio.

De acuerdo con los agentes que participaron en la detención, el ex militar reveló que intentaba alejarse de la zona de influencia de El Zarco porque, a resultas de un pleito, éste había asesinado a uno de sus familiares, y luego había dado la orden de que lo mataran a él también.

El cruce de información reveló que el ex militar era, en realidad, uno de los lugartenientes de El Zarco. Damián “N” confesó que había sido entrenado para combatir la guerrilla y para dar custodia a altos funcionarios de gobierno. Esto le permitió, al convertirse en desertor del Ejército, ocupar un papel relevante en el grupo dirigido por El JP.

Según el relato que el ex militar entregó a las autoridades, el candidato Montúfar fue citado en la cancha de basquetbol del poblado de Zacapuato.

Montúfar había sido alcalde de Coyuca. Uno de sus hermanos fue delegado de Segob en Guerrero —y jefe de la policía ministerial durante varios años.

¿Por qué habría acudido el candidato a reunirse con líderes criminales de la región? Se ignora a ciencia cierta la respuesta, pero EL UNIVERSAL publicó el domingo pasado un reportaje que revela la manera en que el narcotráfico influyó el voto en Guerrero.

Según la versión proporcionada por Damián, Montúfar se acercó a un grupo en el que, además de Don José o El JP, se encontraban Uriel Tavares Martínez (La Perra), Fausto Aguirre Méndez (El Mejoral), Kevin Arzate Gómez (El Kevin), José María Pérez (El Chema), así como Salvador Navarro Peñaloza (El Zarco).

La orden del JP fue que Montúfar declinara a favor de un candidato rival. El priista, según Damián, se negó. El Mejoral comenzó a golpearlo. La escena subió de tono hasta que el JP ordenó “que lo matara a la verga”.

Según el testigo, El Mejoral sacó entonces un arma corta y disparó varias veces. El cadáver fue arrojado a unos metros del hotel Nueva York.

Si la versión de Damián es correcta, también de este modo el narco influyó el voto en Guerrero.

@hdemauleondemauleon@hotmail.com

#AMLO con enorme ventaja al cierre de las campañas: 51% de preferencia electoral

Morena también encabeza las preferencias a la Cámara de Diputados con 37% de intención de voto sobre el 21% del PAN; 18% del PRI; 5% del MC; 4% del PRD, PT y PVEM; 3% de independientes y 2% del Panal y PES.

Taxco, Guerrero, 27 de junio de 2018.- La última encuesta de Grupo Reforma previa a las elecciones mantienen la ventaja de Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, con 51% de la intención de voto.

En segundo lugar en una proporción de 1 contra 2, está el candidato Ricardo Anaya de Por México Al Frente, con 27% de preferencias electorales; en tercer lugar se coloca José Antonio Meade del PRI, quien acumula el 19%; finalmente Jaime Rodríguez alcanza 3% de los votos.

En las preguntas de atributos positivos o negativos para los candidatos, López Obrador sigue teniendo mejor percepción; como el candidato que es más capaz de gobernar, quien mejoraría la economía del país, mejoraría la educación, resolvería el problema de la educación y la inseguridad y quien combatiría la corrupción y al narcotráfico y crimen organizado. También se le percibe como quien más desestabilizaría al país.

En cambio en atributos negativos como “robaría más”, gana José Meade.

Según Reforma, el 62% de la población reprueba el funcionamiento de la democracia en México, y el 53% no confía en las autoridades electorales.

Por Otro lado, Morena encabeza las preferencias a la Cámara de Diputados con 37% de intención de voto sobre el 21% del PAN; 18% del PRI; 5% del MC; 4% del PRD, PT y PVEM; 3% de independientes y 2% del Panal y PES.

La medición se realizó del 20 al 14 de junio entre mil 200 personas, error de confianza 95% y tasa de rechazo del 24%.

Vía Reforma.

#Guerrero registra la tasa más baja de desempleo, pero ocupa la segunda más alta en informalidad

De acuerdo al INEGI, el estado registró un índice de desocupados del 1.1% por arriba de Oaxaca, Yucatán y Morelos.

TG.

El gobierno de Guerrero ante tantas malas noticias busca algo positivo donde sea, hasta en lugares en dónde no lo hay, quizás por esta razón han boletinado con bombo y platillo que Guerrero registró durante el mes de abril de este año, de acuerdo a datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), la tasa más baja de desempleo en la República Mexicana, ubicando a la entidad con un índice del 1.1 por ciento de desocupados.

Esta baja tasa de desempleo se debe según el gobierno de Guerreo a las políticas implementadas por la administración del gobernador Héctor Astudillo Flores, en cuanto a impulsar la planta productiva en todos los sectores como el de la construcción, el turístico, el minero, en el agro, el de servicios. Todos estos factores que influyen para que en la entidad los índices de desempleo sean muy bajos.

Ahora, si bien es cierto que Guerrero tiene una baja tasa de desempleo, está marcada por los contrastes, ya que también ocupa el segundo lugar en el país en economía informal.

Guerrero, siempre ha sido un estado caracterizado por la desigualdad económica y social y aunque actualmente registre la tasa de desempleo más baja a nivel nacional, una cifra que de entrada sorprende a muchos lectores, con 1.1 % de su población activa en esta condición, al buscar dimensionarla con otros indicadores laborales, las sorpresas siguen en aumento, toda vez que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reporta una reducción en el número de personas registradas en el padrón de la entidad; en tanto, al buscar en los indicadores complementarios publicados por el mismo Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), se concluye que si bien hay empleo en dicha entidad, éste es de mala calidad, pues 79.3% de la población ocupada se encuentra en la informalidad.

Es por eso que hay que señalar que en algunos de los estados donde se registran los menores niveles de desocupación, también se encuentran los niveles más altos de informalidad, lo que contribuye a atenuar el desempleo.

Tal es el caso de Oaxaca, con una tasa de informalidad de 81.1%, la más elevada del país; Guerrero, con 79.3% de la población ocupada; Chiapas, 78.9%; Puebla, 73.7%; Michoacán, 71.6%; y Morelos 66.4%.