Archivo de la etiqueta: Guerrero

La corrupción policial en Acapulco está por la nubes, ocupa el primer lugar nacional

Ademas de ser ACAPULCO en líneas generales la ciudad donde la población experimentó más corrupción en todos los sectores, también lo es en materia de seguridad con un 73.8 por ciento.

Las conductas delictivas o “antisociales” que más observan las personas en Acapulco en su entorno de vivienda son consumo de alcohol o drogas en las calles, con 64.5 por ciento, y robos o asaltos.

Esta es la primera vez que la Encuesta Nacional de Seguridad Urbana (ENSU) hace una estimación del porcentaje de víctimas de actos de corrupción por parte autoridades de seguridad pública y que nos arrojan estos alarmantes datos que deberían de preocuparnos a todos en el Puerto, peor principalmente a la inoperante alcaldesa de Acapulco: Adela Román Ocampo.

Corrupción policial en México:

1.- Acapulco 73.8%
2.- Mochis 71.9%
3.- Naucalpan 71.4%
4.- Tlalnepantla 70.8%
5- Atizapán 69.1%
6.- Tuxtla Gutiérrez 64.8%
7.- Ecatepec 64%
8.- Cuautitlán 63.5%
9.- Puebla 63.3%
10.- Mexicali 62%

Twitter @TiempoGro

Acapulco es la ciudad más corrupta de México para el INEGI

Según la ENSU, Acapulco, Guerrero, fue la ciudad más corrupta en los primeros seis meses de 2019. El 73.8 por ciento de sus habitantes que requirieron ayuda de la autoridad, se asumieron como víctimas de la corrupción.

En los primeros seis meses del año, la mitad de las personas que tuvieron que pedir ayuda o interactuar con alguna autoridad de seguridad pública fueron víctimas de actos de corrupción, según un nuevo indicador integrado en la Encuesta Nacional de Seguridad Urbana (ENSU), elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El estudio detalló que en el lapso de referencia 15.5% de la población mayor de 18 años, tuvo la necesidad de interactuar con la seguridad pública. De ellos, 47.3% fueron víctimas de corrupción.

Estas son las cinco ciudades con mayor frecuencia en estos incidentes según el Inegi.

-El primer lugar corresponde a Acapulco, Guerrero, con una frecuencia de 73.8%.

-Segundo sitio: Los Mochis, Sinaloa, donde hubo actos de corrupción en 71.9% de los casos.

-Naucalpan, Estado de México, tiene el tercer lugar con 71.4%.

-Otra localidad mexiquense ocupa el cuarto peldaño: Tlalnepantla, con 70.8%.

-Este top 5 lo cierra Atizapán de Zaragoza, también del Estado de México, con una frecuencia de 69.1%. 

Twitter @TiempoGro

Incumplen plazo que les dio AMLO para la entrega de fertilizante

No se cumplió el plazo que dio el presidente Andrés Manuel López Obrador de este 15 de julio los casi 400 mil campesinos registrados en el patrón recibirían el fertilizante para sus tierras.

El delegado único del gobierno federal en Guerrero, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, informó que hasta la tarde de ayer ya se había entregado 70% del fertilizante y 90% de vales pero que aún había retrasos con el material restante.

“El 15 de julio no es una fecha fatal; esa fecha se determinó porque ahí comienza la siembra, pero el fertilizante se seguirá entregando hasta que se termine”, afirmó.

Sandoval Ballesteros adjudicó el retraso en la entrega del fertilizante a los constantes bloqueos, tomas de dependencia, saqueo de bodegas y retención de funcionarios por parte de organizaciones sociales y campesinos que exigen desde hace casi dos meses el insumo para el campo.

El funcionario federal explicó que hasta el momento en las regiones norte y Tierra Caliente la entrega del fertilizante está a punto de terminar, mientras que en La Montaña es donde hay más retraso.

Este año fue el primero, desde hace 24, en que el gobierno federal se hace cargo de la compra y distribución del fertilizante.

El gobernador Héctor Astudillo Flores ha señalado que el retraso se debió a la mala planeación del gobierno federal en la logística, pero tampoco se ha observado mucha voluntad del gobierno estatal por ayudar a su distribución al parecer por una pugna personal que existe entre el delegado y el gobernador.

AMLO en el laberinto neoliberal

Por Rafael Lemus.

ACAPULCO — Una buena mañana de marzo el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), decretó abolido, de una vez y para siempre, el neoliberalismo en el país. Lamentablemente, la realidad no se disipa por decreto. A siete meses de un gobierno pretendidamente de izquierda, el neoliberalismo persiste, implacable, en el centro. Peor aún: se extiende y adquiere nuevas e inquietantes formas.

Pocos países han experimentado el neoliberalismo con tanta severidad y violencia como México. Desde principios de la década de los ochenta hasta el 1 de diciembre de 2018 —el día en el que AMLO tomó posesión—, todos los gobiernos coincidieron en la ortodoxa aplicación de una serie de medidas de liberalización económica que transformaron radicalmente la configuración socioeconómica del país. Se conocen esas medidas: apertura comercial, desregulación de los mercados financieros, privatización de empresas estatales, flexibilización de las relaciones laborales, reducción del gasto público. Y sus resultados: escaso crecimiento económico, mayor desigualdad de ingresos, nulo abatimiento de la pobreza.

Hoy en día es imposible volver atrás. No hay manera de revertir las transformaciones de los últimos seis sexenios, “desneoliberalizar” la economía y regresar al México —nada idílico— de los años setenta. Tampoco es posible romper súbitamente con los actores, acuerdos y hábitos económicos vigentes sin derribar, en el mismo movimiento, la economía mexicana.

Para salir del laberinto neoliberal y construir las condiciones de una economía distinta es necesario operar desde el interior de la economía neoliberal misma. Se trata de una tarea compleja que requiere, además de tiempo, montones de imaginación política. En un artículo reciente, Joseph Stiglitz anticipaba ya algunas de las prioridades de esa tarea: restaurar el equilibrio entre el Estado, la sociedad civil y los mercados; mermar la capacidad de las grandes corporaciones; cortar el vínculo entre el poder político y el poder económico.

Ninguna de las políticas económicas de AMLO, hasta ahora, parece particularmente comprometida con esa agenda. Es cierto que de vez en vez el presidente arremete verbalmente contra la oligarquía mexicana y que toma decisiones —como la de cancelar el aeropuerto en Texcoco— que afectan los intereses de algunos empresarios. También es verdad que desde el primer día de su gobierno se ha ocupado de poner en marcha urgentes programas sociales dirigidos sobre todo a jóvenes, indígenas y adultos mayores. No queda claro, sin embargo, que esos programas rebasen el marco de una política social focalizada y asistencialista, ni que esos altercados ocasionales con la iniciativa privada anuncien una nueva dinámica entre el poder político y el económico.

Más bien lo contrario: en vez de acentuar la división entre ambos poderes y transparentar sus transacciones, el gobierno de AMLO se ha rodeado de los empresarios consentidos del viejo régimen, se ha valido de las empresas de estos para avanzar los nuevos programas sociales y ha asignado más del 70 por ciento de los contratos federales sin licitación alguna.

En estos primeros meses de gobierno tampoco hay indicios de una nueva relación entre el capitalismo y las comunidades locales, o entre el capitalismo y el medioambiente, o entre el capitalismo global y el país. Como bien han observado los zapatistas, el gobierno de AMLO se ha mostrado apenas interesado en detonar proyectos económicos comunitarios y casi se ha obsesionado con abrir más terreno a la acumulación de capital a través de megaproyectos industriales y de infraestructura.

Menos interés aún ha mostrado en construir o vigorizar circuitos comerciales que aminoren la dependencia económica de México con Estados Unidos. Atrincherado entre sus fronteras, AMLO no parece tener, de hecho, más estrategia internacional que la de mantener a toda costa el acuerdo comercial con Estados Unidos, incluso si eso supone permitirle a Donald Trump dictar nuestra política migratoria. Igualmente preocupante es, ha sido, la actitud de su gobierno ante el medioambiente, al impulsar proyectos de desarrollo ambientalmente dudosos y apostar por una refinería que pone en riesgo 119 especies.

Pero no es solo que el modelo neoliberal persista: es que su embate contra el Estado ha cobrado nueva fuerza durante estos últimos meses. Los gobiernos anteriores atentaron contra la burocracia y el aparato de protección social con el pretexto de la “eficiencia administrativa”. Este gobierno —siempre dispuesto a justificar sus políticas con narrativas históricas— ha golpeado ciertos sectores del Estado con una coartada juarista: la austeridad republicana. En un primer momento, esa austeridad se batió —justa, necesariamente— contra los privilegios de los altos funcionarios. Poco tiempo después ya se ensañaba con instancias y programas del mismo gobierno que le había dado vida. Opuesto a aumentar y crear nuevos impuestos, el gobierno ha preferido liberar recursos para sus proyectos estelares recortando aquí y allá gastos y programas, ocasionando en el camino miles de despidos y episodios de desabasto. Particularmente dañadas se han visto áreas que el presidente no considera prioritarias: ciencia, tecnología, cultura.

Lo cierto es que no estamos saliendo, al menos no por lo pronto, del laberinto neoliberal. Parecería más bien que estemos entrando en una tercera etapa del neoliberalismo en México.

La primera duró poco más de diez años, de principios de los ochenta a mediados de los noventa, y fue la etapa de construcción y legitimidad del proyecto neoliberal, cuando el proceso de liberalización económica aún generaba consentimiento y esperanza. La segunda arranca en 1994 —tras la crisis económica que estalla a fines de ese año— y se extiende hasta 2018: aquí las políticas neoliberales son aplicadas ya sin el apoyo de la mayoría de los ciudadanos y sin siquiera un relato que consiga legitimarlas. Ahora, con AMLO, podríamos entrar en una nueva y temible etapa en la que el neoliberalismo persiste y se reproduce aun después de que ha sido decretada su muerte.

Hemos visto ya este desolador escenario en otros regímenes que se aseguran posneoliberales y que, en vez de transformar las condiciones de producción y acumulación, solo corrigen ciertos excesos del neoliberalismo. También se ha observado en esos casos que el discurso antineoliberal de sus dirigentes suele servir ante todo para ocultar la continuidad del dominio neoliberal y para proveer de legitimidad a medidas económicas que ya la habían perdido. Justo eso es lo que parece estar ocurriendo hoy en México. Y es una pena: el país necesita mucho más que una simple transformación retórica.

Aún le queda tiempo al gobierno de AMLO para rectificar. Debe hacerlo y colaborar en la tarea más importante de nuestra generación: pensar y construir un futuro más allá del paradigma neoliberal. Hasta ahora marcha en sentido contrario.

* Rafael Lemus es escritor y profesor asistente en California State University, Fresno. Es coeditor de “El futuro es hoy: ideas radicales para México”.

Publicado en NY TIMES

La Guardia Nacional en Guerrero no cuenta todavía con instalaciones dignas

Instalaciones de la feria de Chilpancingo.

La Guardia Nacional (GN) entró en funciones sin contar con infraestructura propia para operar en los estados e incluso de espacios para alojar a sus integrantes.

Durante la primera semana de operaciones, de acuerdo con reportes oficiales, al menos 28 mil efectivos fueron desplegados en 27 estados del País para realizar tareas de seguridad pública.

Habilitan en Chilpancingo instalaciones de feria.

Los elementos de la GN dormirán en las instalaciones de la Feria de Navidad y Año Nuevo de la colonia Los Ángeles, ubicada al oriente de Chilpancingo y donde opera un grupo de la delincuencia organizada.

Los 500 integrantes de la nueva fuerza de seguridad que se prevé llegarán a la capital de Guerrero llegarán a ese sitio, desde donde se desplazarán a diferentes municipios de la zona centro de Guerrero.

En Guerrero se asignaron 3 mil 400 elementos de la Guardia.

“Nos dijeron que aquí van a dormir (los integrantes de la GN), pero creo que todavía eso es incierto ya que también hay la versión de que estarán en el cuartel de la 35 Zona Militar de aquí”, señaló un trabajador que realiza las labores de limpieza en las instalaciones.

“Ahí van a estar (los de la GN) no hay otro lugar”, dijo una fuente del Gobierno estatal.

Las instalaciones de la feria navideña han sido habilitadas en otras ocasiones como albergue para la población en situaciones de contingencia, como el paso del huracán “Ingrid” y la tormenta tropical “Manuel”.

También alumnos de educación primaria o secundaria han recibido clases en este lugar, en aulas improvisadas, mientras se construyen sus edificios escolares afectados por los sismos de 2017.

La Colonia Los Ángeles es considerada por las autoridades como una de las zonas con más alta incidencia delictiva porque ahí opera un grupo de la delincuencia organizada, aunque en los dos últimos años varios de sus líderes han sido detenidos.

Balaceras, secuestros y homicidios es lo que ha prevalecido en las calles de la donde va a operar la Guardia Nacional.- Reforma.

En Guerrero las cosas no han cambiado: la producción de drogas sintéticas, el poder criminal y la violencia siguen creciendo.

Objeción: Nueve horas, el reto de Iguala Por María Idalia Gomez.

Los padres de los 43 estudiantes desaparecidos de la normal Isidro Burgos no saben qué pasó con sus hijos y ni siquiera tienen una explicación de por qué ocurrió.

Por si fuera poco, en Guerrero las cosas no han cambiado: la producción de drogas sintéticas, el poder criminal y la violencia siguen creciendo. En cambio, sobre la desaparición de los normalistas, organizaciones, políticos, periodistas, algunas autoridades y grupos de poder, bajo el argumento de la búsqueda por la verdad han emitido juicios y teorías; han generado confusión, la mayoría de las veces con información errónea, y reducido el caso a Estado malo y gente buena o viceversa.

Pero el caso de Ayotzinapa se ha convertido en el punto de reconciliación o no, de una sociedad con sus autoridades. Será el icono de la pacificación y reconstrucción del tejido social.

Limpiar toda la basura de especulaciones que los grupos de interés han añadido al caso en estos años será una de las primeras tareas de Omar Gómez Trejo, el titular de la recién creada Unidad Especial de Investigación y Litigación para el caso Ayotzinapa.

Aunque la primera tarea de Gómez Trejo, quien nunca ha litigado en órganos jurisdiccionales mexicanos, será asumirse realmente como autoridad, revisar no sólo el expediente de Ayotzinapa para ampliar las investigaciones y probar ante los jueces cada una de sus hipótesis, sino también las casi 130 acusaciones y más de una veintena de órdenes de aprehensión pendientes de ejecutar de personajes colaterales en la trama de la desaparición de estudiantes y que fueron sólo acusados de pertenecer al grupo criminal de Guerreros Unidos o al de Los Rojos.

Una tercera misión, que será capital para resolver el caso, será encontrar la forma de obtener del Departamento de Justicia de Estados Unidos y de la DEA, todos los registros vinculados a Guerreros Unidos, especialmente las intercepciones de por lo menos 11 teléfonos de integrantes de ese grupo y que permiten conocer, prácticamente en tiempo real, lo que ocurrió ese 26 de septiembre de 2014.

Será una tarea muy difícil, porque desde 2015, la entonces PGR les envió la primera petición de asistencia, pero no respondieron. Se hicieron dos nuevos requerimientos, entre mayo y septiembre de 2017, y la primera respuesta llegó hasta noviembre de ese año y la segunda en febrero de 2018. Pero omitieron información vital que hasta ahora no han querido compartir.

La información que entregaron, cerca de mil mensajes escritos entre los capos y unas 10 personas, revelan cómo los criminales desplegaron una operación que se volvió por momentos caótica durante el ataque a los estudiantes. Pero horas después planificaron cómo responsabilizar al gobierno estatal de lo que había sucedido, y comenzaron por movilizar a transportistas, policías comunitarias y familias de policías para presionar por la liberación de los 22 agentes detenidos en la madrugada, como primeros responsables.

Parte de esos mensajes fueron ya utilizados en un juicio en tribunales de ese país y demostraron la capacidad criminal de Guerreros Unidos, productores y transportistas de la droga llamada china-white, que ha metido en una crisis de salud a Estados Unidos.

Al revisar y vincular cada una de las frases, hechos y horarios, queda en evidencia el control institucional y social que tenía entonces (y quizá ahora) ese grupo, lo que le permitió, desde por lo menos 2010, decidir quién vivía o moría, quién era presidente municipal, a qué partido político se apoyaba en una elección, quién era policía, rescatista de Cruz Roja o de Protección Civil; así como integrar un grupo armado bien uniformado y artillado a la policía municipal y, en general, controlar los municipios de Iguala, Huitzuco, Cocula, Teloloapan y otros más de Guerrero, Morelos y estado de México.

Pero faltan casi nueve horas, de las 19:44 horas del 26 de septiembre y 04:16 horas del día siguiente, justo el momento en que ocurrió el ataque a los normalistas. Ni la DEA ni el Departamento de Justicia han querido entregar ese material que resolvería el caso Iguala y los padres de los normalistas sabrían qué pasó y por qué.

@Gosimai

Publicado en Eje Central

El chiste se cuenta sólo: Nestora quiere ser gobernadora de Guerrero

Iletrada, de bajo IQ y sin preparación pero dice que buscará allá gubernatura de Guerrero.

Por El Marqués de Puerto Marqués.

El chiste se cuenta sólo y es que la gris, Senadora por Guerrero de Morena, Nestora Salgado García, comentó públicamente que estaría lista para ser gobernadora.

¿Donde dijo semejante tontería se preguntará usted?

Fue en el programa Tragaluz de Milenio Televisión que conduce Fernando del Collado, donde fue entrevistada y prácticamente acorralada ante las preguntas de Collado, que la exhibió como una persona sin vocación política, sin preparación para el cargo que ostenta, inculta e iletrada y que además desconoce la situación política y económica de su propio estado.

Entre las múltiples tonterías que dijo fueron que ella era una mujer de armas tomar, pero también hay que recordar que no solo es de armas tomar, también es de tomar personas, pues cuando fue comandante de la Policía Comunitaria en Olinalá se le acusó de secuestró.

De la política dijo que “es una herramienta para llegar a los ciudadanos, para apoyar, aportar (…) para darle voz a mi gente que no la tiene” pero lamentablemente la que no tiene voz en el Senado de la República es Nestora, ya que su trabajo en materia legislativa es nulo y sus intervenciones se pueden contar con los dedos, esto debido a sus carencias intelectuales.

Admitió que “siente peligroso” al país, y dijo, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador da esperanza (sic), y en otra barrabasada justificó la militarización del país.

Pero las mayores perlas de la Senadora, que por cierto en el Senado tiene fama de “cenadora”, llegaron con las preguntas acerca de la seguridad en Guerrero, ahí fue donde dijo desconocer qué sucede en Guerrero en materia de inseguridad, especialmente en casos como la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, sin embargo, dijo que quisiera saber para poder trabajar en sus soluciones.

¡Quiere saber Nestora! ¿Entonces cómo llegó al Senado de la República?

Dice la señora que quiere aprender, pero quienes la conocen bien saben que Nestora no estudia, ni se prepara, ni hace nada mucho en materia legislativa, además de queen más de una ocasión ha manifestado que se siente menospreciada por su misma bancada. Y no es para menos, ya que Nestora se ha convertido en la botarga guerrerense de Morena en el Senado, esto a raíz de su poca vocación política y de que ahí en el Senado de la República no aporta nada.

Y para finalizar la entrevista se despidió con esta respuesta que quedará archivada en algún expediente, seguramente bajo el título de la “Estupidez política nacional en tiempos de la 4T.”

–¿Y ya se ve usted como gobernadora? le preguntó del Collado.

–Si el pueblo buscara un verdadero cambio, estoy lista.

Un cambio pero seguramente para regresar a la época de las cavernas con esta Senadora.

Que lamentable es que esta señora represente al Estado de Guerrero habiendo gente con mayores IQ, estudios y nobleza para llevar a cabo una labor tan importante para nuestro estado.

A los senadores de Morena Felix Salgado Macedonio y Nestora Salgado el pueblo los castigará por sus excesos en el 2021. Al tiempo.

Twitter @TiempoGro

PD: Con Nestora ya tenemos dos destapados para el 2021. Una por Morena y el otro, Luis Walton, por el “Movimiento Naranja” y en una de esas nos da la sorpresa el Chucky Añorve por el tricolor para ir completando el “cuadro de horror” rumbo a las próximas elecciones.

Desplazados de Guerrero denuncian avance de grupo armado

Alrededor de las 4 de la tarde del domingo 30 de junio empezaron las detonaciones hacia el poblado de El Naranjo, en la sierra de Guerrero. Los disparos venían de los cerros que rodean la comunidad. Seis familias, de las casas más cercanas al área de tiro, salieron huyendo hacia la cabecera municipal. Los demás pobladores, unos mil 500, se atrincheraron en sus hogares y empezaron a repeler el ataque.

Así lo reportaron a Animal Político activistas del Centro de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón (Centro Morelos), y desplazados de otras comunidades, que recibieron los mensajes de alerta de sus amigos y familiares de El Naranjo, y zonas aledañas.

En esta región de Guerrero hay desde 2013 una disputa entre grupos del crimen organizado que pelean el control de territorios, donde tienen intereses ligados al cultivo y trasiego de drogas, pero también a la explotación de minas y de recursos forestales. En medio de esos pleitos ha quedado población civil.

Más información en: Animal Político /