Yasmín Esquivel Mossa, ministra que aspira a ser la próxima presidenta de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), sigue causando polémica. El plagio de su tesis no es lo único, que la acecha. Existen los contratos de su esposo José María Riobóo, con la 4T.

El ingeniero José María Riobóo fue el contratista favorito en las administraciones de Marcelo Ebrard y Andrés Manuel López Obrador en la Ciudad de México (antes Distrito Federal).

Para el año 2000, cuando AMLO llegó a la jefatura de gobierno de la capital, Riobóo realizó el proyecto de diseño del segundo piso del Periférico, una de las obras más emblemáticas en la trayectoria política del actual presidente. Fue a partir de ese entonces que el ingeniero se convirtió en una persona sumamente cercana al tabasqueño.

De acuerdo con una imagen compartida por Jorge Triana, vicecoordinador del PAN en el Senado de la República, a Riobóo se le otorgaron contratos de al menos diez obras durante el gobierno de AMLO en la Ciudad de México.

Además del segundo piso del Periférico, en el listado se mencionan: el puente vehicular de San Antonio, el puente vehicular de Boturini, el de Fray Servando, una obra en Avenida del Taller, un paso a desnivel (deprimido) en Av. del Rosal, la primera etapa de la ciclovía, gazas elevadas para el Metrobús y el distribuidor vial en Zaragoza – Texcoco. Además, se desempeñó como calculista en la obra del Puente de los Poetas, en Santa Fe.

Riobóo y la relación con Marcelo Ebrard

Además de la estrecha relación entre López Obrador y Riobóo, el ingeniero y esposo de Yasmín Esquivel también trabajó en múltiples ocasiones con Marcelo Ebrard, actual secretario de Relaciones Exteriores y posible candidato presidencial para 2024.

Según la información compartida por el senador panista, con Ebrard Casaubón a Riobóo se le concedieron contratos para cinco obras: actualización del proyecto del Periférico Arco Oriente, proyecto ejecutivo vial de Constituyentes Reforma, Palmas, dos kilómetros de construcción para la conexión de Luis Cabrera – Periférico Norte, ampliación de la Línea 1 del Metrobús y la Supervía Poniente (subtramo).

Así que con esto, las aspiraciones de Yasmín Esquivel de ser presidenta de la SCJN podrían representar un aparente conflicto de interés debido a la cercanía de su esposo con dos de los grandes personajes de Morena.

Fuente: Contrapeso Ciudadano.