Ayer durante la conferencia de prensa cotidiana en la Casa Blanca, el director del CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) dio a conocer el resultado de un nuevo estudio sobre cubrebocas, su uso correcto y efecto en los contagios.

En específico, este nuevo experimento tiene que ver con la mejor manera de utilizar cubrebocas según su tipo y la posibilidad y ventaja de utilizar dos para mayor protección, más ahora con cepas de mayor contagio. Dice en el sitio del CDC: “¿Qué se sabe ya sobre este tema?

“Se recomienda el enmascaramiento universal para retardar la propagación de covid-19. Las mascarillas de tela y las mascarillas para procedimientos médicos reducen sustancialmente la exposición de los usuarios infectados (control de fuente) y reducen la exposición de los usuarios no infectados (exposición del usuario).

“¿Qué agrega este informe?

“Los CDC realizaron experimentos para evaluar dos formas de mejorar el ajuste de las máscaras de procedimientos médicos: colocar una máscara de tela sobre una máscara de procedimiento médico y anudar las orejeras de una máscara de procedimiento médico, y luego meter y aplanar el material adicional cerca de la cara. Cada modificación mejoró sustancialmente el control de la fuente y redujo la exposición del usuario.

“¿Cuáles son las implicaciones para la salud pública?

“Estos experimentos destacan la importancia de un buen ajuste para maximizar el rendimiento de la mascarilla. Hay varias formas sencillas de lograr un mejor ajuste de las máscaras para reducir la velocidad de manera más efectiva”.

Es cierto que cuando arrancó la pandemia, por lo poco que se conocía de la transmisibilidad del virus, la misma CDC como otras instituciones dudaron de la efectividad del uso de cubrebocas. Pero muy pronto en el camino se descubrió cómo se transmitía y que servía para contagiados y sanos. Es más, el hecho de que hubiera asintomáticos transmisores hacía a los cubrebocas aún más útiles. Todo esto, estoy seguro, lo entiende el doctor López-Gatell, pero está amarrado a aquella mañanera en que López Obrador se burló de los cubrebocas que ordenó el gobierno de Felipe Calderón cuando la H1N1.

Así que ha tenido que tirar rollos y rollos para decir que sí, pero no tanto, pero a lo mejor, y por supuesto el Presidente no. Después de múltiples estudios en todo el mundo, uno nuevo que dice que mejor usar dos. Acá todavía no nos convencemos a usar una.

@puigcarlos

Por Carlos Puig – Milenio.