Por El Marqués de Puerto Marqués.

Si algo ha caracterizado a la política que se ha generado en los últimos cinco años en Guerrero, es su tufo a ciencia ficción que impregna sobre prácticamente todas las acciones que ha llevado a cabo el grisáceo gobierno de Héctor Astudillo y el manejo de la epidemia no es la exepcion.

Astudillo ha dejado muy en claro que sus intenciones desde el pasado mes de diciembre dejaron de ser en beneficio del pueblo de Guerrero y que ahora sus movimientos son estrictamente políticos con miras a las próximas elecciones. 

Por eso manipula, gestiona y mueve sus fichas a su antojo en temas tan serios como el aumento de contagios en Acapulco, esto con el fin de no afectar la de por sí lamentable imagen que nos dejará su gobierno.Y es que resulta inexplicable que municipios como Iguala y Taxco, entren nuevamente al semáforo rojo, mientras que Acapulco se mantenga en color naranja tan sólo por una malsana cuestión económica que tarde o temprano le va a explotar en la cara al gobierno, ya que con un promedio de 17 muertos al día y un número alto de contagios no especificado oficialmente por la manipulación de cifras que maneja la Secretaría de Salud de Guerrero, la situación en Acapulco es nuevamente una bomba de tiempo.

A estas alturas a todos nos queda muy en claro que el manejo de la pandemia en Guerrero ha sido criminal y no tiene fin tras diez meses de constantes tropiezos, en los que ha estado muy lejos de ser contralada, sino todo lo contrario ya que esta ha ido en aumento y continuará así mientras el Gobernador Astudillo continúe buscando la improbable victoria de su partido y de su cachorrito en las próximas elecciones.

Una cosa si nos queda muy en claro; la actual pandemia del covid exhibió a un gobierno frío, inhumano y corrupto. Además de que exhibió un sistema de salud oxidado y viciado que durante casi cuatro años tránsito acefalo bajo la indiferencia del actual gobernador y del inepto secretario de salud de Guerrero.

No se invirtió lo suficiente en salud ya que para Astudillo y sus operadores -los terribles hermanos Taja entre otros- el negocio estaba en otros sectores que han ordeñado a placer durante los últimos cinco años. 

Dejar al pueblo de Guerrero a su suerte en materia de salud durante esta pandemia ha sido por parte de este gobierno un acto criminal, pero lamentablemente esta historia continuará hasta que esta gente se vaya del poder y evitemos su continuidad por el bien de nuestras familias y de nuestra gente.

Al tiempo.

Twitter @TiempoGro