Archivo de la etiqueta: Xavier Olea

¡Presta para andar igual! “Soy una amenaza para el régimen” asegura Yndira Sandoval

“Tu dices que no eras maciza
pero andabas ya bien grifa cuando yo te vi, traias los ojos bien rojos y los pelos bien erizos que hasta risa me dio: ¡presta para andar igual de lo que te pone asi!” – Alex Lora (El Tri).

“Fue el Estado, a mí me violó el Estado”, asegura la activista Yndira Sandoval al referirse a la presunta violación de la que fue objeto por parte de una agente policial de Tlapa, Guerrero, el pasado 16 de septiembre. Señala que su caso “es un reto a las instituciones”, que criminalizan a las víctimas.

En entrevista para el canal RT, tras hacer una detallada narración de los hechos, desde el momento en que se le detuvo en una clínica privada hasta que salió de la comandancia de la localidad, consideró que la atención de las autoridades, los medios de comunicación y de la sociedad, debe estar en la actuación de los servidores públicos de los diferentes niveles: policías que abusan de su autoridad y funcionarios que niegan el acceso a la justicia. Para no debe tener la relevancia que se le ha querido dar, al hecho de que haya estado alcoholizada, condición que ella nunca admite.

Responsabiliza al gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo y al Fiscal estatal, Xavier Olea, de lo que pueda ocurrirle y considera que su actividad como defensora de los derechos humanos puede ser la causa de la agresión en su contra, especialmente en uno de los estados con mayores niveles de violencia de género. “Soy una amenaza para el régimen”, subraya.

Sin embargo, en otra conversación con Ciro Gómez Leyva para Radio Fórmula, y tras varias preguntas del conductor en relación a los videos que han circulado en redes sociales, Sandoval acepta que en efecto, estaba en estado de ebriedad y acepta que insultó a los policías que buscaban detenerla, lo cual fue una equivocación. No obstante, justificó que lo hizo porque tenía miedo, luego de las amenazas que había recibido previamente por parte de los uniformados, las cuales no aparecen en los videos que, a su juicio, fueron editados y filtrados ilegalmente. Más aún, afirma que desde un principio supo que existían esos materiales y que podían ser usados en su contra, y aun así decidió denunciar los hechos.

Cuestionada por el reportero Humberto Padgett respecto a lo que sucedería si se llegara a demostrar la inocencia de la policía Claudia Juárez, a quien la activista culpa de la presunta violación, Sandoval evade la respuesta y recuerda algunos casos recientes como los de Lesvy Osorio y otros, en donde se busca revictimizar a quien denuncia.

Pidió no desestimar su caso y afirmó que la agresión sexual está acreditada por las propias autoridades y demandará que su caso sea atraído por la PGR. Al preguntársele si espera justicia por parte de unas instituciones en las que no confía, la feminista señala que en caso de no obtener una respuesta satisfactoria a su legítimo acceso a la justicia, acudirá a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). De quedar impune su caso, apuntó, quedaría como un ejemplo más de la impunidad con que opera la justicia en México y la necesidad urgente de cambiarlo, no por ella misma, sino por todas los mexicanos que pasen por lo mismo. “Yndira somos todos y Tlapa es todo México”, enfatizó.

FuenteETCÉTERA 

“Se tienen que ir Xavier Olea y Florencio Salazar”: Celestino Cesáreo Guzmán  


Transcurridas las 48 horas que la familia de Demetrio Saldívar Gómez fijó a la Fiscalía General del Estado para que ofrezca resultados en torno a las investigaciones por el crimen que se cometió el pasado miércoles, la dependencia no ha tenido ningún acercamiento con ellos ni ha dado a conocer avances en torno a la indagación, por ello a partir de este lunes iniciarán acciones para demandar la destitución del fiscal Xavier Olea Peláez.

El dirigente estatal del PRD, Celestino Cesáreo Guzmán, indicó que este lunes ha convocado al Comité Ejecutivo Estatal para definir las acciones que se realizarán en coordinación con la familia para mantener la exigencia de justicia en este oprobioso crimen que ha enlutado a Guerrero.

“Definitivamente el fiscal Xavier Olea se tiene que ir, lo mismo que el secretario general de Gobierno, Florencio Salazar Adame”, quienes consideró que no han estado a la altura de las necesidades que tiene Guerrero.

Confirmó que hasta este momento, la familia ni la dirigencia del partido ha tenido información sobre las investigaciones, “no hay información, no hay ningún avance en este crimen, como no lo hay en la mayoría de los crímenes que se cometen en nuestro estado”.

El Sol de Guerrero.

Xavier Olea: “No tengo capacidad para enfrentar al crimen”


Xavier Olea: “No tengo capacidad para enfrentar al crimen”

Por Pablo Ferri.

A Xavier Olea le gusta comparar su trabajo con los procesos fisiológicos del cuerpo humano. El fiscal del Estado de Guerrero, la región más violenta de México, dice por ejemplo que “las arterias” de la fiscalía “están muy tapadas”. O que “hay mucha grasa en la coronaria”. O que sus intentos por erradicar la corrupción de la institución son una “operación a corazón abierto”.

Abogado penalista, gestor de un inquietante tono de voz que un segundo cae en el susurro y al siguiente es capaz de resucitar a un muerto, Olea recibe a EL PAÍS cuando cumple un año y tres meses al frente de la agencia investigadora.

El fiscal reconoce que la situación es muy delicada. Dice que con los medios de que dispone, es imposible plantarle cara a la delincuencia. Con 400 policías ministeriales para todo el estado, Olea reconoce: “No tengo la capacidad humanitaria para enfrentar al crimen organizado”.

Olea repasa las cifras delictivas del 2016, recogidas por la propia fiscalía, que muestran que los asesinatos aumentaron en Guerrero, pasando de 2.016 en el año 2015 a 2.213 en 2016, rayando niveles del fatídico ejercicio de 2012. También creció el número de extorsiones y los robos violentos. Otros delitos, como el secuestro, se mantuvieron en niveles de 2015.

El fiscal inicia la conversación hablando de grasa y arterias coronarias: la corrupción.

PREGUNTA: Y sin embargo, de 2015 a 2016 se mantuvo la incidencia de este delito.

RESPUESTA: Sí, pero antes no se resolvían. Ahora se resuelve el 80%

P: Vamos a un caso no resuelto, el de los jinetes de Morelos. ¿Qué ha pasado?

El caso de los jinetes acaparó la atención de los medios hace mes y medio en México. Un grupo de siete jinetes y la mujer de uno de ellos desaparecieron en Guerrero cuando iban camino de una feria de charrería. Un foso, un toro, un jinete y la habilidad para no caerse del lomo de la bestia. Iban camino de la feria y alguien se los llevó. No han aparecido.

R: A ver, ellos salieron de Cuautla, pasan a Cuernavaca, luego van a Taxco y luego van a Iguala, [Guerrero]. Ojo, traen placas de Morelos. Suben hacia la sierra. Ahí hay grupos delincuenciales del Señor de la I. Hay mucha amapola.

P: ¿Quién es él?

R: Se llama Isaac. Tiene el control en esa zona. Controla una banda desde la parte baja de la sierra.
Entonces, al ir a su evento seguramente los confundieron. Y creyeron que eran personas del Carrete, que opera en la parte norte del estado de Guerrero y que ahora, presumiblemente, opera también en Morelos. Ahí pudo haber existido una confusión. Eso o que algunos de estos jinetes tuviera alguna relación con el crimen organizado… Los estamos buscando. Precisamente vengo de una reunión y creemos que podemos localizarlos. Vivos o muertos, lamentablemente.

El fiscal vuelve a la carga con los logros del año pasado. Ahora, la extorsión. Dice que se redujeron los casos, aunque de acuerdo a los datos que la fiscalía envió al Gobierno federal, aumentaron.

“Creo que logré hacer sentir a los extorsionadores que yo le estaba cayendo a la extorsión”.

P: Pero la extorsión aumentó bastante.

R: Se ha reducido. Yo tengo que tomar los números que yo tengo.

P: Pero los números que maneja el Gobierno federal, ¿no vienen de ustedes?

R: No. Es decir, yo saco mi estadística y es una estadística nacional, con la que muchas veces no estoy de acuerdo. Cuando el gobernador [Héctor] Astudillo asumió la legislatura, nada más en Acapulco había entre 14 y 15 homicidios diarios, hoy tenemos 2.2 de media.

P: Pero entonces usted, ¿está en desacuerdo con el conteo en general, solo en materia de extorsión o cómo? Si no, ¿qué números maneja usted? Según sus propios datos han crecido la mayoría de delitos.

R: ¡Pero en todo el país!

P: Bueno, pero a usted supongo que le importa lo que pasa aquí.

R: Aquí pudo haber subido, pero están resueltos. Es a lo que voy. Por ejemplo, hay 1.000 secuestros, pero se resuelven 800.

P: Bueno, y de los más de 2.200 homicidios dolosos de 2016, ¿cuántos se han resuelto?

R: De esos, poco más del 60%
En los primeros dos meses del año, la violencia arrecia. En febrero hubo más asesinatos que en el mismo periodo del año anterior. En marzo parece que la situación no cambiará. Uno de los primeros asesinatos del mes fue el de Cecilio Pineda, el primero de los tres reporteros ejecutados en marzo en México.

P: Un caso que quería tocar, el de Cecilio Pineda.

R: Sabemos quién lo mató. Cecilio había tenido un par de atentados. No es tan fácil detener a ciertas personas. Sabemos quiénes son los autores intelectuales. Se está investigando quienes fueron los materiales, que fueron dos. Pero la gente no coopera en decir cómo ocurrieron los hechos. 
Pocas horas antes de morir, Pineda subió un video a su cuenta de Facebook en que criticaba al Gobierno del estado por no haber detenido a uno de los delincuentes más célebres de la entidad, El Tequilero. Autor de secuestros masivos en el estado, El Tequilero, según Olea, se esconde en la sierra. Y es difícil dar con él. Pineda decía que no lo agarraban porque no querían. A las dos horas le tirotearon en un lavadero de coches.

El Tequilero es uno de los grandes quebraderos de cabeza del fiscal. Hace unos meses acudió a sus dominios, el pueblo de San Miguel Totolapan. Abrazado a un grupo de vecinos que le contaban las penurias que les hacía pasar, Olea dijo: “La intención no es detenerle, vamos a acabar con el (…) Le damos pa’bajo”.

“Es un personaje que se ha publicitado a los cuatro vientos. ¡Y me han atacado por atacar a un delincuente!”

P: Bueno, pero es que usted dijo que ‘lo vamos a dar pa’bajo’

R: Claro, hay que bajarlo. El señor está ahí arriba, el señor nos ve.

P: Usted dijo ‘lo vamos a dar pa’bajo’, ¡usted sugirió que lo iban a matar!

R: El señor está en la sierra, hay que bajarlo.
A eso, dice, se refería, a bajarlo de la sierra.


El diputado Beltrán

El fiscal tocó otros temas: la pelea encarnizada por las rutas del opio entre dos bandas criminales, Los Ardillos y Los Rojos; la tranquilidad que se respira en Iguala, el pueblo donde desaparecieron los 43 estudiantes de magisterio en 2014 y por último, también, el caso del diputado local Saúl Beltrán. La fiscalía acusa al diputado de asesinato. Los medios, de ser compadre de El Tequilero. En un ejemplo de la podredumbre del sistema, un agente local de la fiscalía y una juez pusieron en peligro el proceso, saltándose un paso primordial para proceder a la detención de Beltrán.
Olea dice que por presiones del crimen organizado. “Pero tendrían que haber informado a sus superiores”, lamenta.

P: Y en este caso tan sensible, ¿no tendría que haber estado la fiscalía más encima para evitar poner en peligro el proceso?

R: Pero ¿encima de qué? Si no teníamos conocimiento de la existencia de esa denuncia. ¡ [El agente] la escondió en el escritorio! Si no, la hubiera concentrado en otro lugar, Chilpancingo, Iguala. Yo me entero de la orden de aprehensión cuando llega a la coordinación de la policía ministerial y el coordinador me la lleva a mí. Y me dice, vea.

La charla continuó largo rato. Olea, tranquilo, solo se levantó para decirle a sus asistente que avisara al juez –un juez– para ir a comer.

Gobernador, Fiscal y Congreso dan largas al caso del Diputado y compadre del “Tequilero”

El fiscal general de Guerrero, Xavier Olea Peláez, expuso que el juicio de procedencia que lleva a cabo la Comisión Instructora del Congreso de Guerrero contra el diputado Saúl Beltrán Orozco tiene una prórroga de 10 días para otorgar más pruebas sobre el caso.
Olea Peláez aseguró que se mandaron a traer todos los expedientes de Tierra Caliente para recabar más pruebas y presentarlas, luego de que el legislador es señalado de homicidio y presuntos nexos con Los Tequileros.

Sobre el amparo que solicitó Beltrán Orozco, el fiscal dijo que esto impide detenerlo y justificó que el Congreso emita una resolución de su juicio de procedencia, ya que si el juez le otorga el amparo entonces “el Congreso quedaría muy mal”.

Por su parte el gobernador Héctor Astudillo Flores manifestó qué el fuero no debe servir a políticos para delinquir, pero hasta el momento su partido, su bancada en el Congreso y su actitud ha sido tibia y condescendiente ante las acusaciones que señalan a Beltrán Orozco de tener nexos con el narcotráfico y un caso de homicidio.

Tan condescendiente ha sido la actitud de los priístas que al Compadre del Tequilero se le sigue arropando y protegiendo en su bancada.

Por cierto, Beltrán Orozco voto el día de ayer en contra de eliminar el fuero político en el Estado de Guerrero.

La corrupción en este sexenio anda desatada y en todo su esplendor. Las pruebas están a la vista de todos.

Congreso de Guerrero da más largas al caso del diputado ligado al narco: https://oaxaca.quadratin.com.mx/congreso-guerrero-da-mas-largas-al-caso-del-diputado-ligado-al-narco/

Xavier Olea: “En #Acapulco, no existe la violencia”

¿No existe la violencia en la Costera Miguel Alemán?

El Fiscal General de Guerrero Xavier Olea Pelaez consideró que en los lugares frecuentados por los turistas en el estado, están libres de violencia, refiriéndose a los destinos turísticos de Acapulco, Taxco y Zihuatanejo.

“En Acapulco, en la parte donde acuden todos los turistas, tanto extranjeros como de la República Mexicana, no existe la violencia, lo mismo acontece en Zihuatanejo y Taxco”, afirmó el fiscal.

Entrevistado por una radiodifusora nacional, el titular de la Fiscalía General del Estado insistió que no hay violencia en los destinos turísticos de Guerrero.

Otra copa tequilera para el Gobernador 

A cuatro días de que el fiscal Xavier Olea Peláez reveló que el gobernador Héctor Astudillo Flores ordenó ejecutar a un líder delincuencial y anunció un megaoperativo en la región de la Tierra Caliente para liberar a personas secuestradas, las víctimas siguen desaparecidas y la delincuencia opera con impunidad.

Por El Marqués de Marqués.

Que el Estado de Guerrero es un desastre a estas alturas ya no es ningún misterio, como tampoco lo es que sus gobernantes en su mayoría son muy incompetentes.

La máxima prueba de la actual descomposición del gobierno del estado, la han protagonizado el Gobernador Héctor Astudillo Flores y el Fiscal Olea, una pareja al estilo Manolín y Chilinsky en sus formas, pero que en el fondo tiene al estado de rodillas por sus desaciertos.

La novela empezó cuando Manolín Astudillo negó que se le haya instruido al Fiscal de Guerrero el “Chilinsky Oleá” que asesinara al famoso y escurridizo narco de moda ‘El Tequilero’.

Dicen que cuando el río suena es porque agua lleva y nuestro Manolín Astudillo se ha visto obligado a desmentirlo públicamente.

Sobre si se dio la instrucción de asesinar al ‘Tequilero’, el gobernador insistió en que no se giró ninguna orden para el Fiscal ya que además él no es uno de sus empleados. Indicó que las declaraciones que hiciera el fiscal sobre el ‘Tequilero’ se interpretaron de diversas formas.

“Lo que el fiscal dijo y que ya lo dijo en otras palabras es que hay que detenerlo, hay que procesarlo y por supuesto hay que bajarlo de la Sierra,”.

Nuevo resbalón de Manolín Astudillo y del Fiscal Chilinsky por seguir pensando siempre con el estomago.  


Cero y van mil.



Xavier Olea: “Tenemos 3 asesinatos al día que son nada, Acapulco está tranquilísimo.”

Todo tranquilo en Acapulco.

“No se trata de ningún tipo de venganza, (aunque) hay muchas bandas en Acapulco que implican un grave problema para nosotros; añadió que, relativamente, actos de criminalidad y sobre todo de homicidios se han reducido en un 32 por ciento (…) En secuestros estamos casi en cero’, pero desafortunadamente a veces se nos disparan las cosas en Acapulco”.

En entrevista con Adela Micha para Grupo ImagenOlea Peláez abundó en que se tiene pleno conocimiento de los implicados en los asesinatos, pero que, por motivos de ‘sigilo’, dicha información no será dada a conocer, al menos momentáneamente, a los medios de comunicación.

“En el caso ya trabaja el Ejército y la Marina (…) (No se trata de una célula criminal) sino de un grupúsculo que opera aquí, y los tenemos identificados. Investigamos y (colaboran) con los tres órdenes de gobierno”, con el objeto de llevar a los sospechosos ante la justicia.

Agregó que, antes, en Acapulco se registraban 14 homicidios diarios, ‘y hoy estamos en máximo tres cada día —y si lo dividimos entre un millón, el aproximando de habitantes en el puerto—, pues no es nada; anunció que ‘Acapulco está tranquilísimo’.

“En los últimos días (después de que algunos mexicanos se tomarán un ‘puente’) hubo 80 por ciento de ocupación hotelera (…) Trabajamos todo el tiempo al cien por ciento (…) Y los militares iban vestidos de civiles y creo que eran paracaidistas, aunque no lo sé al 100 por ciento”, advirtió.

Para finalizar, dijo que ‘lamentablemente’ las cosas buenas no se ven (pero se le olvidó que cuentan mucho), ya que en las últimas semanas se han efectuado aprehensiones de importantes criminales, como la de ‘El Capuchino’: ‘hemos logrado muchas detenciones en colaboración con la Policía Federal’ (PF).

Guerrero, gobiernos que no dan una

Por Salvador Camarena.

Hace 20 días el fiscal de Guerrero, Xavier Olea, le dijo a Carlos Loret de Mola que Acapulco era tan seguro como Suiza. Ese Acapulco suizo se compone por “la parte de la Costera, la parte baja de Acapulco, todo Punta Diamante”. Ese tramo, aseguró, “es un 99.9 por ciento seguro”.

¿Por qué será que demasiados funcionarios sucumben a la tentación de intentar ocultar el sol acapulqueño con un dedo?

En Acapulco, según un recuento del diario El Sur, en 2016 van la friolera de 572 homicidios dolosos (http://bit.ly/2a6kVKI). Otro reporte, este de EL FINANCIERO, cifra en 910 el promedio anual de asesinatos en el puerto desde 2011 (http://bit.ly/2alGNpH).

Sólo por si andaban con el pendiente de cuán deschavetada es la declaración del fiscal: en 2014 en Suiza hubo 41 asesinatos, y la tasa anual de asesinatos es de uno por cada 100 mil habitantes (http://datos.bancomundial.org/indicador/VC.IHR.PSRC.P5). En Acapulco, con 810 mil habitantes, la tasa andaría como en 112 muertos por cada 100 mil acapulqueños.

Claro, el fiscal dirá que él hablaba del Acapulco turístico, el de la Costera, tradicional avenida que lleva a la playa Dominguillo, donde el 9 de julio ejecutaron a una pareja en una palapa, misma Costera que el 7 de junio vio morir a balazos a dos taxistas… y el recuento podría seguir porque Acapulco es un baño de sangre, como lo es Guerrero todo.

Al asumir el puesto en diciembre, Olea pidió a la ciudadanía un año para bajar en 80 por ciento por ciento los delitos. Habría sido más realista prometer que aprendería a tirarse clavados en La Quebrada.

Lo que sí tenemos que agradecerle a Olea es cierta honestidad sobre cómo están y son las cosas en las procuradurías.

El 28 de diciembre declaró a los medios que había recibido “una Fiscalía colapsada, aquí cayó la bomba atómica, realmente la bomba atómica, la administración anterior no se preocupó por el presupuesto; sin embargo, con lo que tengamos haremos maravillas”.

En marzo dijo a empresarios que su Fiscalía era la cueva de Alí Babá y que en la PGR hay ratotas. Así lo publicó el diario El Sur: “La Procuraduría (ahora Fiscalía) es la cueva de Alí Babá y es cierto, no lo niego”, argumentó que él ha litigado desde los 20 años y ahora tiene 63 “y siempre doy lana, la verdad”.

Luego señaló que en la Procuraduría General de la República (PGR) “no son ratas, son ratotas”.

Pero en eso de las declaraciones estrambóticas Olea no está solo. Su jefe, el gobernador (es un decir) Héctor Astudillo, hizo ayer lo propio. México amaneció sacudido por la noticia de que habían asesinado a un alcalde que estaba amenazado (el de Pungarabato) y el mandatario estatal culpó al edil.

“Llama la atención, subrayo, que haya realizado el viaje en donde perdió la vida, a sabiendas de que había sido reiteradamente amenazado, como él mismo lo señaló, por un grupo delictivo y que dicho viaje lo haya hecho en horario inconveniente y en una zona de alta peligrosidad” (nota de Reforma.com). El que se hace llamar gobernador manda decir: no salgan, no viajen, no confíen en que hay gobierno, pues.

Para completar la desgracia guerrerense sólo falta consignar que el secretario Miguel Ángel Osorio Chong estuvo ahí en la semana, en su cuarta visita del año a esa entidad. Fue a una de esas reuniones mensuales de coordinación que se supone que bajarían la criminalidad, esa que en homicidios va 15.4 por ciento arriba que el año pasado.

Guerrero, donde desde el fiscal hasta el estratega en jefe no dan una.

Twitter: @SalCamarena

Publicado en EL FINANCIERO