Archivo de la etiqueta: Violencia Acapulco

“Evodio Velázquez debe ser sujeto a un juicio político”: Zeferino Torreblanca

El candidato del PT a la alcaldía de Acapulco, Carlos Zeferino Torreblanca Galindo refirió que la tarea de gobernar Acapulco será titánica y que los trabajos deberán iniciar desde “menos cero”, ya que consideró que el puerto se encuentra en malas condiciones por el valemadrismo del alcalde actual, de Evodio Velázquez.

En declaraciones en exclusiva a Enfoque Informativo, Torreblanca Galindo manifestó sentirse molesto por las deplorables Evodio Velázquez como un simulador y consideró que debe ser sujeto a un juicio político. en las que se encuentran las colonias del puerto, calificando a Evodio Velázquez como un simulador y consideró que debe ser sujeto a un juicio político.

“Vamos a empezar desde menos cero, ojalá fuera desde cero, digo que empezaremos desde menos cero porque no hay ni un quinto, porque hay un joven irresponsable valemadrista con lo que ha pasado en Acapulco, que se dedicó a la frivolidad, al discurso embolado, a inflar la voz, a decir mucho rollo y a ser un corrupto como muchos viejos políticos y se olvidó de los temas sustantivos y cree que la política se resuelve dando cosas y la política se resuelve de otra manera”, expresó.

Señaló que las colonias que ha visitado no hay ni seguridad ni servicios públicos, “no hay nada, puro rollo, puro discurso, se infla al hablar y se siente víctima y a la hora de la hora lo único que hizo fue irresponsabilidad, falta de carácter, falta de decisión y beneficiar a los de él”.

Va a dejar la víbora chillando

-¿Está molesto Zeferino por la situación en la se encuentra Acapulco?

-Desde luego que sí y más cómo va a dejar el Ayuntamiento; de prestaciones, está dando bases, está regalando cosas que no va a poder cumplir y va a dejar la víbora chillando; va a dejar un enorme problema que va a ser ingobernable… es irresponsable; yo creo que debe haber un juicio político contra este alcalde falso, corrupto y deshonesto que engañó a la población.

-En su momento se fue Marco Leyva y por menos inclusive ¿no?

-Claro, pero aquí tal parece que hay un contubernio y parece que le conviene, si hubiera sido tan bueno, ¿se hubiera reelegido no?.

Zeferino Torreblanca manifestó que como Evodio Velázquez no pudo reelegirse, impuso a su esposa Perla Edith Martínez en la diputación número nueve, “y que dicen que toda la vida ha sido perredista y yo no recuerdo que haya hecho nada en lo absoluto, pero esa es la política y espero que la gente abra los ojos y se dé cuenta quienes vienen a hacer verdadera política y quienes tratan de engañar al pueblo”.

FIRME EN APLICAR SANCIONES…

En este tenor, se le cuestionó que si Zeferino continúa en el entendido de aplicar sanciones en caso de llegar a la alcaldía.

“Todo lo que yo pueda comprobar sí, porque luego los acusó de rateros pero no de tarugos; los diezmos, las quincenas que cobran y lo quince que cobran y las comisiones que cobran luego no son comprobables; seguramente si le hicieran alguna revisión sabríamos donde tiene el dinero en efectivo, lo que cobra por fuera y entonces desde luego, de lo que encontremos va a haber sanciones”, comentó.

Recordó que hay sobre la mesa una denuncia penal presentada por la regidora Gloria Sierra López en las que se acusa que el hermano del alcalde vendió recursos del Ayuntamiento y adelantó que se revisará que cursó lleva.

LAS PROPUESTAS

En cuanto a las propuestas en materia de seguridad, ZeferinoTorreblanca sostuvo que el reto principal es recuperar Acapulco con oportunidades de empleo y dijo además que llevará tiempo el poder orientar, capacitar y darle elementos de seguridad a la policía

A su vez, Zeferino dijo que se tendrá que instrumentar programas que tendrán que ver corresponsabilidad con la población, “es decir que me ayude la población; voy a ver como volvemos a traer con técnica moderna lo que hice en aquel entonces que se llamó Vecino Vigilante; queremos ver cómo lo podemos adecuar pero poco a poco lo iré dando a conocer en la medida en que primero rescate la administración pero empezar desde ya”.

Puntualizó que además buscará la manera de que en algunas colonias se realicen parcelas “donde podamos recuperar a lo que le llaman el tejido social donde podamos involucrar a la gente en actividades culturales, cívicas, deportivas y que sean una forma de escape para la gente”.

Leer más de esta nota en ENFOQUE INFORMATIVO

Hombres armados irrumpen en primaria de #Acapulco y se llevan a mujer

Hombres desconocidos armados irrumpieron en la escuela primaria número 7 “Francisco Sarabia”, que se localiza en el Eje Central circuito interior de Ciudad Renacimiento, de donde sacaron a una mujer y se la llevaron con rumbo desconocido en un vehículo.

El Sol de Acapulco informa que los hechos ocurrieron pasadas las 10:00 de la mañana que personal docente hicieron el reporte al teléfono de emergencia 911 y se inició un operativo de búsqueda, sin darse a conocer más pormenores del caso para no poner en peligro a la mujer privada de la libertad.

Sin embargo, se filtró que los hechos ocurrieron al filo de las 8:45 de la mañana, cuando todo el personal docente se encontraba frente a grupo, impartiendo el plan de estudios del ciclo escolar 2017-2018.

En forma sorpresiva ingresaron al plantel al menos dos hombres, de acuerdo a un reporte de la policía estatal, a bordo de un vehículo tipo Jetta color gris/plata, sin precisar si portaban armas de fuego.

Los desconocidos se dirigieron hacia algunas personas que se encontraban dentro de la escuela preguntando dónde estaba la mujer que vendía cartas y estampas afuera de la escuela, llegando hasta la cooperativa dónde se encontraba dicha persona, quien resultó ser hermana de la encargada de la cooperativa.

En la zona personal de las fuerzas armadas, como policías federales y estatales, coordinan los operativos de búsqueda por toda la geografía de Ciudad Renacimiento y colonias aledañas para tratar de localizar a la mujer plagiada de la escuela primaria, donde fueron suspendidas las clases y los padres acudieron por sus hijos.

Aumenta la violencia en Acapulco: Alcalde culpa a la Federación 

El alcalde de Acapulco en su faceta de “cowboy”.

Por El Marqués de Puerto Marqués.

En la última semana fueron asesinadas 21 personas en Acapulco, pero así como los criminales de estos horrendos crímenes andan sueltos, tampoco nada detiene al alcalde de Acapulco que como un Tsunami sigue destruyendo junto a su administración, lo poco que nos queda de Acapulco.

Ante la gravedad de la situación nuestro cantinflesco y costeño personaje solo puede declarar para justificarse, que es un problema que no ha podido resolver la Federación.

El caricaturesco alcalde parece no querer hacer frente a sus responsabilidades, tan solo para que usted estimado lector se de una idea, el 52 por ciento de estos recientes crímenes ocurrieron en el centro de la ciudad y lo más grave fueron en la zona turística.

La ola de violencia en los ultimos días incluye asesinatos en la playa, en las cercanías de centros comerciales; asaltos a joyerías, cuerpos decapitados, quemados o desmembrados, mientras el aprendiz de alcalde sigue engordando su cartera y la barriga a costa de la federación que tanto crítica y del dinero de todos los acapulqueños.

Es cierto que la violencia hay que atribuirla en su mayoría al crimen organizado, sobre todo por las rivalidades en torno al control del mercado de las drogas, pero tambien a la descomposición social que vive esta ciudad desde hace dos años y a la anarquía de sus ciudadanos, producto de la corrupción de sus autoridades.

Después de millones de pesos, de planes federales y estatales, del despliegue de la Policía Federal, Marina y Ejército, increíblemente Acapulco continúa como una de las ciudades y municipios más violentos del país y del mundo.

El gobernador Héctor Astudillo por su parte dice que se enfrenta al crimen con determinación, pero en tan solo nueve meses del 2017 los números de asesinatos en el estado ya superaron a los del 2016.

Yo me pregunto: ¿Quién tiene la culpa? ¿La Federación o las Autoridades locales? 

Si somos justos yo diría que ambas, pero si somos realistas no podemos dejar de reprocharle al gobernador Astudillo su poca firmeza y su tibieza para gobernar  un estado tan conflictivo y para poner en orden a algunos alcaldes como el de Acapulco, que están afectando el progreso y el desarrolló del estado.

Ni paz ni orden. Lamentablemente.

Twitter @TiempoGro 

Surge en Acapulco grupo de policía comunitaria

La lucha armada en Acapulco. Foto: @ElSurDeGuerrero

Habitantes de las comunidades turísticas de Barra Vieja y Lomas de Chapultepec, ubicadas en Acapulco, anunciaron la conformación de una policía comunitaria, integrada a la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG).


Ante la escalada de extorsiones, cobros de cuotas o derecho de piso, así como otros delitos, restauranteros y pobladores se organizaron, y ayer hicieron pública la presentación de un grupo de 20 policías ciudadanos, que realizaron recorridos por la zona. 

Los elementos comunitarios realizaron ayer patrullajes y recorridos a pie por los restaurantes del lugar y aseguran que están coordinados con la policía municipal y estatal. 

Un grupo importante de restauranteros apoyan la agrupación, que se adhirió a la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero. 

De acuerdo con información del Departamento de Comisarios y Delegados, la comisaria de Lomas de Chapultepec, Soila Morales Bailón, confirmó que desde el 1 de enero, unos 20 hombres se organizaron en una policía comunitaria para proteger a los pobladores ante el aumento de la violencia en la zona. 

Con información de Juan Angulo, director de El Sur 

Desaparecen al salir de un bar de la costera dos trabajadores de la UAG

Bar el Segundo Piso en Acapulco, enfrente de Plaza Galerías. Foto 2 Piso Facebook.

Acapulco.- Desde la semana pasada un maestro y un trabajador administrativo de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG) se encuentran desaparecidos y la última vez que se les vio fue en un bar de Acapulco, denunciaron sus familiares.
Se trata de Francisco Javier Ramírez García, trabajador del área administrativa y el académico César Urrutia Guerrero, el primero de 36 años y el segundo de 34.

Este lunes, los familiares de Francisco Javier Ramírez acudieron a la Agencia del Ministerio Público del Fuero Común para presentar la denuncia por la desaparición del joven.

Señalaron que de acuerdo con informes a Ramírez se le vio en el bar La Mandona, ubicado sobre la Costera Miguel Alemán, el jueves a medianoche y después en el bar 2 Piso, frente al centro comercial Galerías.

Ramírez García fue visto acompañado de César Urrutia Guerrero a bordo de una motocicleta negra con verde.

Acapulco: Ocaso, violencia y miedo

Acapulco va hacia el ocaso por la violencia y el miedo | La Crónica de Hoy

Por Geovani de la Rosa

Cerca de la medianoche ingreso al boulevard Vicente Guerrero, la vía, ahora con un segundo piso, que divide a la colonia Zapata de Ciudad Renacimiento en la entrada de Acapulco. Fijo la vista en una de las primeras paradas del recién inaugurado Acabús: Central de abastos. Un urbano a mi izquierda se dirige al centro. Seguramente es su último viaje, con tres o cuatro noctámbulos como pasajeros, ya librado de atascos viales que sufre a pesar de su carril exclusivo.

Al leer el número de serie del camión, recuerdo un pasaje de Pascal Quignard sobre la decadencia, la degradación: “las épocas, los mortales, los seres en el tiempo, progresan, caminan, ‘no para llegar a algún lugar, sino al ocaso’. El polvo que levantan sus pies engendra la confusión en donde se pierden”. Es un parafraseo que el autor francés saca de un texto de Marco Cornelio Frontón que trata del ocaso de los macedonios. Eso sucede en Acapulco. Ese polvo que levanta el urbano, el polvo que esparcen las llantas del coche que manejo, no es más que el ocaso de este puerto.

El nuevo transporte público, cada parada, cada tarjeta que lee la pantalla, este segundo piso que me da la bienvenida se venden como un atisbo de recuperación, pero significan, para mí, que desde niño me sumergí en las olas peligrosas y soporté las canículas irremediables de Santa Lucía, todo lo contrario.

No nací aquí. Y sé que el asfalto es el asfalto de siempre, el que cuajan los políticos cada que estrenan gobierno. Ahora aderezado con un sistema de transporte “de calidad” que no resuelve las necesidades de los acapulqueños. Es la penúltima patada de ahogado de un lugar donde la violencia ha fragmentado familias y el abandono llegó a la tiendita de la esquina, así como a los inmuebles inmensos que, aún de pie, con sus fierros y fachadas en todo esplendor, han pasado a mejor vida.

Es una mañana cualquiera de julio. Estoy en la colonia Jardín Mangos. Vengo a la clausura de cursos de un jardín de niños. Esta colonia está entre las tres primeras con más asesinatos con armas de fuego registrados en los últimos años. Aunque soy del otro lado del puerto, aquí perdí amigos. Uno de ellos intentó convertirse en secuestrador: le faltaba inteligencia y le temblaban tanto las piernas que terminó confesando su crimen mientras una policía le hacía una llave contra el suelo cuando fue a denunciar el secuestro de su novia.

El jardín de niños es un lugar improvisado. Son tres grupos, dos de ellos comparten salón. No hay espacio para que los niños puedan realizar alguna actividad física. Carece de un centímetro para la flora. Antes de ser escuela, en esta galera se criaban pollos. La empresa quebró y se donó para uso comunitario. Mientras veo la descoordinación con la que pasean la bandera los niños, me preguntó si esto no era una de esas empresas que lavaba dinero salido de la venta de drogas: un buen día abandonaron el lugar porque el negocio dejó de ser redituable. Hay negocios ilegales que le restaron ganancias al trasiego de droga. La extorsión, uno de ellos.

Son diecinueve niños los que se gradúan y sin riesgo a equivocarme a cada uno la violencia le ha arrancado algún tío, un hermano mayor, un primo. El padre que ya no tiene Mayra. Su madre me cuenta que su esposo bebía alcohol en el patio de un vecino cuando dos hombres dispararon a mansalva dejando cuatro muertos en el acto. La mamá de Mayra regatea unos cuadros para el recuerdo a un fotógrafo que pide nombres, hace apuntes, cuenta billetes.

El evento transcurre entre los equívocos de las maestras que ni siquiera saben a quiénes invitaron a la mesa de honor y suplicando a los asistentes que no invadan los 12 metros cuadrados maquillados como plaza cívica. Antes de irme le preguntó al fotógrafo si la “maña” lo deja trabajar.

–Pues hay veces; cada semana les doy cien pesos y otras tardan más del mes en venirme a pedir su parte.

Los asistentes sacan sus celulares para retratarse con los niños. La mamá de Mayra sigue regateando al fotógrafo. Alguien le advierte que en bocas cerradas no entran moscas ni muertos. A pesar de ser un día de alegría, las pupilas de esta gente se encienden de miedo, de alerta, de sonidos inhumanos.

–Ojalá nunca me encuentren sin un peso en la bolsa, porque seguro me balacean.

Le pasó a su compañero por cincuenta pesos que no traía. Cuán equivocado estaba José Alfredo: en su tiempo la vida valía infinitamente más. Me retiro del lugar. Apenas enciendo el coche y una camioneta de ministeriales se me para enfrente. Dos empuñan sus armas, largas como un roble, en la parte trasera del coche. Me piden que me baje. Preguntan qué ando haciendo en esa colonia, si el coche es mío. Tembloroso entregó licencia y tarjetón. Revisan. Hablan por radio.

Se marchan y vuelvo al asiento. El cuerpo me tiembla y trato de opacar el espanto que me produce Acapulco, entenderlo, mirando la luz que se refleja en ese mar que desemboca en Pie de la Cuesta.

Ahora es una tarde de otro día de julio. Decidí dejar el coche estacionado y he caminado algunos kilómetros por la Costera Miguel Alemán. Desde el parque Papagayo deambulé entre ambulantes, negocios cerrados, dos autoservicios en cada cuadra, la Diana Cazadora remodelada. El tráfico, los semáforos descompuestos, las artesanías de toda la vida, bares levantando sus cortinas, la playa a unos metros. Lo que uno encontraría en cualquier foto de Acapulco. Llego a los últimos metros de la Condesa y me topo con una cuadra de negocios cerrados.

Hace no más de tres años en un local de éstos, con cristales y puertas automáticas y aire acondicionado, se vendía ropa tropical hecha por diseñadores. El lugar está carcomido por ratas e invadido de otros animales salvajes. Ya no está la señora diciéndote con su acento burgués el costo de las prendas. Era la dueña. Había un despacho, un consultorio médico, una agencia de viajes. Sólo queda el anuncio hecho a la carrera de “Se renta o se vende, trato directo” y el número telefónico.

Lo mismo pasa en lugares populares. En el centro han cerrado filiales de cadenas nacionales de empresas de ropa. Acapulco es una desolación comercial y también de inmuebles que ya nadie usa, que están en venta, que nadie quiere rescatar, pues no se recuperará la inversión. En uno de los tantos temblores, el encargado de Protección Civil municipal dijo que tenían detectados más de una docena de edificios que debían recibir mantenimiento o ser demolidos. El polvo del fracaso circunda por todo el puerto. No hay mejor ejemplo de decadencia que al otrora vistoso Centro de Convenciones Acapulco, hoy desahuciado, donde únicamente se van a parar habitantes que creen aún vivir en el Acapulco Dorado. Hay personas pidiendo convertirlo en un lugar para el esparcimiento humano, donde se ponga en marcha la falacia de la regeneración del tejido social desde las artes. Una de las utopías tropicales que circulan en las redes sociales para resucitar a Santa Lucía.

Es mediodía del verano de 2016. Hago la ruta del Acabús para salir del puerto. Voy al lado de un urbano que se para en la última estación, deja a los pasajeros y retorna a su rutina diaria. La caseta de La Venta está tomada por maestros. Me detienen. Me dicen que puedo pasar siempre y cuando les permita escribir una leyenda en el parabrisas. Lo hacen con tinta de bolear: “yo amo (en forma de corazón) a la CNTE. Estoy 100 % con la lucha magisterial”. Se despiden. Dejo atrás los cerros, el aire salinizado, el asfalto, los carrizos de muerte, el polvo que enmaraña el ocaso llamado Acapulco.

Asesinan a urbanero en Acapulco

ACAPULCO, Gro., 30 de junio de 2016.- Un chofer de camión urbano fue asesinado a balazos esta mañana mientras transitaba por la avenida Constituyentes, en la colonia Bellavista, lo que provocó que se impactara contra otro camión, el cual a su vez chocó con otro. A las 9:36 horas se reportó al 066 que en dicha avenida esquina con la calle Santa Cruz se habían escuchado varias detonaciones de arma de fuego. La policía acudió al lugar donde encontró a tres camiones urbanos que se impactaron y en el interior de uno de ellos, de la ruta Hospital – Vacacional, en el asiento del chofer, un hombre asesinado a balazos. De acuerdo con la policía, hombres armados abrieron fuego en contra de la víctima, quien perdió la vida al instante, lo que provocó que el camión impactara a uno de la ruta Caleta por detrás, el cual a su vez chocó contra la parte trasera de otro camión, sin embargo ningún pasajero resultó lesionado.

Más información en Quadratín Guerrero

Abandonan 2 cuerpos decapitados en hospital visitado por Astudillo

José Narro
Y en la parte de allá esta el deposito de cadáveres para el narco.

Dos cuerpos decapitados fueron abandonados esta mañana en las inmediaciones del nuevo Hospital General que se construye en la localidad de El Quemado, en la periferia del puerto de Acapulco.

Los cuerpos corresponden a dos personas del sexo masculino, quienes estaban decapitados y presentaban impactos de bala.

A un costado de los cuerpos fue dejada una cartulina de color blanca con la siguiente leyenda que fue recogida por peritos de la Fiscalía General del Estado:

“AQUI ESTA TU GENTE GÜERO, CHENCO Atte: EL CREMAS EL JIMMY al millón con la empresa BL”.

Al lugar arribaron personal del Ministerio Público del Sector Renacimiento, elementos de la Gendarmería Nacional y del Ejército mexicano para resguardar el área.

 En este sitio, el día de ayer, el Gobernador del Estado, Héctor Astudillo y el Secretario de Salud, José Narro Robles y funcionarios de su gabinete, realizaron un recorrido de supervisión para conocer los avances en la obra de construcción del nuevo Hospital General de Acapulco, el cual de acuerdo a lo informado, lleva un avance del 55 por ciento.