Archivo de la etiqueta: Tiempo de Guerrero

Ilich Lozano da un ostentoso informe de labores y ¿no hay dinero para aguinaldos?

¡Oh blanca navidad!

Por El Marqués de Puerto Marqués.

El gobierno municipal de Acapulco es como si Nicolas Maduro y Fidel Castro en su último aliento de vida tuvieran un hijo y meses después Maduro, depositara al producto de su amor en un mundo apocalíptico al estilo del planeta de los simios. 

Así habría que describir este cuadro de horror que actualmente nos gobierna en nuestra ciudad. Porque no hay palabras para explicar el grado tan alto de incompetencia y de demagogía con el que operan en el ayuntamiento el aprendíz de Alcalde Evodio Velázquez y sus secuaces.

¡Se lo están llevando todo comentan en la calle! Todo y mucho más.

¿Pero que esperaban? Evodio llego al poder de manera ilegal o ya se nos olvido que muchos acapulqueños lo votaron por 500 pesos y una torta. 

Pero esos que vendieron su voto siguen mucho más jodidos, pero con la diferencia que le dieron carta abierta a una bola de corruptos para que se enriquecerán, mientras en sus colonias no tienen dinero esta navidad ni para una pipa de agua.

Es una pena, pero tristemente cada pueblo tiene el gobierno que se merece.

Desgraciadamente los que no votamos por Evodio tenemos que padecer no solo al aprendíz de alcalde, sino a los otros  gremlins que lo rodean como el síndico Ilich Lozano Herrera.

De verdad que pena con esta gente, que por cierto no nacieron en las Brisas ni en “Rodeo Drive”¡No señores! esta es gente del pueblo nacida en barrios populares, compañeros de escuela y quizás hasta familiares. 

Pero estan echados a perder, aunque es gente que conoce perfectamente la pobreza y la marginacion (porque vivían en su colonia)  hoy se dedican a saquear las arcas municipales y ha mentirle a todos aquellos que alguna vez estuvieron en su misma situación. 

Por eso estos políticos sin ideales son tan peligrosos, porque han perdido la decencia, la vocación y hoy tan solo son unos mercenarios del poder, víctimas de su soberbia y de un sistema viciado que utiliza la política y al gobierno como una empresa privada para beneficio personal y no del pueblo.

Esta es la gente que acabo con Acapulco y  esta es la gente por la que muchos de ustedes siguen lamentablemente votando.

***

Prueba de que en el Ayuntamiento de Acapulco operan como si estuvieran en Caracas Venezuela, es que hasta el síndico da informes anuales de labores como si fuera el mismo alcalde para promover su imagen.

Todo esto con el apoyo del lider mayor de estos sinvergüenzas: Evodio Velázquez.

Aquí la prueba:

Como “invitado especial” el presidente municipal Evodio Velázquez, presenció el primer informe de labores presentado por el síndico procurador del Ayuntamiento, Ilich Lozano Herrera, ante ‘decenas” de vecinos de “varias” colonias del puerto.

El evento, donde el síndico dio cuenta de las diferentes acciones realizadas a “favor de la población” acapulqueña, se realizó en la sala de Cabildo Juan R. Escudero del Ayuntamiento Papagayo.

“Atestiguaron el acto protocolario muchas personalidades políticas y de la sociedad civil.”

¿Cuanto les costo la promoción del intrascendente acto y la pachanga decembrina posterior? ¿Quién lo pago? 

Es muy triste que para sus desmadritos Alí Baba Velázquez si tenga dinero, pero no para pagarle aguinaldos a su gente y para solucionar una gran cantidad de problemas que padece la ciudadanía en Acapuco, empezando por el alumbrado y la falta de agua.

***

Ni un voto más para el PRD en Acapulco por el amor de Dios.

¡Abur!

Twitter @TiempoGro 

Debatirán caso Iguala en San Lázaro

En la sesión de este martes, los legisladores también votarán la creación de una comisión especial para dar seguimiento al caso.

Los diputados de los diferentes grupos parlamentarios agendaron este martes debatir en torno al informe que el grupo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dio sobre la desaparición de los 43 estudiantes normalistas en Iguala, Guerrero, y con el que echó por tierra la “verdad histórica” que la Procuraduría General de la República (PGR) había construido en torno al caso.

Además de los posicionamientos que cada bancada hará sobre el tema, también se someterá a votación la creación de una comisión especial que le dé seguimiento al caso, sobre la cual ya existe consenso de todos los grupos parlamentarios, quienes ayer lo acordaron en la Junta de Coordinación Política.

Los diputados debatirán también en torno a la Glosa del Tercer Informe del Ejecutivo federal en los temas de política interior y política exterior.

Cada bancada tendrá dos rondas de posicionamiento por hasta cinco minutos, en tanto que el diputado independiente Manuel Clouthier participará con una sola ronda.

Por la tarde, fuera de la sesión, el Secretario de Hacienda y Crédito Pública (SHCP), Luis Videgaray, entregará el Paquete Económico para 2016, en el que está contenido el Presupuesto de Egresos de la Federación, que esta vez fue elaborado bajo la metodología denominada Base Cero.

Twitter @TiempoGro

”Que Hector Astudillo asuma crisis”: Ortega

DUMB and DUMBER
Por: Agencia Universal

El gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega, afirmó que logró regresar a la entidad a su cauce institucional, tras las crisis de Iguala, pero ahora el problema a enfrentar es el financiero.

Tras confirmar que la deuda es de alrededor de 5 mil millones de pesos, reiteró su petición para que asuma cuanto antes el gobernador electo, el priísta Héctor Astudillo, antes del 27 de octubre, para encarar la crisis económica.

“Yo en esta parte quiero ser responsable al pueblo de Guerrero y al pueblo de México… yo entré al gobierno de Guerrero convencido de poder darle un sentido institucional, creo que lo logré, ya que se logró la primera fase de la evaluación… si ya hay gobernador, que el gobernador electo que asuma su cargo y encare ésta crisis … sí es urgente que Hacienda asuma éste problema… yo no soy un obsesivo del poder, yo quería expresar mi preocupación y la magnitud del problema financiero, es un acto de total responsabilidad lo que yo estoy haciendo, que es dar a conocer la crisis y la posible solución”.

La semana pasada advirtió ante el Congreso de la Unión que la crisis financiera los tiene en problemas. Afirmó que ya avisó a Astudillo. “Sería una irresponsabilidad no hacerlo. Además, es un asunto que debe ser planteado con los legisladores, el gabinete”, dijo.

En entrevista con EL UNIVERSAL, habló de las medidas de austeridad que implementó en su gobierno, como la petición de obtener un salario igual al que recibía como profesor en la Universidad Autónoma de Guerrero antes de ser nombrado gobernador. Aseguró que el Congreso le ofreció 146 mil pesos mensuales y él pidió ganar 86 mil pesos, salario que pidió reducir, al enterarse de la gravedad de la crisis, para recibir 40 mil pesos al mes, además implementó la depuración de la nómina con universitarios cercanos a él.

Sus planes al término de su mandato son regresar a la Universidad Autónoma de Guerrero como docente y anunció que montará una asociación civil como oficina de gestión para campesinos, defensora de los derechos humanos y que se dedique a impulsar políticas públicas.

La crisis de Guerrero es acumulada, dijo, y el año pasado era de 180 millones de pesos, aunque la suya es de 600 millones de pesos (enero febrero y marzo pasados), más laudos, pagos a proveedores, desvíos de recursos etiquetadossuman 5 mil millones

¿No teme que lo vayan a señalar por actos de corrupción? Ha habido señalamientos de que en casa del gobierno de Acapulco, tiene usted a 40 familiares que hacen fiestas y que fuman no precisamente tabaco.

— Yo he cuidado mucho esta parte de mi vida personal y mi entorno cercano para conducirnos con la debida austeridad, con mucho cuidado. En Casa Acapulco, que es donde elegimos que fuera el lugar de residencia del gobernador, el tema más sensible para mí es mi madre, que tiene 86 años. Soy hijo único y la responsabilidad de ella cae en mi familia. Su esposo sufre una hemiplejia, entones yo me encargo de ellos dos. Son las dos personas que viven en Casa Acapulco. Entonces no hay posibilidad de que haya 40 o 50 personas. No tomo ni aspirinas. Cuido y exijo mucho en mi entorno. Cuando le restriegan en la cara a uno sus verdades no queda más que agachar la cabeza o de manera cínica asumirlas, pero eso no es verdad. Incluso modifiqué mi dieta, dejé de comer carnes rojas y bajé 14 kilos en los primeros meses de gobierno, ahora, tras la elección, ya recuperé tres…

Vino la calma…

—Jajaja, hoy comienzo a pensar en mi ruta del día después. Podré regresar a la academia, no sólo como el teórico que supo combinar la teoría con la práctica. Regresaré a la Universidad a dar clases.

¿Es cierto que ser oposición y ser gobierno es como el cielo y el infierno, como decía Carlos Castillo Peraza?

—No, se padece mucho y cae uno en desesperación porque se quiere hacer más de lo que se puede, de lo que los recursos financieros permiten hacer.

Twitter @TiempoGro

OPINIÓN: Los nuevos pobres del sexenio 

La economía mexicana en este momento cuenta con todo lo necesario para crecer, pero esa ventana de oportunidad no durará para siempre. En 10 años México puede convertirse en la economía más dinámica de los mercados emergentes. Pero al país se le termina el tiempo para poder impulsar su crecimiento, debiendo aún solucionar problemas de seguridad, corrupción, economía, sector energético y demográfico.

Por Luis CuestaTiempo de Guerrero.

La re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía nos sigue ofre­cien­do da­tos desalentadores. ¿Porque no hay  bue­nas ra­zo­nes pa­ra pensar que la economía en México está creciendo? Porque estamos creciendo a niveles más bajos (PIB) que el pasado sexenio de Felipe Calderón (2.0 % en 2014 y 1.3% en 2013, ambas cifras menores al 4% con el que cerró 2012)Lo cual sin duda representa un retroceso, sobretodo si tomamos en cuenta las reformas que se han realizado en el presente sexenio (11 en total) y que aun no se reflejan en las tasas de crecimiento económico, ni en la generación de empleos.

Ante este escenario algunos economistas sugieren que el gobierno tiene que trabajar en tres puntos: 1) Ace­le­rar la re­duc­ción del dé­fi­cit pú­bli­co y la deu­da. 2) Re­du­cir im­pues­tos a ciu­da­da­nos y em­pre­sas. Y, 3) Com­ba­tir la de­sigual­dad y la po­bre­za.

La pri­me­ra per­mi­ti­ría la re­duc­ción de los des­equi­li­brios fis­ca­les y fi­nan­cie­ros for­ta­le­cien­do la con­fian­za de los in­ver­so­res. La se­gun­da ali­via­ría la pre­sión fis­cal so­bre cier­tos gru­pos, es­pe­cial­men­te los de in­gre­sos me­dios y al­tos, y po­dría es­ti­mu­lar la de­man­da. Es la op­ción que más pro­ba­bi­li­da­des tie­ne si se busca ajustar los alicaídos niveles de popularidad del actual gobierno. Pe­ro la más be­né­fi­ca pa­ra la so­cie­dad y pa­ra un cre­ci­mien­to sano es la ter­ce­ra. Vea­mos por­que.

Mexico vi­ve una si­tua­ción que se pue­de ca­li­fi­car de emer­gen­cia so­cial, la actual caí­da de los in­gre­sos de los ho­ga­res mexicanos es la mas fuerte en la última década.

Sien­do es­ta caí­da muy in­ten­sa, el pro­ble­ma se agu­di­za por­que se ha con­cen­tra­do en los ho­ga­res de me­no­res in­gre­sos. El 10 % más po­bre ha vis­to dis­mi­nuir sus in­gre­sos en un 15 % anual.

Es­te des­plo­me de in­gre­sos en la par­te ba­ja de la so­cie­dad ha pro­vo­ca­do dos gra­ves efec­tos. Por un la­do, un fuer­te au­men­to de la de­sigual­dad. Por otro, la apa­ri­ción de una mayor po­bre­za entre  jó­ve­nes y niños. La po­bre­za de ni­ños sur­ge de ho­ga­res for­ma­dos por jó­ve­nes sin in­gre­sos o con em­pleos de ba­jos sa­la­rios.

La po­bre­za de las ge­ne­ra­cio­nes jó­ve­nes es el ries­go más gra­ve al que nos en­fren­ta­mos co­mo so­cie­dad. Un ries­go que se agu­di­za por­que se pue­de cro­ni­fi­car, provocando una frac­tu­ra so­cial muy larga en el futuro.

¿Por qué ha apa­re­ci­do es­ta po­bre­za en México? Por dos ra­zo­nes. Una evi­den­te y pre­vi­si­ble; la otra sor­pren­den­te e ines­pe­ra­da.

El desempleo y su con­cen­tra­ción en per­so­nas de sa­la­rios ba­jos ex­pli­ca par­te de la caí­da de in­gre­sos de los ho­ga­res po­bres, tan­to de los po­bres sin in­gre­sos co­mo de los po­bres con em­pleos de ba­jos sa­la­rios. Es­te efec­to de la re­ce­sión es al­go pre­vi­si­ble.

Lo que no era es el efec­to per­ver­so de la desigualdad. El mun­do al re­vés, se re­dis­tri­bu­ye mas ha­cia arri­ba que hacia abajo con las actuales políticas económicas del gobierno de Peña Nieto.

¿Po­drá la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca re­du­cir es­ta po­bre­za y cu­rar la he­ri­da so­cial? No. La re­cu­pe­ra­ción por si so­la no sa­ca­rá a los pobres ­de su actual estado. La evi­den­cia la te­ne­mos en lo ocu­rri­do en la sa­li­da a las cri­sis de los ochen­ta y no­ven­ta.

Es­ta cri­sis so­cial no es só­lo un pro­ble­ma pa­ra los afec­ta­dos. Lo es pa­ra la sos­te­ni­bi­li­dad de la pro­pia re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca en nuestro país. La in­ves­ti­ga­ción eco­nó­mi­ca re­cien­te, en­tre ella la del FMI, mues­tra que la de­sigual­dad y la po­bre­za per­ju­di­can el cre­ci­mien­to, al ha­cer­lo más vo­lá­til y de me­nor ca­li­dad.

Vol­va­mos a la pre­gun­ta ini­cial, ¿có­mo uti­li­zar los in­gre­sos fis­ca­les en la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca? La prio­ri­dad ab­so­lu­ta de­be­ría ser ayu­dar a es­tos gru­pos más des­fa­vo­re­ci­dos. Es una cues­tión mo­ral pa­ra una so­cie­dad de­cen­te; pe­ro es tam­bién una cues­tión de bue­na eco­no­mía.

Pa­ra lo­grar­lo pienso sinceramente que la me­jor op­ción no es la re­ba­ja de im­pues­tos. Los gru­pos de ba­jos in­gre­sos se be­ne­fi­cian po­co. Hay for­mu­las más efi­ca­ces pa­ra lo­grar­lo. Al­gu­nas han co­men­za­do a ser dis­cu­ti­das en nues­tro país.

Ha­brá oca­sio­nes en un futuro pa­ra co­men­tar­las.

Pe­ro, hoy por hoy, lo más ur­gen­te es to­mar con­cien­cia del pro­ble­ma. De mo­men­to la po­bre­za de ni­ños y jó­ve­nes es una en­fer­me­dad ocul­ta, asin­to­má­ti­ca.

Pa­ra cu­rar­la, lo pri­me­ro es ha­cer­la vi­si­ble.

Twitter @TiempoGro

Reportan 30 desaparecidos en Chilapa

image

Guerrero.- Habitantes de Chilapa denunciaron ante representantes de la Comisión Estatal de Derechos Humanos la desaparición de al menos 30 personas durante la incursión de seis días de presuntos policías comunitarios.

Un grupo de 300 hombres armados ingresó al municipio de Chilapa en días pasados y se retiró advirtiendo que regresarían el próximo viernes en caso de que elementos del Ejército mexicano no detenga a las cabecillas de “Los Rojos”.

Los habitantes de la ciudad guerrerense desconocen cuanto tiempo durará la tranquilidad. Este lunes las escuelas de educación básica reanudaron actividades con estricta vigilancia de elementos del Ejército y de la Policía Estatal. También hay presencia de la Gendarmería Nacional.

“Aquí hubo levantones, amenazas e intimidaciones por parte de ese grupo de hombres armados y nadie hizo nada por detenerlos, ni siquiera ustedes”, grito en el zócalo un familiar de un presunto desaparecido a Fernando Ramírez, visitador general de la Comisión de Derechos Humanos de Guerrero.

Por su parte, el alcalde priista Francisco Javier García González ya se encuentra en Chilapa pero no despacha desde el palacio del Ayuntamiento. Sino desde su casa, donde está resguardado por patrullas de la Policía Estatal.

Why life in Acapulco is far from sunny-side up

Reuters

David Agren explains how Acapulco’s dysfunctions have become a metaphor for Mexico’s struggles

The annual Tianguis Turístico trade show was once the social event of the year in Acapulco—“a mini Mardi Gras,” quipped one long-time participant—that seemed to be as much about boozing and schmoozing as business and brokering deals. A showcase of Mexico’s tourism industry dating back to the ’70s, it showed off the best of Acapulco: its picture-perfect bay, beaches with bath-warm water and a nightlife pulsing into the wee hours.

But in 2012, the federal government started moving the exhibition to new locations around the country, apparently a result of Acapulco’s fading appeal to foreigners. Once the granddaddy of Mexican destinations, Acapulco has struggled with security problems and scandalous headlines in recent years—from revelations that 60 bodies were abandoned in a crematorium to schools closing after extortionists demanded part of teachers’ paycheques. A 2012 report (blasted as inaccurate by locals) branded Acapulco the most dangerous city in Mexico—with a homicide rate of 142 killings per 100,000 residents, six times the national number, according to the Citizen Council for Public Safety and Criminal Justice think tank. Troubles in outlying areas have also ruined Acapulco’s reputation. The state of Guerrero, known as El México bronco (the Untamed Mexico), is still roiling from the kidnapping and killing of 43 teacher trainees in September 2013.

Acapulco’s dysfunctions have, for some, become a metaphor for Mexico’s struggles with inequality, insecurity and corruption. The latter was highlighted in 2013, when hurricane Manuel soaked tourist developments and working-class communities that had been built on wetlands 20 years earlier with improperly issued permits. “Acapulco is the synthesis of the national tragedy,” says Abel Barrera, director of the Tlachinollan Mountain Human Rights Center. “For a few, it’s paradise. For the majority, it’s hell.”

Earlier this year, in an attempt to revive the port city, the Tianguis Turístico returned to Acapulco. It was a somewhat staid affair, with more private events sponsored by state tourism commissions and less clubbing and partying than in past years. Still, organizers hailed it as a success and a signal of better times ahead for Acapulco.

There are, after all, some encouraging signs. The homicide rate in Acapulco last year dropped 40 per cent, according to consultancy Lantia Consultores. Long-neglected projects, such as fixing the waterworks, are finally under way. Even the president’s family is vacationing again in Acapulco, while ex-president Felipe Calderón was in town over New Year’s. Mexican tourists stormed the city for the Holy Week holidays, soaking up the sun as soldiers and federal police patrolled the tourist strip in pickups with gun turrets.

“If it were the Acapulco the rest of the world knows, the president wouldn’t come here,” says Erick de Santiago, owner of the Playita Santa Lucia Beach Club—a hangout for the cast of the MTV Latin America show Acapulco Shore—and founder of a campaign, Habla bien de ACA, or, “Speak well of here” (ACA is also short for Acapulco). “This negative situation we’ve been in doesn’t last forever,” de Santiago says.

Still, returning Acapulco to its former glory seems a near-impossible task. Even during the Tianguis Turístico in March, renegade members of a combative teachers’ union, carrying clubs and placards with faces of the 43 murdered students, crashed the event. Rows of riot police impeded their path, just as they did during a pro tennis tournament in February, when teachers tried to close the airport and a riot ensued. Classmates of the missing students and members of the teachers’ union have blockaded the Mexico City-Acapulco highway on long weekends, leaving vacationers stranded for hours at a time.

Locals express frustration, especially with the spillover of troubles from Guerrero (a day’s drive from Acapulco), where organized crime and the cartels are infiltrating the municipal governments. “What happened in Iguala”—the site of the students’ disappearance, allegedly at the hands of crooked cops, acting in cahoots with a cartel—“was a tragedy, and we get the butt of it,” says Robyn Sydney, an Acapulco resident and well-known environmentalist. “We’ve had such terrible press,” says Ron Lavender, a realtor with 60 years experience in Acapulco, where property prices are running “60 to 80 per cent” of what they were five years ago.

Critics contend Acapulco authored its own collapse through corruption, poor urban planning and bad politics. Mayors have routinely used their offices as springboards to other political positions and pursued short-term projects. “It’s rare that a municipality has had such a long sequence of dismal rulers,” wrote commentator Leonardo Curzio in the newspaper El Universal.

ACAPULCO-tw

“All products, including touristic ones, have a life cycle,” says former mayor and ex-Guerrero governor Zeferino Torreblanca. “Acapulco has turned into a big city with a beach. What comes with that? All the big-city problems.”

While Acapulco put Mexican tourism on the map, attracting everyone from John Wayne and Johnny Weissmuller to John. F. Kennedy and Bill Clinton (who both honeymooned here), nowadays, the cruise ships seldom call and just two scheduled international flights arrive daily. Some snowbirds from Quebec still winter in Acapulco. One cluster plays pétanque in their trailer park and watches hockey via satellite. “It’s safe,” insists Antoine Compan, a retired autobody-repair worker from Mercier, Que. But convincing other snowbirds to try Acapulco can be a tough sell. “We went to do publicity [in Montreal] and they treated us like crazy people,” says Compan, who organizes RV convoys to Acapulco.

If nothing else, an element of nostalgia still adds to the city’s appeal, especially for Mexicans. “Everyone loves Acapulco because as youngsters, they had their first experiences here,” says Antonio Palazuelos, a local lawyer and member of a prominent Acapulco family. “The first place people got laid, got drunk, got stoned, it was in Acapulco. It’s been going on for three generations.” Long-time residents recall a star-kissed pueblo far from the madness of the 747,000-person metropolis it’s mushroomed into. They also like to name-drop. “In the zócalo [town square], you would see all the movie stars,” Sydney says. She moved to Acapulco in 1967 and ran a dive shop with her husband across from the Hotel Boca Chica—featured in Elvis Presley’s film Fun in Acapulco. She recalls attending a matinee showing of Rosemary’s Baby and sitting a few rows behind Roman Polanski. “I was sitting on the aisle and there walking by was Sharon Tate,” she says.

“If you had a past like ours, you would be living in the past, too,” says Anna Archdale, an ex-model and Palazuelos’s wife. “Unfortunately, she adds, “what happened to Acapulco is it became a city, an ugly city.”

Crime became Acapulco’s calling card, with cartels battling to deal drugs in the city and to smuggle in shipments along Guerrero’s thinly guarded coastline. It was an attractive destination, easy to fit in, and the cops were corruptible. When the Beltrán Leyva cartel was dismantled, smaller groups took over and continued fighting for territories. “There’s total impunity,” Archdale says. “Everyone has a get-out-of-jail-free card.”

Catholic churches in Acapulco fly white peace flags, as the local archdiocese has prioritized providing attention to victims of violence. It’s even training teenagers to intervene in cases of youth at risk of becoming cartel thugs. One priest, Father Jesús Mendoza, started tracking the numbers of victims of kidnapping, disappearances and murders at his parish in the La Laja neighbourhood. “It’s in the hundreds,” he says.

Officials insist that tourist areas—such the Costera, the strip lined with hotels circling the bay—are kept safe. “It’s protected,” says crime reporter Francisco Robles, while watching, not far from the Costera, the federal police inspect an abandoned vehicle suspected of containing the remains of a person whose head was left as a warning in another part of the city.

“Crimes against tourists aren’t common,” says Luis Monroy, principal of a junior high school in the rowdy Ciudad Renacimiento neighbourhood. But residents of rough neighbourhoods high above the bay say police patrols only happen occasionally. “The outskirts of the city are extremely insecure,” Monroy says.

Boosters insist their city’s glory days aren’t gone for good. The federal government is once against promoting it internationally. Talk in town is for more developments to be built south of the city, where the worst of the floods hit (reflecting the old Acapulco ethos of build, build, build). “Acapulco is stuck in the ’70s,” says Archdale, who suggests the city start selling its vintage appeal. “The only way to go here is to go retro.”

Source: http://www.macleans.ca/politics/worldpolitics/why-life-acapulco-is-far-from-sunny-side-up/

Coeda: En #Acapulco no se generan empleos. Está entre los 10 municipios de #México con mayor número de pobres.

Acapulco está entre los 10 municipios de México con mayor número de pobres
Acapulco está entre los 10 municipios de México con mayor número de pobres.

El presidente del Consejo Empresarial de Acapulco (Coeda), Carlos Alberto Saavedra, reclamó que en el puerto no se generan empleos.

“Desde haces años no estamos creciendo en el plan de desarrollo económico de una manera paralela al número de universitarios que están saliendo de las universidades”.

Sostuvo que lo que viene es “una situación difícil”, que debe abordarse de manera conjunta entre autoridades y ciudadanos.

“Están saliendo más de 3 mil jóvenes de las universidades cada año, pero no estamos creciendo de la misma manera. Nuestro salario promedio es de 4 mil 500 pesos a 6 mil pesos, no más. Estamos en un estancamiento económico todas las empresas”, expresó.

Dijo que ante esta situación se plantea que los universitarios creen empresas, insumos o servicios que vengan a bajar los costos hoy de las empresas que estamos en Acapulco para poder ayudarlos.

Dijo que en Acapulco hay crisis, sí, pero también hay un área de oportunidad. “Acapulco es virgen en el tema de desarrollo económico, hay que trabajar en un desarrollo sustentable y que los jóvenes generen servicios nuevos para estas compañías, generan producto de consumo y mano de obra.” señaló.

Fuente: La Jornada.

Hay 255 casos del peligroso virus Chikungunya en la entidad, 80% en Acapulco.

reportan 2600 casos-680X330
Guerrero ocupa el primer lugar en la peligrosa enfermedad

Chilpancingo, Gro.- El secretario de Salud estatal, Edmundo Escobar Habeica, informó que hay 255 casos del virus de Chikungunya en la entidad, 80% de éstos ubicados en las zonas de la periferia de Acapulco.

Sin embargo, a la fecha, dijo, van alrededor de 2 mil 600 casos sospechosos de la enfermedad cuyos pacientes están en observación por parte de la Secretaría de Salud.

Entrevistado al respecto, dijo que a pesar de que a nivel nacional Guerrero ocupa el primer lugar en la enfermedad originada en África, causada por un virus transmitido por mosquitos, “no es una situación grave, hemos tenido otras epidemias, ésta le puedo asegurar, no es grave, la fiebre no es mortal”.

Los primeros casos de la enfermedad se reportaron en el municipio de Juchitán en la Costa Chica de Guerrero, en los límites con Oaxaca, dijo, en diciembre. La enfermedad no se manifiesta en los primeros días, hay pacientes que la desarrollan hasta cinco días después de que les picó el mosquito transmisor, dijo, por ello la necesidad de informar con precisión si el paciente dio positivo del virus.

Detalló que aunque hay 2 mil 600 casos sospechosos de Chikungunya, la Secretaría de Salud de Guerrero tiene que canalizar las muestras al Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (INDRE) y hasta que les confirmen el número de casos podrán informar de un aumento de éstos.

Hay campañas intensivas de descacharrización, porque al igual que el mosco del dengue, cuya enfermedad se ha presentado en 614 casos, el de Chikungunya se reproduce en ollas y cubetas con líquido almacenado, donde se reproduce el mosquito.

En la temporada vacacional de Semana Santa, admitió, la dependencia redobló esfuerzos en limpiar, sobre todo, el área costera “porque el turismo es muy importante en la economía de Guerrero”.

De acuerdo con un desglose del sector salud estatal, en el municipio de Zihuatanejo se registran más de diez casos, en San Marcos nueve y en Juchitán ocho, mientras que en las 35 colonias de Acapulco se tienen al menos 213 casos.