Archivo de la etiqueta: Peña Nieto

Un Peña Nieto muy devaluado, inaugura la 80 convención bancaria en #Acapulco 

3 Tres tristes tigres 3

Bajo el lema Dilema global: liberalismo vs populismo, esta noche será inaugurada la 80 Convención Bancaria en el puerto de Acapulco -principal sede de este encuentro desde hace 69 años- con la presencia del presidente, Enrique Peña Nieto, quien llega en su peor momento de popularidad y aceptación de su gobierno. 

Durante los tres días de trabajos, que culminan el viernes,  los “banqueros” analizaran la coyuntura en que se desarrolla actualmente la banca en México.

Por otro lado, el Presidente hará entrega de una nueva red de agua potable para Chilpancingo e inaugurará la carretera Feliciano-Zihuatanejo junto al gobernador Hector Astudillo.

Twitter @TiempoGro

Gasolina y mentiras presupuestales del presidente

Por: Leonardo Núñez González (@leonugo)


Después de una oleada de protestas, violencia y de indignación nacional por el inicio del proceso para liberalizar el precio de los combustibles, el presidente Enrique Peña regresó de sus vacaciones golfísticas para explicar esta medida. Haciendo uso de varios datos, su lógica fue contundente: “mantener un precio artificial de la gasolina en 2017, como el que teníamos en diciembre, habría significado un gasto adicional de más de 200 mil millones de pesos”. Para pagar esta cantidad, habríamos tenido que, explicó, “paralizar por cuatro meses todos los servicios del Seguro Social” o “suspender tres años el Seguro Popular”. Ante la certeza de que “los datos duros hablan por sí mismos”, el presidente nos lanzó una pregunta: “¿qué hubieran hecho ustedes?”.

Puestas así las cosas, pareciera que lo más sensato, aunque doloroso, era hacer el ajuste en el precio de los combustibles. Además, el presidente nos dio otro dato: el gobierno ya había comenzado a apretarse el cinturón porque “lo primero que hicimos antes de tomar esta medida fue recortar el gasto del propio gobierno de la República en casi 190 mil millones de pesos”. Cuando escuché esa parte del mensaje, simplemente perdí el control y enfurecí. ¿Por qué? Porque el presidente miente.

Antes de explicar con cifras e investigación académica el porqué de mi afirmación, debo hacer un paréntesis: entiendo que subsidiar a los combustibles con los impuestos de todos es un gasto absolutamente regresivo, es decir, beneficia más a los más ricos; igualmente, sé que lo opuesto al subsidio, y que es la situación que vivimos desde 2014, es que el gobierno no gasta, sino que obtiene ingresos de la venta de combustibles, lo que lo hace un impuesto progresivo en el que los más pobres se ven menos afectados. 

Pero, como ayer escribiera Carlos Elizondo en su columna, incrementar la presión fiscal sobre los mexicanos sin antes haber hecho un ejercicio profundo de recorte del gasto público es políticamente explosivo y, dados los casos de corrupción impune, hasta parece una provocación. Hecha esta anotación, los datos que presento a continuación no pretenden ser un argumento en favor del subsidio a los combustibles, sino en contra del uso inadecuado de los recursos públicos y de los falsos argumentos que sostiene el Ejecutivo cuando se trata de las finanzas públicas.
Comenzaré con la última cifra: el presidente señala que el gobierno ha reducido su gasto en casi 190 mil millones de pesos, por lo que el ajuste se hizo en casa antes de acudir al bolsillo de los ciudadanos. 

Cuando revisamos la Cuenta Pública, que es el documento en el que el gobierno muestra cuánto gastó en realidad a diferencia de lo que planeaba en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), vemos que en 2015 el gobierno federal no ejerció los 4.694 billones de pesos presupuestados, sino que gastó 4.917 billones de pesos. Es decir, gastó 222 mil 570 millones de pesos más de los que originalmente la Cámara de Diputados le había asignado. Hay que recordar que en 2015 el hoy secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, nos dijo que habría un recorte por 124 mil millones de pesos. El recorte no sólo fue inexistente, sino que el gasto fue superior en una cantidad aún mayor a los 200 mil millones que el presidente señaló que costaría mantener el precio subsidiado de la gasolina.

La cifra total del gasto real del gobierno en 2016 no la conoceremos, desafortunadamente, sino hasta el 30 de abril, cuando se presente la siguiente Cuenta Pública. Sin embargo, que el gobierno gaste más de lo presupuestado no es una anomalía, sino una constante. Este es uno de los señalamientos que he repetido casi hasta el cansancio desde hace unos meses, cuando publiqué el trabajo “Presupuesto de Egresos ficticio: el gasto real del gobierno en la Cuenta Pública” (disponible aquí). De hecho, si se suma lo que el gobierno federal ha gastado de manera adicional a lo presupuestado entre 2000 y 2015 en pesos constantes de este año, el resultado es que ha habido 3.37 billones de pesos de gasto adicional. Para ponerlo en perspectiva, esto equivale a más de 18 puntos del PIB. 

Una cifra simplemente monstruosa.
A pesar de no conocer el gasto total en 2016, podemos darnos una idea de cómo será el gasto real de 2016 revisando el último informe trimestral que Hacienda envío a la Cámara de Diputados: hasta septiembre, el gasto neto del gobierno debería haber sido, de acuerdo al PEF, de 3.54 billones de pesos. En la realidad, ya se habían gastado 3.76 billones. Es decir, había una diferencia de 220 mil 262 millones de pesos, una cifra incluso superior a la reportada en la última Cuenta Pública. El cacareado “recorte” anunciado por el presidente es inexistente. En unos meses tendremos los números exactos para recordárselo, pero el hecho es innegable.

Concluido ese punto, regreso a la pregunta del presidente: ¿qué hubiéramos hecho nosotros? Cuando nos señala que el tamaño del gasto necesario para mantener el subsidio hubiera implicado eliminar el Seguro Popular o quedarnos sin servicios de salud, nos enfrenta a un dilema que parece ser “o se subsidia la gasolina o hubiéramos cerrado los hospitales”, como si el presupuesto de ninguna otra área hubiera sido susceptible de ser reasignado.
Sin embargo, cuando revisamos una vez más la Cuenta Pública, veremos algunos fenómenos interesantes, como que hay rubros de gasto que incrementan de manera drástica sin que por eso tengamos que cancelar Prospera. Por ejemplo, en 2015 el gasto presupuestado en comunicación social y publicidad para todo el gobierno federal era de 2 mil 695 millones de pesos, pero en la realidad se gastaron 7 mil 618 millones, es decir, casi se triplicó el gasto. Otro rubro con una diferencia porcentual similar, aunque más dramático en términos absolutos, es el de transferencias a fideicomisos (una de las áreas más opacas del gasto público), que pasó de 36 mil millones presupuestados a 109 mil millones gastados en la realidad, un incremento de 72 mil millones de pesos. El presupuesto se redirecciona día con día a rubros muy diferentes a los originalmente aprobados por los diputados y, en muchos casos, las explicaciones detrás de estos movimientos son extremadamente opacas.

Por lo tanto, lo que un gobierno sensible y realmente preocupado por las finanzas públicas debería haber hecho sería disminuir su gasto de verdad, modificar los procesos de redireccionamiento del presupuesto que hacen que el erario termine en rubros tan ociosos como la publicidad y no engañar a la población con falsos argumentos de necesidad fiscal. Después de haber hecho todo esto, aún se hubiera requerido eliminar el subsidio a la gasolina, pero se podría haber hecho de una manera menos drástica o, idealmente, no tendríamos motivos para protestar porque sabríamos que el gobierno realmente habría mejorado la calidad de su gasto apretándose el cinturón y, entonces, tendría la legitimidad para pedirnos acompañarlo en su esfuerzo. Pero, como nos recordó el presidente, los datos duros hablan por sí mismos: ante un gobierno que gasta cuanto y como quiere y una clase política que prefiere darse bonos navideños millonarios a preocuparse por las finanzas públicas, el aumento en el precio de la gasolina y los falsos argumentos que presenta el presidente hieren y enfurecen a la ciudadanía.

* Leonardo Núñez González, es politólogo, internacionalista y maestro en Administración y Políticas Públicas por el CIDE.

 

Cienfuegos: “Lucharemos apegados a la ley, con respeto a los derechos”

image

Esta muy claro que el Presidente Peña Nieto no puede viajar al Estado de Guerrero sin el Secretario de la Defensa Nacional (Sedena), Salvador Cienfuegos Zepeda, quien en una ceremonia en donde su precencia sobraba, aseguró que en Guerrero nadie puede compararse con la fortaleza de las instituciones, y que quien ha enfrentado al Estado termina siempre rindiendo cuentas.

“La historia nos ha demostrado que todo aquel que ha intentado enfrentar al Estado de derecho termina rindiendo cuentas ante las instancias legales, ese será el destino de los que hoy afectan a mujeres y hombres de esta entidad”, aseguró durante el evento de Reforzamiento del Sistema Nacional de Comedores Comunitarios, en el poblado de Tres Palos, Acapulco.

De igual manera, Cienfuegos Zepeda habló sobre la ola de violencia que azota a la región, al señalar que “la lucha en contra del hambre no es el único desafío”, ya que la entidad “se ha visto afectada también por grupos delincuenciales que perturban la tranquilidad de su población”.

“Siempre apegados a la ley, con respeto a los derechos fundamentales de las personas” se cumplirán las misiones que les fueron encomendadas al ejército, recalcó el general Cienfuegos al referirse a la presencia de las fuerzas armadas en las comunidades guerrerenses.

Otro que tampoco venía al caso en la ceremonia, fue el secretario de la Marina, Vidal Francisco Soberón Sanz, que dijo en el evento que  “combatir la pobreza extrema, el hambre y la desigualdad es un asunto de justicia social y por tanto, un asunto de Estado, un compromiso y un deber que las instituciones responsables de los diferentes sectores sociales debemos de cumplir sin reserva”.

Vidal Francisco explicó que en Guerrero, Michoacán, Baja California, Veracruz, Quintana Roo, Baja California Sur, Chiapas y Sonora, 3 mil 861 efectivos de la Secretaría de Marina han capacitado a casi 12 mil cocineras y cocineros voluntarios, que ahora son parte del nuevo programa de Comedores Comunitarios impulsado por el gobierno federal.

Que grave error ha cometido el Gobierno mexicano desde los tiempos de Felipe Calderón al sacar al Ejército y a la Marina a las calles,  a ver ahora quien los regresa a sus cuarteles a estos hombres que están hambrientos de protagonizmo.

#Acapulco Espera CETEG a Peña Nieto con bloqueos y protestas

image

Maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación (CETEG) ya protestan en la comunidad de San Isidro Gallinero, próximo al lugar en donde arribará el presidente Enrique Peña Nieto, para inaugurar tres comedores comunitarios en el poblado de Tres Palos.

Los maestros decidieron apostarse y cerrar la carretera federal, justo en el entronque del poblado de San Isidro Gallinero.

Los integrantes de la CETEG son respaldados por maestros del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG) y Sutcobach.

image

EPN por 3 palos en Acapulco

image
No me sueltes Héctor por si se me vienen tus paisanos.

Por El Marqués de Puerto Marqués.

Ahora que EPN anda en una gira desesperada por toda la República para mejorar su imagen ante la opinión pública, nuevamente su agenda lo llevará al Estado de Guerrero, el coco de su Gobierno.

Es por eso que el fin de semana se reunieron el Secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade Kuribreña, y el buenazo de nuestro “gober” Héctor Astudillo Flores, quien emocionado y yo diria que hasta envalentonado afirmó “estamos listos para recibir al Presidente Enrique Peña Nieto”, quien hoy inaugurará algunos comedores comunitarios en la comunidad de Tres Palos de este municipio.

Aprovechando su viaje tambien firmará diversos convenios como parte de la Estrategia Nacional de Inclusión que supuestamente ha beneficiado a 2 millones de guerrerenses directamente y con la que dicen han destinado 12 mil millones de pesos para infraestructura y programas sociales.

La pregunta es ¿Donde están esos dos millones de beneficiados? Porque no los vemos ni los sentimos.

Meade Kuribreña puntualizó que de 2012 a 2014, casi 243 mil guerrerenses abandonaron la condición de pobreza extrema y se dieron avances relevantes en accesos a servicios de salud como calidad de espacios de la vivienda e incluso en acceso a servicios básicos de la vivienda.

Lo cual es totalmente falso ya que la pobreza extrema no solo no ha disminuido, si no que ha aumentado en todo el estado de Guerrero.

Por su parte, el buenazo del gober Héctor Astudillo Flores, que estaba feliz por su ostentoso aniversario de bodas y por su regalote que le llegó de los pinos dijo:

“Guerrero por primera ocasión (sic) recibe del Gobierno Federal las facilidades para que el Gobierno Estatal, realmente camine”, aseguró Astudillo.

Sin duda esta declaración resulta desvergonzada por parte del gobernador, porque si hay un Estado que ha dependido por décadas de la Federación en más de un 90% y que ha recibido miles y miles de millones de pesos para que camine ha sido Guerrero. Otra cosa es que la corrupción de los Priistas y de los Perredistas haya arrasado con todo a su paso dejandonos un Estado en coma.

También se dijo en esta reunion previa a la visita del Presidente que 225 mil adultos mayores cuentan con una pensión económica y más de mil 790 tiendas de Liconsa dan servicio a sectores con mayor vulnerabilidad.

El Presidente Enrique Peña Nieto ha visitado Acapulco ya en tres ocasiones en lo que va de la administración estatal.

Mi resumen: Puras habas y como siempre Tiempo al Tiempo de Guerrero.

Twitter @TiempoGro

¿Continúa el Mal Humor? MÉXICO HUYE DE LA VERDAD: NYT

image

El diario The New York Times publicó un editorial en su edición impresa titulado ‘México huye de la verdad’. El gobierno mexicano no quiere reformar el sistema judicial, escribió el periódico estadounidense, en el cual también afirma que el sistema judicial mexicano “es corrupto y generalmente brutal”.

En su texto, el diario hace un contraste entre las investigaciones de la PGR y la de los expertos del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI). Afirma que el gobierno en lugar de reconocer los descubrimientos del GIEI, se confrontó con los expertos porque no ajustaron sus teorías a las del aparato gubernamental.

The New York Times afirma que el informe de los expertos es una acusación directa al gobierno federal. El comportamiento de las autoridades federal sugiere que algún papel jugaron en el caso y que quieren cubrir sus huellas, señala el rotativo.

El informe del GIEI, recalca el NYT en la editorial, asegura que el gobierno federal torturó a los detenidos del caso Ayotzinapa.

El editorial recuerda que el presidente Enrique Peña Nieto viajó a Guerrero en diciembre de 2014, donde pocos meses atrás habían desaparecido los 43 normalistas, para pedir que México superara esta fase y siguiera adelante.

Peña Nieto, dice el editorial del NYT, tendría que haberse engañado al pensar que podría dar la vuelta a una atrocidad contra los derechos humanos que enfureció a la nación, cuando el gobierno no tenía respuestas sobre quién cometió el crimen ni por qué.

Añade que semanas antes de esto, y respondiendo a protestas masivas y condenas internacionales, Peña Nieto había acordado permitir el ingreso del GIEI, pero, después de que éste presentó su primer informe, en lugar de reconocer el significado de esas conclusiones, el gobierno mexicano obstruyó las solicitudes de información y de acceso a testigos claves, señala elNYT.

Más aún, cuando aparecieron notas periodísticas descalificando a dos de las integrantes del GIEI, se interpretó que eran parte de una campaña realizada con la bendición del gobierno, indica el editorial del medio estadounidense.

El editorial del NYT concluye que la decisión del gobierno de no extender la permanencia del GIEI, a pesar de la petición de los familiares de las víctimas, muestra la falta de voluntad política y la “insensibilidad con los ciudadanos”

Fuente NY TIMES Español.

Con Peña Nieto persisten la corrupción y las violaciones a derechos humanos: EU

A solo un día después de que el presidente Enrique Peña Nieto aseverara durante su visita a Alemania que “México es un país que protege la defensa de los derechos humanos”, el gobierno de Estados Unidos publicó ayer un informe que cuestiona lo dicho por el mandatario.

Se trata del informe anual Country Reports on Human Rights Practices for 2015, en el que el Departamento de Estado de la administración Obama evidencia que a tres años de gobierno de Peña Nieto las violaciones a derechos humanos, así como la corrupción y la impunidad, continúan siendo una constante en el país.

En el informe, que incluye 34 páginas dedicadas a México, el gobierno estadounidense expone que “persisten” problemas en materia de derechos humanos, como la participación de militares en “abusos graves” como homicidios, tortura y desapariciones forzadas de ciudadanos; los asesinatos de periodistas; los secuestros y agresiones a migrantes; la impunidad; la colusión de funcionarios con el crimen organizado; así como la violencia contra las mujeres.

“La impunidad de los abusos contra los derechos humanos sigue siendo un problema en todo el país, con tasas extremadamente bajas de delitos procesados”, refiere el informe.

“Agentes del gobierno mexicano cometieron homicidios con impunidad”

“Hay numerosos informes de que el Gobierno mexicano o sus agentes cometieron homicidios ilegítimos o arbitrarios, a menudo con impunidad”, señala el Departamento de Estado en su análisis, en el que también expone que grupos del crimen organizado estuvieron implicados en numerosos homicidios en el país “actuando con impunidad y en ocasiones en contubernio con autoridades locales corruptas y con funcionarios de seguridad”.

“Hay numerosos informes de desapariciones forzadas por parte de fuerzas de seguridad del Estado”

En cuanto a las desapariciones forzadas, el informe refiere que en 2015 también “hubo numerosos informes de desapariciones forzadas por parte de las fuerzas de seguridad, así como numerosos casos de desapariciones relacionados con el crimen organizado”.

“El secuestro continúa siendo un problema grave”

En lo referente al secuestro, el gobierno estadounidense advirtió que esta práctica “sigue siendo un problema grave para las personas de todos los niveles socieconómicos”.

“Además, hay informes creíbles sobre la participación de la policía en secuestros, a menudo a nivel estatal y local”, añade el análisis, en el que también se apunta que, de acuerdo con el INEGI, el 94% de los secuestros en el país no se denuncian y no se investigan.

“Funcionarios del gobierno emplean la tortura para obtener confesiones”

Otro aspecto que destaca el documento elaborado por el Departamento de Estado es que, a pesar de que la Ley mexicana prohíbe la tortura, así como obtener confesiones mediante agresiones físicas o psicológicas para ser utilizadas ante un tribunal, “existen informes de que funcionarios de gobierno sí emplean la tortura”.

En este sentido, el informe apunta que hasta el 31 de octubre del año pasado la CNDH recibió 587 quejas de “trato inhumano o degradante” por parte de funcionarios y 49 denuncias de tortura.

“El gobierno no hace cumplir la ley para castigar actos de corrupción”

En el apartado que analiza la corrupción en el país, el Departamento de Estado apunta que aunque la ley mexicana establece fuertes sanciones por actos de corrupción de funcionarios, “el gobierno (mexicano) no hace cumplir la ley con eficacia”, ya que en 2015 “hubo numerosos informes de corrupción”.

Al respecto, el documento señala que en México la corrupción va “desde el nivel más básico”, en el que se pagan sobornos a funcionarios “por servicios de rutina” o ‘mordidas’ a agentes de policía, hasta formas más sofisticadas de corrupción como favorecer a determinados funcionarios con contratos o con fiestas.

Violencia y acoso contra periodistas

Sobre el ejercicio del periodismo en México, el Departamento de Estado señala que en 2015 los periodistas “fueron objeto de ataques físicos, así como de acoso e intimidación por su labor”.

“Los autores de la violencia contra periodistas en México siguen actuando con impunidad. Hay pocos informes de éxito sobre investigaciones, arrestos o enjuiciamientos de sospechosos”, remarca el documento, en el que se añade que aunque se cree que detrás de estos ataques está el crimen organizado, algunas organizaciones civiles como Artículo 19 documentó casos en los que las autoridades gubernamentales “participaron y toleraron” las agresiones.

Animal Polítco

Peña y el discurso fallido

Un Teatro de mal gusto.

Por Néstor Ojeda.

Después de escuchar al Presidente sostener que la ciudad de Iguala “no puede quedar marcada” por la tragedia de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa se hacen evidentes los escandalosos niveles de aislamiento, miopía y ausencia de autocrítica de los encargados de los discursos en Los Pinos y obviamente de sus jefes, Peña Nieto incluido.

Los “trágicos acontecimientos” del 26 de septiembre de 2014, tal y como los aludió Enrique Peña Nieto en la conmemoración del Día de la Bandera atrincherado en el cuartel militar de Iguala, no solo marcaron a esa localidad, sino a todo México: la huella de los desaparecidos de Ayotzinapa esa madrugada puede llegar a ser —según especialistas y analistas de todos signos— tan relevante en la definición del futuro del país como las matanzas de estudiantes del 2 de octubre de 1968 y del Jueves de Corpus de 1971, el temblor de 1985 en la Ciudad de México o la controvertida elección de 1988.

Aunque el Presidente desee lo contrario, Iguala quedará marcada para siempre por esa tragedia y no será más recordada únicamente como el lugar donde se firmó el plan que hizo nacer al Ejército Trigarante y con ello dar paso al fin de la Guerra de Independencia; resulta que por la desaparición de los 43 normalistas cobran hoy Iguala y su historia reciente una relevancia mayor al abrir paso a un gran debate sobre el estado de cosas que se vive en México.

Ayotzinapa e Iguala son nombres que representan hoy ejemplos de un país donde policías y criminales se coluden y operan en una idea de impunidad tal que son capaces de cometer aberrantes violaciones a los derechos humanos y ante las cuales —por desgracia— la administración federal y los gobiernos estatales asumieron una actitud tan acrítica y refractaria que perdieron la oportunidad de aprender la lección, tal y como acusara recientemente Luis Raúl González Pérez, titular de la CNDH, al referirse a la repetición de este fenómeno criminal en Tierra Blanca, Veracruz, con su saldo de cinco jóvenes desaparecidos.

La noche de Iguala exhibió en forma brutal, una vez más, ante los ojos de los mexicanos y del mundo la corrupción, la complicidad y la impunidad que hacen posibles los niveles de crimen y violencia que se dan en algunas regiones de México, y es por eso (más allá de la agenda interesada de los grupos que usan la desaparición de los 43 como ariete político) una mancha en la vida pública que no se podrá borrar por más que así lo pretenda el fallido discurso presidencial.

Más que intentar convocar al olvido, desde Los Pinos debería comenzar a construirse un discurso propositivo, autocrítico e incluyente que permita ir reduciendo los niveles de polarización y confrontación que hoy marcan el debate público y que azuzan y aprovechan grupos sin convicción democrática que pretenden así encabezar a sectores sociales justamente indignados con tragedias como la de Iguala y los 43 de Ayotzinapa.

Publicado en Milenio.