Archivo de la etiqueta: Narcotrafico

Acapulco, tiene el peor mercado laboral del país

Fomentamos en Guerrero el empleo y la autosuficiencia económica: Astudillo.

Las zonas metropolitanas de las ciudades de Acapulco, Guerrero, y Tlaxcala, Tlaxcala son los territorios que presentan la mayor merma laboral en el país.

No obstante, el proceso de descentralización de las dependencias federales que pretende el próximo gobierno federal, encabezado por Andrés Manuel López Obrador (AMLO), podría beneficiar a las urbes que registren bajos indicadores de trabajo.

La administración de AMLO contempla llevarse la Secretaría de Salud a Acapulco y la recién creada Secretaría de Cultura a Tlaxcala.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), al segundo trimestre del 2018, estas ciudades registraron los mayores niveles de informalidad, condiciones críticas, así como bajos ingresos y escaso acceso a instituciones de salud.

Especialistas coincidieron en que será positivo llevarse las dependencias federales a otros estados, fortaleciendo las economías estatales y mejorando el mercado laboral.

Eufemia Basilio Morales, investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señaló que puede ser muy favorable este proceso de descentralización, “habría comunicación con otras instancias y dependencias, existiría una vigilancia más certera y la oferta laboral aumentaría porque ya no solamente se dependerá de una actividad económica”.

El podio con la Tasa de Informalidad Laboral 1 (TIL1) más elevada en el periodo de referencia lo compone Oaxaca (57.2% de sus ocupados en esta situación), Acapulco (62.4%) y Tlaxcala (66.7 por ciento).

LA TIL1 se refiere a la suma, sin duplicar, de los ocupados que son laboralmente vulnerables por la naturaleza de la unidad económica para la que trabajan, con aquellos cuyo vínculo o dependencia laboral no es reconocido por su fuente de trabajo.

Es decir, en esta tasa se incluye, además del componente que labora en micronegocios no registrados o sector informal, a otras modalidades análogas como los ocupados por cuenta propia en la agricultura de subsistencia, así como a trabajadores que laboran sin la protección de la seguridad social y cuyos servicios son utilizados por unidades económicas registradas.

Mientras los coeficientes más elevados de la población ocupada que gana hasta dos salarios mínimos, que incluye a la que no recibe ingresos, se observaron en Tuxtla Gutiérrez (53.1%), Tlaxcala (62.0%) y Acapulco (62.3%); lo anterior es equivalente a que un trabajador percibe como máximo 5,301.6 pesos al mes.

Desglose

Las zonas metropolitanas con la tasa de condiciones críticas de ocupación (TCCO) más alta fueron, al cierre de junio, Tlaxcala (21.3% de los ocupados), Tuxtla Gutiérrez (21.6%) y Acapulco (21.9 por ciento).

La TCCO incluye a las personas que se encuentran trabajando menos de 35 horas a la semana por razones ajenas a sus decisiones, más las que laboran más de 35 horas semanales con ingresos mensuales inferiores al salario mínimo y las que se emplean más de 48 horas semanales ganando hasta dos salarios mínimos.

En el indicador de trabajadores sin acceso a las instituciones de salud, los mayores porcentajes fueron en Oaxaca (63.0% del total de este grupo de personas), Acapulco (66.5%) y Tlaxcala (70.1 por ciento).

La investigadora de la UNAM agregó que Acapulco es una ciudad ubicada en un estado con altos índices de pobreza y violencia, que han mermado la industria turística, “hay personas que trabajan muchas horas a cambio de un salario muy bajo y que viven en lugares con alta afluencia delictiva”.

Héctor Magaña Rodríguez, coordinador del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey, explicó que “es positivo que llegué la Secretaría de Salud a la ciudad de Acapulco; la seguridad aumentaría y el índice de criminalidad bajaría. También despuntaría el mejoramiento de los caminos y el mercado en el sector transportes estaría en niveles positivos”.

“Tlaxcala es un estado pequeño que carece de infraestructura, no emite deuda, el problema es lo que ocurre con el nivel de ingreso y que se puede notar en su capital. En la ciudad hay pocas actividades económicas, y por ende hay empleos que son mal pagados”, indicó Basilio Morales.

La gente de Tlaxcala tiene que emigrar a otras regiones por las condiciones laborales, “la ventaja de llevar la Secretaría de Cultura es que se frenaría esta salida y se atraería inversión”, añadió.

Kristobal Meléndez Aguilar, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), refirió que en Acapulco y Tlaxcala “hay un ciclo de pobreza, en donde si las mismas empresas no obtienen utilidades y beneficios no puede trasladar esto a los empleados. Si le va mal a la empresa le va mal a la entidad federativa”.

“Tiene efectos positivos llevar las dependencias federales a los estados porque habrá más empleos y, por lo tanto, habrá prestaciones, y los sistemas de salud crecerán, será beneficioso para los habitantes”, manifestó.

Los especialistas también concordaron en que la falta de preparación es otro elemento que merma el sector trabajo, por lo que la mayoría opta por la informalidad.

Oaxaca y Tuxtla Gutiérrez

Además de Acapulco y Oaxaca, las ciudades que se colocaron en el top tres de los cuatro indicadores analizados por El Economista, con la mayor merma, fueron Oaxaca y Tuxtla Gutiérrez.

Sin embargo, también son territorios que podrían beneficiarse por el proceso de descentralización que realizará la administración federal de AMLO; Oaxaca albergaría a la Secretaría de Desarrollo Social, y Tuxtla Gutiérrez a la Comisión Federal de Electricidad.

A la primera mitad del 2018, en la capital de Chiapas los resultados fueron los siguientes para su población ocupada: TIL1 de 50.4%, TCCO de 21.6%, hasta dos salarios mínimos de 53.1% y sin acceso a las instituciones de salud de 70.1 por ciento.

Para Oaxaca quedó así: TIL1 de 57.2%, TCCO de 18.7%, hasta dos salarios mínimos de 48.8% y sin acceso a las instituciones de salud de 63.0 por ciento.

Común denominador

“Estas ciudades tienen un común denominador, la población no tiene una preparación educativa, la mayoría no ha terminado los estudios de secundaria y preparatoria. Será difícil que obtengan mejores trabajos. Habrá que ver qué tipo de puestos pueden ocupar y si el beneficio de la descentralización no es para una pequeña parte de la población”, expuso el analista del CIEP.

Detalló que se tiene que comunicar estas entidades con el resto del país mediante inversión en infraestructura, particularmente en construcción de carreteras, aeropuertos y líneas ferroviarias.

“La gran mayoría de las administraciones enaltecieron al norte y dejaron de lado al sur del país, debe haber un cambio, se tienen que modificar presupuestos, debe llamarse a la Inversión Directa Extranjera. También se tiene que educar a la población y dar acceso a los trabajadores a servicios médicos”, reiteró Eufemia Basilio.

Al otro extremo

Al otro extremo, Monterrey, Hermosillo y Chihuahua fueron las zonas metropolitanas que mostraron menores niveles de informalidad, condiciones críticas, así como más ingresos y acceso a instituciones de salud.

La primera de ellas es Monterrey. En relación a sus ocupados, ostenta una TIL1 de 33.6%, una TCCO de 4.0%, sin acceso a las instituciones de salud sólo 37.4% y únicamente 21.3% con ingresos de hasta dos salarios mínimos.

El analista del CIEP expresó que es ideal que llegue la Secretaría de Economía. “Cuenta con recursos financieros, cercanía con Estados Unidos, buenas condiciones económicas, desarrollo industrial”.

La segunda ciudad es Chihuahua. “Pertenece a la franja norte y por lo mismo tiene manufacturas. Sus fuentes laborales han permitido que exporte y florezca la entidad (4.5% de TCCO, 28.6% de TIL1, 30.3% perciben hasta dos salarios mínimos y 34.6% está sin acceso a condiciones de salud)”, agregó el coordinador del CIEN.

La capital de Sonora cuenta con 4.3% de TCCO, 28.5% gana como máximo 5,301.6 pesos al mes, 35.5% se ubica en la informalidad y 41.0% no tiene acceso a instituciones de salud.

“Hermosillo ha recibido inversión en su infraestructura por parte del sector industrial, que ha permitido una mayor afluencia. Las ciudades que se industrializan son las que tienen un mayor incremento económico”, apuntó Magaña Rodríguez.

En un segundo plano, otras zonas metropolitanas con focos rojos en el mercado laboral fueron Pachuca y Cuernavaca, mientras con mejores condiciones de trabajo, Saltillo y Querétaro.

Total

El Inegi considera 33 zonas metropolitanas en su ENOE, que en conjunto suman una población total de 53.2 millones de personas, cifra que representa 42.7% de todo el país.

En población ocupada, las 33 zonas metropolitanas llegan a 24.4 millones de habitantes. De este dato, el nivel de ingresos es el siguiente: 25.7% gana más de uno hasta dos salarios mínimos, 20.4% más de dos hasta tres salarios mínimos, 18.2% no se especifica, 15.5% percibe más de tres hasta cinco salarios mínimos, 11.5% hasta un salario mínimo, 6.0% más de cinco salarios mínimos y 2.7% no recibe ingresos (trabajadores dependientes no remunerados y los trabajadores por cuenta propia dedicados a actividades agrícolas de subsistencia). Mientras 51.9% de los ocupados no tienen acceso a instituciones de salud.

Publicado en El Economista

Así influyó el narco el voto en Guerrero

Por Héctor de Mauleón.

Un Tsuru que intentó evadir un retén de la Fiscalía General del Estado de Guerrero habría despejado las dudas que existen sobre el asesinato del candidato del PRI a diputado local, Abel Montúfar, ocurrido a principios de mayo pasado.

El 8 de ese mes, Abel Montúfar, alcalde con licencia de Coyuca de Catalán, realizó un recorrido por Ajuchitlán, Guerrero. Las últimas fotos que le tomaron en vida lo muestran con una cachucha y una camisa roja, conversando con pobladores de San Lorenzo.

Las fotos siguientes se las tomaron sus asesinos, tendido en el sitio donde lo mataron: la camisa roja de campaña, con su nombre bordado a la altura del bolsillo, aparece con los botones abiertos hasta la altura del pecho: el agujero de una bala horada la camiseta blanca del candidato, muy cerca de la tetilla derecha.

Hay otras fotos, publicadas en los medios.

Muestran el cadáver de Montúfar en el asiento trasero de una camioneta, sin pantalones y sin la camisa roja de la fotografía anterior.

Más tarde se sabría que sus verdugos le metieron en el calzoncillo un mensaje cuyo contenido no trascendió.

La mañana de su asesinato, Montúfar volvió a su casa. De ese sitio lo sacó una llamada misteriosa. Se negó a que lo siguieran sus escoltas, y acompañado solo por su secretario particular, tomó la salida a Zihuatanejo.

La primera versión señaló que el candidato había sido interceptado de camino a su cita. Una “sábana” telefónica reveló que el número del que lo llamaron se encuentra en la red de vínculos de Salvador y/o Luis Navarro Peñaloza, alias El Zarco.

El Zarco es el jefe de sicarios de Rodolfo Maldonado Bustos o José Pineda González, alias El JP o Don José, líder de un grupo criminal —asociado al Cártel Jalisco Nueva Generación—, que mantiene bajo un régimen de horror los municipios de Pungarabato, Cutzamala, Tlalchalpa, Coyuca y Zirándaro.

El secretario de Montúfar reapareció 12 horas más tarde. Su versión de los hechos tampoco fue dada a conocer.

De acuerdo con la primera versión, un sujeto apodado El Kevin fue el encargado de interceptar al candidato para conducirlo al sitio en que lo asesinaron.

En el Tsuru detenido el 18 de agosto pasado en la carretera Chilpancingo-Iguala, viajaba otra versión. En ese auto iba un desertor del Ejército —Damián “N”— al que le encontraron una Beretta y varios envoltorios con marihuana. El arma estaba relacionada con un homicidio.

De acuerdo con los agentes que participaron en la detención, el ex militar reveló que intentaba alejarse de la zona de influencia de El Zarco porque, a resultas de un pleito, éste había asesinado a uno de sus familiares, y luego había dado la orden de que lo mataran a él también.

El cruce de información reveló que el ex militar era, en realidad, uno de los lugartenientes de El Zarco. Damián “N” confesó que había sido entrenado para combatir la guerrilla y para dar custodia a altos funcionarios de gobierno. Esto le permitió, al convertirse en desertor del Ejército, ocupar un papel relevante en el grupo dirigido por El JP.

Según el relato que el ex militar entregó a las autoridades, el candidato Montúfar fue citado en la cancha de basquetbol del poblado de Zacapuato.

Montúfar había sido alcalde de Coyuca. Uno de sus hermanos fue delegado de Segob en Guerrero —y jefe de la policía ministerial durante varios años.

¿Por qué habría acudido el candidato a reunirse con líderes criminales de la región? Se ignora a ciencia cierta la respuesta, pero EL UNIVERSAL publicó el domingo pasado un reportaje que revela la manera en que el narcotráfico influyó el voto en Guerrero.

Según la versión proporcionada por Damián, Montúfar se acercó a un grupo en el que, además de Don José o El JP, se encontraban Uriel Tavares Martínez (La Perra), Fausto Aguirre Méndez (El Mejoral), Kevin Arzate Gómez (El Kevin), José María Pérez (El Chema), así como Salvador Navarro Peñaloza (El Zarco).

La orden del JP fue que Montúfar declinara a favor de un candidato rival. El priista, según Damián, se negó. El Mejoral comenzó a golpearlo. La escena subió de tono hasta que el JP ordenó “que lo matara a la verga”.

Según el testigo, El Mejoral sacó entonces un arma corta y disparó varias veces. El cadáver fue arrojado a unos metros del hotel Nueva York.

Si la versión de Damián es correcta, también de este modo el narco influyó el voto en Guerrero.

@hdemauleondemauleon@hotmail.com

Astudillo reprocha a los municipios por falta de gobernabilidad en Guerrero, 80 % del estado fuera de control

“El gobernador acepta que está fuera de control 80 por ciento del estado, y que solo es segura la Costa Chica y Costa Grande, y que todo lo demás está en riesgo”, señalo Beatriz Mojica.

– Tiempos de Guerrero.

El Gobierno estatal de Guerrero reprochó a los Municipios y sus policías por no actuar en contra de la delincuencia.

Este jueves, el Gobernador Héctor Astudillo se quejó de los agentes municipales. En tanto, el Secretario General de Gobierno, Florencio Salazar Adame, dijo que la mayoría de los 81 Alcaldes de Guerrero son “irresponsables” e “indolentes” porque no utilizan recursos para capacitar a sus policías municipales.

Salazar Adame confirmo que hay 2 mil elementos municipales, en Guerrero, los que están en la corporación sin haber validado los exámenes de control y confianza, pidió a los Alcaldes que apliquen los recursos que reciben para el mejoramiento de sus policías

Twitter @TiempoGro

#Guerrero: criminalidad y desarrollo, saldos que suman seguridad interior

Ahora que los candidatos presidenciales acumulan declaraciones vacías sobre seguridad ante su incapacidad para entender la crisis de violencia criminal como asunto de Estado, un reciente dato podría fijar algunas coordenadas: la actividad económica con potencialidad de desarrollo crea un anillo contra la criminalidad.

Luego de evidencias de que el Triángulo del Sol en el pacífico –Acapulco, Zihuatanejo e Ixtapa– estaba siendo anulado por la actividad criminal, la pasada temporada de semana santa registró ocupación hotelera de 91% promedio en esas plazas. Inclusive, Acapulco tuvo que superar un boletín de advertencia del Departamento de Estado por la violencia criminal.

Las tesis de seguridad interior señalan que el objetivo central del Estado en materia de seguridad es doble: dar seguridad y crear las condiciones de desarrollo económico y social. La acción de todos los cuerpos de seguridad contra la criminalidad es un complemento, no un accesorio. Esta tesis de seguridad –con basamento constitucional– es la que define el concepto de seguridad interior.

Agobiado por una inseguridad criminal heredada de los tiempos de gobiernos caciquiles autoritarios figueroístas-priístas y luego de administraciones perredistas vinculadas al crimen organizado, el gobierno priísta de Héctor Astudillo quedó atrapado entre la escasez de personal de seguridad capacitado y bajo control, la libertad de acción de grupos criminales y las insuficiencias de los cuerpos federales de seguridad, pero acertó al privilegiar el desarrollo como antídoto contra la criminalidad.

La sola acción de seguridad no ha logrado controlar o al menos acotar a la criminalidad. Pero ahora las estrategias de seguridad están siendo acompañadas con inversiones en actividad social. El único que tiene una idea cercana al problema es López Obrador, sólo que los programas sociales van a fracasar si se amnistía a las bandas criminales.

El Programa para la Seguridad Nacional 2014-2018 señala con claridad la seguridad interior:

“Condición que proporciona el Estado mexicano para salvaguardar la seguridad de sus ciudadanos y el desarrollo nacional mediante el mantenimiento del Estado de Derecho y la gobernabilidad democrática en todo el territorio nacional”.

Guerrero puede ser el laboratorio de aplicación de las tesis de seguridad interior: la promoción turística para neutralizar a la criminalidad que amenazaba con afectar al Triángulo del Sol ayudó a elevar la ocupación turística. Lo malo, en todo caso, es que el gobierno estatal hubo de hacer enormes inversiones para la promoción, sin la ayuda federal.

La fórmula integral para combatir la inseguridad con sus diferentes expresiones de violencia es la suma de las acciones de las fuerzas federales armadas a acciones de inversiones sociales, económicas y políticas.

El conato de violencia en cuando menos tres municipios de Guerrero y Oaxaca cuando partidas militares quisieron destruir plantíos de droga y enfrentaron la violencia social de habitantes que tienen en ese cultivo su único sustento porque el Estado abandonó al campo termina de ilustrar que la criminalidad es reacción social –no respuesta– al abandono de las tareas de bienestar social del Estado.

Los saldos ocupación turística-disminución de criminalidad en el Triángulo del Sol de Guerrero demuestran que la seguridad interior es una función del Estado cuando conjunta seguridad y desarrollo.

Política para dummies: La política es la habilidad para mandar mensajes tergiversados que sean leídos en su intención, no en sus gestos.

Si yo fuera Maquiavelo: “(César Borgia ante sucesión papal de su padre Alejandro VI) “Y si no hizo papa a quien él quería, obtuvo por lo menos que no lo fuera quien él no quería que fuese”.

Sólo para sus ojos:

Recuerde consultar todos los días el sitio http://www.seguridadydefensa.mx para enterarse de los juegos de la geopolítica.

El proceso electoral se salió de cauce: guerra de acusaciones entre el Tribunal electoral y el INE, el Tribunal Electoral acusa a la PGR de vulnerar la campaña de Anaya con la difusión de videos contra el candidato panista-perredista y los candidatos andan prometiendo imposibles disminuciones en precios y alzas en salarios.

Manipulación en la información filtrada a Reforma sobre el caso de los 43. En todo caso, esos datos confirman la complicidad entre el grupo criminal Guerreros Unidos con policías y funcionarios del municipio de Iguala.

Famosas últimas palabras: “El Tribunal Electoral no hace Política”: obviamente, los magistrados del Tribunal que ayudaron a El Bronco a estar en la boleta electoral.

Apocalipsis Guerrero 

Los Jinetes del Apocalipsis.

Por Julio Madrazo.

Recordar los gobernadores que ha tenido Guerrero en el pasado reciente es invocar a los culpables del estado de degradación que se vive hoy en esa entidad: Rubén Figueroa, René Juárez, Zeferino Torreblanca y Ángel Aguirre traen recuerdos de corrupción, inseguridad e impunidad.

Según datos oficiales, 68 por ciento de la población de Guerrero vive en pobreza por ingresos; y en la mitad de sus municipios más de 80 por ciento de los ciudadanos son pobres. Guerrero ocupa el primer lugar del índice de homicidios dolosos; cuenta con la tasa más alta de impunidad. 

El 78% de los guerrerenses no cuenta con seguridad social; ocupa el tercer lugar en México de mortalidad materna y es el primer lugar en el índice de violencia contra la mujer. Por si esto no fuera grave, ocupa los últimos lugares a nivel nacional en desempeño académico; las escuelas de Guerrero son de las peores de México. 

En días pasados recorrí los 260 kilómetros de carretera que van de Acapulco a Troncones. El viaje es apocalíptico, es un testimonio de imágenes y realidades brutalmente dolorosas que estas cifras, como todos los números, no transmiten. 

Los ‘datos duros’ no dejan sentir la gravedad y el estado de lo que se sufre en Guerrero. La carretera son 520 kilómetros de un río caudaloso de basura permanente, en el que también hay centenas y centenas de autos desmantelados; se recorren innumerables basureros a cielo abierto incendiados, y el camino hiede a humo y cenizas de basura y plásticos. 

Los habitantes de los distintos poblados se ven acabados, frustrados, resignados a sobrevivir en estas condiciones, en un estado que les falló prácticamente en todo. Una entidad abandonada por la federación, que ha sido asaltada por la corrupción de sus políticos y por los negocios de asociaciones criminales. Los ‘datos duros’ no dejan sentir la gravedad y el estado de lo que se sufre en Guerrero.

Los habitantes de los distintos poblados se ven acabados, frustrados, resignados a sobrevivir en estas condiciones, en un estado que les falló prácticamente en todo. Una entidad abandonada por la federación, que ha sido asaltada por la corrupción de sus políticos y por los negocios de asociaciones criminales. No es la pobreza del subdesarrollo de los 60, es la pobreza de cuando nada funciona. Así está Guerrero.

Y sin embargo, la sociedad civil sigue impulsando formas innovadoras para solucionar esos problemas y salir adelante. El esfuerzo de Guerrero es primero buscar crear espacios para ‘cambiar las reglas para reducir la desigualdad’. 

¿Cómo podríamos ayudar a que esto suceda? ¿A quién le importa?

Twitter: @julio_madrazo
Fuente: El Financiero.

“Los Tequileros” imponen su ley en Guerrero

La ley en Guerrero sigue siendo violada por la delincuencia.

En Guerrero la ley nos da la impresión de que esta arrodillada ante el brazo del narcotrafico del “Tequilero”, prueba de esto fue que al menos 30 hombres armados con rifles de asalto AK-47 yR-15 irrumpieron en la agencia del ministerio público de Arcelia, en Guerrero, y se llevaron a tres presuntos integrantes de su grupo Los Tequileros, que habían sido detenidos horas antes por elementos del Ejército en San Miguel Totolapan.

El vocero del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez, confirmó que cerca de las 22 horas del lunes, el grupo armado entró en las instalaciones que resguardaban seis policías ministeriales y sometieron al personal de la Fiscalía General del Estado de donde sustrajeron a los tres hombres.

El vocero informó que los tres integrantes de la banda que dirige Raybel Jacobo de Almonte, El Tequilero, habían sido detenidos por militares en San Miguel Totolapan, en la Tierra Caliente.

Según las autoridades, El Tequilero está detrás de varios secuestros masivos y de la violencia en la zona de Tierra Caliente.

El 15 de febrero pasado, el fiscal Xavier Olea aseguró que desde hace dos meses, federales y estatales intensificaron los operativos para capturar al capo; sin embargo, la protección que le brindan algunas comunidades, por temor a las represalias, se los ha impedido dijo el fiscal.

Alcalde Priísta de Pilcaya Guerrero con Aston Martin ¿Narco y Corrupto? o posiblemente las dos cosas


TG.

El vehículo Aston Martin DB11 que se accidentó esta madrugada en Viaducto Río Becerra, en la colonia San Pedro de los Pinos de la Ciudad de México, pertenecería al edil de Pilcaya, Guerrero, un municipio de 11 mil 558 habitantes.  

Aunque las autoridades no revelaron el nombre del conductor y dueño del vehículo, cuyo valor supera los 4 milllones de pesos, sí confirmaron que el auto pertenece al ayuntamiento, y seguramente en Picaya la mayoría de empleados de la presidencia municipal no conducen un Aston Martin. 

Por su parte, Darío Alvarado, periodista de Morelos, posteó en su cuenta de Twitter que en el Aston Martin viajaba Ellery Guadalupe Figueroa Macedo, alcalde de Pilcaya. 

Los primeros reportes indican que a menos de 15 días de haber sacado de la agencia su automóvil valuado en más de cuatro millones 500 mil pesos, el conductor de un Aston Martin DB11 se estrelló casi a la incorporación con la calle 11, de la colonia San Pedro de los Pinos.

En el accidente en el que estuvo también involucrado un auto compacto Fiat, no se registraron personas lesionadas. Aparentemente el percance se originó debido al exceso de velocidad con el que era conducido el auto deportivo.

El conductor responsable abandonó el lugar del accidente, pero dejó a sus escoltas para que se encargaran de pagar los daños junto con su asegurador. 

Si no pertenece al edil, entonces tendrá que explicar por qué la documentación, sí. 

Con información del Excélsior.
 

Xavier Olea: “No tengo capacidad para enfrentar al crimen”


Xavier Olea: “No tengo capacidad para enfrentar al crimen”

Por Pablo Ferri.

A Xavier Olea le gusta comparar su trabajo con los procesos fisiológicos del cuerpo humano. El fiscal del Estado de Guerrero, la región más violenta de México, dice por ejemplo que “las arterias” de la fiscalía “están muy tapadas”. O que “hay mucha grasa en la coronaria”. O que sus intentos por erradicar la corrupción de la institución son una “operación a corazón abierto”.

Abogado penalista, gestor de un inquietante tono de voz que un segundo cae en el susurro y al siguiente es capaz de resucitar a un muerto, Olea recibe a EL PAÍS cuando cumple un año y tres meses al frente de la agencia investigadora.

El fiscal reconoce que la situación es muy delicada. Dice que con los medios de que dispone, es imposible plantarle cara a la delincuencia. Con 400 policías ministeriales para todo el estado, Olea reconoce: “No tengo la capacidad humanitaria para enfrentar al crimen organizado”.

Olea repasa las cifras delictivas del 2016, recogidas por la propia fiscalía, que muestran que los asesinatos aumentaron en Guerrero, pasando de 2.016 en el año 2015 a 2.213 en 2016, rayando niveles del fatídico ejercicio de 2012. También creció el número de extorsiones y los robos violentos. Otros delitos, como el secuestro, se mantuvieron en niveles de 2015.

El fiscal inicia la conversación hablando de grasa y arterias coronarias: la corrupción.

PREGUNTA: Y sin embargo, de 2015 a 2016 se mantuvo la incidencia de este delito.

RESPUESTA: Sí, pero antes no se resolvían. Ahora se resuelve el 80%

P: Vamos a un caso no resuelto, el de los jinetes de Morelos. ¿Qué ha pasado?

El caso de los jinetes acaparó la atención de los medios hace mes y medio en México. Un grupo de siete jinetes y la mujer de uno de ellos desaparecieron en Guerrero cuando iban camino de una feria de charrería. Un foso, un toro, un jinete y la habilidad para no caerse del lomo de la bestia. Iban camino de la feria y alguien se los llevó. No han aparecido.

R: A ver, ellos salieron de Cuautla, pasan a Cuernavaca, luego van a Taxco y luego van a Iguala, [Guerrero]. Ojo, traen placas de Morelos. Suben hacia la sierra. Ahí hay grupos delincuenciales del Señor de la I. Hay mucha amapola.

P: ¿Quién es él?

R: Se llama Isaac. Tiene el control en esa zona. Controla una banda desde la parte baja de la sierra.
Entonces, al ir a su evento seguramente los confundieron. Y creyeron que eran personas del Carrete, que opera en la parte norte del estado de Guerrero y que ahora, presumiblemente, opera también en Morelos. Ahí pudo haber existido una confusión. Eso o que algunos de estos jinetes tuviera alguna relación con el crimen organizado… Los estamos buscando. Precisamente vengo de una reunión y creemos que podemos localizarlos. Vivos o muertos, lamentablemente.

El fiscal vuelve a la carga con los logros del año pasado. Ahora, la extorsión. Dice que se redujeron los casos, aunque de acuerdo a los datos que la fiscalía envió al Gobierno federal, aumentaron.

“Creo que logré hacer sentir a los extorsionadores que yo le estaba cayendo a la extorsión”.

P: Pero la extorsión aumentó bastante.

R: Se ha reducido. Yo tengo que tomar los números que yo tengo.

P: Pero los números que maneja el Gobierno federal, ¿no vienen de ustedes?

R: No. Es decir, yo saco mi estadística y es una estadística nacional, con la que muchas veces no estoy de acuerdo. Cuando el gobernador [Héctor] Astudillo asumió la legislatura, nada más en Acapulco había entre 14 y 15 homicidios diarios, hoy tenemos 2.2 de media.

P: Pero entonces usted, ¿está en desacuerdo con el conteo en general, solo en materia de extorsión o cómo? Si no, ¿qué números maneja usted? Según sus propios datos han crecido la mayoría de delitos.

R: ¡Pero en todo el país!

P: Bueno, pero a usted supongo que le importa lo que pasa aquí.

R: Aquí pudo haber subido, pero están resueltos. Es a lo que voy. Por ejemplo, hay 1.000 secuestros, pero se resuelven 800.

P: Bueno, y de los más de 2.200 homicidios dolosos de 2016, ¿cuántos se han resuelto?

R: De esos, poco más del 60%
En los primeros dos meses del año, la violencia arrecia. En febrero hubo más asesinatos que en el mismo periodo del año anterior. En marzo parece que la situación no cambiará. Uno de los primeros asesinatos del mes fue el de Cecilio Pineda, el primero de los tres reporteros ejecutados en marzo en México.

P: Un caso que quería tocar, el de Cecilio Pineda.

R: Sabemos quién lo mató. Cecilio había tenido un par de atentados. No es tan fácil detener a ciertas personas. Sabemos quiénes son los autores intelectuales. Se está investigando quienes fueron los materiales, que fueron dos. Pero la gente no coopera en decir cómo ocurrieron los hechos. 
Pocas horas antes de morir, Pineda subió un video a su cuenta de Facebook en que criticaba al Gobierno del estado por no haber detenido a uno de los delincuentes más célebres de la entidad, El Tequilero. Autor de secuestros masivos en el estado, El Tequilero, según Olea, se esconde en la sierra. Y es difícil dar con él. Pineda decía que no lo agarraban porque no querían. A las dos horas le tirotearon en un lavadero de coches.

El Tequilero es uno de los grandes quebraderos de cabeza del fiscal. Hace unos meses acudió a sus dominios, el pueblo de San Miguel Totolapan. Abrazado a un grupo de vecinos que le contaban las penurias que les hacía pasar, Olea dijo: “La intención no es detenerle, vamos a acabar con el (…) Le damos pa’bajo”.

“Es un personaje que se ha publicitado a los cuatro vientos. ¡Y me han atacado por atacar a un delincuente!”

P: Bueno, pero es que usted dijo que ‘lo vamos a dar pa’bajo’

R: Claro, hay que bajarlo. El señor está ahí arriba, el señor nos ve.

P: Usted dijo ‘lo vamos a dar pa’bajo’, ¡usted sugirió que lo iban a matar!

R: El señor está en la sierra, hay que bajarlo.
A eso, dice, se refería, a bajarlo de la sierra.


El diputado Beltrán

El fiscal tocó otros temas: la pelea encarnizada por las rutas del opio entre dos bandas criminales, Los Ardillos y Los Rojos; la tranquilidad que se respira en Iguala, el pueblo donde desaparecieron los 43 estudiantes de magisterio en 2014 y por último, también, el caso del diputado local Saúl Beltrán. La fiscalía acusa al diputado de asesinato. Los medios, de ser compadre de El Tequilero. En un ejemplo de la podredumbre del sistema, un agente local de la fiscalía y una juez pusieron en peligro el proceso, saltándose un paso primordial para proceder a la detención de Beltrán.
Olea dice que por presiones del crimen organizado. “Pero tendrían que haber informado a sus superiores”, lamenta.

P: Y en este caso tan sensible, ¿no tendría que haber estado la fiscalía más encima para evitar poner en peligro el proceso?

R: Pero ¿encima de qué? Si no teníamos conocimiento de la existencia de esa denuncia. ¡ [El agente] la escondió en el escritorio! Si no, la hubiera concentrado en otro lugar, Chilpancingo, Iguala. Yo me entero de la orden de aprehensión cuando llega a la coordinación de la policía ministerial y el coordinador me la lleva a mí. Y me dice, vea.

La charla continuó largo rato. Olea, tranquilo, solo se levantó para decirle a sus asistente que avisara al juez –un juez– para ir a comer.