Archivo de la etiqueta: Economia Mexico

Proponer Soluciones Por Luis Ramón Carazo.

El Coronavirus se inició en China y se va extendiendo en todo el planeta. En estos días sus efectos son impredecibles, con el pronóstico adverso de que los sistemas de salud a nivel mundial se saturen y el paseíllo hacia la Gloria, sea enorme. Algunos pronostican un lapso de varios meses de impacto y estamos literalmente aterrados.

Los científicos a marchas forzadas están tratando de encontrar el paliativo que devuelva a la humanidad la tranquilidad perdida, Solidaridad es un esfuerzo de varios países para el hallazgo. Y rezamos para que así sea, mientras tanto recordé una historia que pudiera devolvernos la fe en que así será.

Como dato sería bueno recordar que la sabiduría convencional es un término creado por el economista John Kenneth Galbraith, para describir algunas ideas generalmente aceptadas como verdades absolutas, es decir, el conjunto de axiomas, conceptos y lemas que se piensan indiscutibles en un momento, pero que después, con pruebas en contrario, se consideran falsas.

Para muestra: John Snow fue un médico de la época victoriana de Gran Bretaña, se le considera uno de los pilares de la epidemiología. Su pensamiento fue en contradicción del motivo de la transmisión de la enfermedad del cólera con la teoría del miasma, que era la sabiduría convencional de su tiempo.

El cólera era un visitante incómodo en las atestadas y poco higiénicas calles de Londres y curiosamente una epidemia en 1854, le dio la oportunidad de sustentar su teoría de que la enfermedad se había dispersado por agua y comida y no por el aire como lo afirmaba la teoría del miasma.

Demostró que la mayoría de los contagios se originaron en una fuente de agua en la calle Broad, en el Soho. John tuvo muchos problemas para convencer a las autoridades de clausurar el foco de infección, a regañadientes lo hicieron y así evitaron más muertes.

Los individuos que querían ser médicos buscaban entrar al Real College of Surgeons of England. El grado universitario era la llave para abrir los hospitales privados. John, con grandes esfuerzos y varias becas, logró remontar la cuesta de la vida para entrar a la universidad y hacerse de prestigio, convertido en un gran médico que retaba a las convenciones.

En 1846, el dentista William Morton fue el primero en usar éter como anestésico en Boston, en los Estados Unidos, pronto llegó la novedad a Londres, y lo que hizo Snow para mejorar su uso fue dosificarlo.

Escéptico de la teoría del miasma que establecía que las plagas las transmitía el aire, sus observaciones sobre la evidencia de lo que sucedió en Broad Street le permitió refutarla con el rol de transmisor del agua y la comida que varios años después se supo eran bacterias dañinas las que provocaban el cólera.

Posteriormente, el alemán Robert Koch desarrolló reglas para identificar los microorganismos causantes de enfermedades específicas, llamadas postulados y contribuyó a salvar muchas vidas atacadas por microorganismos. Las ideas de Koch jugaron un papel vital en el desarrollo de la medicina, tanto que recibió el premio Nobel en 1905.

Así las cosas, bienvenidos sean quienes como Snow, Koch y muchos más en la historia de la humanidad que se han atrevido, se atreven y se atreverán a retar lo convencional, para mejorar y dar un paso adelante en el conocimiento evolutivo de personas y organizaciones, los necesitamos en éstos pesados días.

La crisis afecta el principal motor de la economía, la confianza en el bienestar. Seguramente nos va a marcar a todos la pandemia por ello los agentes económicos tenemos la responsabilidad de encontrar alguna certidumbre y la sensación de que todos nos preocupamos por todos y que habrá luz en el túnel, para quienes hoy además de ver en peligro su salud está en riesgo su trabajo y el tema se vuelve más peligroso en un país como el nuestro, con una gran desigualdad, la OIT pronostica 25 millones de empleos que se acabarán y florecerá el subempleo.

La magnitud del problema se equipara con un estado de guerra, algunos líderes mundiales han llegado a catalogar el problema de esa manera. El cierre de fronteras y limitar el movimiento de personas ciertamente tiene un símil y la única manera de confrontarla es armando estrategias de salud física y económica, en época en que la sabiduría convencional será equivalente a lo que se unta al queso.

Necesitamos por bien de todos entenderlo y actuar en consecuencia, concentrarnos en encontrar posibles vías de salida, unidos y sin controversias políticas absurdas, así lo hicieron 1.8 mil millones de chinos, así lo demanda “nuestro querido México” frase de Alberto Baillères y estoy seguro, él estará de acuerdo “nuestro querido planeta” No lo echemos en saco roto.

* Profesor de asignatura del ITAM, Consultor y Consejero de empresas y miembro por varios años del Consejo Internacional de The Strategic Leadership Forum.

Publicado en El Universal.

La ingobernabilidad, por #Covid19, se agravará por la incompetencia y terquedad de #AMLO.

Por Guillermo Valdez Castellanos.

Hace dos semanas me preguntaba en este espacio si, además de la crisis del covid-19 y de la recesión económica, tendríamos una tercera causa de la crisis de gobernabilidad debido a una gestión equivocada de los dos primeros fenómenos. Hay crisis de gobernabilidad cuando las capacidades (legales, presupuestales, operativas, etcétera) del gobierno son rebasadas, ya sea por demandas sociales y/o económicas de la sociedad, o por situaciones como la pandemia o una recesión económica.

En esas situaciones si no se toman medidas radicales para incrementar las capacidades del gobierno y aminorar las presiones sociales, la situación se deteriora aceleradamente, porque la falta de respuesta empeora la situación y además enoja a la sociedad, la cual incrementa las demandas, agravando la incapacidad gubernamental. Se entra a un círculo vicioso de deterioros político, social y económico que se retroalimentan mutuamente. Recuérdese que en materia de crisis económicas y políticas no hay fondo. Se puede seguir cayendo hasta niveles críticos. México vivió una crisis de gobernabilidad de gran magnitud después del terremoto de 1985.

Mi tesis es que la ingobernabilidad, producto del coronavirus y la recesión económica, se agravará debido a la incompetencia y terquedad del presidente Andrés Manuel López Obrador, que ha impedido diseñar y aplicar políticas pertinentes y adecuadas para incrementar las capacidades de su gobierno y para reducir las demandas sanitarias, sociales y económicas. Aún considerando que el manejo de la epidemia del covid-19 ha sido la correcta (lo cual está a discusión) es muy probable que el sistema de salud sea rebasado por el lamentable estado en que lo dejaron la cancelación del Seguro Popular y los recortes presupuestales.

En el campo económico, la negativa a poner en marcha un programa de medidas para mitigar lo más posible el impacto en las empresas y las personas de la recesión (mantener como única medida las transferencias monetarias de los programas sociales actuales es una vacilada), y a considerar una política agresiva de recuperación (que incluya entre otras cosas modificar las decisiones que han esfumado la confianza del sector privado), el país tardará dos o tres años en recuperar el nivel previo a la recesión. En las anteriores crisis económicas (1995 y 2009) las caídas del PIB se recuperaron en solo un año. Esta vez no será así gracias a la miopía de AMLO que ve a los empresarios como delincuentes de cuello blanco a los que tiene que saludar.

En pocas palabras, la incompetencia presidencial y de su gobierno agravarán el riesgo de un impacto prolongado de la epidemia y de una crisis económica de larga duración y ello va a multiplicar innecesariamente los daños sociales, económicos y políticos. Él mismo está matando su proyecto.

En la mañanera del lunes, cuando su gobierno estaba por declarar la emergencia nacional por el covid-19, el Presidente, de repente y sin venir a cuento, aseguró que “el mal que más ha dañado a México, el que más aqueja, el cáncer que estaba destruyendo a México es la corrupción y tenemos que desterrarlo”. Esta digresión no fue gratuita; es el reconocimiento involuntario de que lo único que él considera relevante de su misión como presidente es combatir la corrupción. Lo demás le es irrelevante. Si esa es su obsesión, ¿por qué no pide su cambio a la presidencia del Sistema Nacional Anticorrupción? Cuenta con mi voto.

Publicado en Milenio

“No habrá condonación de impuestos para nadie”: Andrés Manuel López Obrador.

Continúa el Presidente despreciando a la IP mientras es el país entra en su crisis más grave, algo no visto desde 1982.

El Presidente López Obrador dijo que frente a la crisis por coronavirus se tiene que proteger primero a los pobres y rechazó apoyos fiscales como lo solicitó la iniciativa privada. Esto, dijo, porque significarían menos ingresos y menos recaudación para el País.

“Para los que insisten mucho que quieren condonación de impuestos, porque así era antes, no pagaban los de arriba y utilizaban de excusa de la crisis, el no pago completo de impuestos se justificaba con el supuesto crecimiento económico, pero que sucedió durante todo el periodo neoliberal, no pagaban impuestos y no hubo crecimiento económico”, señaló en conferencia mañanera.

“Si decimos que no se pague el impuesto sobre la renta o que se reduzca ¿qué va a significar eso? menos ingresos, menos recaudación y ¿de dónde vamos a sacar para darle a los adultos mayores, a las niñas y niños con discapacidad, a campesinos y para otorgar créditos a las pequeñas empresas familiares”.

El Mandatario confió en que se logrará la recuperación económica ante la crisis en el país por coronavirus.

“Lo estamos viendo, quisieran, sectores económicos también, no todos, que aplicáramos las mismas recetas de antes: frente a la crisis, crédito del FMI; frente a la crisis, pedir que el pueblo se apriete el cinturón; frente a la crisis, subsidios fiscales; frente a la crisis, salvamentos, rescates, ya no, tenemos que proteger primero a los pobres, no pueden seguir habiendo Fobaproas y aquí es importante decir que muchas veces en política hay que optar, optar entre inconvenientes”.

“Hay que esperar, confío en que vamos a lograr una recuperación económica pronta porque tenemos bases muy sólidas, muy sólidas en cuanto a la participación del trabajo y la entrega de nuestro pueblo y otros elementos, nos ayuda mucho el que se haya aplicado con anticipación una política de bienestar en beneficio de los pobres, fíjense si no nos ayuda te estamos entregando el apoyo anticipada a los adultos mayores, tengo el reporte de hoy, llevamos 75 %, 6 millones de adultos mayores ya tienen sus recursos”.

Ayer, el sector empresarial lanzó un llamado al Gobierno federal para tener un respiro que les permita, sin dejar de cumplir con sus obligaciones fiscales, hacer frente a la actual crisis sanitaria por el Covid-19. El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) solicitó diferir la presentación de la declaración anual, permitir el pago de impuestos en parcialidades y dar facilidades para el pago de luz, entre otros. Además urgió la emisión de un decreto a través del cual se otorguen diversas medidas de apoyo a las empresas.

Publicado en REFORMA.

“¿De qué vamos a vivir?”, se pregunta Patricia Juárez, una trabajadora doméstica. La crisis del coronavirus la ha dejado sin empleo.

El México que no sabe de coronavirus, pero sí de supervivencia:

Las manos redondas de Patricia Juárez Camacho, de 47 años, abren nerviosas una bolsa de mascarillas quirúrgicas en el andén. Mira a su alrededor y señala: “Me da pena. Ya verá, nadie las lleva”. Al abrirse las puertas, la observan unos 50 pasajeros cansados, con surcos oscuros bajo los ojos, pegados hombro con hombro, las manos aferradas a las barras metálicas, con la frente húmeda del sudor que ya traen y el nuevo, ese que se traspira en el Metro de Ciudad de México, porque la única ventilación que hay es la de unas ventanillas abiertas que dejan pasar el aire sucio de los túneles. La mascarilla se pega a la piel, y ahoga. La realidad subterránea de México no sabe de coronavirus, pero sí de supervivencia. Antes incluso de que se desatara la pandemia. Por eso todos miran a Patricia. En este punto de la capital, quien se coloca un cubrebocas es de los pocos afortunados que tiene menos cosas de las que preocuparse.

“Si no nos mata el virus, nos mata el Gobierno”, contaba Juárez unas horas antes de subirse al vagón, con una camiseta negra manchada del cloro de frotar toda la semana los baños y suelos de quienes se pueden permitir trabajar desde casa. Ella no. Tampoco los más de 52 millones de pobres que viven en México, casi la mitad de la población. O los casi 25 millones de habitantes que no tienen agua o luz en sus casas, según el Coneval. Donde vive Juárez en Ecatepec, un municipio a las afueras, en el Estado de México, llega agua una vez a la semana, dos horas.

Lávense mucho las manos, compren lo indispensable, no agoten los supermercados, que no cunda el pánico. En este barrio las recomendaciones de las autoridades suenan como de otro planeta. ¿Cómo se van a lavar mucho las manos si tienen que racionar el agua? Cuando los bidones que logran llenar en ese escaso tiempo se acaban, hay que comprar. Con qué dinero. “Nunca he comprado comida para más de una semana. Tampoco mis vecinos. Si se acaba acá, será por los saqueos. Nadie en este barrio tiene para más de un día”, responde Patricia Juárez desesperada.

—¿Cuánto gana al mes?

—¿Al mes? No sé.

En los barrios pobres de México nadie calcula cuánto gana más allá de un día o una semana. Por eso, las imágenes que se han visto en las colonias adineradas de la capital de familias llenando los carros de la compra de papel higiénico y leche para dos meses, no se verán en Ecatepec. En este municipio, cuando se anunció en enero de 2017 que subiría el precio de la gasolina y cundió el temor al desabasto, quemaron coches y desmontaron supermercados completos a mano armada. Aquí cuando hay pánico, no hay compras.

Juárez limpia seis casas a la semana. Seis días de trabajo de más de nueve horas para sacar a su familia adelante, por 2.300 pesos (menos de 100 dólares). Desde que su marido falleciera en un accidente de tráiler hace 12 años, ella es la única que mantiene a sus dos hijos pequeños, uno de 19 y otra de 12. Las otras dos mayores ya han hecho su vida. Con sus ingresos, el de 19 estudia Administración de Empresas en la UNAM. Además, a las seis de la mañana, coloca un puesto de galletas y yogures líquidos frente a una escuela infantil que hay en la puerta de su casa. Esto le permitía agregar unos pesos extra.

El colegio ha cerrado estos días, así que no hay puesto, y las clases de sus hijos se han suspendido. Serán en línea, han comunicado, como en el resto de países afectados por la epidemia del Covid-19. Pero en la casa de Juárez no había internet. Ahora, además de comprar el agua que les haga falta cuando se acabe cada semana, deben pagar más de 400 pesos para tener Wifi, unos 20 dólares. “Un día de trabajo”, señala resignada.

Hasta el domingo de la semana pasada, Juárez solo había sabido del coronavirus por las noticias. Ese día fue a trabajar a un barrio de clase media de la capital, en la colonia Narvarte. Ni siquiera le abrieron la puerta. Desde la ventana, la señora de la casa donde trabajaba ese día le explicaba por qué no podía entrar. “Tenemos miedo a que nuestro hijo se contagie. Ya no puedes venir más, Patricia. Toma lo del día por las molestias”, recuerda Juárez que le dijeron. Y con 400 pesos enrollados en el bolsillo, lo que cuesta solo el Internet de su hijo un mes, se regresó en Metro y autobús a su casa. Nada más. “¿De qué vamos a vivir este tiempo?”, se pregunta.

Tres de las seis casas para las que trabajaba le han dado el dinero de un mes, aunque no vaya a ir a trabajar. “Si no consigo más, no comemos”, cuenta en voz baja con lágrimas en los ojos desde la cocina de su casa, mientras sus hijos ven la televisión. Tanto ella como otros millones de vecinos dependen de la buena voluntad del patrón, de su caridad. Como si trabajar toda la vida no les concediera el derecho fundamental de sobrevivir.

México, con 367 casos confirmados y cuatro muertos, ha pedido a la ciudadanía que no realice las actividades que no sean indispensables, se suspendan eventos masivos y si pueden, se queden en casa. Si tienen síntomas —tos seca, fiebre, dolor corporal— llamen a las líneas de asistencia de los hospitales públicos y esperen para realizarse una prueba.

Juárez no tiene celular porque en el autobús que toma cuando se acaba la línea de Metro para llegar a su casa asaltan con pistola un día sí y otro también. No merece la pena comprar cada semana uno nuevo. Es diabética y en enero estuvo ingresada en el hospital por una gripe. Si se enferma ella de nuevo o su familia, no tienen acceso a la Seguridad Social, como más de 71 millones de personas en este país. Si tienen que ir al médico, pueden acceder a los hospitales de los pobres que no cotizan (casi el 60% de la población), donde lo único que no se paga es el doctor, pero el paciente tiene que comprar hasta las jeringuillas.

Los expertos han vaticinado que la crisis golpeará a México a finales de marzo o principios de abril, el parón de actividades puede ser total, como ha sucedido en otros países europeos. Juárez intentará buscar trabajo de lo que sea en estas semanas, todavía no ha pensado en qué. Con lo que sus patrones le han dado comprará frijoles y latas que duren el mayor tiempo posible. Ni ella ni sus vecinos agotaran las reservas de los supermercados de su barrio. “Pinches chinos, qué les costaba hervir al murciélago”, le contaba su hijo y ella todavía se ríe cuando recuerda el chiste.

Por Elena Reina para El País

Promete AMLO 1 millón de microcréditos ante crisis de coronavirus.

Un millón de créditos con tasa de interés bajas e incluso nulas, es el apoyo que el gobierno federal destinará a pequeños comerciantes de todo el país, a fin de “rescatar” de la crisis económica que ha venido generando la contingencia hoy fase II del CORONAVIRUS en México.

Así lo dio a conocer el Presidente Andrés Manuel López Obrador durante este martes 24 de marzo durante la rueda de prensa conocida como “la mañanera”, en donde dejó en claro que este recurso se destinará en el programa de apoyo antes mencionado, principalmente a propietarios de fondas, taquerías, tiendas de abarrotes, talleres, así como otros negocios y establecimientos.

Así mismo recalcó que mediante las diversas estrategias de austeridad y sobre todo el plan anti corrupción, se cuenta con finanzas sanas, para dar continuidad a los diversos programas de bienestar social, así como los recursos económicos necesarios para dar continuidad a los proyectos de infraestructura en el país, generando con ello empleo y recuperación económica al terminar con esta contingencia sanitaria.

Twitter @TiempoGro

Guerrero tiene el salario más bajo de todo el país

El salario mínimo mexicano es insuficiente para sacar adelante a los 54.3 millones de connacionales en situación de pobreza. Es tan bajo, que con todo y aumento (a 102.68 pesos diarios) en 2019 seguirá siendo uno de los más precarios de América Latina.

Guerrero está marcado por los contrastes, tiene supuestamente una de las tasas de desocupación más bajas, pero ocupa el tercer lugar en el país en economía informal.

Tiempos de Guerrero.

Guerrero tiene en promedio los salarios más bajos del país, de acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, en promedio, las 159 mil personas ocupadas en el estado ganan menos de nueve mil pesos mensuales, en comparación con los 15 mil pesos que ganan en promedio las personas de Nuevo León.

Pero lo alarmante es que la mayoría de los trabajadores de Guerrero percibe un salario insuficiente para comprar la canasta alimentaria, además de que se registra la mayor tasa de informalidad y los niveles más altos de población por debajo de la línea de bienestar mínimo, o lo que los expertos llaman: la línea de pobreza extrema por ingresos.

Gran parte de la población ocupada en Guerrero se emplea en el sector informal: por un lado, se encuentra vulnerable por la condición de la unidad para la que trabaja y simultáneamente son económicamente endebles por el monto de las remuneraciones que perciben, según información de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En Guerrero de 1.4 millones que sí trabajan, por lo menos 1 millón (73.8%) gana como máximo 5,300 pesos; con el umbral de los 8,700 pesos, el coeficiente se posiciona en 86.8 por ciento.

¿Cuál es el salario aproximado de los mexicanos por Estado de la República?

Los ingresos mensuales en promedio son:

Guerrero: 8,700 pesos.
Tlaxcala: 9,520 pesos.
Zacatecas, Yucatán, Veracruz, Oaxaca, Nayarit, Morelos, Michoacán, Hidalgo y Colima: 10,000 pesos.
Chiapas: 10,430 pesos.
Tamaulipas y Puebla: 11,000 pesos.
Sonora: 11,440 pesos.
Sinaloa: 11,500 pesos.
Guanajuato: 11,606 pesos.
Tabasco, San Luis Potosí, Quintana Roo, Jalisco, Estado de México, Durango, Coahuila, Baja California y Aguascalientes: 12,000 pesos.
Chihuahua: 12,800 pesos.
Querétaro y Baja California Sur: 13,000 pesos.
Ciudad de México: 14,470 pesos.
Campeche: 14,957 pesos.
Nuevo León: 15,000 pesos.

Twitter @TiempoGro

Andrea Legarreta ¿Quién y cómo se pagó ese comentario a favor de la política económica del gobierno federal?

A casi una semana del famoso diálogo impostado entre los conductores Andrea Legarreta y Raúl Araiza sobre la devaluación del peso y cómo no afectará la economía de los mexicanos, en las redes sociales continúan los memes y la pregunta incómoda: si ellos sólo leyeron un guión de la producción del programa Hoy, ¿quién y cómo se pagó ese comentario a favor de la política económica del gobierno federal?

La politóloga Denise Dresser lo preguntó así en su cuenta de Twitter:

“Más allá de los Memes hay pregunta de fondo que debe ser contestada: ¿Quién pagó el comentario?”.

La propia conductora de Hoy borró de su cuenta de Twitter el comentario que lanzó el jueves explicando que ese diálogo con Raúl Araiza fue ordenado por la producción del programa.

Ese mensaje decía lo siguiente:

 

En esa cuenta, por supuesto, no se hizo ninguna mención a la polémica generada por el diálogo teleproducido entre Raúl Araiza y Legarreta.

La “cátedra” de Legarreta sobre la economía mundial, China y la estabilidad de México aunque el peso se haya devaluado frente al dólar generó, al menos, una veintena de memes que se han difundido en las redes sociales, especialmente en Twitter, Instagram y Facebook.

Uno de los memes dedicados a la conductora.

Insensatez

“El que suba el dólar no afecta a los mexicanos”, declaró la conductora Andrea Legarreta en su programa Hoy, de la cadena Televisa. Y como suele ocurrir cuando se toca el tema de la depreciación de la moneda mexicana frente al dólar, los mexicanos no perdonan. Las redes se inundaron de memes y sentencias irónicas sobre los conocimientos, o falta de ellos, de la conductora. Legarreta acabó confesando en un tuit que era un espacio patrocinado y no su opinión. Con más de cuatro millones de seguidores en la red social, el impacto era de esperar. El economista Samuel García, director de Arena Pública explica en qué se equivocaba la presentadora con sus declaraciones.

“La depreciación del peso sí afecta a los mexicanos”, sentencia García. Aunque reconoce que no sólo es culpa del Gobierno, coincidiendo en parte con el resto de la declaración de la conductora: “Sube por culpa de las economías de otros países que están mal. No es por culpa de nuestro gobierno”, se leía en el mensaje. “La volatilidad internacional de países como China o Estados Unidos o la caída del crudo afecta a la devaluación de nuestra moneda”, explica García.

Pero, ¿cómo ha afecta a la ciudadanía que el dólar se encuentre por encima de los 18 pesos?

1. El aumento de precio en los productos duraderos. Estos son los llamados de “línea blanca”: electrodomésticos y coches principalmente. Muchos de ellos importados. “Los precios de la industria automotriz han aumentado entre un 5% y un 7%, el doble de la inflación nacional”, cuenta García.

2. La competencia nacional aprovecha la coyuntura. Dado que muchos productos importados han aumentado el precio, la competencia nacional ha hecho lo mismo para su propio beneficio. Aunque en su mayoría son artículos de lujo. “Si las corbatas de seda italianas, con un precio de referencia en dólares, tienen un precio mayor, las mexicanas subirán también los costes”, explica el economista, quien explica esta tendencia con un término llamado “fenómeno hormiga”, que se trata de una subida de precios por comparación.

3. Una inflación encubierta. García reconoce que la inflación está muy controlada en México, con un 2,13%, pero asegura que se debe a que todavía los productos básicos no se han visto afectados por la inflación que están asumiendo los productores. “Ahora mismo los precios al productor se han incrementado por encima del 5%, casi el doble de la inflación nacional. Están asumiendo menores márgenes de ganancia debido a la competencia y a la escasa demanda nacional. En cuando mejore algo la economía, la inflación subirá por encima de los salarios de los trabajadores”, advierte el economista.

4. Han aumentado los precios de algunos servicios.  Las empresas que tienen como referencia los servicios del exterior, como pueden ser las universidades y escuelas privadas, han aumentado los costes, en este caso, de matrícula, explica García. “Debido a una depreciación cambiaria asumen una inflación a futuro y aumentan los precios”, señala.

5. El coste de los peajes es más caro. Muchos de los tramos de las autopistas mexicanas están operados por empresas privadas y éstas trabajan en su mayoría con componentes importados que se han encarecido por la subida del dólar. El Gobierno ha autorizado para este nuevo año las subidas en los peajes, señala, y añade que “aunque no se trate de una inflación directa, si el camión que transporta los frijoles tiene que pagar más para llevarlos a un lugar, se verá afectado en un medio plazo el precio de este producto básico”.

Entre los beneficios inmediatos de la depreciación destaca el aumento del turismo extranjero y la ganancia por las exportaciones. No obstante, los mexicanos que quieran viajar al exterior tendrán que asumir una pérdida de poder adquisitivo en el extranjero. Sobre las exportaciones, García se muestra también algo escéptico: “Hay que tener en cuenta que eso es un beneficio a corto plazo. México sigue siendo un país maquilador. El 40% del valor de lo que exporta se debe a lo que importa”.

Otro de los beneficios, que destaca el economista Gerardo Esquivel, es que las familias que reciben remesas del exterior verán traducido el cambio en un mayor número de pesos, lo que aumentará sus ingresos y su capacidad de compra. Pero reconoce que para la mayoría de la población “el ajuste en el tipo de cambio es indeseable, ya que piensa que generará inflación y crisis”.

“La depreciación genera mala expectativa sobre el futuro de la economía y esto va a influir también en un medio plazo a la subida de precios. Se pueden aumentar los costes por miedo”, señala Samuel García. Y concluye: “A corto plazo la depreciación es beneficiosa, pero la ilusión no dura mucho. La devaluación de la moneda puede provocar al final la pérdida de poder adquisitivo de los mexicanos”.

¿En qué afecta a México que EU suba su tasa de interés?

Por Miriam Castro.

La última vez que el Sistema de la Reserva Federal (FED, por su acrónimo en inglés) elevó su tasa fue a mediados de 2006 y desde diciembre de 2008 se mantiene en un rango de cero a 0.25 por ciento. Un posible incremento mantiene a la expectativa al mercado financiero de México, pero en qué afecta a México que los estadunidenses incrementen su tasa de interés, aquí algunas respuestas.

¿Qué es la Reserva Federal de Estados Unidos?

La Reserva Federal es el banco central de Estados Unidos y es un organismo público e independiente que es propiedad de los bancos (todos los bancos e instituciones que administran dinero en Estados Unidos están obligados, por ley, a mantener cierta cantidad de dinero en la Reserva Federal) y no del Estado.

¿Qué tasa es la que la Reserva Federal de Estados Unidos va a subir?

Se trata de la tasa de fondeo de la Reserva Federal, es decir la tasa de interés que se cobran entre sí los bancos por préstamos a un día.

¿Para qué sirve?

Carlos Capistrán, economista en jefe para México de Bank of America Merrill Lynch, explica que la tasa de fondeo es la tasa de interés a través de la cual los bancos pueden pedir prestado a la Reserva Federal, por lo que “al moverse esta tasa de interés se mueven otras tasas en la economía de manera paulatina, aunque en algunos casos pueden pasar algunos años antes de que se manifieste el cambio, como es el caso de las hipotecas. En el caso de los bancos, se mueven las tasas de interés que utilizan para pagar los depósitos, como para sus préstamos”.

Cuando la economía de un país está pasando por un mal momento la tasa se reduce con la esperanza de estimular las inversiones, las compras y la economía en general; pero cuando la economía se empieza a recuperar, se incrementa la tasa para que los préstamos sean más caros y que los precios no se incrementen demasiado.

¿Por qué afecta que la Reserva Federal incremente su tasa?

Es un proceso que afecta a toda la economía, porque primero aumenta el costo de fondeo de los bancos, quienes luego transfieren el aumento en sus costos a sus clientes finales.

El nivel tasa de la tasa de interés marca el ritmo de consumo por parte de los consumidores y de la inversión por parte de las empresas. Cuando existe una tasa de interés baja los consumidores compran más porque los intereses que pagan por comprar autos, casas o cualquier otra cosa a crédito son bajos. En el caso de las empresas, también suelen pedir más dinero prestado para proyectos de inversión porque el crédito que piden tiene un bajo costo.

Cuando la tasa de la Reserva Federal sube, los bancos pagan más por tener dinero, luego entonces tienen que cobrarle ese incremento a sus clientes y la manera de hacerlo es subiendo las tasas de interés de las compras a crédito y de los préstamos.

En el caso de las hipotecas el efecto tarda varios años en verse reflejado porque los contratos son a largo plazo.

¿Cómo determina la Reserva Federal de EU si sube o no su tasa?

Capistrán explica que la Reserva Federal basa su decisión fundamentalmente en dos variables: el mercado laboral y la inflación.

“En la medida en que el mercado laboral se ve mejor se abre un espacio para aumentar tasas; porque un mercado laboral que tiene una tasa de desempleo muy baja se ve reflejado en mayores salarios.

En el caso del mercado laboral, la Reserva mide la tasa de desempleo, el crecimiento de la economía y la creación de puestos de trabajo.

En el caso de la inflación analizan el crecimiento económico, los precios al consumidor (el precio que pagan las personas por bienes y servicios) y los precios al productor (el precio que pagan los empresarios por bienes y servicios necesarios para que funcione su empresa)”.

¿Por qué los movimientos en la tasa de la Reserva Federal afectan a México?

México es una economía muy ligada a Estados Unidos, tanto en términos comerciales, como financieros, por lo que un incremento en el fondeo de Estados Unidos puede implicar un incremento en el fondeo para muchos agentes en México; por ejemplo empresas que estén pidiendo prestado en dólares en Estados Unidos o el mismo gobierno mexicano que una parte de su deuda está en dólares y que por lo tanto ve incrementado su costo de fondeo. Tanto el gobierno, como las empresas y algunos agentes verán su costo de fondeo aumentar “.

Por otro lado, explica Capistrán, lo que también puede ocurrir cuando la Reserva Federal esté pagando tasas mayores a las que paga actualmente México (3.0 por ciento) es que “pudiera haber movimiento de recursos de México hacia Estados Unidos lo cual se puede ver reflejado en una depreciación en el tipo de cambio y por lo tanto el Banco de México, para evitar una depreciación al tipo de cambio, tendría que subir también las tasas en el país”.

¿Cómo le afecta directamente a los mexicanos?

El economista en jefe para México de Bank of America Merrill Lynch prevé un escenario aún incierto para México, pues eventualmente la Reserva Federal y el Banco de México subirán sus tasas, “lo cual implicaría que hayan tasas de interés más altas en el sector hipotecario, pero por el otro lado la reforma financiera actúa para bajar las tasas, al final no es claro lo que va a pasar porque son dos cosas que van en sentido contrario.

La reforma financiera, al generar mayor competencia genera que las tasas vayan cayendo, entonces si la FED no subiera sus tasas en México las tasas en el país tenderían a ir bajando en el caso de las hipotecas o tarjetas de crédito, pero cuando las suba la FED hará que las tasas vayan hacia arriba, ¿cuál de las dos fuerzas va a ganar?, aún no lo sabemos”.

Fuente: http://www.milenio.com/negocios/fed-reserva_federal_de_eu-tasas_fed-tasa_interes-afecta_a_Mexico_EU_suba_su_interes_0_647335423.html