Archivo de la etiqueta: Adela Román Ocampo

Tijuana y Acapulco, las ciudades más violentas del mundo

Por Melissa Galván.

Cinco de las 10 ciudades más violentas del mundo son mexicanas y, de ellas, dos lideran el ranking elaborado por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública.

En su último informe —difundido este martes—, la organización civil tomó en cuenta las tasas de homicidio más altas registradas en 2018.

Así, la lista de las 50 ciudades más violentas del mundo es liderada por Tijuana, Baja California, donde el año pasado se cometieron, en promedio, 138 asesinatos por cada 100,000 habitantes.

El segundo lugar lo ocupa Acapulco, Guerrero, con una tasa de 110. Y aunque Caracas, la capital de Venezuela, es la que más asesinatos tuvo en términos absolutos (2,980), se ubica en el tercer lugar, pues su tasa es más baja (99).

Al ranking se suman:

Ciudad Victoria, Tamaulipas, México (86)
Ciudad Juárez, Chihuahua, México (85.56) Irapuato, Guanajuato, México (81.44) Guayana, Venezuela (78.30)
Natal, Brasil (74.67) Fortaleza, Brasil (69.15) Ciudad Bolívar, Venezuela (69.09)

¿Qué otras ciudades ingresaron al ranking?

De acuerdo con el informe, las ciudades mexicanas que aparecen por primera vez como las más violentas del mundo son:

Irapuato (Guanajuato)
Cancún (Quintana Roo)
Uruapan (Michoacán)
Coatzacoalcos (Veracruz)
Celaya (Guanajuato)
Ensenada (Baja California)

¿Qué ciudades salieron del ranking?

Las ciudades mexicanas que aparecían en el ranking de 2017 y que en 2018 lograron disminuir sus tasas de homicidio son:

La Paz (Baja California Sur)
Mazatlán (Sinaloa)
Los Cabos (Baja California)

¿Cómo lograron disminuir los homicidios?

El Consejo Ciudadano destacó que, por ejemplo, en los casos de La Paz y Los Cabos la tasa disminuyó no por la intervención de las fuerzas federales, sino “porque un grupo criminal se impuso a sus rivales”.

¿Qué panorama viven las ciudades más violentas?

La ciudad fronteriza de Tijuana se volvió desde 2017 escenario de una disputa entre los cárteles Jalisco Nueva Generación (CJNG), en alianza con los Arellano Félix, y el de Sinaloa, según reportes de la DEA.

Desde ese año, el gobierno de Estados Unidos emitió una alerta para sus ciudadanos que quisieran viajar a Baja California, advirtiendo de “actividad criminal y violencia, incluyendo el homicidio”.

Según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), la entidad que este año renovará gubernatura sumó 2,872 homicidios dolosos en 2018.

Hasta 2017, Guerrero había sido considerado el estado más violento del país y el tercero a nivel mundial. Bastaron 10 años para que Acapulco, su paraíso turístico, se volviera escenario del crimen organizado.

Aunque el estado ha logrado disminuir su incidencia delictiva en el último año, los asesinatos siguen siendo parte de la cotidianidad. En 2018, registró 2,285 homicidios dolosos, y en el primer mes de este año, ya van 142.

En el caso de Guanajuato, actualmente gobernado por el panista Diego Sinhué Rodríguez, atraviesa su peor crisis de inseguridad . Tan solo en enero de este año se abrieron 225 carpetas de investigación por homicidio doloso, según las cifras oficiales.

Las autoridades del estado atribuyen la escalada de violencia a la disputa entre el CJNG y Los Zetas, además de otras organizaciones dedicadas al robo de combustible .

Publicado en ADN Político

Moody’s alerta sobre el impacto de la violencia en la economía de #Acapulco

Gobernador y alcaldesa. Una pareja dispareja y ACAPULCO a la deriva.

Por Juan Carlos Cruz Vargas.

La agencia calificadora Moody’s Investors Service encendió una alarma sobre el municipio de Acapulco, Guerrero, que ha sido fuertemente golpeado por la violencia en años recientes, con una tasa de homicidios de 112 por cada 100 mil habitantes durante la l 2017, lo que la convierte en una de las ciudades con mayor criminalidad en México.

“La fuerte dependencia de Acapulco en el turismo ha ocasionado que la economía del municipio sea altamente vulnerable a los efectos de la violencia. Acapulco, ya que se encuentra sobre una ruta estratégica para el tráfico de drogas”, señaló el reporte de Moody’s titulado Propagación de la violencia expone a más estados y municipios a riesgos crediticios relativos a la seguridad.

Moody’s recordó que entre 2012 y 2017, el número total de turistas internacionales que visitaron la ciudad cayó 63%, según datos de la Secretaría de Turismo, “aunque en cierta medida, el turismo local ayudó a compensar esta disminución. A lo largo del mismo período, el número de vuelos internacionales con destino al aeropuerto de Acapulco cayó más de la mitad”, matizó.

El impacto en la economía de Acapulco ha sido negativo, Guerrero registró un crecimiento real de su PIB de 0% en 2017, después de crecer entre 1% y 2.1% durante los dos años anteriores.

Actualmente, el Departamento de Estado de Estados Unidos recomienda no viajar al estado debido a sus elevados niveles de criminalidad.

En un estudio del Banco de México se identificó que el deterioro en algunas variables en Acapulco ayuda a explicar por qué en años recientes su economía se ha desempeñado por debajo de la de los otros 14 centros turísticos de México que fueron incluidos en el estudio (con base en indicadores que sirven de aproximación al crecimiento del PIB municipal).

“La incapacidad de Acapulco para resolver el problema de seguridad provocó que el estado y las autoridades federales tomaran control de la policía municipal en septiembre de 2018 ante preocupaciones de que hubiera sido infiltrada por grupos del crimen organizado”, señaló Moody’s.

Esto además coincide con un periodo de deterioro de las finanzas del municipio.

Leer más de esta historia en PROCESO

#Acapulco: Dolorosas Derrotas

Por El Marqués de Puerto Marqués.

Al jefe de gobierno del estado se le había comparado en el PRI como un héroe de Star Wars que había recuperado el poder y la fuerza de su partido en Guerrero, pero tras las elecciones del día de ayer el sentimiento es que a ese héroe se le ha perdido su espada láser para siempre.

En el 2015 Hector Astudillo ayudó a recuperar al PRI el control del estado. Pero en este 2018 el gobernador y su partido se han quemado en el intento. Las viejas estrategias, tales como el acarreo y la compra de votos no les han funcionado en lo que alguna vez fue un gran bastión priísta. No es extraño que René Juarez, que odia perder, esté entre los que cuestionan el criterio de Hector Astudillo, al haber apoyado con tanta fuerza a Ricardo Taja en Acapulco.

Para los priístas, la elección de Acapulco se habían convertido en una situación en la que no podían perder, y es de verdad sorprendente que hayan perdido. Una victoria de Ricardo Taja hubiese sido vital para el PRI: pero en cambió la derrota exhibe la falta de ética de su candidato y de su equipo durante toda la campaña, tan solo hay que recordar cuándo se negó a participar en una serie de debates alegando que no quería perder la supuesta ventaja que según sus encuestas lo ponían en la delantera. Con la derrota de Ricardo Taja nuevamente la imagen del PRI ha quedado muy manchada en Acapulco y la estructura parece que se les ha fracturado otra vez en cientos de pedazos.

Pero la derrota del Frente por Guerrero en Acapulco con Jacko Badillo no es menos grave. Las divisiones en los partidos que conformaron el frente se evidenciaron penosamente durante toda la campaña y la constante exposición y desaciertos del alcalde Evodio Velázquez hundieron el barco cuando intentaba zarpar.

Ahora habrá reflexión y recriminaciones por esta herida autoinfligida y también se pondrá en cuestión la excesiva influencia de Evodio Velázquez y Beatriz Mojica, pero nada impedirá que el PRD salte hacia un precipicio sin fondo en Acapulco.

El resto de los candidatos no pintaban nada, pero me llama la atención el caso del ex gobernador Zeferino Torreblanca que término por arruinar completamente su carrera política, ya que nuevamente peco de soberbia en el momento clave al no querer declinar por la ganadora de la elección Adela Román de MORENA, aún cuando el propio Andrés Manuel López Obrador se lo había pedido unos días antes de las votaciones. En el pecado llevará la penitencia.

La coalición del pueblo se impone

Estas elecciones se apodaron ya “la venganza del pueblo”, dado que hombres y mujeres de todas las clases sociales se unieron para propinar un revés al PRI votando parejo por los partidos de la oposición. Lo que ha pasado en Guerrero parece confirmar esta tendencia.

Los guerrerenses han salido a votar en grandes cantidades en uno de los estados más divididos por cuestiones sociales, políticas y económicas para cambiar completamente el panorama electoral en Guerrero.

Estas derrotas y victorias tienen sin duda muchas lecturas que ya iremos desmenuzando, pero por el momento nos alegramos que las elecciones hayan sido un verdadero ejercicio democrático, en donde finalmente triunfó el sentir del pueblo de Guerrero en las urnas.

Ahora les tocara a los ganadores corresponder con hechos ese desmedidos apoyo y que la historia los juzgue a todos.

Twitter @TiempoGro