#Guerrero: The Apparent Massacre of Dozens of Students Exposes the Corruption at the Heart of Mexico

The young father’s corpse was left on the street of the southern Mexican town of Iguala with his eyes gouged out and flesh ripped off almost to the skull—a technique typical of the cartel murders that have become too common in this country. But unlike many victims of Mexico’s ongoing drug wars, he was no gang member, police officer or journalist. The body belonged to a 19-year old trainee teacher who had been preparing to participate in a march to commemorate a notorious massacre of Mexican students by the military and police in 1968. Instead of making it to that demonstration, though, the young man found himself the victim of a what will be a new atrocity date on Mexico’s bloody calendar.

The murder, which occurred on the night of Sept. 26 or morning of Sept. 27, was part of a brutal attack on student teachers by corrupt police officers and drug cartel assassins that has provoked protests across the nation. During the violence, at least six students and passersby were killed and another 43 students disappeared, with many last seen being bundled into police cars. Soldiers and federal agents have taken over the city of Iguala and have arrested more than 30 officers and alleged gunmen from a cartel called the Guerreros Unidos or Warriors United. They have also discovered a series of mass graves: on Oct. 4, they found 28 charred bodies and on Thursday night they discovered another four pits where they are unearthing more corpses. Agents are conducting DNA tests to see if the bodies belong to the students.

Parents of the 43 missing students meet at the teachers rural college in Ayotzinapa, in Guerrero state, Mexico, Oct. 5, 2014.
Parents of the 43 missing students meet at the teachers rural college in Ayotzinapa, in Guerrero state, Mexico, Oct. 5, 2014.

The atrocities have triggered national outrage and presented the biggest security-related challenge yet for Mexican President Enrique Pena Nieto. Taking power in 2012, Pena Nieto promised to reduce the tens of thousands of cartel killings and modernize a sluggish economy. He has overseen the arrests of major drug lords like Joaquin “Chapo” Guzman, nabbed in February and Vicente Carrillo Fuentes, alias “The Viceroy,” who was detained on Thursday. But while the total number of homicides declined by 15% in his first year in office, parts of Mexico—such as Guerrero state, where Iguala sits—still suffer some of the highest murder rates in the world. There were 2,087 murders last year in Guerrero, a state of 3.4 million people, giving it a rate of 61 homicides per 100,000 inhabitants.

On Oct. 6, Pena Nieto swore the students would receive justice and ordered a major federal operation in response. “This is infuriating, painful and unacceptable,” he said in a televised address to the nation. But human rights groups and family members accused him of being slow to respond to the tragedy, allowing some of the possible perpetrators to escape. Iguala mayor Jose Luis Arbaca fled town more than four days after the shootings and disappearances. It later emerged that Mexico’s intelligence service had a file linking him to the Warriors United cartel. The mayor’s brother-in-law was arrested this week for involvement in the killings. “Very slow, Pena Nieto, very slow,” said Jose Miguel Vivanco, Americas director of Human Rights Watch. “This issue could have been cleared if the federal government had immediately taken responsibility for these students.”

However, the atrocities are also devastating to the opposition Democratic Revolution Party, or PRD. (Pena Nieto is a member of the Institutional Revolutionary Party, or PRI, which dominated Mexican politics for most of the 20th century.) Arbaca was a PRD member, and the party’s leader went to the city on Oct. 7 to personally apologize to residents. The governor of Guerrero state is also in the PRD and there have been calls for his resignation. The governor has denied the killing was his fault and called for a referendum on whether he should stay in power. Furthermore, when PRD founder Cuauhtemoc Cardenas joined a protest over the killings in Mexico City on Oct. 8 he was booed and had bottles thrown at him.

The march into Mexico City’s central plaza was joined by tens of thousands of people and was headed by family members of the victims. “I won’t rest until I have my son back,” Mario Cesar Gonzalez, father of 21-year old disappeared student Cesar, told TIME. “This is a problem of corrupt police and politicians working with drug cartels. I am going to fight until we discover the truth of what happened. I don’t care if they kill me. Nothing matters to me except my son.” Most of the disappeared students were the children of poor farmers and workers and went to a university for rural school teachers near Iguala.

Protesters also demonstrated in dozens of other cities across Mexico. In jungle-covered Chiapas state, thousands of the Zapatista rebels who rose up for indigenous rights in 1994 marched in silence in solidarity with the teachers. “Your pain is our pain,” said one banner. In Guerrero state itself, thousands blockaded major highways and shouted outside government buildings.

The killings brought back to the surface another problem that Pena Nieto’s government has been grappling with: vigilante groups that have risen to fight cartels. A Guerrero vigilante militia that operates in villages where many of the students come from has gone to Iguala, promising justice for the students. A local guerrilla group called the Revolutionary Army of Insurgent People said it will form a brigade to attack the Warriors United cartel. ” [We will] confront the political military aspects of this new front of the Mexican narco state,” says a masked man on a video message posted online as he stands besides photos of revolutionaries Emiliano Zapata and Pancho Villa.

The actual motives behind the attack on the students remain murky. About 120 students went into Iguala and had absconded with three buses from the Iguala station, which they wanted to take to the march in Mexico City. Students across Mexico often commandeer buses for their marches, a practice that is largely tolerated by the authorities. It was also reported by Mexican media that the students had disturbed a public event, angering city officials linked to the cartels, while the gangs might have believed the students were invading their turf.

One student who survived the attack said he wasn’t sure why the cartel and police went after them. “It came as a complete shock and surprise. We were relaxed and heading out of town, when suddenly there were bullets being fired from all directions,” said Alejandro, 19, who asked his surname not be used in case of reprisals. “I feel lucky that I am alive. But I think all the time about my companions who were taken. I don’t know what they could been through or how much pain they could have suffered. This makes me very sad and very angry.” Pena Nieto—and the rest of Mexico’s power brokers—should beware of that anger.

Link: http://time.com/3490853/mexico-massacre-students-police-cartel-corruption/

#Guerrero: “Ángel Aguirre y la PGR sabían de los ilícitos de José Luis Abarca”

Swingers.

Por Daniel Blancas Madrigal.

A mediados de diciembre de 2013, en el Campo Militar Número 27 de Acapulco, el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, fue alertado de las tropelías cometidas por el edil de Iguala, José Luis Abarca, hoy prófugo de la justicia tras la desaparición masiva de normalistas de Ayotzinapa.

El Consejo Ciudadano de Seguridad del estado detalló al mandatario cómo Abarca utilizaba el comercio de oro para lavar dinero del crimen organizado, cómo ingresaba de manera ilegal al país joyería italiana y se había involucrado en el secuestro de joyeros, cómo había comprado la candidatura del PRD a la presidencia municipal de Iguala y la manera cómo solía eliminar a sus adversarios.

En aquella reunión también estuvieron presentes el entonces secretario de Seguridad Pública del estado: el almirante Sergio Javier Lara Montellanos -quien renunció al cargo semanas después-, así como representantes de la Secretaría de Marina y del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen).

De lo que se dijo ahí hay testigos. Una pieza clave -desde todos los flancos- para develar la historia fue en ese momento y es Arturo Flores Mercado, no sólo por su liderazgo dentro del Consejo Ciudadano de Seguridad de la entidad, sino por su posición como presidente de la Asociación de Joyeros y Plateros de Guerrero y por el antecedente de haber contendido con Abarca por el ayuntamiento de Iguala.

Aunque se había reservado hablar del tema, pues ha sido amenazado por el crimen organizado e incluso cuenta con medidas cautelares dictadas por la CNDH, Flores Mercado accedió a compartir con Crónica su testimonio y los registros del Consejo y de la Asociación de Joyeros…

ORíGENES. -¿Conoces a un fulano que se dice llamar José Luis Abarca, que afirma venir de Iguala y es un gran empresario de joyas? -preguntó un grupo de joyeros a Arturo Flores Mercado, presidente de la Asociación de Joyeros de Guerrero.

Era principios de octubre de 2007, durante la Expo Joyas que se realiza todos los años en Guadalajara, Jalisco.

-No me suena, ¿por qué? -sondeó Flores.

-Es que trae mucho dinero, y va de stand en stand comprando grandes cantidades de oro -le dijeron.

“Es ahí donde el gremio joyero supo de él. Sin ningún antecedente en el ramo y de la noche a la mañana, se volvió el mayorista más poderoso venido de Iguala. Quiso llegar directo con los fabricantes de Jalisco, el principal mercado, y se hizo amigo de ellos, porque a todos les interesó tener un cliente como Abarca, que pagaba de contado… El señor no compraba un kilo de oro, sino 40 o 50… Para que tengamos una idea más clara, un kilo cuesta hoy alrededor de 200 mil pesos. Así que los fabricantes le comenzaron a mandar mucha mercancía y hubo quienes incluso lo visitaban en Iguala. Se convirtió en un reconocido comerciante de la región, que daba hasta créditos millonarios. Hizo negocio con los más fuertes, pero él revendía a precios más baratos”.

-¿Más baratos? -se cuestiona a Flores Mercado.

-Su negocio era el lavado de dinero. Encontró en el oro la forma de enjuagar el billete ilícito y así enriquecerse. Se había casado con María de los Ángeles Pineda Villa, cuyos hermanos eran parte de la delincuencia organizada.

Pero su fuerte, más que la joyería nacional, era el contrabando de joyería italiana… “Los contrabandistas van a Laredo, Texas, a Los Ángeles o Nueva York y ahí la consiguen, la compran y la ingresan ilegalmente al país”.

De esta actividad ilegal, conoció la Policía Federal y la Ministerial.

“En 2011 armaron un fuerte operativo en Iguala y le confiscaron más de 20 kilos de joyería italiana de contrabando, pero él y su gente fueron alertados y lograron ocultar la mayoría de la mercancía, la repartieron en casas y otros escondites. La policía, la PGR y otras autoridades conocieron de este señor desde entonces”.

-¿Qué otras autoridades?

-Todos en Iguala y en gran parte del estado conocían que Abarca tenía custodia militar. Llegó a tanto su poder que traía elementos de la zona militar que lo acompañaban a todos lados, incluso desde antes de que fuera candidato y presidente municipal. La cuestión es si sabían o no lo que hacía.

El hoy prófugo fue nombrado representante del Centro Joyero Obregón, ubicado a una cuadra del zócalo de Iguala y el cual alberga en sus dos niveles 145 negocios de joyería -muchos de los cuales le pertenecían a él o a algún integrante de su familia-. A la par se convirtió en dueño del centro comercial Galerías Tamarindos, el más grande y lujoso de la ciudad, ubicado frente al cuartel militar.

Pero pronto surgieron referencias inquietantes en torno a su accionar…

“Justo en los años en que Abarca acrecentó su poder dentro del ramo, se multiplicaron los secuestros a joyeros -cuenta Flores Mercado-. ‘Levantaron’ a muchos que venían principalmente de Guadalajara. Al interior sabíamos que alguien les estaba poniendo el dedo”.

-¿Quién, Abarca?

-Sí, él. El plagio más sonado fue el del dueño de Consorcio Diamante y su hijo… A él le interesaba comprar la parte de arriba del Centro Joyero de Iguala. Llegó con su hijo para ver los stand y comprarlos, se cotizaban sobre dos millones de pesos cada uno. Por la mañana los saludé, y en la tarde ya los habían secuestrado. Al señor lo dejaron libre para que operara el pago. Supe que les dio mucho dinero y hasta oro le pidieron a cambio de la libertad de su hijo. Después de esa experiencia el consorcio desapareció y la familia se fue del país. Muchos otros compañeros también fueron secuestrados, robados y asesinados. Y era él (Abarca) quien les estaba poniendo el cuadro, y luego se encargaba de desplazar esa mercancía robada o pedida como rescate…

El respaldo del gremio a José Luis Abarca se desplomó sin reservas en 2009, cuando la PGR difundió los nombres de los delincuentes más buscados a nivel nacional…

Via: http://www.cronica.com.mx/notas/2014/862308.html

Guerrero es nuestra culpa.

Guerrero, sal de Guerrero. Huye. Búscate otro nombre.
Desaparece como esos estudiantes en fosas clandestinas.
Comienza de nuevo. Sólo así.
Brenda Ríos.

Por Selene Rios Andraca.

Son casi las dos de la mañana, en Chilpancingo aún huele a humo, en las calles del centro llueven cenizas del Ayuntamiento incendiado, en el Palacio de Gobierno seis regiones están carbonizadas, las fosas clandestinas en Iguala siguen vomitando cuerpos anónimamente calcinados, los 43 normalistas de Ayotzinapa siguen desaparecidos y el gobernador Ángel Aguirre Rivero insiste en que su estado es gobernable.

Al gobernador guerrerense lo ha alcanzado una y otra vez su negligencia. En 1997 no supo qué hacer ante Guerrero devastado por “Paulina”, hoy 17 años después, no sabe cómo reaccionar ante su estado devastado por su gobierno, por el Ejército, por los narcoalcaldes y por el narcotráfico. La historia es dolorosamente cíclica.

Ante los destrozos en el Palacio de Gobierno, el Ayuntamiento y el Congreso del Estado, el gobernador guerrerense determinó valientemente no dar la cara. Salvo en una breve entrevista en Radio Fórmula en la comentó que afrontará el problema social y en la que juró por todos los santos que Guerrero es gobernable.

Claro, no dijo ni cómo enfrentará el problema social ni qué chingados significa para él esa palabreja tan sobrevaluada en estos días de crisis: “gobernable”.

Quizá para mi paisano, “gobernable” signifique:

Tolerar que José Luis Abarca Velázquez gobernara Iguala a pesar de sus nexos harto conocidos y probados con el crimen organizado.

Solapar el nacimiento de nuevos cárteles de droga: Guerreros Unidos, por ejemplo.

Minimizar la ejecución de docenas de personas al día en distintos puntos del estado.

Subestimar la agresión contra los normalistas de Ayotzinapa.

Dejar en la indefensión a los normalistas de Ayotzinapa durante su boteo en Iguala el pasado 26 de septiembre.

No enviar ayuda a los normalistas después del primer enfrentamiento con los Policías Municipales.

No detener inmediatamente a los Policías Municipales que persiguieron, acribillaron, mataron y después, detuvieron a los 43 normalistas hoy desaparecidos.

No consolar a las familias de los desaparecidos.

Permitir que el alcalde de Iguala se fugara.

Asegurar que las decenas de cuerpos de las fosas en Iguala no son de los normalistas —aunque la PGR dice que aún no hay elementos para decirlo—.

Minimizar las exigencias de su renuncia como gobernador.

Restregar el dinero público invertido en la Rural Isidro Burgos.

Ignorar —olímpicamente— las manifestaciones en su contra.

No comprender la suma de entes violentos de Oaxaca y Michoacán para apoyar el movimiento guerrerense.

Aminorar el motín de normalistas y maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación.

Esconderse del motín y de todo Guerrero.

**

Hoy Guerrero arde.

Por culpa de Ángel Aguirre.

Por culpa de los normalistas que secuestran camiones, civiles, ciudadanos y quien se les atraviese en su lucha.

Por culpa del narcotráfico y su guerra encarnizada por las plazas, por las cuotas y por el mando.

Por culpa del Ejército que permite los asesinatos masivos.

Por culpa de la prensa complaciente.

Por culpa de los guerrerenses indiferentes.

Hoy Guerrero arde y es nuestra culpa.

Por eso Brenda Ríos tiene razón, tristemente tiene la razón: Guerrero, sal de Guerrero. Huye. Búscate otro nombre. Desaparece como esos estudiantes en fosas clandestinas. Comienza de nuevo. Sólo así.

Queda.

Via: http://www.periodicocentral.mx/2014/columnistas/guerrero-es-nuestra-culpa

Insta PAN a que Aguirre pida licencia y se separe de su cargo

CIUDAD DE MÉXICO, 13 de octubre.- El Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN) en la Cámara de Diputados pidió al gobernador del estado de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, solicite licencia y se separe de su cargo ante el clima de ingobernabilidad que se vive en la entidad.

Luego de la reunión semanal de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de San Lázaro, el vicecoordinador de los diputados panistas, Marcelo Torres Cofiño, dijo que el mandatario estatal guerrerense debe salir del gobierno para facilitar las investigaciones sobre la desaparición de 43 normalistas.

Me parece que para efecto de esclarecer los hechos sería prudente que el gobernador y otros, por supuesto, funcionarios, se hicieran a un lado para abrir una investigación concreta sobre estos hechos y por supuesto obtener los hechos reales de lo que ha estado sucediendo en el estado”, expuso el panista.

Por su parte, el Partido del Trabajo, en voz de Liliana Aguilar, llamó a la Cámara de Diputados a que discuta entablar juicio político en contra del gobernador de Guerrero y la desaparición de poderes, por omisión en el caso de la desaparición de normalistas y la fuga del alcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez.

Tendrá que estar tratando y analizando cuestiones políticas como el tema de un juicio político o hasta la desaparición de poderes en Guerrero. Eso es lo que me parece a lo que llegaremos y concluiremos. Nosotros simplemente queremos tener todos los elementos”, indicó.

La Comisión Especial de San Lázaro que analiza los hechos del estado de Guerrero llamó a comparecer este martes el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Raúl Plascencia, en particular para que informe qué trabajo se ha realizado respecto a la desaparición de los 43 normalistas.

Via: http://www.excelsior.com.mx/nacional/2014/10/13/986719

PERIODISMO Y NOTICIAS KAMIKAZE

A %d blogueros les gusta esto: