Archivo de la categoría: mexico

México ya es el país más violento de América

La narcoviolencia ha resurgido en la CMDX.

México, se ha convertido en una de los países con mayor número de muertos a manos de organizaciones armadas, según un estudio de la Universidad de Uppsala, en Suecia. Los resultados de los datos analizados ubican a nuestro país dentro de los primeros 10 lugares con “mayores conflictos bélicos” a escala mundial de los últimos años y como el más violento de América.

Los datos del “Uppsala Conflict Data Program (UCDP)”, un estudio realizado por el Departamento de Investigación sobre Paz y Conflicto de la Universidad de Uppsala, muestran claramente que desde el 2006, año en el que el ex presidente, Felipe Calderón, inició la llamada “Guerra contra el narcotráfico”, la cantidad de muertes relacionadas con el combate al crimen organizado aumentaron drásticamente.

Según datos del UCDP México suma 17,964 desde 1989 considerando la suma del aumento de muertes registrado una década después de la declaratoria de guerra contra los grupos delictivos. Solamente, en los 10 años las muertes ascienden a 17,489 por el conflicto armado entre organizaciones criminales, grupos de autodefensa y el gobierno mexicano; la cifra asciende a 18,675 personas muertas, si se consideran a los muertos por “Violencia unilateral” y “Conflicto del estado”. Según esos datos, registrados por la universidad, México es el país más violento del continente americano.

Estas cifras colocan a México como el noveno puesto de países con mayor conflicto bélico, sólo superado por países como, Siria (que registra el mayor número de muertes por conflictos armados, con 280,466 decesos), Afganistán, Iraq, Nigeria, Paquistán, Sri Lanka, Sudán y Somalia.

El Inframundo mexicano

image

POR JOSÉ GIL OLMOS 

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Hace algunos años, quizá una década, nadie se imaginaba el infierno dantesco que hoy vivimos y que lamentablemente se ha tornado para muchos en algo normal.

En el inframundo mexicano de hoy tenemos escenas grotescas, propias del cine gore y que no se ven en ninguna parte del mundo, incluidos los países que han sido gobernados por dictadores de mala sangre.

En un solo día o por la noche podemos ver cuerpos mutilados, fosas clandestinas regadas por cerros, montañas y hasta en patios de casas, niños sicarios que cobran unos cuantos pesos por asesinar a alguien, adultos embrutecidos por la drogas capaces de desaparecer a cientos en tambos llenos de ácido, niñas y mujeres ejecutadas a plena luz del día, pederastas sonriendo a las cámaras, adolescentes en clases de mutilación de cuerpos, policías y soldados torturando, curas abusando de niños y políticos gobernantes, banqueros y financieros  compartiendo la mesa con los líderes del crimen organizado.

Dante Alighieri tendría que reescribir su poema La Divina Comedia si estuviera una temporada en México describiendo el infierno diario que hoy vivimos.

Pero ya no sería una comedia-poema  la que tendría que escribir porque ya no tendría un final feliz, sino una novela con tintes terroríficos, donde habría de estar la Coatlicue con su falda de cráneos y serpientes como guía del inframundo mexicano.

El viaje de Alighieri por México podría empezar como turista por Acapulco el pasado fin de semana. El infierno tropical del puerto sería el arranque para describir el miedo que pasaron los turistas y habitantes por el enfrentamiento de una hora y media entre pistoleros y policías. Luego, ahí mismo en Guerrero, una visita guiada por la montaña para mirar los campos de amapola trabajados por niños y mujeres con la piel pegada a los huesos como muertos vivientes.

Después, hacia los cerros donde decenas de mujeres y hombres agachados escarban las entrañas de la tierra buscando huesos de sus familiares desaparecidos.

El viaje de Dante podría continuar hacia Morelos, donde no hay día que pase sin asaltos, ejecutados y asesinados por los pueblos indígenas donde las drogas han sustituido al alcohol.

Como si fuera un deporte de alto riesgo, el poeta italiano podría seguir por Veracruz, mirar los cuerpos incinerados del complejo petroquímico de Coatzacoalcos y luego seguir la ruta de los migrantes centroamericanos para contemplar las violaciones a las mujeres, las golpizas a los hombres y jóvenes que son extorsionados por criminales y policías que, al final, son lo mismo.

Posteriormente, podría dirigir sus pasos hacia el Estado de México o hacia Tamaulipas donde la gente ya no sale a la calle o a las carreteras en la noche porque son controladas por hordas motorizadas de criminales que transportan droga, armas e ilegales con la anuencia de policías y militares que les cuidan la retaguardia.

También podría tomar la ruta del pacífico y virar hacia Michoacán, donde los Caballeros Templarios y sus coterráneos del Cartel de Jalisco Nueva Generación cocinan miles de pastillas psicotrópicas que transportan por tierra, mar y cielo hacia Estados Unidos. Lo mismo que el Cartel de Sinaloa o el de Tijuana.

Pero en la nueva obra de Dante ya no habría nueve infiernos, sino decenas porque en cada uno de los rincones del país hay miles de tragedias humanas con pecados como la abulia, la lujuria, la gula, la ira, la envidia, la avaricia y el orgullo convertidos en virtudes públicas entre los gobernantes.

Tampoco sería una divina comedia con un final feliz, pues tendría que contemplar los círculos del infierno en los cuales al final de uno se empieza describiendo el absurdo infernal en que se ha convertido vivir en México en este arranque de siglo.

Fuente: www.proceso.com.mx

image

La deplorable situación del periodismo en México

”Es triste y lamentable que hoy tengamos más periodistas caídos en México que soldados en Irak”.

Por: Hannia Novell

Soy la autora de esa frase. La pronuncié ante un joven y entusiasta auditorio en agosto del año pasado cuando presenté “Bitácora de guerra. Experiencias de una reportera”, en la Feria Universitaria del Libro que organizó la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo.

Por más triste y lamentable que sea, la cita está vigente y refleja la realidad que cotidianamente enfrenta nuestro gremio. Un ejemplo, el pasado lunes 25 de abril nos despertamos con la noticia del asesinato de Francisco Pacheco, editor del periódico “El Foro de Taxco” y corresponsal de Radio Capital Máxima, con sede en Chilpancingo.

De acuerdo con las primeras pesquisas, alrededor de las 6:30 a. m. de ese día, Pacheco Beltrán fue atacado por sujetos armados a las afueras de su domicilio en Taxco.

Horas antes estuvo muy activo en redes sociales para difundir pormenores de los tiroteos registrados la noche del domingo en Acapulco contra un hotel donde se hospedaban agentes federales y las oficinas de la Policía Federal (PF), hechos que provocaron pánico y terror entre la ciudadanía en la Costera Miguel Alemán.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó la ejecución y manifestó su repudio por el “doble silenciamiento” contra los periodistas: “Por las balas y por el sistema legal que permite la impunidad y la desprotección de los informadores”.

La SIP expresó un “¡basta ya!” e hizo un llamado a las autoridades mexicanas para que “de manera urgente” realicen las acciones necesarias para esclarecer el crimen, ubicar a los responsables y llevarlos ante la justicia, así como para buscar herramientas concretas y rápidas que acaben con la violencia hacia los periodistas.

Claudio Paolillo, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la organización, comentó: “Este clima insoportable de impunidad incentiva a los violentos a cometer los mismos homicidios una y otra vez, ya que cualquier delincuente o pendenciero puede silenciar a un periodista para siempre sin ninguna consecuencia”.

En lo que va del año, la trágica lista de los periodistas asesinados incluye a Moisés Dagdug Lutzow (20 de febrero, Tabasco); Anabel Flores Salazar (8 de febrero, Veracruz); Marcos Hernández Bautista (21 de enero, Oaxaca), y Reinel Martínez Cerqueda (22 de enero, Oaxaca).

Pero aún más triste y lamentable es el recuento de los compañeros ejecutados en los últimos años y que, por desgracia, se cuentan por decenas.

LAS CIFRAS DE LA VERGÜENZA

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) presentó a principios de abril en Punta Cana, República Dominicana, en la más reciente reunión de la SIP, un informe en el que establece que desde el año 2000 hasta el 31 de enero de 2016, 109 periodistas habían sido asesinados en territorio nacional.

“Lamentablemente, las agresiones contra periodistas y medios de comunicación son una realidad cotidiana indignante”, advertía en ese texto con el que justificaba la Recomendación General 24 Sobre el ejercicio de la libertad de expresión en México.

En ella, el organismo que preside Luis Raúl González Pérez señala que los estados más letales para el ejercicio del periodismo son Veracruz, Tamaulipas, Guerrero, Chihuahua y Oaxaca.

Pero lo que ocurre en el país no es ajeno al contexto internacional. Según un informe de la Federación Internacional de Periodistas (FIP), en los últimos 25 años, al menos 2297 periodistas (112 sólo en 2015) han sido asesinados en el planeta.

Desde 1990 se han registrado 309 asesinatos de profesionales de la información en Irak; 146 en Filipinas; 120 en México; 115 en Pakistán; 109 en Rusia; 106 en Argelia; 95 en India; 75 en Somalia; 67 en Siria, y 62 en Brasil, los países con más homicidios de periodistas.

En 2015, las naciones con el mayor número de comunicadores asesinados fueron Francia, Irak y Yemen con diez muertos. Por primera vez se señaló a la nación europea, debido al ataque terrorista a la revista satírica “Charlie Hebdo”.

Un dato relevante de la FIP es que estos crímenes no sólo se dan en lugares en guerra o bajo conflictos violentos. “Había otros motivos, a menudo fuera del clima de guerra, para atacar a los periodistas, muchos de los cuales son víctimas de oficiales corruptos o líderes criminales”, afirmó el secretario general de la Federación, Anthony Bellanger, quien recalcó que “hubo más asesinados en situaciones de paz que en países en guerra”.

El informe critica que sólo una de cada diez muertes ha sido investigada y, al respecto, denuncia que “la falta de acción para erradicar la impunidad hacia los asesinatos y ataques a los profesionales de los medios aviva la violencia contra ellos”.

A su vez, el pasado 22 de abril se reveló que México ocupa el séptimo lugar a escala mundial, y el primero en Latinoamérica, de 13 países donde los homicidas o autores intelectuales del asesinato de comunicadores no han sido capturados o procesados legalmente.

Las cifras corresponden al Índice Global de Impunidad elaborado por el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), que tomó como referente las ejecuciones ocurridas entre 2004 y finales de 2013, y a aquellas naciones con al menos cinco casos sin resolver.

En abril de 2013 se aprobó en México una ley para perseguir los crímenes contra periodistas; sin embargo, la organización con sede en Nueva York detalló que, aun siendo un paso importante para mejorar la libertad de prensa, aún existen 16 casos no esclarecidos en México.

Pero lo triste y lamentable es que nuestro país sea el único de ese listado que no tiene o que no ha vivido en los últimos años un conflicto armado o una guerra civil. El índice lo encabezan Irak, Somalia y Filipinas.

El CPJ detalló que el 96 por ciento de las víctimas son periodistas nacionales, y en su mayoría se dedicaban a la cobertura informativa de la política, la corrupción y la guerra en sus respectivos países; casi el 33 por ciento fueron capturados o torturados antes de su muerte.

Funcionarios de los gobiernos y militares son considerados los principales sospechosos en el 26 por ciento de los casos, y en menos del 5 por ciento, los asesinos o autores intelectuales son capturados o procesados legalmente.

Más datos, ahora de Reporteros Sin Fronteras (RSF), denuncian que la libertad de prensa en todo el continente se deterioró en 2015 “por las crecientes tensiones políticas ocurridas en numerosos países, alimentadas por la recesión económica, la incertidumbre sobre el futuro y los repliegues comunitarios”.

En el caso de México, afirmó que “está marcado por una larga serie de asesinatos de periodistas, crímenes relacionados con la corrupción y el narcotráfico”.

México perdió un puesto en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de RSF para situarse en el lugar 149 de 180 naciones evaluadas, manteniéndose así entre los países que afrontan una “situación difícil” para la libertad de prensa por los estragos del crimen organizado, de cárteles del narcotráfico y de grupos paramilitares.

“Patria de los cárteles de la droga, México sigue siendo el país más mortífero de América Latina para los medios de comunicación. Los periodistas asesinados a menudo son ejecutados a sangre fría y la mayoría de los crímenes permanecen impunes”, de acuerdo con la organización.

PERIODISMO A LA ORILLA DEL PRECIPICIO

Parte de esa triste realidad la retrato en mi libro “Bitácora de guerra. Experiencias de una reportera”. En él recupero el informe anual 2013 de Artículo 195, en el que se establece que ese año documentó 330 casos (cuatro de ellos, homicidios), lo que significa que cada 26 horas y media fue agredido un periodista en México. Estas cifras representan un incremento del 59 por ciento respecto a las de 2012, cuando hubo 207 hechos.

“Así de cotidiana y sistemática se ha convertido esta práctica (…) Secuestros, asesinatos, golpes, amenazas y ataques a medios de comunicación amagan la libertad de expresión. Pero hay más: seis de cada diez agresiones fueron ejecutadas por funcionarios públicos”.

Durante el mismo año, 39 medios de comunicación fueron objeto de ataques a sus instalaciones. Estas cifras colocan a nuestro país en una situación incluso peor a la de Irak, que no se ha podido frenar ni a través de la Fiscalía Especializada de la PGR o del Mecanismo de Protección de la Secretaría de Gobernación.

No obstante, nuestra respuesta como gremio expresada en marchas y protestas tiene una gran carencia: no es unánime, ni estructurada. Es más, demuestra nuestro fracaso. No hemos sido capaces de hacer que la sociedad para la que trabajamos, a la que nos hemos comprometido a dar voz, y ante la que nos instituimos como intermediarios con el poder, esté de nuestro lado.

En otros países del continente como Colombia o Brasil, el asesinato de un periodista es asumido como un agravio a la comunidad en su conjunto. Cuando un reportero es callado con las balas, la sociedad es herida en uno de sus derechos fundamentales: el de saber y conocer.

Algo estamos haciendo mal, muy mal, y este caso es una oportunidad para corregir el rumbo, para hacer esas investigaciones que nos exigen lectores, televidentes y radioescuchas. Nunca es demasiado tarde. De otra forma, nuestra única salida será ejercer el periodismo a la orilla del precipicio.

Triste y lamentable, pero real. Yo por lo menos seguiré pensando como el maestro Márquez: “Este es el oficio más bonito del mundo”, aunque aquí dejemos nuestra vida.

Hillary Clinton’s Dark Drug War Legacy in Mexico

By Jesse Franzblau,

Mexico, John M. Ackerman wrote recently for Foreign Policy, “is not a functional democracy.” Instead, it’s a “repressive and corrupt” oligarchy propped up by a “blank check” from Washington.

Since 2008, that blank check has come to over $2.5 billion appropriated in security aid through the Mérida Initiative, a drug war security assistance program funded by Washington. Negotiated behind closed doors in the last years of the Bush administration, the plan was originally proposed as a three-year program. Yet Hillary Clinton’s State Department pushed aggressively to extend it, overseeing a drastic increase of the initiative that continues today.

Much of this aid goes to U.S.-based security, information, and technology contracting firms, who make millions peddling everything from helicopter training to communications equipment to night-vision goggles, surveillance aircrafts, and satellites.

This aid comes in addition to the direct sales of arms and other equipment to Mexico authorized by the State Department, as Christy Thorton pointed out in a 2014 New York Timesop-ed. Those sales reached $1.2 billion in 2012 alone, the last full year of Clinton’s tenure. Indeed, as the Mérida Initiative has grown, Mexico has become one of the world’s biggestpurchasers of U.S. military arms and equipment.

But while sales have boomed for U.S.-based contractors, the situation in Mexico has badly deteriorated. The escalation of U.S. counter-drug assistance in the country has paralleled a drastic increase in violence, fueling a drug war that’s killed more than 100,000 people since 2006.

State Complicity

High-profile human rights cases — such as the kidnapping and disappearance of the 43 students from the teacher-training college in Ayotzinapa, Guerrero in September 2014 — sparked renewed attention to the devastating effects of the U.S.-funded drug war in Mexico. Yet, they didn’t come out of nowhere.

Forced disappearances like these were ballooning even as Clinton was pushing Mérida Initiative programs forward, with official records reaching upwards of 3,000 to 4,000 people a year in 2011 and 2012. According to the United Nations, these widespread kidnappings and disappearances often involve state authorities, and the problem is worsened by the government’s failure to investigate.

U.S. laws explicitly prohibit the delivery of aid to foreign individuals and units implicated in systematic human rights violations. But files released by WikiLeaks revealed that Clinton’s State Department regularly received information on widespread “official corruption“ in Mexico, even as they were bolstering the flow of equipment, assistance, and training that ended up in the hands of abusive and compromised security forces.

Indeed, in 2009 and 2010 — the middle years of Clinton’s tenure at State — U.S. embassy cables boasted that intelligence and military cooperation between the two countries had never been better. Such cables, and the full archival orbit of declassified and leaked U.S. and Mexican records, demonstrate that Clinton’s State Department repeatedly cleared the delivery of U.S. assistance training and equipment to security forces implicated in corruption or abuse.

One document from June 2011 recorded a visit of U.S. officials to the northern state of Tamaulipas in May 2011 to assess training needs for state security forces. The visit came as Mexico’s federal authorities were trying to cover up the discovery of mass graves from the recent San Fernando massacres in the region. Even as U.S. officials were reporting on the Mexican government’s complicity and cover-up of the massacres, the U.S. embassy recommended further training for Tamaulipas security forces.

The same document also reports that Mexican immigration agents had been fired for kidnapping migrants. Yet the delivery of biometric data equipment to the same agency continued unimpeded.

In the southern state of Guerrero, meanwhile, records from 2009 to 2010 show that the U.S. embassy cleared local and federal police, military officials, and investigative agents for training and assistance from units implicated in human rights violations. Even then, the U.S. embassy — and not to mention reputable human rights groups — knew about the direct involvement of government officials in abuses there.

Human Rights Watch reported in 2011, for example, on widespread cases of torture in Guerrero going back to 1994. The group noted regular abuses by police and military forces, including “cases of homicide, torture, and extortion” overseen by the judicial police chief in the northern part of the state. The same report highlighted strong evidence of the involvement of military officials from Chilpancingo in cases of kidnapping and disappearances in 2010, as the U.S. embassy was clearing officials for training from the same military base.

After government security forces killed two students from the Ayotzinapa teacher training school during a protest in December 2011, U.S. Ambassador to Mexico Earl Anthony Wayne sent a cable reporting that “the evidence of heavy-handed police tactics is strong and disconcerting.” It was the same school where, less than three years later, 43 students would be disappeared — and six others killed — after being attacked by local police forces.

The Beneficiaries

In addition to training Mexico’s security forces, Clinton’s State Department bolstered Mexico’swiretap capabilities, provided communications systems and computers, and installedinformation sharing software, biometric databases, and radar systems. It also peddled Blackhawk helicopters, surveillance aircrafts, satellites, and all-terrain vehicles, and builtjoint-intelligence fusion centers for targeting high-value cartel leaders.

The implementation and delivery of this equipment took place hand-in-hand with private contractors. Major players like General Electric, Honeywell, Motorola, Sharp, IBM, and Dell appear throughout records of these transactions, along with scores of others — including Science Applications International, Rapiscan, American Science and Engineering, RCA, and many more.

Several contractors benefited significantly from helicopter deliveries and services in particular. These played a prominent role in both the conduct and the promotion of the broader drug war effort.

Three Sikorsky UH-60M Black Hawk helicopters, for example, were sent to Mexico’s federal police in November 2010. Just two weeks after their handover, they were deployed in the largest aerial operation conducted to date against the La Familia de Michoacán drug cartel. The U.S. embassy boasted in a secret cable that the operation — which reportedly led to the killing of drug kingpin Nazario Moreno Gonzalez, or “El Chayo” — was a “needed win“ for then-president Felipe Calderón in his increasingly unpopular war against the cartels.

El Chayo’s killing was the first clear evidence the State Department could highlight to show Congress that Calderón’s strategy — and the U.S. intelligence and security aid behind it — was leading to results. Yet the operation, which also caused large-scale civilian deaths, appeared to be in vain: The Mexican government reported that El Chayo was killed again, years later, in an operation carried out against the cartel in March 2014.

Nonetheless, the 2010 operation provided the justification to further ratchet up U.S. support. In May 2011, embassy staff accompanied Mexican federal police representatives to review an aircraft project in North Carolina and receive presentations from the AMCOM missile command and industry representatives. More aircrafts were subsequently delivered.

Sikorsky, along with other companies such as General Electric, continued to reap the benefits of the drug war in Mexico even after Clinton left the State Department. In March 2015, the department approved the sale of three Black Hawk helicopters to the Mexican military for $110 million. This followed a larger deal in April 2014 for 18 Black Hawks at $680 million.

Notably, several of the contractors that profited from U.S. security assistance in Mexico — such as General Electric, Lockheed Martin, and United Technologies Corporation, which owns Sikorsky — reportedly contributed to the Clinton Foundation. And according to the transparency group Open Secrets, Clinton currently tops the list of all 2016 presidential candidates in campaign contributions from the military contracting industry.

Back to Business as Usual

Naturally, Clinton herself was aware of how her department’s support for the Mexican drug war would look in light of the revelations about corruption and human rights abuses.

In January 2011, shortly after the release of a huge tranche of leaked diplomatic cables, Secretary Clinton apologized to her Mexican counterpart Patricia Espinosa for any “embarrassment” caused by the WikiLeaks documents, announcing her intention to get

“beyond WikiLeaks” and reaffirm the U.S.-Mexico relationship. Clinton expressed optimism that they could create a better “narrative” than the waste, fraud, and abuse revealed in the cables and regular media accounts and “explain to Congress why foreign assistance money under ‘Beyond Merida’ should continue.”

Getting beyond WikiLeaks, of course, meant getting back to business as usual — and back behind closed doors.

While thousands of Clinton’s own emails have since been released, the secrecy continues — with much of the important information still heavily redacted. For example, the emails contain potentially important documents, such as a memo to President Obama with a report on Clinton’s trip to Mexico City and Monterrey. This document, however, is completely redacted, except for one line.

In his piece for Foreign Policy, John Ackerman argued that Clinton’s defense of the status quo in Mexico is “grounded in a vicious cycle of complicities between economic and political elites on both sides of the border.” Indeed, the record available for public scrutiny shows that Clinton’s State Department — rather than addressing human rights concerns over the Mérida funding — focused on ensuring that security assistance continued in the face of abuse, cover-ups, and ongoing impunity.

Foreign Policy In Focus contributor Jesse Franzblau is a researcher and policy analyst. He’s worked on human rights documentation projects and assembled archival evidence for lawyers and judges working to advance transitional justice cases in Guatemala, at the Inter-American Human Rights Court, and in Spain. He’s written for The Nation, Al Jazeera, NACLA, The Intercept, Animal Político, and the Columbia Human Rights Law Review, among other publications.

Source: http://fpif.org/hillary-clintons-dark-drug-war-legacy-mexico/

México tardará 200 años en duplicar ingreso por habitante

image
Ya se que no aplauden.

El crecimiento de México, por sí solo, no asegura una mejor distribución del ingreso por habitante y le tomaría, con el ritmo actual, hasta dos siglos duplicarlo.

La economía de México creció a una tasa promedio de 2.1% en los últimos tres años, ubicándose por encima del promedio en el mismo periodo de los gobiernos anteriores —que pasaron por episodios de recesión—, informó en un estudio el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY). A este ritmo, le tomaría a la economía mexicana más de dos siglos duplicar el ingreso por habitante.

“El crecimiento por sí solo no asegura una mejor distribución del ingreso, dijo el centro”.

El organismo explica que un ritmo de expansión del Producto Interno Bruto (PIB) de 2.1% es insuficiente para elevar el nivel de vida promedio de los mexicanos y reducir las desigualdades sociales. Con un crecimiento anual promedio de la población estimado en 1.8%, el PIB per cápita de México se expandió a una tasa anual de sólo 0.3%”.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) confirmó el  23 de marzo su cifra preliminar del Producto Interno Bruto (PIB) en México, que creció a una tasa anual de 2.5% durante el cuarto trimestre de 2015.

De esta manera, el año referido cierra con una tasa de crecimiento también igual a 2.5% (cifra que resulta de promediar las tasas de crecimiento en cada uno de los trimestres del año: 2.5, 2.4, 2.7 y 2.5 %, respectivamente).

La tasa de crecimiento económico de México fue similar a la de Estados Unidos (1.8%), y algo inferior a la de la economía mundial (2.4%), durante el periodo referido.

“El dinamismo de la economía fue ligeramente creciente durante el periodo referido, pasando de un ritmo de expansión anual de 1.6 % en 2013 a 2.5 % en 2015. Esa tendencia se espera se mantenga durante este año y el que viene: las proyecciones recientes de la OCDE y otras organizaciones internacionales ubican a la tasa de crecimiento económico de México entre 2.5 % y 3 % en el año 2016, y algo superior a éstas en 2017”, dijo CEEY.

Este desempeño de la economía se vio afectado a la baja por la dinámica del PIB en el periodo que va del segundo trimestre de 2013 al primer trimestre de 2014.

“Durante este periodo, el PIB creció a una tasa anual de sólo 1.1 %, mientras que durante el resto del sexenio el ritmo de crecimiento de la economía mexicana se mantuvo igual o por encima de 2.3 %. Dicha desaceleración se asoció a un desempeño desfavorable, principalmente, del gasto público (tanto en consumo como en inversión) y en menor medida a las exportaciones.

No obstante, en el análisis realizado por CEEY, se observó una leve mejoría en algunos indicadores laborales.

“El empleo formal creció más rápido que la actividad económica en los últimos tres años, mientras que la tasa de desocupación presentó una ligera tendencia a la baja, especialmente a partir de 2014”, dijo Marcelo Delajara, Director de Crecimiento Económico y Mercado Laboral del CEEY.

La tasa de informalidad laboral se redujo 2 puntos porcentuales durante 2013 y 2014, aunque se mantuvo sin cambio a un nivel todavía elevado durante 2015.

México tardará 200 años en duplicar ingreso por habitante – Forbes México
http://www.forbes.com.mx/mexico-tardara-200-anos-en-duplicar-ingreso-por-habitante/

La imagen del bebé asesinado que conmueve al mundo @EPN

Nos dueles México. Que tristeza de país.

La imagen del bebé de siete meses muerto en una calle, entre sus padres, ha causado indignación en México y conmueve al mundo después de un asesinato que se cobró la vida de tres personas. La foto puede herir la sensibilidad del lector.

La imagen difundida en redes sociales por el sitio Sólo Acapulco, muestra cómo quedó una familia tras ser baleada el viernes pasado cuando salían de una tienda en la ciudad de Oxaca y el impacto en las redes sociales ha generado que se compare con la de Aylan Kurdi, el niño refugiado sirio de 3 años hallado en una playa turca.

La foto muestra a los miembros de la familia momentos después de ser asesinados frente a una tienda en la ciudad de Pinotepa Nacional en el estado de Oaxaca, según la procuraduría estatal de Oaxaca.

El hombre de 24 años, de nombre Juan Alberto Pano Ramos, su pareja Alba Isabel Colón, de 17, y su bebé de siete meses fueron acribillados.

El brutal asesinato se suma a la apabullante cifra de crímenes violentos con la que los cárteles de la droga castigan al país azteca, pero la imagen del niño publicada en las redes sociales, en las que el pequeño cuerpo inerte aparece acurrucado contra el de su padre, han cristalizado en un movimiento de rechazo y debate público en todo el país.

imagen
Twitter @TiempoGro

6 Things Going On In Mexico’s Drug War That Matter More Than El Chapo

By Roque Planas. National Reporter, The Huffington Post.

For all the attention the second recapture of drug lord Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera has received, it would appear that the future of Mexico’s drug war depends on this one man.

It doesn’t. Capturing the leader of Mexico’s largest drug trafficking organization was an important event, but many experts predict it won’t do much to change the fundamental dynamics of a drug war that has left more than 100,000 people deadin Mexico over the last decade.

Here are six things going on in Mexico that show how far the drug war’s impact extends beyond Guzman and his Sinaloa cartel.

The Jan. 2 Assassination Of Gisela Mota

ASSOCIATED PRESS
Family members mourn the death of Gisela Mota, the mayor of Texmico who was assassinated within one day of taking office on Jan. 2. She is one of 100 slain Mexican mayors over the last decade. 

 

Texmico Mayor Gisela Mota, who had pledged to challenge local drug gangs, was beaten and killed in her home just one day after she took office. The exact reasons behind Mota’s killing remain unclear, but authorities say they suspect the Los Rojosdrug gang ordered the killing and have arrested three men for the crime.

The incident highlights the dangers facing local elected officials in Mexico: Nearly 100 mayors have been assassinated in the decade that has passed since former President Felipe Calderón launched an assault on the country’s drug cartels.

High-Profile Corruption Allegations

ASSOCIATED PRESS
Former Coahuila Gov. Humberto Moreira attends a conference in Texas in 2006. The politician faces a money laundering investigation in Spain. 

 

Humberto Moreira, the former head of the ruling Institutional Revolutionary Party (PRI), was arrested in Spain this month on money laundering allegations. Moreira has maintained his innocence and was released from jail on Friday, but authorities withheld his passport and barred him from leaving the country while he’s under investigation. News reports say investigators suspect he is tied to the violent Zetas cartel.

The former governor of Coahuila has long faced allegations of embezzling state funds, as public debt in the state skyrocketed more than 100 times in six years under his leadership, to some $35 billion. He has not faced criminal proceedings in Mexico, although members of both major opposition parties have urged the attorney general’s office to investigate the allegation of colluding with the Zetas.

Moreira’s case is not unique. Some 15 Mexican governors have faced corruption allegations since 2000, according to Mexican daily Reforma. Three of them were jailed, although only one remains in prison, the publication reports. Corruption is a widespread problem in Mexico that makes it difficult for policymakers and law enforcement to rein in drug traffickers.

Homicides On The Rise

PEDRO PARDO VIA GETTY IMAGES
Forensic personnel carry the body of a murdered man in the city of Acapulco. Mexico registered a 7.6 percent increase in the number of homicide victims in 2015. 

Mexico registered a 7.6 percent increase in the number of homicide victims last year, reversing a three-year trend in which killings had decreased. While officials had been quick to celebrate the decreasing rate of homicides from 2011 to 2014, the setback in 2015 shows that they officials have a long way to go before containing the country’s drug war violence.

The Forced Disappearance Of Thousands

ASSOCIATED PRESS
A woman with the number “43” pained on her face participated in a November march commemorating the students abducted from the city of Iguala who have not been seen alive since. The case of the missing 43 rural teachers and college students is the most famous example of Mexico’s forced disappearances.

 

The U.S.-backed dictatorships of Latin America instituted the brutal practice of abducting suspected political opponents, often killing them and leaving no trace of their bodies. Spanish speakers coined the term “desaparecido” — someone who is “disappeared” — to describe the phenomenon. Mexico has registered some 27,600 such forced disappearances in recent years.

Human rights groups like Amnesty International say Mexico’s security forces have in many instances carried out forced disappearances, including those of 43 teachers college students in the town of Iguala. That case has become the rallying cry of an international protest against President Peña Nieto’s administration, and the impunity Mexican security forces enjoy more generally.

Sweeping Judicial Reform

YURI CORTEZ VIA GETTY IMAGES
Mexican Supreme Court judge Arturo Zaldívar appears during a 2012 session. Mexico faces a July 18 deadline to implement oral trials like those in the United States. 

 

One way Mexico hopes to confront crime and corruption is by revamping its criminal justice system, a years-long reform effort aimed at professionalizing the police and improving the courts. A central piece of that reform is the implementation of oral trials to replace the current system, which largely relies on written testimony submitted to a judge who decides the case behind closed doors.

The change is moving slowly. As of November, only eight states had implemented the new system for federal proceedings, leading to only two trials “like those in the movies,” according to Reforma. The deadline for the transition has been set for July 18.

“It probably will take a generation to see real results from this system,” Octavio Rodriguez, a legal scholar with the Justice in Mexico Project at the University of San Diego, said last week at a panel in Washington, D.C. “The ones who are going to be the key difference, the ones who will really generate this change, are the students, the ones who are now in the law schools in Mexico.”

Guns From The U.S. Pouring Into The Country

ASSOCIATED PRESS
AK-47 ammunition lays on a table at a 2010 press conference in front of 18 alleged members of the drug cartel El Milenio. Most of the weapons used by drug cartels in Mexico are trafficked into the country from the United States. 

Some 70 percent of the firearms authorities in Mexico confiscated between 2009 and 2014 originated in the United States, according to a Government Accountability Office report published this month. Most were purchased legally at shops or gun shows in the U.S. Southwest and trafficked illegally into Mexico, the report says. Nearly half of U.S. gun shops depend on Mexican demand for their survival, according to a 2013 joint study by the University of San Diego’s Trans-Border Institute and Igarapé Institute.

Mexican officials have long pressed the United States to limit gun sales in an effort to stem the flow of illegal weapons. Both the current administration in Mexico and the one that preceded it have fruitlessly appealed to elected officials in the U.S. to reinstitute the country’s assault weapons ban that expired in 2004. The GAO report, however, also cites corruption among some Mexican law enforcement as a major barrier toward cooperation to slow the flow of gun trafficking.

La nueva definición del mexicano, según los mexicanos

¿Mexicanos? Pocos ilustres y tan perfectos como yo mi reina.

Trabajadores, orgullosos, preocupados por la inseguridad y la corrupción, honestos, felices, religiosos, seguros que existe el infierno, fieles en el matrimonio.

Son algunas de las formas como se ven los mexicanos a sí mismos, según un amplio estudio realizado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Es el primer documento de esta dimensión para saber cómo ven al país sus habitantes.

Pero no es sólo un compendio de estadísticas.

En 26 libros, el estudio Los mexicanos vistos por sí mismos. Los grandes temas nacionales echa por tierra algunas imágenes que prevalecieron durante muchos años.

Y en algunos casos eran definiciones socialmente aceptadas.

“Antes existían otros estereotipos, la gente decía que el mexicano era borracho, parrandero, mujeriego y jugador, eso ya no aparece”, explica a BBC Mundo Julia Isabel Flores, del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la UNAM, y una de las coordinadoras del proyecto.

“Tampoco hay el estereotipo que se construyó fuera de México y reforzado por series de televisión: la vieja idea del mexicano envuelto en una cobija, con su sombrero, recargado en un nopal y durmiendo la siesta. Nadie se ve así ahora“.

La Guadalupana

Desde el siglo XIX se han realizado estudios que pretenden definir a los mexicanos.

Pero en realidad, prácticamente todos fueron análisis de académicos, asegura la investigadora Flores.

No es éste es el caso. Para el estudio de la UNAM se realizaron, en noviembre del año pasado, 25 encuestas nacionales con 32.000 cuestionarios en viviendas de todo el país.

El documento contiene la visión de quienes respondieron, personas mayores de 15 años.

Los resultados muestran que algunos aspectos de los mexicanos han cambiado pero otros no, como la cercanía a la religión, especialmente católica.

El 73% de los encuestados, por ejemplo, está dispuesto a pedir un favor a la Virgen de Guadalupe.

La mitad de los habitantes de México cree en el infierno, pero sólo el 20% aceptaría el consejo de un sacerdote o ministro de culto.

Para solucionar sus problemas, la quinta parte de los habitantes de este país recurre a “las limpias”, rituales de brujería.

Claroscuros

El escritor Héctor Aguilar Camín dice que el estudio de la UNAM es una especie de “autorretrato” hecho por los mismos mexicanos al inicio del siglo XXI.

Y la imagen que resulta es de claroscuros, completa la investigadora Flores.

La mayoría de los habitantes de este país considera a la familia como un valor central en su vida, y ahora son pocos quienes consideran que la mujer debe llegar virgen al matrimonio.

Pero al mismo tiempo el 90% acepta que la violencia forma parte de su entorno familiar.

La tolerancia es otro ejemplo.

Aunque es mayor el número de personas que aceptan a personas homosexuales en su entorno cercano, todavía prevalecen opiniones negativas sobre los indígenas.

“A los mexicanos nos gusta decir que no somos racistas pero sí lo somos”, apunta la investigadora del IIJ.

Otro contraste se presenta en el tema de derechos humanos, que la mayoría reconoce que se respetan en el país.

Pero al mismo tiempo muchos están dispuestos a aceptar que se violen garantías en aras de conseguir orden y seguridad.

No al bigote

Una frase común en México es “el que no tranza, no avanza”, y se refiere a la corrupción como elemento presente en la vida cotidiana.

Pero eso empieza a cambiar. El estudio de la UNAM revela una creciente preocupación por el problema, especialmente entre los jóvenes.

De hecho el 77% de los encuestados creen que las dificultades económicas del país son culpa de la corrupción.

En ese sentido, las tres cuartas partes de los mexicanos se califican a sí mismos como personas honestas.

En varios aspectos: en México el 90% de las personas cree que la fidelidad es lo más importante para un matrimonio exitoso.

Además la primera palabra que según ellos los define es trabajador, y la segunda es orgullo.

Y un dato curioso: hasta hace unos años muchos definían al mexicano promedio como una persona morena, con bigote, sobrepeso y de baja estatura.

Una descripción que ahora casi nadie comparte, especialmente entre los jóvenes.

“Súper fiesteros”

¿Es distinto el mexicano del siglo XXI al del pasado reciente?

“No podíamos decir que es totalmente diferente, no cambiamos tan rápido”, responde Julia Isabel Flores.

Si bien en todas las sociedades los cambios son necesarios, también es claro que no todo puede modificarse radicalmente pues el resultado sería una cultura sin raíces, añade.

Por lo pronto, BBC Mundo salió a las calles de Ciudad de México a preguntar cómo se definen hoy sus habitantes.

Algunos coinciden con los resultados del estudio de la UNAM, pero otros aportan otros conceptos.

“El mexicano es guerrero, adaptable, entusiasta, trabajador y súper fiestero”, dice Adriana Silva.

Jesús Alberto cree que al mexicano “le gusta vivir al máximo y estar feliz consigo mismo”, mientras que Gerardo se define como trabajador, honesto y alegre.

“Ser mexicano es un orgullo, la tradición que traemos es ser trabajador y querer mucho a la familia”.

Fuente: http://www.animalpolitico.com/2015/11/la-nueva-definicion-del-mexicano-segun-los-mexicanos/