Archivo de la categoría: Enrique Peña Nieto

El caso Frida Sofía, una vergüenza para el gobierno de Peña Nieto: WP

20170922-124150.jpg

WASHINGTON (apro) – En términos generales, la prensa de Estados Unidos se mofó de la supuesta niña, “Frida Sofía”, que se reportó atrapada bajo los escombros del colegio Enrique Rébsamen, pero el diario The Washington Post fue más allá y calificó al caso como una “vergüenza” para el gobierno de Enrique Peña Nieto.

“La posibilidad de que no se encontraran (con vida) a más estudiantes se convirtió en una vergüenza para el gobierno de México, cuando la historia de Frida Sofía, una niña de 12 años de edad atrapada entre los escombros, creció de forma sensacionalista en la prensa”, destacó el Washington Post, que publica este día la nota del caso en la primera plana de su edición impresa de este viernes.

Antes de que se cayera la mentira de “Frida Sofía”, medios electrónicos de Estados Unidos como las cadenas de televisión CNN y MSNBC, transmitieron segmentos en vivo de los trabajos de rescate de la menor inexistente.

“No está claro cómo se originó la historia de que la niña seguía sepultada entre los escombros de la escuela, sin embargo, la prensa hizo una cobertura de 24 horas de los esfuerzos de rescate, fascinando al público mexicano cuando las televisoras transmitían en vivo a las fuerzas de seguridad y equipos de rescate buscando entre los escombros”, establece la nota de primera plana del Post.

Publicado en Proceso

Peña Nieto sube foto con Julión Álvarez en Instagram… y la borra 

EPN: ¡Ay locos! en que pedo me metieron…
 

Julión Álvarez
, quien se encontraba de vacaciones en el rancho que tiene en su natal Chiapas y que el día de hoy ha sido señalado por lavado de dinero en EU, fue invitado en días pasados por el gobernador de ese estado Manuel Velasco, para recorrer en lancha el Cañón del Sumidero al lado del Presidente de México Enrique Peña Nieto.

El Presidente Peña, estuvo en el poblado de Chiapa de Corzo, donde acudió a los festejos con motivo del Día Mundial de los pueblos indígenas, luego de ese acto, fue invitado por el gobernador Manuel Velasco a recorrer el Cañón del Sumidero, junto al presunto lavador de dinero del cartel de Jalisco y cantante Julión Álvarez.

El momento quedó inmortalizado en una fotografía que el mandatario mexicano subió a su cuenta de Instagram con el siguiente mensaje: “Hoy visité por primera vez el Cañón del Sumidero, un espectáculo natural impresionante, acompañado de los chiapanecos @julionalvarez y Don Marco Antonio Hernández, prestador de servicios turísticos de la zona. Una fuerte lluvia nos agarró en el camino, pero la vista valió la pena. Gracias al Gobernador @velascom_ por su hospitalidad”.

Ante el anuncio del Tesoro de EU que vincula a Julión Álvarez con el narcotráfico, la fotografía fue borrada de las redes sociales, pero capturas de pantalla ya comenzaron a difundirse.

También el cantante se pudo ver con el gobernador Velasco el pasado domingo en un video que compartió en su cuenta de Facebook. 

En éste, Velasco resaltó al cantante, quien mandó saludos y deseó suerte a los mexicanos.

En resumen para EPN y monito de alambre Velasco: Caras vemos, corazones no sabemos.

¡Vaya tercia!

Un Peña Nieto muy devaluado, inaugura la 80 convención bancaria en #Acapulco 

3 Tres tristes tigres 3

Bajo el lema Dilema global: liberalismo vs populismo, esta noche será inaugurada la 80 Convención Bancaria en el puerto de Acapulco -principal sede de este encuentro desde hace 69 años- con la presencia del presidente, Enrique Peña Nieto, quien llega en su peor momento de popularidad y aceptación de su gobierno. 

Durante los tres días de trabajos, que culminan el viernes,  los “banqueros” analizaran la coyuntura en que se desarrolla actualmente la banca en México.

Por otro lado, el Presidente hará entrega de una nueva red de agua potable para Chilpancingo e inaugurará la carretera Feliciano-Zihuatanejo junto al gobernador Hector Astudillo.

Twitter @TiempoGro

Gasolina y mentiras presupuestales del presidente

Por: Leonardo Núñez González (@leonugo)


Después de una oleada de protestas, violencia y de indignación nacional por el inicio del proceso para liberalizar el precio de los combustibles, el presidente Enrique Peña regresó de sus vacaciones golfísticas para explicar esta medida. Haciendo uso de varios datos, su lógica fue contundente: “mantener un precio artificial de la gasolina en 2017, como el que teníamos en diciembre, habría significado un gasto adicional de más de 200 mil millones de pesos”. Para pagar esta cantidad, habríamos tenido que, explicó, “paralizar por cuatro meses todos los servicios del Seguro Social” o “suspender tres años el Seguro Popular”. Ante la certeza de que “los datos duros hablan por sí mismos”, el presidente nos lanzó una pregunta: “¿qué hubieran hecho ustedes?”.

Puestas así las cosas, pareciera que lo más sensato, aunque doloroso, era hacer el ajuste en el precio de los combustibles. Además, el presidente nos dio otro dato: el gobierno ya había comenzado a apretarse el cinturón porque “lo primero que hicimos antes de tomar esta medida fue recortar el gasto del propio gobierno de la República en casi 190 mil millones de pesos”. Cuando escuché esa parte del mensaje, simplemente perdí el control y enfurecí. ¿Por qué? Porque el presidente miente.

Antes de explicar con cifras e investigación académica el porqué de mi afirmación, debo hacer un paréntesis: entiendo que subsidiar a los combustibles con los impuestos de todos es un gasto absolutamente regresivo, es decir, beneficia más a los más ricos; igualmente, sé que lo opuesto al subsidio, y que es la situación que vivimos desde 2014, es que el gobierno no gasta, sino que obtiene ingresos de la venta de combustibles, lo que lo hace un impuesto progresivo en el que los más pobres se ven menos afectados. 

Pero, como ayer escribiera Carlos Elizondo en su columna, incrementar la presión fiscal sobre los mexicanos sin antes haber hecho un ejercicio profundo de recorte del gasto público es políticamente explosivo y, dados los casos de corrupción impune, hasta parece una provocación. Hecha esta anotación, los datos que presento a continuación no pretenden ser un argumento en favor del subsidio a los combustibles, sino en contra del uso inadecuado de los recursos públicos y de los falsos argumentos que sostiene el Ejecutivo cuando se trata de las finanzas públicas.
Comenzaré con la última cifra: el presidente señala que el gobierno ha reducido su gasto en casi 190 mil millones de pesos, por lo que el ajuste se hizo en casa antes de acudir al bolsillo de los ciudadanos. 

Cuando revisamos la Cuenta Pública, que es el documento en el que el gobierno muestra cuánto gastó en realidad a diferencia de lo que planeaba en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), vemos que en 2015 el gobierno federal no ejerció los 4.694 billones de pesos presupuestados, sino que gastó 4.917 billones de pesos. Es decir, gastó 222 mil 570 millones de pesos más de los que originalmente la Cámara de Diputados le había asignado. Hay que recordar que en 2015 el hoy secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, nos dijo que habría un recorte por 124 mil millones de pesos. El recorte no sólo fue inexistente, sino que el gasto fue superior en una cantidad aún mayor a los 200 mil millones que el presidente señaló que costaría mantener el precio subsidiado de la gasolina.

La cifra total del gasto real del gobierno en 2016 no la conoceremos, desafortunadamente, sino hasta el 30 de abril, cuando se presente la siguiente Cuenta Pública. Sin embargo, que el gobierno gaste más de lo presupuestado no es una anomalía, sino una constante. Este es uno de los señalamientos que he repetido casi hasta el cansancio desde hace unos meses, cuando publiqué el trabajo “Presupuesto de Egresos ficticio: el gasto real del gobierno en la Cuenta Pública” (disponible aquí). De hecho, si se suma lo que el gobierno federal ha gastado de manera adicional a lo presupuestado entre 2000 y 2015 en pesos constantes de este año, el resultado es que ha habido 3.37 billones de pesos de gasto adicional. Para ponerlo en perspectiva, esto equivale a más de 18 puntos del PIB. 

Una cifra simplemente monstruosa.
A pesar de no conocer el gasto total en 2016, podemos darnos una idea de cómo será el gasto real de 2016 revisando el último informe trimestral que Hacienda envío a la Cámara de Diputados: hasta septiembre, el gasto neto del gobierno debería haber sido, de acuerdo al PEF, de 3.54 billones de pesos. En la realidad, ya se habían gastado 3.76 billones. Es decir, había una diferencia de 220 mil 262 millones de pesos, una cifra incluso superior a la reportada en la última Cuenta Pública. El cacareado “recorte” anunciado por el presidente es inexistente. En unos meses tendremos los números exactos para recordárselo, pero el hecho es innegable.

Concluido ese punto, regreso a la pregunta del presidente: ¿qué hubiéramos hecho nosotros? Cuando nos señala que el tamaño del gasto necesario para mantener el subsidio hubiera implicado eliminar el Seguro Popular o quedarnos sin servicios de salud, nos enfrenta a un dilema que parece ser “o se subsidia la gasolina o hubiéramos cerrado los hospitales”, como si el presupuesto de ninguna otra área hubiera sido susceptible de ser reasignado.
Sin embargo, cuando revisamos una vez más la Cuenta Pública, veremos algunos fenómenos interesantes, como que hay rubros de gasto que incrementan de manera drástica sin que por eso tengamos que cancelar Prospera. Por ejemplo, en 2015 el gasto presupuestado en comunicación social y publicidad para todo el gobierno federal era de 2 mil 695 millones de pesos, pero en la realidad se gastaron 7 mil 618 millones, es decir, casi se triplicó el gasto. Otro rubro con una diferencia porcentual similar, aunque más dramático en términos absolutos, es el de transferencias a fideicomisos (una de las áreas más opacas del gasto público), que pasó de 36 mil millones presupuestados a 109 mil millones gastados en la realidad, un incremento de 72 mil millones de pesos. El presupuesto se redirecciona día con día a rubros muy diferentes a los originalmente aprobados por los diputados y, en muchos casos, las explicaciones detrás de estos movimientos son extremadamente opacas.

Por lo tanto, lo que un gobierno sensible y realmente preocupado por las finanzas públicas debería haber hecho sería disminuir su gasto de verdad, modificar los procesos de redireccionamiento del presupuesto que hacen que el erario termine en rubros tan ociosos como la publicidad y no engañar a la población con falsos argumentos de necesidad fiscal. Después de haber hecho todo esto, aún se hubiera requerido eliminar el subsidio a la gasolina, pero se podría haber hecho de una manera menos drástica o, idealmente, no tendríamos motivos para protestar porque sabríamos que el gobierno realmente habría mejorado la calidad de su gasto apretándose el cinturón y, entonces, tendría la legitimidad para pedirnos acompañarlo en su esfuerzo. Pero, como nos recordó el presidente, los datos duros hablan por sí mismos: ante un gobierno que gasta cuanto y como quiere y una clase política que prefiere darse bonos navideños millonarios a preocuparse por las finanzas públicas, el aumento en el precio de la gasolina y los falsos argumentos que presenta el presidente hieren y enfurecen a la ciudadanía.

* Leonardo Núñez González, es politólogo, internacionalista y maestro en Administración y Políticas Públicas por el CIDE.

 

¿Tú le crees a Peña Nieto…? yo, no

Por Rigoberto Cordero. 

Después de escuchar el discurso del presidente Peña Nieto, trasmitido  por los medios  masivos de comunicación y  dirigido a “todos los mexicanos, que no hemos las bondades de su decreto”, por el que las  gasolinas a partir del primero de enero, han subido su costo en un rango del 14 al 20 por ciento, afectando  a la  población de menos recursos, nos queda la impresión que:

1.- Tenemos un presidente que, con su “banda” que cogobierna, es el menos informado de la realidad nacional, o sea, de lo que sucede en el territorio  compuesto por 125 millones de mexicanos de los cuales 60 millones viven en pobreza permanente. Esta hipótesis está descartada habida cuenta que “el aparato de control  y vigilancia” del Gobierno Federal, sea a través de la numerosa burocracia enquistada en la Procuraduría General de la Republica, en el Cisen, en el Ceido y en la Secretaría de Gobernación a cargo del presidenciable Osorio Chong, tienen  día a día y momento a momento, toda la información de  lo  que sucede en el país, aun en los lugares  más apartados de Chiapas a  Sonora como de Veracruz a Acapulco.

Una marcha  iniciada por los padres de los  desaparecidos en Ayotzinapa o un saqueo en un comercio a Chedraui Tiendas departamentales, es conocida por Osorio y trasmitida a Peña Nieto, 20 minutos a más tardar de  iniciarse. Sólo vea usted, el  presupuesto que Gobernación tiene disponible para el Control y Vigilancia “interna”, de miles de millones de pesos. Lo mismo es  con los Gobernadores de los Estados, quienes contratan a Empresas Extranjeras especializadas en espiar y controlar, cualquier movimiento  popular,  además de vigilar a los “enemigos políticos” del señor Gobernador o Virrey en turno. Moreno Valle en Puebla es uno de los que ha gastado millonadas.

2.-El presidente Peña Nieto,  como sus  antecesores, panistas y priistas, tratan de “suavizar” las malas noticias, ocultando las  malas políticas y fracasos de su administración y por ende, le dan al pueblo  “medias verdades” o sea un mejoralito para que pueda curar su cáncer terminal.

Igual lo hizo “El Gris” De la Madrid, al  ocultar el resultado del terremoto en el D.F. de 1985 y no aceptar la  ayuda del extranjero e igual  lo  hizo Salinas de Gortari, al dejar un país en quiebra financiera, pese a la venta de más de 900 empresas paraestatales a sus “amigos” de la  Iniciativa Privada y hacerse multimillonario de por vida.

3.- El presidente, menosprecia y subvalora,  la inteligencia de nosotros, los mexicanos, tratándonos como siervos, esclavos, indígenas, plebeyos, o chusmas sin educación e inteligencia sub-desarrollada, como lo fueron  los pueblos sojuzgados de  la Antigua Atenas, Roma, o en la Edad Media, o bien como  nos creyó Herman Cortés al imponer por la fuerza a sangre y fuego, la religión y la cultura con la que nos iba a salvar del oscurantismo y la irracionalidad.

En las 3 hipótesis señaladas, creemos que nuestro actual  Presidente, se equivoca,  ya que en la primera, él es el primer informado de lo que pasa en nuestro País, y pese a su poca cultura y pésimo gabinete  de que se ha rodeado,  no le conviene decir la verdad de lo que esta pasado, porque…se podría desatar otra Revolución, que no le conviene a la  plutocracia reinante.

El pueblo otrora mal-informado, ahora con el Internet y a través de las redes sociales, ha despertado, ahora se informa, lee, escucha y ve  las noticias, compara  las cifras que se le dan a conocer, y  sobre  todo experimenta en carne  propia los errores de su gobierno.

El aumento decretado a las  gasolinas,  en complicidad con su Congresito  de paleros diputados y senadores afines y bien “maiceados”, sí afecta, claro que afecta al  pueblo que tiene que transportar su mercancía a los mercados para su venta, a  los usuarios de los taxis, a los que nos transportamos en  Autobuses o Camiones, a los que llevamos a nuestros hijos a la escuela, a quien vende la  tortilla, en suma, a  los que  consumimos gasolina todos los días,  y claro  que no les afecta a la  alta burocracia, que tiene vales para el consumo  de sus autos, y en los que se movilizan sus guaruras y  familias.

Sr. Peña antes de su gestión, un tanque de gasolina de un  auto lo llenábamos  con 300 pesos, hoy le vamos echando de 100 pesos en 100 y con los trescientos  pesos, llenamos un cuarto de tanque.

Con Fox, el kilo de tortilla costaba 4 pesos, hoy con usted y sus famosas “Reformas Estructurales” (un fracaso absoluto y total) el mismo kilo, disminuido a 800 gramos, cuesta 12 pesos.

Antes de usted, el dólar se cotizaba a 13 pesos mexicanos por uno, hoy con usted y sus Reformas Hacendarias  y Financiera, cuesta un dólar, 21.70 es decir, se ha devaluado en 40%.

Antes de usted y su famoso “Nuevo PRI” el petróleo era nuestro, teníamos Refinerías propias y una en sociedad en Texas, y la gasolina, diésel y  el gas, costaba 30 por ciento  menos, del precio  actual, aumentado y  que usted  nos dice que es una medida, dolorosa,  pero  necesaria…que “usted comprende”…que gran  consuelo, que “usted comparte y apoya”, que gran consuelo, lo cierto es que su errada Reforma Energética, trajo y provocó una “quiebra Financiera”, que hoy vemos en sus resultados, el gobierno  no tiene recursos, no  tiene ya créditos, porque la terrible Deuda Externa, que alcanza  el  50 por ciento del PIB, hace que los Bancos agiotistas Extranjeros, YA NO NOS PRESTEN y  pregunto ¿cómo vamos a pagarla, si por el tipo de cambio del dólar, cada devaluación aumenta su monto  y sus intereses…?

Nos parece  infantil sus argumentos, de que el Gobierno ha ajustado su gasto en 190 mil millones de pesos en un año, y de que se decretará una disminución del 10  por ciento en los altísimos sueldos  y prestaciones que se pagan sus amigos de la Alta Burocracia, con una horro de 7 mil 500 millones de pesos.. ¿Que son  197 mil millones de pesos en un presupuesto de Egresos aprobado para 2017 de casi 4 billones de pesos?

Usted nos miente cotidianamente al declarar que el año  pasado, se han creado  casi 2 millones de nuevos empleos, tomando como base los datos que  le proporciona el quebrado Instituto Mexicano del  Seguro Social, por las altas efectuadas…y, ¿las bajas? , como si porque lo dijo el inepto nuevo Director que usted puso en el S.S., fuera  un dato cierto, ¿qué credibilidad puede tener un dato emanado de un organismo del propio  gobierno…? ¿Dónde están  contabilizados los renunciados de Pemex , Exploración y Producción que en los 2 años anteriores, sumaron más de 40 mil empleados ajustados actualmente sin trabajo?  ¿Dónde están los empleados y trabajadores de las Empresas que en 4 años, han cerrado  sus fuentes de trabajo, por incosteabilidad y quebrado…? ¿Porque no da el dato, el SAT?¿El INEGUI? es otro palero que corrige el Coneval.

Estimado Presidente, su discurso lleno de miel, es una pieza de  oratoria llena de demagogia y de retórica oficialista, muy al  estilo del  VIEJO PRI, su  partido, que en nada ha cambiado…perdón,  si ha cambiado, en una cosa: que antes de usted, los partidos PAN y PRD. eran y se decían  de “OPOSICIÓN” , así con comillas, y ahora son sus aliados, sus afines, sus paleros, y por favor, no nos venga usted a decir, que  la democracia…así es, ahora, y…que son  tiempos de ACUERDOS (en lo oscurito), de consensos, (¿cuánto me toca del  pastel?) de “jalar todos parejos”…en pro  y beneficio de todos  los mexicanos…(por favor…cambio de estribillo).

Estimado presidente Peña Nieto, nos miente al decir que el actual “gasolinazo” no es  producto de su fracasada Reforma Energética y de que es una medida  necesaria, para “no aumentar los impuestos”. El  día 20 de Diciembre del 2013 en que usted y sus paleros del Congreso de la Unión, aprobaron las modificaciones a los artículos 26, 27  y 28, de nuestra Constitución, ese día, entregaron a los extranjeros gringos principalmente, nuestra riqueza petrolera, ese día, decretaron vender las  Refinerías mexicanas, como chatarra, para poder importar las gasolinas gringas y pagar precios caros, para cubrir nuestro consumo, ¿Dónde están  los miles de millones de dólares que iban a entrar al País, como inversiones extranjeras? ¿Por qué se  nos cayó  la producción  petrolera… en tan solo 3 años de su gobierno? .

Usted y sus paleros Carsten y Meade todo lo achacan a la situación mundial en crisis, a la baja del precio del crudo y a el estribillo de moda, la inestabilidad financiera mundial, lo cierto es que los mexicanos estamos jodidos, si baja el precio del petróleo, nuestras gasolinas suben de precio, pero si sube el precio  internacional del petróleo, entonces, sube el precio de las gasolinas por que las importamos, ¿entonces…? ¿Y así quiere usted que no tengamos un mal humor social contra su  gobierno?

 Y lo imperdonable, que nos diga usted que el gasolinazo, es porque “aumentaron los precios del crudo, en el mercado internacional…entonces, la lógica más popular, es que, si nuestro petróleo, que es la materia prima que exportamos, ya tiene un nuevo  valor recuperado en los mercados internacionales, (de haber llegado a 20 dólares el barril, ahora está cotizado a 45 dólares el mismo barril) entonces, ya tenemos más dinero fresco  y recursos, para solventar nuestro déficit…entonces ¿Cómo se justifica sacrificar al pueblo pobre, con un nuevo gasolinazo?

Por último, si no tenemos dinero para  pagar nuestra creciente burocracia, nuestra creciente Deuda Externa y las compras de  la  gasolina que  importamos, y las pérdidas por los robos a los ductos de gasolina, entonces ¿porque se sigue la innecesaria construcción de un mega aeropuerto, que será el emblema de la ineptitud del gobierno de Peña  Nieto y que requiere una inmensa cantidad  de dinero…que  no tenemos? ¿Porque  no se suspende tal innecesaria obra?

Después de lo expuesto, y de ratificar que tenemos pruebas irrefutables, de que las Finanzas del Gobierno Federal  están en un estado de quiebra técnica o sea insuficiencia de cubrir los egresos con los ingresos que generamos, y de que  los Estados saqueados, por los robos de sus gobernadores, que usted conoce, tolera y protege, que afectan también las finanzas no solo las locales, si no las nacionales,  comprendemos que, el pueblo, en sus redes sociales,  empiecen a circular  una verdad inobjetable al  escribir…¿Tú le crees a  Peña Nieto?…Yo, no.

[Rigocorderob@yahoo.com Director de Centro de Estudios Históricos de Puebla, A.C. dedicado a la investigación, fomento y desarrollo de la cultura y educación. Xocoyolo, Cuetzalan, Puebla].

Peña Nieto recibirá el año nuevo con sus gasolinazos en #Acapulco 

ACAPULCO, Gro., 27 de diciembre de 2016.- El presidente de la República, Enrique Peña Nieto y su familia recibirán el Año Nuevo, en este destino turístico. 

Fuentes de seguridad informaron a Quadratín, que el avión presidencial arribó este lunes de Ciudad de México. Posteriormente Peña Nieto y sus acompañantes se trasladaron a las instalaciones de la Octava Zona Naval, donde se encuentra la casa de descanso presidencial. En 2012, 2013 y 2015, el presidente también recibió el Año Nuevo en Acapulco. 

En 2014, no se supo de su arribo al puerto, pues Guerrero vivía una crisis social por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa


El texto original de este artículo fue publicado por la Agencia Quadratín en la siguiente dirección: https://guerrero.quadratin.com.mx/recibira-pena-nieto-ano-nuevo-acapulco/

Peña Nieto, de plagiador a presidente

El actual presidente de México plagió al menos a diez autores en su tesis para obtener el título de Licenciado en Derecho por la Universidad Panamericana. Uno de ellos fue el exmandatario Miguel de la Madrid Hurtado.

Aristegui Noticias:

Enrique Peña Nieto, el presidente mexicano con la aprobación más baja de las últimas décadas y que en este momento enfrenta la oposición a una de sus principales apuestas políticas, la reforma educativa, tiene una faceta que hasta ahora se desconocía: la de plagiador en su historia académica.

La historia se remonta a 1991, cuando Peña Nieto presentó su tesis para obtener el título de Licenciado en Derecho por la Universidad Panamericana.

El político estudió en esa universidad privada entre 1984 y 1989. Cuando se tituló, tenía 25 años.

En diciembre de 2013, Peña Nieto subió a su cuenta de Instagram una foto del día que se graduó: vestido de traje, corbata roja y con el semblante serio, muestra su diploma de la Universidad, mientras es flanqueado por sus padres, quienes sonríen orgullosos.

Su tesis, “El presidencialismo mexicano y Álvaro Obregón”, quedó integrada por 200 páginas y 682 párrafos.

Aristegui Noticias tuvo acceso a un amplio análisis de la tesis de Peña Nieto elaborado por un grupo de especialistas y académicos, quienes descubrieron que una buena parte de la tesis se realizó con materiales plagiados.

Este medio corroboró directamente en los libros y fuentes originales de cada uno de los párrafos analizados en el estudio y concluyó que el hoy presidente de México plagió al menos 197 párrafos de los 682 que integran el texto.

Es decir, por lo menos el 28.8 por ciento del contenido de su tesis de abogado fue robado de las obras de otros autores.

tesis3

El plagio más escandaloso es el que Enrique Peña Nieto cometió con una obra escrita por un antecesor suyo: Miguel de la Madrid Hurtado. A lo largo de su tesis nunca hizo referencia al expresidente y ni siquiera lo citó en la bibliografía.

Peña Nieto también se atribuyó palabras de al menos diez autores, entre ellos el historiador Enrique Krauze, y los doctores en derecho, Diego Valadés, Jorge Carpizo y Jesús Orozco Henríquez, actual integrante de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y ex magistrado electoral.

De la Madrid, fallecido en abril de 2012, escribió el libro “Estudios de Derecho Constitucional”, publicado por la UNAM en 1977, y Peña Nieto reprodujo íntegros al menos 20 párrafos de ese título en su tesis.

Pero nunca mencionó al expresidente en su texto. Nada. Enrique Peña Nieto usó las palabras e ideas del hombre que lo antecedió en la silla presidencial 30 años atrás, como si fueran suyas.

En el capítulo IV de su tesis, titulado “El presidencialismo en la Constitución de 1917 y sus reformas”, Peña Nieto escribió:

escribio

El hoy presidente copió uno tras otro los párrafos que aparecen de la página 36 a la 39 del libro del expresidente De la Madrid, quien gobernó México entre 1982 y 1988.

escribio2

Pero este no fue el único caso en que el actual presidente de México copió párrafos sin aclarar que no eran de su autoría.

Enrique Peña Nieto dedicó su tesis a sus padres, Enrique Peña del Mazo y María Nieto Sánchez, a sus tres hermanos y sus abuelos.

En la introducción de su tesis, el joven Enrique Peña Nieto invitó a sus lectores a hacerle comentarios: “El presente trabajo constituye el examen escrito para la obtención del grado de Licenciado en Derecho, por lo que agradezco a los lectores las observaciones que pudieran hacer al mismo”.

Veinticinco años después de que fue presentada, cualquier persona que quiera hacer observaciones a su tesis no las tendrá que dirigir a un joven recién egresado de la Universidad sino al hombre que hoy es presidente de México.

El asesor de tesis del joven Peña Nieto fue el doctor en Derecho Eduardo Alfonso Guerrero Martínez, actual magistrado del Poder Judicial de la Ciudad de México. En su currículum, se afirma que el funcionario ha dirigido más de 193 tesis y ha sido jurado en más de 367 exámenes profesionales.

En la revisión hecha al texto se evidenció que Peña Nieto también copió de manera textual párrafos completos de libros de Linda Hall, académica de la Universidad de Nuevo México; de los historiadores Enrique Krauze, Alberto Morales Jiménez, Víctor López Villafañe, José María Calderón y Emilio Rabasa; y también de los doctores en derecho Diego Valadés, José de Jesús Orozco Henríquez, Felipe Tena Ramírez y del fallecido jurista Jorge Carpizo.

A los mismos autores, Peña Nieto los citó de forma ocasional, no les atribuyó los párrafos que copió como si fueran de su autoría o rara vez usó comillas.

Por ejemplo, en el apartado 3.1 de su tesis, Peña Nieto contó la vida de Álvaro Obregón en 36 párrafos, pero 35 fueron copiados de manera exacta de dos libros: Hombres de la Revolución Mexicana, de Alberto Morales Jiménez, y Así fue la Revolución Mexicana, un compendio editado por el Consejo Nacional de Fomento Educativo, en 1985.

El ahora Presidente no aclaró la procedencia de los datos ni puso entre comillas ninguno de esos párrafos. Sólo al final, en el último párrafo, incluyó una cita al pie para mencionar los dos libros, sin aclarar que el contenido de las nueve páginas anteriores de su tesis eran párrafos que copió textuales.

Los pasajes de los libros que Peña Nieto seleccionó para su tesis suelen aparecer cortados de forma abrupta.

Por ejemplo, en la página 23, Peña Nieto plasmó cómo se creó la figura presidencial en México, a partir del borrador propuesto por el estadunidense Esteban Austin. Pero en realidad, el párrafo en el que describe ese acontecimiento es casi idéntico al escrito por el jurista Jorge Carpizo, en su libro “El presidencialismo mexicano”.

El libro original publicado por primera vez en 1978, Carpizo dijo lo siguiente:

escribio4.2

Peña Nieto lo tomó casi íntegro, pero cercenó una parte importante. Por alguna razón, decidió retirar de su texto de tesis la parte donde Austin proponía un sistema presidencial que contemple la posibilidad de remover al presidente en funciones “por malos manejos de fondos” o “crímenes de alta traición”.

escribio3

En el apartado 2.1 de la tesis, titulado “Benito Juárez: Dictadura Presidencial”, Enrique Peña Nieto plagió de manera casi textual seis párrafos del libro “Génesis del presidencialismo mexicano”, del historiador José María Calderón, publicado por Ediciones El Caballito en 1973.

También utilizó dos citas textuales de Justo Sierra, uno de los fundadores de la Universidad Nacional Nacional Autónoma de México (UNAM). Pero no las atribuyó al verdadero autor sino a otro historiador, Martín Quirarte.

Quirarte compiló una obra sobre la vida del presidente Benito Juárez. Las citas mal atribuidas corresponden a un artículo de Justo Sierra que fue rescatado por Quirarte en el libro “Relaciones entre Juárez y el Congreso”, que editó la Cámara de Diputados en 1973.

Al hacer su tesis, Peña Nieto no logró distinguir entre el prólogo que escribió Quirarte y los demás artículos que integran esa antología de textos, la cual incluye al mismo Justo Sierra y a otros historiadores como Daniel Cossío Villegas o José Fuentes Mares.

En el capítulo 2.3 “Dictadura Porfirista”, Peña Nieto plagió un párrafo casi textual del doctor en Economía, Víctor Manuel López Villafañe, quien es Director del Centro de Estudios sobre Norteamérica del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), a quien no citó ni siquiera en la bibliografía de su tesis.

foto1

En este compendio de plagios, citas mal hechas y tramposas, hay más: en un apartado de sus tesis, Peña Nieto anunció al lector que haría un análisis de las reformas constitucionales durante el periodo 1921-1928, y para ese propósito tomó como base al académico de la UNAM, Diego Valadés.

Pero en vez de hacer una paráfrasis o entrecomillar los fragmentos de “La constitución reformada”, que Valadés publicó en 1987 bajo el sello de la UNAM, Enrique Peña Nieto decidió reproducir 40 párrafos íntegros a lo largo de veinte páginas de su tesis.

Solo en tres ocasiones, citó textualmente a Valadés con el crédito correspondiente.

En el análisis hecho por este medio, con base a los documentos entregados, se concluyó que además del plagio, Peña Nieto citó de manera incorrecta 51 párrafos -no los entrecomilló o fueron mal parafraseados-.

Además, en 18 ocasiones el joven Peña Nieto copió letra por letra las citas que el jurista Jorge Carpizo o el historiador José María Calderón, entre otros autores, entrecomillaron y citaron en sus libros para ilustrar sus argumentos, pero eliminó la referencia a dichos autores, por lo que aparece como si él los hubiera consultado de forma directa.

El resto de la tesis no ha sido posible identificar si es autoría de Peña Nieto o también producto de prácticas de plagio.

 

pena

En los registros de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Enrique Peña Nieto aparece con la cédula profesional folio 1629426, como Licenciado en Derecho.

Y aunque su currículum señala que también estudió una Maestría en Administración en el Tec de Monterrey, no hay registros de la cédula profesional correspondiente.

Especialistas consultados refirieron que la práctica del plagio es, de forma lamentable, una práctica recurrente en el mundo académico nacional. No obstante, el acto adquiere mayor relevancia al tratarse de un pasaje de la biografía de quien hoy ocupa la Presidencia de México.

A nivel internacional y nacional, existen casos en los que figuras de alto relieve en la política y la cultura se han visto afectadas al haberse descubierto que cometieron conductas similares.

A inicios de este año, el candidato a la presidencia de Perú, César Acuña Peralta, fue acusado de copiar páginas enteras de sus tesis de maestría y doctorado sin citar la fuente. Después del escándalo y de otras acusaciones, se retiró de la carrera presidencial.

En Alemania, el ministro de Defensa, Karl-Theodor zu Guttenberg, perdió su grado de Doctor en Ciencia Política en 2011, después de que se descubrió plagio en su tesis. Poco después dimitió de su cargo como ministro.

En México, uno de los casos más sonados ha sido el del escritor Sealtiel Alatriste, quien tras numerosas denuncias de plagio, renunció en febrero de 2012 a la titularidad del área de Difusión Cultural de la UNAM y al premio de literatura Xavier Villaurrutia que acababa de ganar.

El Colegio de México, una de las instituciones académicas con mayor prestigio en el país, revocó el año pasado el grado de doctor a uno de sus alumnos tras comprobarse que su tesis era un plagio de un libro editado en Chile, en 1997.

La Presidencia de México, a través del vocero Eduardo Sánchez, y el área de comunicación social de la Universidad Panamericana fueron consultados acerca del contenido de este reportaje, pero no ofrecieron ninguna respuesta.

 

tesis3

La biblioteca de la Universidad Panamericana conserva tres ejemplares impresos de la tesis de Peña Nieto. Mientras que la Biblioteca Central, de la UNAM, tiene una copia más en formato de microfilm.

Ambas Universidades, en sus reglamentos y campañas, condenan el plagio entre sus estudiantes.

El artículo 114 del reglamento general de la Universidad Panamericana dice que está prohibido violentar derechos de autor o realizar cualquier otro comportamiento deshonesto o contrario a la ética profesional o académica, y dicha conducta será considerada grave.

La Facultad de Derecho de la UNAM, por su parte, mantiene una campaña contra el plagio entre su cuerpo estudiantil.

Esta casa de estudios establece: “Es inaceptable basar una porción substancial del reporte en el trabajo de alguien más. El propósito de utilizar el material de alguien más es para apoyar los propios argumentos”.

El 1 de abril de 2012, el expresidente Miguel de la Madrid falleció en la Ciudad de México, a los 77 años de edad.

De la Madrid estudió en Derecho en la UNAM y un posgrado en Administración en la Universidad de Harvard, y cuando dejó la presidencia fue director del Fondo de Cultura Económica (FCE), la principal editorial pública del Gobierno mexicano.

Enrique Peña Nieto, entonces candidato a la presidencia, acudió un día después al homenaje que se realizó en honor a de la Madrid.

Al salir, dijo a la prensa que el expresidente había dejado un gran legado y que se había dedicado a trabajar por México.

Aquel lunes 2 de abril, durante el homenaje póstumo, Peña Nieto guardó silencio de las aportaciones académicas de Miguel de la Madrid, a pesar de que la obra del expresidente fue parte sustancial de su tesis de licenciatura. Veinte párrafos, palabra tras palabra que reprodujo como si fueran de su autoría.

De la biografía de Enrique Peña Nieto se conocen varias cosas, incluyendo escándalos como la casa blanca; polémicas reformas como la educativa y la energética; así como su cercanía con las televisoras para llegar a la presidencia.

Pero lo que no se conocía del hoy mandatario mexicano es esta nueva historia que lo muestra como un hombre que pudo pasar de plagiador a presidente.

Los Escándalos de Angelica Rivera


Compras fastuosas, tráfico de influencias, manejos extraños en la iglesia, la política y las finanzas, Angélica Rivera, más que la esposa de Peña Nieto, es su verdugo

Por Fabiola Rocha – Regeneración.

09 de agosto de 2016.- Desde que Angélica Rivera y Enrique Peña Nieto empezaron a salir, los escándalos no dejaron de perseguirlos, notas de tráfico de influencias, conflicto de intereses, enriquecimiento ilícito, vestidos caros y hasta bodas falsas son algunos de los escándalos políticos de la “Gaviota” y su gavilán.

Antes de convertirse en Primera Dama, Angélica Rivera ya era muy popular, inmediatamente después de hacer su telenovela Destilando Amor, en la que compartió créditos con Eduardo Yañez, se convirtió en la imagen del Estado de México para hacer promoción de los logros de la administración de Peña Nieto, quien entonces era gobernador del Estado de México.

Ni en aquel entonces ni ahora se han hecho públicos los recursos que la actriz recibió por ese trabajo, pero tiempo después, cuando el escándalo de la Casa Blanca, ella sugirió que la propia casa era producto de varios trabajos que había hecho, entre ellos, el que realizó para la demarcación.

“Fui actriz y conductora y además realicé diferentes campañas de publicidad, con las cuales he recibido los pagos producto de mi trabajo”, dijo en el mensaje que difundió por las redes.

Pero volvamos a las cronología; luego de la campaña, se les empezó a ver juntos por aquí y por allá, acrecentando los rumores de que se habían convertido en pareja. Pero no fue sino hasta noviembre de 2008 cuando Peña Nieto reveló en el programa Shalalá que tenía una relación con la actriz.

“Sí, sí estoy saliendo con ella”, dijo el entonces ex gobernador del Estado de México.

“Somos novios, sí”.

Inmediatamente los medios del corazón se lanzaron a la pareja, queriendo saber más sobre ellos, y en junio de 2009, Rivera otorgó una entrevista a la revista Quien donde reveló los detalles del romance. Para entonces ya había pedido la anulación de su matrimonio con José Alberto Castro, su anterior esposo.

Entonces fue la hermana del “Güero” Castro, Verónica Castro, quien puso en duda los argumentos que la Rivera utilizó para anular su boda con el productor de televisión.

“Qué bueno que todo el mundo sea feliz, pero vamos a ser claros: ¿ahora resulta que mi hermano y Angélica se casaron de mentira?”, dijo para la revista Hola de julio de 2009.

“¿Ahora resulta que somos una bola de idiotas los que estuvimos aquel día? ¿En qué, en una función de payasos o de circo…? A lo mejor, todo se arregla con dinero o con una relación buena con el posible futuro presidente de México…”

Después de la fabulosa boda en el Estado de México, la actriz se vio obligada a renunciar su carrera de actuación para no afectar los intereses políticos de su reluciente marido.

“Rescindí mi contrato con Televisa hace cinco meses. Estoy muy agradecida con la empresa que me dejó trabajar por más de 20 años”, dijo la actriz para Quien.

“Decidí retirarme para dedicarme a esta gran responsabilidad al lado de él: dedicarme a mi casa, a mis hijos”.

Y vaya que supo estar en su casa, pues apenas cuatro meses después de convertirse en la Primera Dama, en mayo de 2013, la revista Hola, hizo una entrevista a la actriz en la que presentaba “su casa” en la intimidad; el reportaje, llamado “Angélica Rivera, la Primera Dama, en la intimidad”, mostraba a la ex actriz en una lujosa propiedad en la que irían a vivir después de los Pinos.

El reportaje mostraba un poco de la relación de Rivera con sus hijos, su esposo y su casa.

“En nuestra casa llevamos una vida de los más normal posible. Les he hecho saber que Los Pinos nos será prestado sólo por seis años y que su verdadera casa, su hogar, es ésta donde hemos hecho este reportaje…”, dijo para la publicación.

Seis meses más tarde, el 9 de noviembre de 2014, el grupo de Aristegui Noticias dio uno de sus golpes noticiosos más fuertes, la publicación del reportaje “La Casa Blanca de Enrique Peña Nieto (Investigación Especial)”, mismo que delató la relación entre el grupo Higa, principal beneficiario del gobierno del Estado de México mientras Peña Nieto fue gobernador y la pareja presidencial, relación que vislumbraba un conflicto de intereses con la aceptación de la casa.

Pero la cosa no paró ahí, ese mismo mes, el 11 de noviembre, se destapó que Angélica Rivera habría contratado a un famoso maquillista, mejor conocido como el “maquillista de las estrellas”, Alfonso Waithsman, para que la acompañara en un viaje presidencial a China.

“China… allá voy”, publicó en sus cuentas de las redes sociales el maquillista. “Amigos me desconecto unos días de las redes sociales porq me voy a China q emociooooooon nos vemos en una semana y documentó los momentos”.

Entonces, los usuarios de las redes consideraron que la contratación del maquillista era un derroche pues se filtró información que indicaba que el experto cobraba 30 mil pesos por día y si tenía que salir de la Ciudad, también se cargan gastos de viaje y viáticos. Haciendo cuentas, pues, el viajecito a China tendría un “cargo al erario” de al menos 200 mil pesos.

Pero la relación del maquillista con Rivera no era nueva pues fue él mismo quien la maquilló en su boda.

Misma boda que el 6 de febrero de 2016 fue puesta en duda por un nuevo reportaje de Aristegui, esta vez titulado: “El Expediente Secreto de la Boda Peña Nieto- Rivera”, en él se documentó que la separación religiosa entre Angélica Rivera y su ex esposo José Alberto Castro, fue avalada por la Arquidiócesis Primada de México en medio de irregularidades, falsedades y simulación al interior de la institución encabezada por el cardenal Norberto Rivera.

Según esta investigación, “para poder realizar ese matrimonio se montó una maquinación que le arrebató las potestades de su ministerio sacerdotal al presbítero José Luis Salinas Aranda, quien desempeñaba actividades pastorales en Televisa, para que fuera declarado nulo e inválido el enlace religioso entre Angélica Rivera y su anterior marido, el productor de televisión José Alberto Castro”.

Más allá de las burlas, la indignación y la forma de proceder de la Primera Dama, se ha mostrado como una buena actriz que hace lo que le piden cuando se lo piden, pero no puede ocultar su forma de llevarse por el mundo, la manera en que está acostumbrada al despilfarro, que resulta ser una burla para la gran mayoría de la población que vive en México.

Recordemos la increíble justificación de su fortuna vía YouTube, donde además se muestra indignada por la forma en la que se puso en duda que ella hubiese tenido un “contrato de exclusividad de 130 millones de pesos” con Televisa.

“No tengo nada qué esconder”, dijo en el video.

“Inicié mi carrera artística desde los 15 años, trabajé 25 años con la empresa Televisa; entre otras cosas realicé telenovelas que no solamente fueron vistas en México sino en muchos otros países del mundo con una alta audiencia, con esta empresa he celebrado distintos contratos a lo largo de mi carrera, la última renovación de estos contratos fue en el año 2004; en mi caso en cada renovación, los montos de las prestaciones de los mismos tenían un incremento”

“En el año 2008 se me otorgó el uso y goce de la casa ubicada en Paseo de las Palmas número 1325 y comencé a vivir en ella en ese mismo año”.

Quizás el contrato de exclusividad le alcanzó para comprar los vestidos carísimos que lucieron ella y su hija en Londres durante la visita presidencial de marzo del 2015, cuando lució un basto guardarropa.

Un “arriesgado pero sofisticado vestido rojo de una manga que cubría el perfil izquierdo de su cuerpo, todo en rojo”, describió la revista Quién entonces, cuyo costo fue de tres mil 300 dólares, unos 50 mil 820 pesos.

Pero para su el vestuario, calculó Reforma, “Angélica Rivera gastó unos siete mil 800 dólares (más de 120 mil pesos) en vestidos para actos protocolarios”.

Mientras su pequeña, Sofía Castro, portó un vestido Dolce & Gabbana que resultó ser más caro que el que usó su mamá, mismo “que tiene un costo de siete mil 274 dólares”, reportó Proceso.

También ahí, para la historia, su paseo en 2015 por Rodeo Drive, cuando se le fotografió junto con “todos sus hijos” (es decir sus tres hijas y los hijos de EPN), haciendo compras en Rodeo Drive.

“A pesar de las críticas que ha recibido el Presidente Enrique Peña Nieto y su esposa, Angélica Rivera, ellos aparentemente continúan cometiendo los mismos errores sin importarles la crisis en la que se encuentra su país de México y tampoco el qué dirán. Fíjense que tenemos imágenes exclusivas de ‘La Gaviota’ derrochando dinero en una de las boutiques más prestigiosas y en la zona más cara de Los Ángeles, y la pregunta es: ¿De dónde salió ese dinero para pagar sus lujos? ¿De su cuenta personal o del bolsillo de los mexicanos?”, cuestiono entonces Jorge Bernal, presentador del programa de espectáculos Suelta La Sopa.

Pero a todo esto, se le suma el más reciente escándalo de la “Gaviota”, la Primera Dama, a quien se le encontró una nueva “Casa Blanca”, publicada por The Guardian, periódico inglés.

“La investigación de The Guardian en las propiedades de Florida muestra una revelación poco ortodoxa entre la primera dama y Grupo Pierdant [propiedad del empresario Ricardo Pierdant], enfocada en Ocean Tower One, un desarrollo habitacional privado con una alberca, canchas de tenis y concierge de guantes blancos en Key Biscaine, un enclave acaudalado en el condado de Miami-Dade”, dice el diario.

La investigación reveló que el departamento propiedad de Grupo Pierdant usado por la primera dama es el número 404 del Ocean Club Tower One, y que está ubicado en el piso superior del número 304, que es propiedad de Rivera y que funciona como una sola unidad. “En 2009 Pierdant compró la unidad 404 a través de la empresa Biscayne Ocean Holdings, aparentemente creada para ese propósito”.

Despilfarro, derroche y una manera muy sospechosa de proceder tiene la “Primera Dama” cuando se trata de comprar propiedades. Y su forma, pese a todo, termina por enterrar al ya de por si cuestionado Enrique Peña Nieto.

Con información de Aristegui Noticias, Proceso, Quién, Hola, Reforma y CNN Expansión.