Archivo de la categoría: Deborah Cordero

#Crónica: Se solicita Presidente

todos somos ayotzinapaDCA
#TodosSomosAyotzinapa Foto: DC

Por Déborah Cordero

México, D.F.- Un anuncio destaca entre entre el sin fin de consignas que se leen y escuchan al paso de la manifestación del #20novmx que pasa sobre avenida Juárez y Reforma, con rumbo al Zócalo

‘Conocimientos básicos de historia y amar a México’ son algunos de los pocos requisitos que la mujer de avanzada edad, pide para el nuevo Ejecutivo: Se solicita Presidente.

Entre la gente se abre paso y va entregando la media hoja tamaño carta que le sirve de clasificado y lleva ese título.

Es noviembre del 2014 y ella quiere encontrar un relevo para Enrique Peña Nieto.

Atrás ya se escucha el grito de los que vienen desde la Montaña de Guerrero, son ellos.

‘Aguanta hermano, la Montaña te da la mano’ -Así cantan al viento su compromiso como guerrerenses, como mexicanos.

‘Somos Legión’, se lee en una cartulina en manos de una  joven, a todas luces, hipster; mientras un hombre en la otra acera, sopla fuerte a un caracol que reproduce el sonido milenario de las etnias indígenas mexicanas.

Su pareja, una mujer con vestimenta de manta bordada de coloridas flores, levanta el incensario con copal para que el humo alcance a los que siguen la marcha de protesta.

No hay distinción, el  #TodosSomosAyotzinapa impera en la ciudad más grande del mundo.

El reclamo salió de Iguala, retumbó en Ayotzinapa y hoy su eco suena en los cinco continentes.

‘Se solicita Presidente’, lee en voz alta un hombre al que le dieron la hoja blanca, que lleva escrita la mayor de las inconformidades en ese contingente de miles.

Testigo el Monumento a la Revolución Méxicana en la Plaza de la República, ve partir a sus hijos que recuerdan la lucha que inició un 20 de noviembre de 1910. Hoy, no se reclama la tierra, se reclama a quienes se diluyeron en ella y ahora no están.

Es un número: El 43 que levanta a México.

Miles de manifestantes cuentan del 1 al 43, la secuencia se escucha cada vez más fuerte.

Viene el reclamo para cerrar la cifra que se ha vuelto dolorosa. Gritan en eco a tres repeticiones: Justicia, justicia, justicia.

Va por los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos.

Los padres que hicieron el viaje a la Ciudad de México a esta megamarcha, se funden entre la serie de grupos que los apoyan. Son maestros, trabajadores del Instituto Nacional de Bellas Artes, de Antropología e Historia, de la UNAM, del Politécnico. Muchos están ahí.

Casi son las 18 horas y la columna que en el cruce de Reforma y Juárez comienza a juntarse con la que viene de El Ángel, es cada vez más nutrida.

La señora del clasificado se abre paso y sigue poniendo en la mano de los asistentes, lo que en su rostro parece un ruego: Se solicita Presidente.

En ese punto de la ciudad capital, la marcha de inconformes parece interminable, tal como se observa el ‘Caso Ayotzinapa’, que en la plancha del Zócalo capitalino tuvo otro capítulo.

TWITTER @TiempoGro

De Acapulco Tropical al #Acapulco Shore.

De Acapulco Tropical al Acapulco Shore.

Por Déborah CorderoTiempo de Guerrero.

Dando un recorrido por la televisión con control en mano, llegué al nuevo escaparate de Acapulco y de verdad que luce bien.

Me gustó la imagen del puerto, el bastión económico de Guerrero, y es la que se observa en Acapulco Shore, que transmite MTV Latino.

Sí, es bella la imagen porque únicamente se ven -estratégicamente planeadas por el productor, director de cámaras y editores, supongo- , las tomas desde el mar hacia la zona costera.

El zoom in que lanzan desde mar adentro para la residencia que alberga a no sé cuántos “jóvenes” que no aportan nada a la programación, es por demás atractivo para los que observan la emisión en las ciudades de México u otros países, que carecen de sol, mar y arena.

Los fundidos con las puestas del sol desde cualquier parte del puerto son maravillosos, sin duda, y los explotan muy bien.

Las transiciones con la soleada franja de arena de la Bahía de Santa Lucía y la de Puerto Marqués, son una delicia visual.

Y es lo único atractivo del programa… Pero ese no es  el Acapulco real.

Acapulco real,  el de Caleta, Pie de la Cuesta, Barra Vieja, la Costera.

El de las calles intransitables y sus camiones obsoletos por el Centro y los taxis correlones de la Escénica.

El que se ve, no es el Acapulco “ciudad del Vocho” que la mayoría padece, pasando la caseta de La Venta o al salir del Maxitúnel en la avenida Cuauhtémoc.

Sin embargo, es el Acapulco que trata de vender y en el que han basado la estrategia turística los que han sido responsables de la Secretaría de Fomento Turístico: Graciela Baez Ricardez y Javier Aluni Montes, por mencionar a los últimos.

Cuando sonaba ‘Que bien que toca’, gloriosa canción de Acapulco Tropical, se podían hacer tomas en cualquier parte del puerto.

La película de Cantiflas, como “El Bolero de Raquel”, dan fe de ello. Otras más con Lucha Villa, Alejandra Guzmán y hasta “El Chavo del 8”, lo pueden atestiguar.

Años más atrás, Elvis Presley recorría las calles cercanas al Zócalo.

Lo mismo se podía grabar una pieza televisiva o cinematográfica en Caleta, La Quebrada o Costera Vieja.

Ahora esos sitios no tienen, realmente, mucho qué ofrecer a las grandes producciones.

Así, la opción de un canal como MTV es meter a hombres y mujeres a una residencia de Pichilingüe, sacarlos en camionetas cuando cae la noche, volverlos a meter a una discoteca –llenarla para grabar- lleváserselos antes de que amanezca y por la mañana encerrarlos tras una barra en un club de playa en la Costera; e iniciar la misma rutina al caer la noche.

Es cierto, es la naturaleza del programa: el reventón que aguanten “esos ratoncitos de laboratorio televisivo”.

Pero, ¿qué le deja al puerto, a Guerrero, ser extra para atraer turismo? –No mucho.

El nombre de Acapulco no tiene que buscar posicionamiento, porque es uno de los más recordados turísticamente hablando y desde hace unos años por su condición insegura, es más famoso que cualquier otro.

Acapulco no es un lugar desconocido en nombre como Bahía de Banderas, al que haya que presentarlo a través de estos programas.

 A este programa lo mismo le daría llamarse Vallarta Shore, Bacalar Shore o Zipolite Shore.

Para Acapulco, el reto sería difundir una imagen de cordialidad para la gente que observe esta programación y sepa que la ciudad está lista para recibirles en cualquiera de sus rincones.

Brasil lo logró, por recordar un caso de éxito. Durante la Copa del Mundo se difundieron muchas entregas periodísticas y de entretenimiento desde las favelas.

Los rostros, lastimados por la pobreza y la inseguridad de esas colonias, consiguieron mostrarse atentos y felices de poder recibir a los turistas.

El impacto mediático con ese fin, el de procurar turismo, llegó al punto de que el gobierno apoyó a varios de los habitantes de esas zonas para que pudieran recibir, ya sea vendiendo comida e incluso alojamiento, a los turistas que llegaron con ganas de conocer las famosas favelas de Río.

Dudo que ahora los hoteles de Pie de la Cuesta o cerca de la Barra de Coyuca tengan huéspedes.

¿Cuál es la diferencia? Las políticas públicas en materia de turismo.

En Acapulco, en todo Guerrero, no las hay.

Acapulco Shore y los programas que se graban en el puerto podrían dejar más que dos o tres días de ocupación y bonanza; siempre y cuando la imagen que se trabaje con el fin de difusión sea integral.

Javie Aluni no puede estar planeando con su mirada desde Las Brisas, no.

Como tampoco lo hizo Graciela Baez, medio tiempo en el DF y el resto en Acapulco (quizá el 5 % de este tiempo desde una discoteca de la Costera). No

Muestra de ello es la reciente emisión de X Factor Gran Bretaña, que se realizó en Cancún y parte en un hotel de Xcaret.

El asunto muy sencillo: Mel B, la ex Spice Girl, se instaló por casi un mes con sus seis pupilos del reality musical, para ensayar en una residencia en Cancún.

Los demás jueces se fueron a destinos como Niza, Bermuda y Las Vegas.

Tras las primeras emisiones de los programas desde las casas de los jueces en el mundo, se reportó en el Daily Mail que habían subido las búsquedas online de viaje, a todos esos sitios.

Sorpresivamente Cancún tuvo un incremento en estas búsquedas, del 460 por ciento.

Si de ellas se concretan la mitad, definitivamente habrá un incremento del turismo británico hacia ese destino de Quintana Roo. El efecto Spice Girl, fue ese.

¿Habrá un efecto –medible- de Acapulco Shore?

No se sabe y difícilmente les preocupará esto en la Sefotur.

Así que a seguir disfrutando del sol y el mar, que  “lo que natura no da, Salamanca no presta”

Twitter @DebCordero