Archivo de la categoría: crisis

#Zihuatanejo Cerraría la Cruz Roja por crisis económica del Ayuntamiento

Foto: Víctor M. Alvarado. Cruz Roja delegación Zihuatanejo, la próxima semana podría cerrar sus puertas.

Debido a la crisis económica que actualmente resiente la administración municipal, y el nulo apoyo que recibe del sector empresarial, la delegación de la Cruz Roja Mexicana en Zihuatanejo, está a punto de cerrar operaciones, puesto que el recurso económico con el que se sostiene es insuficiente; informó Sanín Serna Nájera, presidente de esta asociación civil.

Destacó que el problema financiero que se vive en Cruz Roja local, realmente es delicado, e incluso solamente tienen dinero para mantener en operación la corporación esta semana, y la próxima pudiera cerrar.

Cabe señalar que en el municipio son aproximadamente 120 mil habitantes, más los la población flotante a los que se suman los turistas, todos ellos, de alguna manera estarán desprotegidos.

En cuanto a los recursos para poder subsistir provienen principalmente de los trabajos que realizan como son los cursos de capacitación, traslados programados, más el dinero de la colecta, pero esto es insuficiente para el gasto de más de 1.5 millones de pesos que se requieren al año.

Ejecutan a mando policíaco en #Acapulco; suman 5 en este año

  


ACAPULCO. La noche de este miércoles fue ejecutado en Acapulco, el comandante de la policía municipal, Ausencio Vélez Vázquez, cuando se disponía a abordar su automóvil particular en una zona escolar que se localiza en la colonia Alta Progreso.

De acuerdo con las autoridades, el homicidio se registró alrededor de las 19 horas de este miércoles, cuando dos hombres armados dispararon contra el jefe policíaco estaba abordando su vehículo Volkswagen, tipo Golf, color rojo con placas de circulación HBB6279, del estado de Guerrero.

La ejecución de este comandante de la policía preventiva municipal provocó alarma entre cientos de estudiantes y personas que salían de la Unidad Académica de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Guerrero, y del hospital regional del Instituto Mexicano del Seguro Social, ya que se utilizaron armas de alto poder.

Con Información del Financiero.  

Ayotzinapa: Los Rojos y la guerrilla

image
Autolavado "Los Peques" en Iguala

Por Raymundo Riva Palacio.

Las autoridades federales establecieron dos posiciones que parecen contradictorias pero no lo son, y que al mismo tiempo ubica en su tiempo y espacio a la normal rural de Ayotzipana y a la desaparición de 43 de sus jóvenes estudiantes en Iguala. El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, afirmó que investigan la penetración de grupos delictivos en esa escuela, mientras que el subprocurador de Derechos Humanos, Omar Betanzos, aseguró que no hay evidencias de esos vínculos en la desaparición de los normalistas el 26 de septiembre de 2014.

La hipótesis de grupos delictivos infiltrados en el grupo de normalistas tiene como autor intelectual a Víctor Hugo Palacios Benítez, apodado El Tilo, jefe de plaza de Guerreros Unidos en Iguala. En este espacio se publicó en mayo que la primera pista de la infiltración de Los Rojos en la normal de Ayotzinapa la aportó Sidronio Casarrubias, el jefe de Guerreros Unidos capturado el 16 de octubre del año pasado en el estado de México, quien declaró que entre los más de 50 normalistas que fueron a Iguala, iban 17 jóvenes miembros de una célula del grupo criminal de Los Rojos, cuya principal misión era asesinar a Benítez Palacios.

El Tilo es uno de los propietarios del autolavado “Los Peques”, en Iguala, utilizado para ejecutar a sus rivales o víctimas de extorsión, y que siguió operando como criminalmente hasta al menos abril pasado, cuando un argentino socio de la minera canadiense Media Luna, fue ejecutado en su interior. El Tilo es el único de los cinco hermanos Benítez Palacios identificados por las autoridades como Los Peques que participaron en la desaparición de los normalistas, que está prófugo. De acuerdo con la investigación de la PGR, él originó la confusión que permeó la investigación y dio lugar a varias de sus contradicciones.

Algunos miembros de Guerreros Unidos, involucrados en el crimen, se refirieron desde el principio a El Tilo como la persona que dijo que había una célula de Los Rojos en el grupo de estudiantes. De acuerdo con la investigación, reportó a sus jefes que esa célula había intentado asesinarlo en un ataque en el autolavado, y que había causado heridas en una empleada. Quien refirió esta información a la PGR fue Casarrubias, y el exprocurador Jesús Murillo Karam la tomó como un hecho cierto, pese a que otros testimonios de jefes de Guerreros Unidos desmentían lo dicho por El Tilo.

Casarrubias detalló que la orden de matar a los jóvenes había sido dada a la célula de Los Rojos, por Santiago Mazari Hernández, sobrino de Alfonso Miranda, exdiputado del PT en el Congreso de Morelos, y jefe de plaza en Amacuzac. Nunca se aclaró de dónde sacó Casarrubias esa conclusión, ni los motivos de Murillo Karam para creerle. No obstante, el gobierno sabía que Los Rojos controlaban Chilpancingo y tenían vinculaciones con el ERPI, algunos de cuyos miembros están relacionados con el tráfico de opio, el principal cultivo en esa zona de la Tierra Caliente guerrerense. Información recabada en su momento por Murillo Karam sugería que en uno de los autobuses secuestrados por los normalistas, llevaban un cargamento de heroína y quizás hasta dos cuerpos, con el propósito de “calentar la plaza”.

Esa información nunca hubiera tomado carta de identidad de haberse atendido el peritaje que realizó la Fiscalía de Guerrero en las primeras 48 horas de la desaparición. La Fiscalía determinó que un quinto camión, el número 3278 de la empresa Ecoter, donde de acuerdo con el grupo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, presuntamente iba un cargamento de heroína, en realidad no llevaba nada. Pero el hecho que no haya evidencia de penetración criminal en el grupo de normalistas desaparecidos, no significa que dentro de la normal de Ayotzinapa no existiera tal infiltración, que es a lo que se refirió Osorio Chong.

La infiltración criminal en Ayotzinapa es un tema que resurgió esta semana con la difusión en Milenio de una grabación entre el líder de los estudiantes de Ayotzinapa, Omar Vázquez Arellano, y un sujeto no identificado. En ella, el segundo sujeto le informa que la banda criminal conocida como Los Ardillos, habían tratado de secuestrar a cuatro normalistas, presuntamente vinculados con Los Rojos. En la conversación identifica como la fuente de esa información a “el compañero Botas”, quien es Luis Alberto Hernández Martínez, hermano de Miguel Ángel Hernández Martínez, El Botitas, uno de los 43 desaparecidos en Iguala. Por su parte, el hermano de Vázquez Arellano, Israel, desapareció en Chilpancingo en noviembre de 2013.

La difusión de esa grabación ratificó la conflictividad existente en Guerrero, y colocó a la normal de Ayotzinapa a la defensiva. ¿Qué hay realmente detrás? Habría que retomar el comunicado del ERPI difundido en octubre del año pasado cuando da a conocer los nombres de los principales jefes de Guerreros Unidos y sus redes de protección institucional. Hay nombres que en ese momento no estaban en el radar del gobierno, y que surgirían como piezas claves en la desaparición de los normalistas tiempo después. ¿Por qué el ERPI reaccionó de esa manera y los denunció? Hace 11 meses se publicó en este que dirigentes sociales, magisteriales y abogados que respaldaban a la normal de Ayotzinapa, eran miembros o simpatizantes de esa guerrilla. Las razones, desde hace tiempo, eran públicas, pero el gobierno no había querido ventilarlas como ahora sí lo hizo.

Publicado en El Sur.

EL COLMO: Gobernador de Guerrero ofrece camiones y gasolina a normalistas secuestradores

Yo opino como dijo el Chino CHONG

CIUDAD DE MÉXICO, México, nov. 12, 2015.- El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, pidió a los estudiante de la Normal Rural “Isidro Burgos” de Ayotzinapa evitar actos como el ocurrido el miércoles en la carretera Chilpancingo-Tixtla, donde resultaron heridas 22 personas.

Astudillo dijo que está en la mejor disposición al diálogo y que si necesitan camiones y gasolina, él se los va a conseguir, siempre y cuando la manifestación sea correcta.

El mandatario estatal dijo, en un comunicado, que Guerrero debe de caminar en la ruta del respeto para mejorar las condiciones actuales y devolver la tranquilidad y paz social que requieren los guerrerenses.

Continuaremos trabajando con todas las instancias correspondientes para garantizar y hacer valer el Estado de Derecho, en bien de la población guerrerense, puntualizó en el informe.