Archivo de la categoría: Chilapa

5 muertos en Chilapa durante un recorrido de la PF


El vocero de seguridad de Chilapa, Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, informó que cinco presuntos delincuentes fueron abatidos por elementos de la Policía Federal cuando realizaron un recorrido sobre la calle 7 Poniente en el centro del municipio y fueron agredidos por dichas personas.

 

En un comunicado, el gobierno de Gurrero informó que los elementos de la PF se encontraron de frente con un taxi de color blanco con el número económico 0369 el cual emprendió la huida en reversa.

 

Ante este hecho se le marcó el alto dándose a la fuga entrando en la calle José María Andraca, el cual se impactó, posteriormente se bajaron cinco sujetos con armas de fuego y empezaron a disparar en contra de los elementos por lo cual repelieron la agresión.

 

En el lugar se aseguraron cinco armas cortas calibre 9 mm y diversos cartuchos útiles.

 

Los cuerpos de las personas fallecidas fueron trasladados al servicio médico forense.

Hablo el Diablo Mayor: Se creará una unidad especial para Chilapa, informa fiscal de Guerrero

Javier Olea, fiscal general de Guerrero, reveló que existe en Chilapa una pelea entre los grupos de Los Rojos y Los Ardillos, por el control territorial, debido a que se trata de un corredor que da acceso a Estados Unidos, “pero desgraciadamente” están matando gente de la sociedad civil.

 

En entrevista con Jorge Berry, para Grupo Imagen Multimedia, el fiscal informó que se construye una unidad de inteligencia, que ya rindió sus primeros resultados con la detención del asesino de cinco profesores y tres mujeres. “Estamos poniendo mucho énfasis a la inseguridad”, precisó.
–Agitado, este arranque de gestión.
–Sí, muy agitado, ahí vamos, con mucho trabajo y poniendo mucho énfasis en esto de los homicidios. Tengo instrucciones del señor gobernador de bajar lo que más se pueda este flagelo desafortunado.
–¿Se trata de una batalla territorial, o qué?
–El problema fundamental está en Chilapa. Tengo instrucciones de crear una unidad especial para Chilapa, y el 2 de enero estará constituida, para atender todos los problemas. Sí, efectivamente, Los Rojos y Los Ardillos, que andan matando mucha gente. Se están peleando por la plaza, fundamentalmente, pero nos están matando a gente de la sociedad civil.
–¿Qué tiene como importante esa zona, como para que sea tan competida?
–En la montaña, y Chilapa es parte de la montaña baja, está la siembra de la amapola, y es el corredor para salir hacia Estados Unidos. Los grupos se pelean por controlar el corredor, el trasiego de sustancia.
–Hay operativos federales, de la Marina, y parece que les tiene muy sin
cuidado. Les da igual. ¿Cómo pararlos?
–Lo que pasa es que los problemas, independientemente de que no podemos negar que hay problemas en Chilapa, y en menor grado en Chilpancingo, esto se lleva a cabo en poblados alejados de las ciudades. Estos grupos atacan a genteque está metida en el mismo negocio; los opositores, por así llamarles. Y la policía ministerial del estado tiene muy pocos elementos. No tenemos el equipo suficiente para llegar con una rapidez extrema.
“La Marina, el Ejército patrullan Acapulco, por ejemplo, donde está tranquilo, aunque haya ciertos eventos: Lo que tenemos es el problema de no llegar rápido a estas comunidades, ese es el problema real. Por ello la construcción de un aparato de inteligencia”, comentó.

El peligro de ser un Nava o Carreto en Chilapa Guerrero

  

Llevar por Apellidos el Nava, Sánchez o Carreto puede ser muy arriesgado en la violenta ciudad de Chilapa, en el sur de México: varias personas con estos apellidos, que coinciden con los de un capo y un expolicía local, desaparecieron hace un mes sin que se sepa nada de ellas.

Su desaparición se produjo durante una ocupación del pueblo por parte de 300 hombres armados que dijeron ser autodefensas, en un conflicto turbio que entremezcla narcotráfico y política, denunciaron familiares de las víctimas.

Sin que las fuerzas federales intervinieran, los hombres irrumpieron el 9 de mayo en este pueblo de Guerrero, desarmaron a la policía municipal, bloquearon las entradas de la ciudad y, tras cinco días de atemorizar a la población, se retiraron por un acuerdo con las autoridades federales.

Durante ese periodo, al menos 14 hombres -casi todos entre 15 y 25 años- desaparecieron sin dejar rastro, según una lista que sus familiares entregaron a la AFP.

Las autoridades dicen investigar denuncias de 10 personas secuestradas en este municipio de 120.000 habitantes que sirve de puerta a las montañas de Guerrero, el mayor productor de amapola de México y ruta para el trasiego de la goma de opio.

Pero la fiscalía general se negó a dar los nombres a la AFP.

Según familiares, uno de los desaparecidos salía de su trabajo en una pizzeria cuando fue secuestrado, otros vendían vacas.

Alexandro Nava Reyes, un joven de 21 años que se dedicaba a manejar camiones, avisó el 10 de mayo a sus padres que “iba a ver a su novia y no regresó nunca”, narró su hermana Melissa en un restaurante frente a la solitaria plaza principal de Chilapa.

El joven llevaba uno de los apellido de Zenen Sánchez Nava “El Chaparro”, presunto líder de Los Rojos, un grupo criminal que se disputa ese territorio con sus rivales, Los Ardillos.

Otros cuatro jóvenes cuyos padres llevan los apellidos Sánchez o Nava desaparecieron.

“Ser Nava o Sánchez es peligrosísimo en Chilapa”, asegura desde su casa José Díaz, un profesor que asumió la vocería de familiares de los desaparecidos.

Según testigos, durante la ocupación, los invasores agitaban sus fusiles y machetes por las calles de Chilapa mientras gritaban: “ñEntreguen la cabeza de ‘El Chaparro’ y nos vamos!”.

“Todo empezó por las elecciones”

José Apolonio Villanueva, un dirigente campesino que encabezó la ocupación, niega que su grupo secuestrase a los jóvenes o que él sea un miembro infiltrado de Los Ardillos.

“La visita” a la ciudad de Chilapa fue para tratar de hablar con el alcalde porque en “nuestras comunidades se está perdiendo mucha gente”, dijo en una entrevista telefónica.

El alcalde estuvo ausente durante la ocupación, pero el grupo armado negoció la renuncia de su jefe de seguridad pública. Otro jefe de la policía, Silvestre Carreto González, fue destituido en julio del año pasado.

Entre los desaparecidos están los hermanos Miguel (23 años), Juan (20 años) y Víctor (15 años) Carreto Cuevas, vistos por última vez cuando iban a Chilapa a vender una vaca, y también sus parientes Crispino Carreto González y su hijo Samuel.

Los habitantes piensan que las desapariciones fueron una venganza contra el expolicía Carreto González, en una región donde agentes y alcaldes han sido acusados de tener vínculos con narcotraficantes.

El 21 de mayo, fueron encontrados tres cuerpos cerca de Chilapa con los rostros desollados, pero las autoridades dicen que son de desapariciones previas a la ocupación.

“Todo empezó por las elecciones”, dice entre lágrimas Esther, otra hermana de Alexandro -el chico desaparecido que manejaba camiones-, quien asegura que hombres encapuchados trataron de poner a punta de balazos una manta cerca de su casa para exigir a la población que votase por un partido político.

“No importa quién gane”

El 7 de junio, los mexicanos votaron para renovar diputados federales, alcaldes y nueve gobernadores, entre ellos el de Guerrero.

Unos días antes de las elecciones, los familiares de los desaparecidos se manifestaron contra lo que ellos llamaron “narcoelecciones”.

En noviembre pasado otros once cuerpos decapitados y quemados aparecieron cerca de Chilapa mientras que, en enero, 10 cadáveres más fueron hallados en el pueblo.

Pese al ambiente de zozobra, el municipio votó y Jesús Parra García, del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), ganó la alcaldía tras sustituir a otro candidato asesinado a balazos el 1 de mayo.

“No importa quién gane, si no capturan a Los Ardillos y a Los Rojos la situación va a seguir. La elección sólo define si el presidente municipal es Rojo o Ardillo”, asegura el vocero Jose Díaz, quien asegura que en noviembre de 2014 perdió a dos hermanos a manos de Los Ardillos.

Chilapa es vecino de Ayotzinapa, de donde eran los 43 estudiantes que desaparecieron en septiembre pasado tras un ataque de policías coludidos con los Guerreros Unidos por órdenes del alcalde de Iguala.

Según autoridades, este cártel mantiene sangrientas disputas con Los Rojos y mató a los jóvenes.

Leer más: El peligro de llamarse Nava o Carreto en Guerrero – economiahoy.mx http://www.economiahoy.mx/nacional-eAm-mx/noticias/6801587/06/15/El-peligro-de-llamarse-Nava-o-Carreto-en-Guerrero.html#Kku8K1ZYmU1QYHgK

Civiles tomaron Chilapa en complicidad con narco: edil

Civiles tomaron Chilapa en complicidad con narco: edil

El alcalde de Chilapa, Francisco García, dijo hoy que los civiles armados que tomaron esta ciudad del estado mexicano de Guerrero del 9 al 14 de mayo lo hicieron en connivencia con el crimen organizado.

Los comunitarios “saben perfectamente los que entraron de manera cubierta. (Ellos) solamente fueron una pantalla para que pudieran entrar estos grupos de la delincuencia organizada”, declaró García a Imagen Radio.

Entre el 9 y el 14 de mayo, unos 300 civiles armados -entre los que habría comisarios de comunidades cercanas e infiltrados de la banda criminal Los Ardillos- irrumpieron en la ciudad supuestamente para exigir seguridad.

La Fiscalía de Guerrero investiga desde finales de mayo la desaparición de 16 personas en Chilapa, la mayoría de las cuales se produjeron en estas fechas.

Ante unas acusaciones recientes del comisario ejidal José Apolonio Villanueva, García negó “total y categóricamente” cualquier relación con Los Rojos, banda que domina la cabecera municipal y rival de Los Ardillos, y aseguró que Villanueva hace “los señalamientos para enturbiar la situación”.

Según el alcalde, los comisarios deben ser investigados y “responder por las desapariciones” durante la toma de esta ciudad, que se convirtió en la única ruta para la salida de la amapola producida en la montaña de Guerrero rumbo al norte del país.

“No deben de hacer cortinas de humo ni buscar más culpables que ellos mismos. Tienen que decir el motivo, causa o circunstancia que los motivó a entrar en la cabecera municipal”, indicó.

Sin embargo, dijo que no contaba con información adicional más allá de “lo que se vio, un grupo armado que entra y, entre ellos, se ven personas con rostros cubiertos y equipos tácticos que operan de manera coordinada”.

El alcalde respondió así a Villanueva, quien a su vez negó en una entrevista la pasada semana que pertenezca al grupo criminal de Los Ardillos y explicó que en la incursión armada que hizo junto con otros comisarios se detuvo gente, pero aseguró que estos se entregaron a la Policía.

La toma de la ciudad por parte de los civiles armados tuvo lugar durante la ausencia del alcalde, quien según contó estaba realizando trámites en la capital del estado, Chilpancingo, y dijo temer por su vida si regresaba al municipio en estas fechas.

Actualmente, precisó que se encuentra en la ciudad atendiendo “las problemáticas del municipio” y comentó que la situación está “más tranquila”, aunque siente “preocupación” ante la posibilidad de que se repitan los hechos.

“La situación toma su rutina normal, pero por supuesto bajo cuidado del Ejército mexicano, la Policía Federal y el envío de un grupo mayor de fuerzas especiales por parte del gobernador de Guerrero (Rogelio Ortega)”, puntualizó.

García dijo saberse investigado por la Fiscalía General del Estado de Guerrero y afirmó que ya se ha puesto a disposición del procurador y brindado su declaración.

Chilapa se ha convertido en uno de los puntos candentes en la geografía mexicana previo a los comicios del 7 de junio, cuando los mexicanos elegirán mil 996 cargos públicos, entre ellos 500 diputados federales y los gobernadores de nueve estados, incluido Guerrero.

Dos cuerpos fueron hallados el domingo en una fosa clandestina en Chilapa, pero no corresponden a las personas que desaparecieron en mayo en dicha ciudad, dijo hoy el fiscal estatal, Miguel Ángel Godínez.

Fuente: El Universal

Guerrero: Si alguien sale en Chilapa ‘lo levantan, lo golpean…’

 

Los pobladores del lugar aseguran que los delincuentes ‘agarran a quien sea’ y con ello buscan dejar un mensaje de violencia.
 

EFE. CHILAPA, Guerrero.- La región de la montaña de Guerrero es la meca del cultivo de amapola en México y Chilapa su paso necesario para transportarla, una ubicación que convierte a este municipio en un polvorín que estalló hace dos semanas, cuando la ciudad estuvo sitiada por personas armadas durante cinco días.

Jornadas de pánico que arrancaron el 9 de mayo en las que “nadie podía salir” a la calle porque “los que salían los levantaban, los golpeaban o los extorsionaban”, asegura José Díaz Navarro, vecino del municipio.

En los últimos meses este maestro se ha convertido en experto en la geoestrategia de los cárteles de la droga que operan en la zona, Los Ardillos y Los Rojos, pues los primeros desaparecieron hace medio año a cinco de sus familiares y, ante la inoperancia de las autoridades, emprendió una investigación particular con la que averiguó “el 70 % de la película”.

Por ello sabe que no volverá a verlos y ya no los llama desaparecidos. “Lo que está desaparecida es la investigación”, cuenta en un restaurante de Chilapa frente a los familiares de otros desaparecidos, los que han hecho saltar las alarmas de la extrema violencia existente en el municipio.

Fue venganza

Las catorce familias que tras el sitio, el segundo producido en un año, asegura Díaz, denunciaron la desaparición de uno de sus seres queridos y que extraoficialmente son una treintena porque hay “muchos otros casos donde no existen las denuncias por temor”.

Díaz, quien actúa como portavoz de las familias, hace un diagnóstico claro de su caso, ampliable al problema actual: fue “un acto de venganza de Los Ardillos contra Los Rojos”, ya que “agarran a quien sea”, pues “lo que importa para ellos es dejar un mensaje con número de cuerpos, decapitaciones, desmembramientos”.

Y es que Chilapa está dominada por Los Rojos, esos a los que los habitantes prefieren no mirar. “Los grupos de hombres armados se han pasado aquí a todas horas del día, pero para evitar tener un problema con ellos pues cuando van pasando allá uno voltea acá”.

Pese a que se declaran ajenos a todo esto, añade Díaz, los narcos los están “etiquetando”. “Todos los de las otras comunidades son Ardillos y ellos nos denominan a todos los de Chilapa y estas comunidades de Rojos y hay muchos que no tenemos nada que ver”.


Del PRI y el PRD

Esta clasificación también se está haciendo a nivel político, en plena campaña electoral, que se hace notar en las calles de Chilapa con las pegadizas canciones en coches con megafonía, como si allí no pasara nada.

“Ya se etiquetan que Los Rojos son del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Los Ardillos del Partido de la Revolución Democrática (PRD). Esta situación se está poniendo cada vez más difícil porque dentro de la política está operando el narcotráfico o la delincuencia organizada”, agregó.

Hace unas semanas y después de un acto de campaña, el candidato del PRI a la alcaldía, Ulises Fabián, fue asesinado a balazos. Cuentan que fueron Los Ardillos.

Pero la existencia de una posible vinculación política va más allá de los rumores, pues llega hasta los vínculos sanguíneos. 

Bernardo Ortega, hoy presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso de Guerrero, era hijo del líder de Los Ardillos, Celso Ortega, detenido, liberado y ejecutado.

El político del PRD es, por tanto, hermano de los principales líderes de Los Ardillos, con quienes, asegura, no tiene relación.

En aquellos días de sitio, Chilapa no estaba solo, pero lo parecía. Fuerzas del Ejército andaban por las calles, omisas a la petición de ayuda de los ciudadanos.

“A la vista de ellos (los narcos) hacían lo que querían y ellos (los militares) no hacían nada. Mis hijas fueron a decirles (de una desaparición) y ellos les dijeron que no podían hacer nada porque no tenían la orden de actuar”, cuenta Lucina Reyes Carrasco, madre de uno de los jóvenes.

De acuerdo


Alexandro Nava Reyes, de 21 años, lleva desaparecido desde la noche del 10 de mayo. Era transportista, un joven trabajador. “Mucha gente dice que se lo llevaron porque es Nava y la persona que andan buscando es Nava y ellos piensan que somos familiares”, señala.

Al irrumpir en el municipio, los presuntos líderes comunitarios exigieron “tres cabezas” de líderes Rojos. “Si ellos están peleando lo que están peleando que investiguen, que no agarren gente inocente”, sostiene esta madre entre lágrimas, cansada de dar entrevistas, pues lo único que quiere es volver a ver a su hijo.

Y reclama al presidente municipal, Francisco Javier García, que no estuvo cuando sucedieron los hechos y al gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega, que llegó al lugar 15 días después.

“A veces llegamos a pensar que a lo mejor él (Ortega) está de acuerdo con ellos porque él dejó que hicieran lo que quisieran y no movió ni un dedo”, apunta.

Paso necesario

El origen del conflicto de Chilapa es su ubicación, abajo de la montaña guerrerense, donde se cultiva gran parte de la droga de moda en Estados Unidos, la heroína, producida a partir de la amapola.

Estudios de la agencia antidrogas DEA y datos de las propias autoridades mexicanas de decomiso de este opiáceo muestran un aumento notable de su consumo y, en consecuencia, una incremento del precio y de la producción en México.

Después de que la policía comunitaria llegara a Petaquillas, otro importante punto estratégico, Chilapa se ha convertido en el paso necesario de esta droga y, por lo tanto, en la plaza a conquistar para sacar la mercancía desde el sur, rumbo al norte.

Twitter @TiempoGro

#Mexico Disappearances: 30 People Missing From Chilapa, Guerrero After Community Police Raid

RTX1AE7U
Relatives of missing students of the Ayotzinapa Teacher Training College Raul Isidro Burgos stand in front of a monument of the number 43 during a protest to mark the seven months of the Ayotzinapa students’ disappearance in Mexico City on April 26, 2015. Thirty additional people have gone missing from Guerrero recently. Reuters

At least 30 people were reported missing last week from Chilapa, a city in Mexico’s Guerrero state, where 43 students famously disappeared in September, and relatives of the newly missing again blamed the government. Residents told the State Commission for Human Rights of Guerrero on Monday that dozens of people between ages 15 and 31 vanished during a six-day invasion by a group of civilians acting as police, Telesur reports.

The residents took aim at the government for its inaction. “There were kidnappings, threats and intimidation by the gunmen, and nobody did anything to stop them, not even you,” one of the residents reportedly yelled at the meeting with Inspector General Fernando Esteban Ramirez.

From May 9 through Thursday, about 300 men armed with guns, machetes and sticks stormed through Chilapa, a city with more than 100,000 people about 30 miles from Guerrero’s capital. They took over the official police force and established checkpoints in an effort to quash violence in the region. The group’s presence forced residents indoors, canceled school and drove Mayor Javier García out of the city, Angulo 7 reports.

The community police left after six days but said they would return if the army did not capture the leaders of local gang Los Rojos. As residents recovered, they told authorities that 16 people were missing. The families of an additional 14 suspected their loved ones had been kidnapped, El Diario reports.

The missing come from 14 villages within Guerrero, which the National Public Security System recently named Mexico’s most violent state, Univision reports. One of the municipality’s mayoral candidates, Ulises Fabián Quiroz, was fatally shot 15 times in Chilapa on May 1, indicating to many that the area could be a hot spot in the run-up to Mexico’s June 7 elections.

Guerrero made headlines last fall, when 43 male students from the Raúl Isidro Burgos Rural Teachers’ College of Ayotzinapa disappeared on their way to protest a speech by the Iguala mayor’s wife. The students were taken into police custody. The officers were thought to have then turned the 43 men over to the Guerreros Unidos gang to be murdered. Only one body has been identified, causing victims’ families to protest what they see as a corrupt government and inefficient investigation.

By

Source: http://www.ibtimes.com/mexico-disappearances-30-people-missing-chilapa-guerrero-after-community-police-raid-1929095

Ortega confirma que SI hay gente retenida en Chilapa

El gobernador sustituto de Guerrero, Rogelio Ortega, señala que sí hay gente retenida en el municipio de Chilapa y que por ahora se requiere garantizar su seguridad.

Aseguró que no tiene ningún contacto con el alcalde de Chilapa ya que no saben dónde está, tampoco contesta el teléfono

Al referirse a la toma de la localidad por parte de los comunitarios el pasado sábado, para exigir la renuncia del secretario de seguridad, expresó que no hay un estado de ingobernabilidad ya que está presente el poder ejecutivo, la policía estatal, la gendarmería y el ejército.

Dijo que es difícil hablar con los comuneros para que liberen a los retenidos, ya que no tienen un líder.

Rogelio Ortega acusa a la población de esconder a criminales 

  

ACAPULCO.- El gobernador de Guerrero Rogelio Ortega Martínez, aseguró que la población de Chilapa de Álvarez, esconde a los integrantes de la delincuencia organizada, porque en el caso de la emboscada contra policías que se presentó la semana pasada y que dejó como saldo a dos elementos estatales muertos, en menos de 20 minutos se perdió el rastro de los atacantes.

“Es increíble que a esas personas ya no se les encuentra por ningún lado en menos de 20 minutos, porque han penetrado el tejido social y se refugian en las viviendas, porque la pobreza en Guerrero ha sido una oportunidad para que la narcodelincuencia reclute y la derrama económica llegue allí a solventar, en condiciones de altísimo riesgo, la comida de todos los días de nuestra gente que vive en condiciones de marginación y pobreza extrema”, dijo el mandatario.

Insistió en pedir que no se sobredimensione lo que pasa en ese municipio, aunque admitió que al menos 100 integrantes de los grupos delincuenciales autodenominados Los Rojos y Los Ardillos, han participado en los enfrentamientos armados por la disputa del territorio que abarca varios municipios ubicados en montaña baja de Guerrero.

Descartó que el municipio de Chilapa sea “un pueblo sin ley” y dijo que para enviar un mensaje de que su gobierno está actuando en materia de seguridad junto con el gobierno federal, este miércoles caminó por las calles de esa ciudad y recibió el ayuntamiento que estaba tomado por el Movimiento Popular Guerrerense (MPG).

“Chilapa un pueblo acosado por dos bandas delincuenciales enfrentadas entre sí. Ardillos contra Rojos, unos posicionados de la ciudad cabecera municipal y los otros entre la periferia y se disputan los territorios. Ahí afortunadamente a diferencia de otras épocas el daño colateral famoso de afectar a terceos, no ha involucrado a gente de sociedad civil”, puntualizó.