Archivo de la categoría: Ayotzinapa

Policías Estatales y Municipales de Chilpancingo disparan contra estudiantes de Ayotzinapa 

De acuerdo con los padres de los 43 normalistas desaparecidos, los neumáticos del autobús en donde viajaban fueron ponchados por lo que la policía dio alcance al autobús 1512 de la línea Estrella de Oro acción que derivó en la detención de 12 estudiantes.

Normalistas de Ayotzinapa se enfrentaron con policías municipales y estatales en el libramiento de cuota de Tixtla, a la altura de Los Túneles, donde retuvieron una pipa con combustible y camionetas distribuidoras de productos, además de secuestrar a tres policías municipales.

La pipa de gasolina de la empresa “Lugogas”, con capacidad de 30 mil 300 litros fue recuperada tras realizar disparos por los elementos policíacos contra los autobuses que trasladaban a los estudiantes. 

Los jóvenes posteriormente retuvieron tres camionetas de la empresa Bimbo, una camioneta de la empresa Coca cola y un camion tipo torton, que fueron llevados hasta las instalaciones de la normal rural ‘Raúl Isidro Burgos’.

A las altura de Matlalapa, los estudiantes se encontraron de frente con una camioneta que trasladaba policias estatales con equipo antimotín y trataron de impactar el autobús en que se trasladaban, y posteriormente corrieron hacia los cerros y laderas cercanas para no ser alcanzados.

A su paso, cerca de la comandancia de la policía municipal, los normalistas se llevaron una patrulla de tránsito con tres elementos, tras desarmarlos; las armas las tiraron en el bote de basura de la misma comandancia.

Reparece la CETEG

En su oportunidad, la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG) condenó enérgicamente la agresión sufrida hoy por los normalistas de Ayotzinapa, ya que fueron agredidos con armas de fuego a cargo de la Policía Estatal. 

En un comunicado el magisterio estatal refirió que en el autobús que viajaban a la altura del túnel en el libramiento de Tixtla, se dirigían a realizar una actividad de boteo en el marco por la jornada de lucha por 3 años de la desaparición forzada de los 43, a la ciudad de Chilpancingo. 

Ante dicho suceso fueron detenidos un grupo de jóvenes de la normal que ahí se encontraban.

“Culpamos al Gobierno Estatal y Federal ante cualquier situación que le puedan ocurrir a nuestros camaradas Normalistas, y hacemos el llamado a estar alertas ante otra represión y accionar debidamente”, indicó la CETEG. 

Twitter @TiempGro 

Captura de Felipe Flores, fundamental para caso Iguala


Luego de “trabajos de inteligencia” y a más de dos años del ataque a los normalistas deAyotzinapa, la Policía Federal finalmente detuvo a Felipe Flores Velásquez, ex jefe de la Policía de Iguala.

Luego de confirmar su captura el comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia dijo que fue Flores fue ubicado en Iguala al visitar a su cónyuge.

En conferencia de presencia, el funcionario señaló que Flores Velásquez enfrenta cargos por delincuencia organizada, secuestro y encubrimiento de los subordinados que estuvieron presentes la noche del 26 de septiembre de 2014.

El ex mando policiaco, a quien se le identifica como primo del ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca, habría ordenado a los policías municipales frenar a los normalistas de Ayotzinapa, lo que derivó en dos enfrentamientos que dejó como saldo decesos y lesiones a personas ajenas a los hechos, así como la desaparición de los 43 normalistas.

“También es señalado por acatar la instrucción, notoriamente ilegal, del ex alcalde, José Luis Abarca, consistente en perseguir y atacar a los normalistas.”

En el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) se señala que Flores Velásquez mantuvo comunicación con la Policía Federal entre los días 26 y 27 de septiembre.

De acuerdo con la investigación, el ex mando policiaco habría pedido apoyo la noche del 26 de septiembre a César Nava González, ex subdirector de seguridad pública de Cocula, para trasladar a un grupo de normalistas al sitio conocido como Lomas de Coyote, donde fueron recibidos por integrantes de Guerreros Unidos.

GIEI: Hubo colusión entre bandas de narcotráfico y Gobierno en Iguala

image

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, un pánel internacional de expertos que fueron traídos a México para investigar la desaparición de 43 estudiantes en el estado de Guerrero —hecho que desató una protesta global—, dice que no puede dar una conclusión del caso porque ha sido sometido a una campaña sistemática de acosos, evasivas e intimidación.

Los investigadores, que este domingo 24 de abril presentaron la última parte de su informe, dicen que han sufrido ataques cuidadosamente orquestados por los medios de comunicación mexicanos, el rechazo por parte del gobierno a entregar documentos o conceder entrevistas con figuras esenciales, e incluso uno de los funcionarios que estuvo involucrado en la formación del grupo fue objeto de una investigación criminal.

Para algunos, la conclusión inevitable es que el gobierno simplemente no quiere que los expertos resuelvan el caso.

“No existen las condiciones para desarrollar nuestro trabajo”, dijo Claudia Paz y Paz, integrante de la comisión que se ganó el reconocimiento internacional por el enjuiciamiento de un exdictador de Guatemala por cargos de genocidio. “Y en México, la prueba es que el Estado se opuso a la prórroga de nuestro mandato, ¿no?”

La presión sobre los investigadores —descrita por cuatro de los cinco miembros del pánel en entrevistas con The New York Times— socava las promesas hechas por el gobierno mexicano de cooperar plenamente para descubrir qué pasó con los estudiantes, uno de los peores casos de abuso de los derechos humanos en el país en los últimos años.

Los investigadores dicen que les falta mucho para completar su trabajo. Sin embargo, saldrán de México en los próximos días por lo que muchos ya sospechan: ellos también creen que el gobierno trata de encubrir lo que ocurrió en la noche del 26 de septiembre de 2014 cuando 43 estudiantes universitarios fueron secuestrados por la policía y nunca aparecieron.

Por otro lado, el gobierno mexicano dice que ha cooperado plenamente con los expertos al completar la mayoría de sus solicitudes de información, mientras procesa el resto.

“Esto es algo que probablemente nos perseguirá por mucho tiempo”, dijo Francisco Cox, un abogado chileno especializado en derechos humanos que también conforma el grupo de expertos. “Pero no tiene sentido quedarse aquí porque, de cierta manera, es darle legitimidad a algo que no es correcto”.

Aunque el informe final del grupo se conocio estedomingo por la mañana, el caso está muy lejos de ser resuelto. Solo se han encontrado e identificado los restos de uno solo de los 43 estudiantes.

Otra cuestión es a qué nivel llega la colusion entre las bandas del narcotráfico y el Gobierno.

Aunque la investigación del gobierno se centró en la complicidad de las autoridades locales, estos expertos descubrieron evidencias de que las autoridades estatales y federales, e incluso militares, estuvieron presentes en la noche de la desaparición de los estudiantes.

image

Con Información del NY Times.

Hillary Clinton: “Yo no descansaría hasta saber que pasó con los 43”

image
¿Me estas oyendo inútil?

Hillary Clinton es directa cuando se le pregunta cuál sería la política que abordaría en caso de ganar los comicios presidenciales de noviembre próximo en Estados Unidos: “Quiero que profundicemos y ampliemos nuestra relación con México.

Visité México cinco veces como secretaria de Estado; sé cuán importante es nuestra relación. Tenemos que manejar nuestra frontera de 2 mil millas, apoyar a los 20 mil alumnos que estudian en el país del otro y respaldar la seguridad de los estadunidenses y mexicanos”.

También destacó que “trabajaré muy duro para ser una buena socia para México y seguir presionando para reformar el gobierno y el respeto de los derechos humanos”.

Muchas personas en la comunidad mexicana en Estados Unidos están molestas por el caso aún no resuelto de los 43 normalistas desaparecidos en Ayotzinapa. La gente cree que el gobierno mexicano no ha hecho lo suficiente para esclarecer lo que pasó, y sus familiares esperan su retorno a casa.

No podría estar más de acuerdo; es algo indignante. Si yo estuviese en el gobierno mexicano, no estaría descansando hasta descubrir lo que pasó con esos 43 jóvenes. Su secuestro fue una terrible violación de la ley; es algo por lo que todos en México deberían unirse, para encontrar respuestas. Si hubiese algo que Estados Unidos podría hacer para ayudar, yo sería la primera en ofrecerlo. No puedo ni imaginarme la angustia que los padres y los familiares sienten.

Antes, Clinton evaluó el estado de la contienda y delineó sus planes para ampliar los alivios migratorios e impulsar una reforma migratoria, respaldar el proceso de reformas en México, y reforzar la política exterior de Estados Unidos hacia América Latina.

A las 22:30 del 26 de septiembre me enteré de los hechos en Iguala: Aguirre

El gobernador de Guerrero durante la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Ángel Aguirre Rivero supo de los hechos de Iguala a las 22:30 de la noche del 26 de septiembre y ordenó acciones de contención.

Lo anterior está asentado en la declaración de Aguirre ante la PGR, del 27 de agosto del 2015, a casi un año de la desaparición de los estudiantes.

En el espacio de Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula, se dio a conocer la declaración donde el exgobernador agregó que ante las acciones tomadas frente a las actividades de los alumnos de la normal de Ayotzinapa, fuera de la escuela, fueron acciones en todo momento de contención para prevenir conductas delictivas.

Los estudiantes realizaban actividades de boteo previo a la marcha del 2 de octubre en la Ciudad de México.

Normalistas se conducen con absoluta independencia

“Que diga el compareciente si le fue informado el recorrido de los estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos el 26 de septiembre del 2014, si fue así ¿Quién le informó? En caso negativo, refiera quien era el encargado de hacerlo”.

A la cuestión, Ángel Aguirre responde: “Los jóvenes de Ayotzinapa siempre se han conducido con completa independencia, ninguna autoridad es informada cuando realizan cualquier tipo de movimiento o actividades por tanto conocí de su traslado por conducto del entonces secretario de Seguridad Pública del gobierno del estado de Guerrero, Leonardo Vázquez Pérez en el transcurso de la noche, sin que pueda precisar la hora del 26 de septiembre de 2014.

“Además, cabe señalar que como ya se refirió en líneas anteriores las acciones tomadas en torno a las actividades desempeñadas por los alumnos de la escuela normal lo fueron en todo momento como labores de contención para la prevenciónde la comisión de otras conductas delictivas derivadas de esta actividad, más no de seguimiento a los estudiantes ya que como lo referí, las actividades de estos, desde hace más de 20 años, han versado en manifestaciones y bloqueos carreteros, entre otras consecuencias, las acciones preventivas se instruyeron en consecuencia, lo que fue la planeación de rutas alternas para el tránsito de vehículos, cancelación de eventos públicos que pudieran correr riesgo ante la inminente manifestación de los estudiantes.

“Cabe destacar que las acciones preventivas y de vigilancia para salvaguardar el orden y la seguridad pública se implementan en todo el estado de manera constante pero principalmente en estas fechas que estaba la cercanía con la rendición de cuentas de informes por parte de autoridades municipales”, señala el documento.

Instruí dar el apoyo necesario

Posteriormente, se le pide a Aguirre que diga si recibió informes de la Secretaría de Gobierno, Seguridad Pública o la Procuraduría de Justicia del estado sobre lo que sucedía en Iguala el 26 de septiembre.

Y responde: “Fui enterado aproximadamente a las 22:30 horas por el secretario de Seguridad Pública y por el secretario de Gobierno de los hechos ocurridos por lo que de inmediato instruí al secretario de Gobierno, al procurador de Justicia, así como al secretario de Seguridad Pública y al de Salud para que se trasladaran al lugar de los hechos, brindarán el apoyo necesario a los afectados y preservar la seguridad del municipio.

“Asimismo solicité la colaboración del presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, licenciado Ramón Navarrete para que vigilara y coadyuvara en la presentación y garantía de los derechos humanos en estos lamentables acontecimientos, siempre en estrecha coordinación con autoridades federales y particularmente con el Ejército mexicano, así como con la Policía Federal destacamentada en el estado de Guerrero.

“De las primeras acciones emprendidas me informó el procurador del estado, se procedió al desarme de la Policía Preventiva Municipal de Iguala, lo que derivó en la consignación de varios de los elementos previa identificación de algunos jóvenes que los señalaron como posibles agresores de estos hechos. Asimismo, la Secretaría de Seguridad Pública y la Policía Ministerial del estado emprendieron la búsqueda y auxilio de los estudiantes afectados y con el apoyo del Ejército mexicano y de la Secretaría de Marina localizando y rescatando a 68 jóvenes, de los cuales 30 declararon ante la autoridad ministerial, el resto, 38 se negó a hacerlo.

“Continuando con el informe de la Procuraduría y la Secretaría de Seguridad Pública se ofreció el apoyo y auxilio para el traslado de los jóvenes a las instalaciones de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, mismo que fue brindado de acuerdo al reporte que me fuera proporcionado por el titular de la Secretaría de Seguridad Pública.

Se revisaron las instalaciones policiacas

En cuanto a lo ocurrido el 27 de septiembre del 2014, Aguirre abundó: “Por otra parte, se procedió a realizar una revisión minuciosa a las instalaciones de la Policía Estatal, Policía Federal en donde con base en el informe de la Procuraduría estatal no se encontraron personas detenidas en las áreas de encarcelamiento”.

En las ocho páginas de la declaración rendida por el exgobernador el pasado 27 de agosto del 2015, comentó que “en este mismo tenor se hizo un reconocimiento a las instalaciones de la Policía Preventiva municipal de Iguala no encontrando a ninguno de los jóvenes desaparecidos, según los reportes que me fueron expuestos, así como de acuerdo con el reporte de las diligencias practicadas dentro de la indagatoria iniciada por la Procuraduría estatal con motivo de los hechos.

“Se realizaron labores de búsqueda de los estudiantes desaparecidos con el acompañamiento de los propios estudiantes normalistas, incluso se acudió a las instalaciones del 27 Batallón de Infantería ubicado en la ciudad de Iguala donde personal militar se entrevistó con el entonces vicefiscal de Derechos Humanos, doctorRicardo Martínez Chávez, acompañado de personal ministerial y estudiantes, tal y como consta, según me reportó el titular de la entonces Procuraduría de Justicia del estado y en actuaciones practicadas por el agente del Ministerio Público.

“Por otra parte, el entonces secretario de Salud, en doctor Lázaro Mazón se dio a la tarea de brindar el auxilio médico a los agraviados designándolo el gobierno del estado de Guerrero para tales recursos materiales, económicos y humanos que fuesen necesarios”, declaró.

A Aguirre también se pidió que dijera si fue informado del traslado de los estudiantes en dos camiones a la ciudad de Iguala y que refiera las instrucciones que dio al respecto, pero el hoy exgobernador repite exactamente lo que ya había declarado.

En cuanto a cuáles fueron las acciones para proveer la tranquilidad y seguridad de los habitantes de Guerrero, en concreto de los habitantes del municipio de Iguala y de sus visitantes los días 26 y 27 de septiembre, respondió: “Como lo referí anteriormente instruí a los funcionarios competentes se trasladaran a la ciudad de Iguala para brindar el apoyo necesario y garantizar la seguridad de la ciudadanía”.

Puntualiza: “las instrucciones giradas a las instituciones a mi cargo fueron las de actuar en consecuencia y con estricto apego a disposiciones claras”.

Verdad Histórica: Camino de Tijeritas, ‘rumbo a #Taxco’

Cimbró al llamado “círculo rojo» la columna de Héctor de Mauleón, ayer en El Universal, en la que sostiene que la “verdad histórica” del exprocurador Jesús Murillo Karam sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, se tambalea porque el jefe de plaza de Guerreros Unidos en Iguala, Gildardo López Astudillo, alias El Gil “asociado” con el actual diputado Salomón Majul antes ex alcalde de Taxco, en donde declaró que “en efecto un número de estudiantes” fue asesinado en el basurero de Cocula, pero otros no.

Según el relato del cronista, otro grupo “fue trasladado a la localidad de Tijeritas, ‘rumbo a Taxco’, en donde otro jefe del cártel, Víctor Hugo Benítez Palacios, El Tilo, “los habría disuelto en ácido”. En estricto sentido lo que se tambalea no es tanto la “verdad histórica” de la PGR, sino la del grupo de expertos de la CIDH que niega que los normalistas, así sean algunos de ellos, hayan sido asesinados e incinerados en el basurero de Cocula.

Y en ningún momento los autores confesos mencionan la participación siquiera de un militar, como parecen ansiar esos especialistas. Sí, la columna de Héctor de Mauleón tira la verdad de los expertos “independientes”, y eso molesta al grupo político que quiere dañar al Ejército.

Twitter @TiempoGro

El huracán que viene en el caso Iguala

Por Héctor De Mauleón.

Sus nombres: Mauro Taboada Salgado, Cruz Sotelo y Bernabé Sotelo Salinas. Les dicen El Molero, El Wasako y El Peluco. Su detención fue anunciada hace unos días: al Peluco lo aprehendieron, según el parte oficial, con una maleta y un arma larga, un fusil AR-15 que contenía 20 cartuchos útiles.

Las autoridades no entraron en detalles. Pero los tres aparecen repetidas veces en el expediente público del caso Iguala, donde se les señala como halcones y sicarios del grupo criminal Guerreros Unidos.

Al igual que otros miembros del grupo, tras la desaparición de 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, los ahora detenidos habrían recibido de uno de sus jefes la orden de entregar sus armas y “entuzarse” en sus casas. No se les volvió a ver. Varios integrantes de la organización, según el expediente, fueron a esconderse a Apetlanca con ayuda del comisario ejidal de la localidad.

Según los documentos del proceso, El Peluco y El Wasako recibieron de manos de agentes de la policía municipal a los alumnos desaparecidos. El otro detenido, El Molero, es acusado de haber participado en el asesinato del estudiante Julio César Mondragón, cuyo cuerpo apareció desollado y sin ojos. La declaración de uno de los 113 detenidos por el caso Iguala, Jonathan Osorio Cortés, alias El Jona, señala al Peluco como uno de los encargados de “hacer la parrilla o plancha” donde iban a quemar, “con llantas, piedras y leña”, los cuerpos de los alumnos. Aquella noche, en el basurero de Cocula, la labor del Peluco, se lee en el expediente, consistió en atizar el fuego mientras el resto de sus compañeros dormía.

El Jona declaró que a varios alumnos los habían golpeado “con un tronco grande y fuerte en la cabeza, con lo que perdieron la vida”. El Jona fue detenido en octubre de 2014. Su declaración sostiene que El Wasako se encargó de revisar las pertenencias de los alumnos, y más tarde “apoyó con las garrafas de diesel y de gasolina que él había conseguido”. El Wasako y otro cómplice, El Duba, habrían echado “diesel con poca gasolina a los cuerpos”. “Entre los dos prendieron el fuego uno en una esquina y otro en otra para que se quemaran los cuerpos parejo”, dijo El Jona. El principal señalamiento contra Mauro Taboada Salgado, El Molero, procede de la declaración de Gildardo López Astudillo, El Gil, a quien decenas de detenidos reconocen como el jefe de plaza en Iguala.

López Astudillo fue detenido en septiembre de 2015, a poco de que se cumpliera un año de los sucesos. Afirmó que se dedicaba a la ganadería y negó las acusaciones. Luego lo pensó mejor. Un tramo de su declaración afirma que El Molero era miembro de la célula de Víctor Hugo Benítez Palacios, El Tilo (cuyos miembros, por cierto, no han sido detenidos). El Gil declaró que Benítez Palacios “fue el que agarró al estudiante que apareció desollado” y aseguró que lo había hecho en compañía de “su compadre, El Molero”. Relató que “el muchacho se había separado del grupo y que lo habían acorralado cerca del domicilio del Tai (otro jefe de célula), justo a una cuadra de Juan N. Álvarez y Periférico”. Dijo que el alumno había sido correteado, pero como no se quería parar, lo empezaron a apedrear hasta matarlo y enseguida lo desollaron. “Lo fueron a tirar a un camino de terracería con la ayuda de David Hernández, alias El Chino, de Protección Civil, a bordo de una camioneta roja”.

El Wasako, El Peluco y El Molero fueron puestos a disposición de la Subprocuraduría de Derechos Humanos, Prevención del Delito y Servicios a la Comunidad de la PGR. Sus primeras declaraciones, hasta donde dejaron ver las autoridades al anunciar su captura (“el material de investigación advierte que se camina por la ruta correcta”), van en ruta de colisión con las conclusiones del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, GIEI. No tardaremos en saber que los detenidos admitieron su participación en el homicidio y quema de varios alumnos de la Normal Rural de Ayotzinapa. Así que lo que vendrá es un huracán de pronóstico reservado.

@hdemauleon

demauleon@hotmail.com

Fuente: http://www.eluniversal.com.mx/entrada-de-opinion/columna/hector-de-mauleon/nacion/2016/01/28/el-huracan-que-viene-en-el-caso

Ayotzinapa, 16 meses de un gobierno empeñado en ocultar la verdad

El día de hoy se cumplen 16 meses del día más trágico de la historia reciente en México, un país ya de por si envuelto en llamas y que aquella lluviosa nocha de septiembre, arrancó a 43 jóvenes que permanecen desaparecidos, asesinando a 7 más y dejando marcada a toda un generación, ante un acto brutal que refleja el grado de degradación al que ha llegado el país.

43 jóvenes, todos ellos estudiantes, cuyo único error fue haber acudido a una acción de protesta social, de las que recurrentemente se practican con especial énfasis en el sureste del país, que tanto preocupa a la élite gobernante.

Ante la enorme brutalidad de las acciones de aquella noche y que comenzó a circular la información en medios desde la mañana siguiente, uno hubiera esperado un gobierno con capacidad de reacción, que asegurara el área y pusiera a operar las máximas capacidades del estado para la búsqueda de tal cantidad de muchachos, que tampoco podían ser facilmente escondidos y desaparecidos.

Pero NO

Al contrario, el gobierno de Enrique Peña Nieto se mantuvo distante, indiferente; 10 días pasaron para que emitiera una primera orden y postura pública, fue entonces que la PGR entró en escena con la misión de resolver el caso más importante en la historia de México; también ingenuos esperaban una actuación ejemplar de la procuraduría.

Si fueran los tiempos de Echeverría el simple manotazo a la prensa hubiera impuesto la verdad sin posibilidad de refutarla o cuestionarla a profundidad.

No obstante, la lucha global contra las tiranías ha tenido avances a lo largo de la humanidad; actualmente se han logrado conjuntar importantes concensos globales, que permiten una mayor transparencia y rendición de cuentas; una de las herramientas más notables en cuanto a la defensa de derechos humanos en el continente, es la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, respetada entidad que formó un comité de expertos, quienes han venido a probar cual ha sido la verdad respecto al caso.

El Grupo Interdisciplinario Expertos Independientes (GIEI), como se denominó a este grupo, ha demostrado con documentos y de forma contundente, que la PGR, el Ejército Mexicano y demás órganos gubernamentales, han estado encubriendo información que hubiera sido fundamental para resolver un caso que ha atraído la atención mundial, obstaculizando la búsqueda de la verdad, lo cual viene a levantar grandes sospechas.

Existen elementos fundamentales, que la PGR nunca quiso investigar, ¿porqué no se investigó, ni se aseguraron las muchas grabaciones que había en la ciudad, tanto desde sistema públicos de vigilancia, como de empresas privadas?

¿Cómo es que se pudo llegar a una verdad histórica con un expediente plagado de contradicciones? El GIEI resumió que son al menos 4 las versiones totalmente dispares que han emitido los detenidos por el Caso Ayotzinapa, todas estas también discordantes entre sí, es decir las versiones relatadas por los presuntos testigos, carecen de lógica y se llenan de contradicciones al contrastarse con los datos comprobados y de demás testigos.

De esas 4 versiones, la PGR de Murillo se decantó por la versión que llegó de un grupo de jóvenes que fueron detenidos semanas después que la mayoría de los involucrados, esta versión apunta a que los normalistas fueron incinerados al aire libre en aquella noche lluviosa, lo cual ha sido refutado de forma categórica por expertos internacionales coordinados con el GIEI

Es completamente absurdo considerar que en una noche se juntaron las decenas de toneladas de madera y neumáticos que hubieran sido necesarios para hacer una incineración al aire libre, además de que tal pira de fuego habría atraído la atención de testigos, sino del sofisticado satélite Terra de la NASA, el cual entre otras capacidades, puede detectar incendios.

Este sistema, que ya había detectado incendios anteriormente en el basurero de Cocula, aquella noche del 26 de septiembre no detectó nada; en cambio, sí registró un incendio en la zona de Chilapa, Guerrero, mismo que no ha sido investigado. (La PGR también censuró a la luz pública que fue la NASA quien les confirmó dicha información)

Lo que ya es determinante, al menos para decenas de analistas y para el mismo GIEI, es que no hubo incendio en Cocula, es decir, la principal versión que ha estado defendiendo la PGR desde hace meses, es falsa.

Más grave aún es la enorme lista de omisiones que cometió la PGR en la investigación y que el GIEI enlista en su extensa investigación; ¿porqué la PGR nunca investigó la casa de seguridad donde se estaban dando órdenes aquella noche y a donde llevaron se llevaron detenido para posteriormente liberar al chofer del autobús Estrella de Oro que fue detenido frente al Palacio de Justicia?

Todos los jóvenes que estaban en ese camión, a la fecha continúan desaparecidos, porque no se investigó ese centro de mando clandestino al que por casualidad llegó el chofer y a quien le perdonaron la vida a pesar de que ya había escuchado órdenes para matarlo.

Cómo es que la PGR tampoco ha investigado a profundidad todo lo que se sabe en las comunidades aledañas; en investigaciones periodísticas han salido a la luz la intensa movilización de halcones que hubo aquella noche, la gente de muchos pueblos al sur y al poniente de Cocula saben mucho de lo que pasó aquella noche, y tampoco se ha investigado de forma oficial.

Pero lo que más inquieta es la enorme barrera con la que pretenden encubrir la labor del ejército; si no hubiera nada que temer desde cuando se hubiera actuado de otra manera, más aún en una situación tan sensible; no obstante el general Cienfuegos y el presidente de los mexicanos, se han obstinado en esconder de la luz pública a los militares que participaron aquella noche, abriendo enormes sospechas, más aún considerando la ilegal relación y complicidad que ya tenían con el presidente de Iguala, José Luis Abarca, a quien ilegalmente favorecieron con una donación de terrenos meses atrás.

En la investigación del GIEI se exponen irrefutables documentos que refieren la presencia del ejército mexicano en torno a los jóvenes aquel día; todavía ni llegaban a Iguala, apenas estaban en la carretera cuando ya había reportes de inteligencia del C-4, detallando toda su actividad.

Agentes militares vestidos de civil, como el clave agente EM, estuvieron siguiendo a los muchachos por largo rato; los fotografiaron en la carretera, los siguieron a la toma de camiones en la terminal, los siguieron también en su escape por el centro de la ciudad, mientras eran ya baleados con armas de fuego por los policías que los perseguían; estuvieron cuando asesinaron a Aldo en el Periférico Norte; el mismo agente EM se movilizó también al Palacio de Justicia donde reportó la forma en que eran sacados y golpeados los jóvenes estudiantes por la policía…

Que clase de ejército ve que a unos estudiantes los están baleando, los están golpeando, los están gaseando, los están asesinando y no mueve un dedo, más que para reportar… que clase de generales no mueven tampoco un dedo sabiendo que algo así está pasando… un ejército cómplice, incapaz o criminal.

Que casualidad que después de que los agentes estuvieron haciendo marca personal a los estudiantes, y que presenciaron atrocidades brutales cometidas por presuntos policías municipales, cómo es que justo en ese momento les ordenan ya no seguirlos más e irse tranquilamente al cuartel, que incongruencia tan grande, entendiendo lo que pasó aquella noche en Iguala, es imposible creerles.

Más aún sabiendo que el mismo comandante del Batallón 27, semanas antes, sabiendo que César Nava González era un narcotraficante que había tomado por la fuerza el control de la policía de Cocula, fue y se reunió con él, para posteriormente protegerlo y dejarlo que siguiera reinando, hasta el día que desaparecieron a 43 estudiantes; hoy Nava está en la cárcel y los comandantes siguen recibiendo condecoraciones.

La complicidad es evidente, la falta de respuestas es indignante; mientras sigan sin aparecer los estudiantes desaparecidos, este país seguirá sin motivo para confiar en su ejército, mucho menos en sus gobernantes.

 

Raúl Flores Durán
Huellas.mx