Archivo de la categoría: Acapulco

“México los necesita”: Salinas Pliego obliga a sus empleados a seguir trabajando.

Pese a emergencia sanitaria, Salinas Pliego obliga a sus empleados a seguir trabajando y reitera su posicionamiento del pasado miércoles 25, cuando pidió que las medidas de salud no paralizaran la economía, pues ello desataría “la delincuencia, la rapiña y el caos”

Por Mathieu Tourliere.

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El multimillonario Ricardo Salinas Pliego indicó hoy a los empleados de Grupo Salinas que, pese a la emergencia sanitaria declarada anoche, ellos deberán seguir trabajando porque “México los necesita” y porque –según el magnate– los sectores en los que se desempeñan las filiales del grupo entran en las categorías que el gobierno federal define como “esenciales”.

Tras la declaratoria de emergencia sanitaria por la expansión del covid-19 en el país, los patrones mexicanos están obligados a pagar los salarios a sus empleados al menos durante un mes, aunque no acudan a sus lugares de trabajo, so pena de ser sancionados. Esta medida aspira a evitar que los empleados salgan de sus casas por obligación o necesidad.

En un oficio enviado poco antes de mediodía y del que Apro tiene copia, Salinas Pliego y su director general, Pedro Padilla Longoria, plantean que “nuestro país enfrenta un momento de retos, ante el cual todos estamos llamados a sumar esfuerzos en lo que nos corresponde”, y subrayaron: “Hoy, más que nunca, México nos necesita”.

En dicho documento, de una cuartilla y media, el magnate recuerda a sus empleados que entre los “sectores esenciales que deben seguir trabajando para asegurar el funcionamiento de la economía nacional” se encuentran “los servicios financieros, distribución y venta de energéticos, supermercados y tiendas de autoservicio, servicios de seguridad, telecomunicaciones y medios de comunicación”, en los que Grupo Salinas tiene empresas.

“Este es, desde luego, un llamado a Grupo Salinas a seguir adelante”, alienta el dueño de TV Azteca, a quien la revista Forbes estimó una fortuna de 11 mil 100 millones de dólares en 2019. Y en el escrito subraya que sus negocios entran en las categorías que el gobierno federal exentó de respetar las reglas de la emergencia sanitaria.

En materia financiera incluyó a Banco Azteca y sus tiendas Elektra –estas últimas, por su servicio de remesas–, y en telecomunicaciones y medios colocó a Totalplay y TV Azteca. Sus Tiendas Neto, abundó, entran como establecimientos de autoservicio, y resaltó que en materia de seguridad privada tiene Adamantium Private Security Services –en la que reclutó a Luis Cárdenas Palomino, quien durante más de dos décadas fue el brazo derecho de Genaro García Luna– y Totalsec.

“Desde luego, la salud y el bienestar de nuestros colaboradores y clientes son nuestra prioridad, por lo que mantendremos nuestra operación en estricto cumplimiento de las medidas de higiene y prevención señaladas por las autoridades sanitarias”, recalca el dueño de Grupo Salinas, cuyas empresas recibieron condonaciones de impuestos por 6 mil 934 millones de pesos durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, mientras que Grupo Elektra está en litigios con el Servicio de Administración Tributaria (SAT) por impuestos no pagados por al menos 14 mil millones de pesos.

Así, Salinas Pliego reitera su posicionamiento del pasado miércoles 25, cuando pidió que las medidas de salud no paralizaran la economía, pues ello desataría “la delincuencia, la rapiña y el caos”; en el evento, el magnate también mandó su respaldo al presidente Andrés Manuel López Obrador respecto a lo que él calificó como “oposición fifí”.

Tras declarar la emergencia sanitaria en México, el Consejo de Salubridad General ordenó la suspensión “inmediata”, del 30 de marzo al 30 de abril, de “actividades no esenciales en los sectores público, privado y social”, y exhortó a toda la población a que realice actividades esenciales y a “cumplir resguardo domiciliario corresponsable”, es decir, “la limitación voluntaria de movilidad, permaneciendo en el domicilio particular la mayor parte del tiempo posible”.

Publicado en Proceso

Dejarán de surtir en México cervezas Tecate, Indio, XX y Heineken por emergencia sanitaria.

Grupo Heineken dejará de surtir sus diferentes marcas de cerveza en México por la contingencia sanitaria generada por la epidemia del COVID-19, confirmaron este miércoles fuentes cercanas al proceso.

Un ejecutivo de Heineken México, reveló que la empresa cervecera interrumpió hoy el levante de pedidos y distribución de mercancía, pues no está considerado entre los artículos de primera necesidad durante la contingencia por el COVID-19.

El representante detalló de manera telefónica que no se tiene certeza de cuánto durará este cese de actividades, por lo que podría tratarse de sólo algunos días.

Aunque hasta el momento la compañía cervecera no ha publicado ningún comunicado o comentario al respecto, a través del chat de Facebook aclararon que se mantienen a la espera de mayor claridad entorno a lo publicado el pasado martes en el Diario Oficial de la Federación.

En el portafolio del grupo figuran marcas de cerveza como Tecate, Indio, XX, Heineken, Carta Blanca, Affligem, Sol, Miller Lite, Lagunitas y Coors Light.

Alerta Sanitaria

El Gobierno de México decretó el lunes la emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor ante la epidemia del nuevo coronavirus en el país, medida que será aplicada hasta el 30 de abril.

En México suman mil 215 casos confirmados de coronavirus y 29 muertos, de acuerdo con el último reporte de la Secretaría de Salud federal. Mientras que en el mundo son más de 910 mil casos confirmados y más de 45 mil muertes.

Con información de El Financiero y 24 horas.

Proponer Soluciones Por Luis Ramón Carazo.

El Coronavirus se inició en China y se va extendiendo en todo el planeta. En estos días sus efectos son impredecibles, con el pronóstico adverso de que los sistemas de salud a nivel mundial se saturen y el paseíllo hacia la Gloria, sea enorme. Algunos pronostican un lapso de varios meses de impacto y estamos literalmente aterrados.

Los científicos a marchas forzadas están tratando de encontrar el paliativo que devuelva a la humanidad la tranquilidad perdida, Solidaridad es un esfuerzo de varios países para el hallazgo. Y rezamos para que así sea, mientras tanto recordé una historia que pudiera devolvernos la fe en que así será.

Como dato sería bueno recordar que la sabiduría convencional es un término creado por el economista John Kenneth Galbraith, para describir algunas ideas generalmente aceptadas como verdades absolutas, es decir, el conjunto de axiomas, conceptos y lemas que se piensan indiscutibles en un momento, pero que después, con pruebas en contrario, se consideran falsas.

Para muestra: John Snow fue un médico de la época victoriana de Gran Bretaña, se le considera uno de los pilares de la epidemiología. Su pensamiento fue en contradicción del motivo de la transmisión de la enfermedad del cólera con la teoría del miasma, que era la sabiduría convencional de su tiempo.

El cólera era un visitante incómodo en las atestadas y poco higiénicas calles de Londres y curiosamente una epidemia en 1854, le dio la oportunidad de sustentar su teoría de que la enfermedad se había dispersado por agua y comida y no por el aire como lo afirmaba la teoría del miasma.

Demostró que la mayoría de los contagios se originaron en una fuente de agua en la calle Broad, en el Soho. John tuvo muchos problemas para convencer a las autoridades de clausurar el foco de infección, a regañadientes lo hicieron y así evitaron más muertes.

Los individuos que querían ser médicos buscaban entrar al Real College of Surgeons of England. El grado universitario era la llave para abrir los hospitales privados. John, con grandes esfuerzos y varias becas, logró remontar la cuesta de la vida para entrar a la universidad y hacerse de prestigio, convertido en un gran médico que retaba a las convenciones.

En 1846, el dentista William Morton fue el primero en usar éter como anestésico en Boston, en los Estados Unidos, pronto llegó la novedad a Londres, y lo que hizo Snow para mejorar su uso fue dosificarlo.

Escéptico de la teoría del miasma que establecía que las plagas las transmitía el aire, sus observaciones sobre la evidencia de lo que sucedió en Broad Street le permitió refutarla con el rol de transmisor del agua y la comida que varios años después se supo eran bacterias dañinas las que provocaban el cólera.

Posteriormente, el alemán Robert Koch desarrolló reglas para identificar los microorganismos causantes de enfermedades específicas, llamadas postulados y contribuyó a salvar muchas vidas atacadas por microorganismos. Las ideas de Koch jugaron un papel vital en el desarrollo de la medicina, tanto que recibió el premio Nobel en 1905.

Así las cosas, bienvenidos sean quienes como Snow, Koch y muchos más en la historia de la humanidad que se han atrevido, se atreven y se atreverán a retar lo convencional, para mejorar y dar un paso adelante en el conocimiento evolutivo de personas y organizaciones, los necesitamos en éstos pesados días.

La crisis afecta el principal motor de la economía, la confianza en el bienestar. Seguramente nos va a marcar a todos la pandemia por ello los agentes económicos tenemos la responsabilidad de encontrar alguna certidumbre y la sensación de que todos nos preocupamos por todos y que habrá luz en el túnel, para quienes hoy además de ver en peligro su salud está en riesgo su trabajo y el tema se vuelve más peligroso en un país como el nuestro, con una gran desigualdad, la OIT pronostica 25 millones de empleos que se acabarán y florecerá el subempleo.

La magnitud del problema se equipara con un estado de guerra, algunos líderes mundiales han llegado a catalogar el problema de esa manera. El cierre de fronteras y limitar el movimiento de personas ciertamente tiene un símil y la única manera de confrontarla es armando estrategias de salud física y económica, en época en que la sabiduría convencional será equivalente a lo que se unta al queso.

Necesitamos por bien de todos entenderlo y actuar en consecuencia, concentrarnos en encontrar posibles vías de salida, unidos y sin controversias políticas absurdas, así lo hicieron 1.8 mil millones de chinos, así lo demanda “nuestro querido México” frase de Alberto Baillères y estoy seguro, él estará de acuerdo “nuestro querido planeta” No lo echemos en saco roto.

* Profesor de asignatura del ITAM, Consultor y Consejero de empresas y miembro por varios años del Consejo Internacional de The Strategic Leadership Forum.

Publicado en El Universal.

La ingobernabilidad, por #Covid19, se agravará por la incompetencia y terquedad de #AMLO.

Por Guillermo Valdez Castellanos.

Hace dos semanas me preguntaba en este espacio si, además de la crisis del covid-19 y de la recesión económica, tendríamos una tercera causa de la crisis de gobernabilidad debido a una gestión equivocada de los dos primeros fenómenos. Hay crisis de gobernabilidad cuando las capacidades (legales, presupuestales, operativas, etcétera) del gobierno son rebasadas, ya sea por demandas sociales y/o económicas de la sociedad, o por situaciones como la pandemia o una recesión económica.

En esas situaciones si no se toman medidas radicales para incrementar las capacidades del gobierno y aminorar las presiones sociales, la situación se deteriora aceleradamente, porque la falta de respuesta empeora la situación y además enoja a la sociedad, la cual incrementa las demandas, agravando la incapacidad gubernamental. Se entra a un círculo vicioso de deterioros político, social y económico que se retroalimentan mutuamente. Recuérdese que en materia de crisis económicas y políticas no hay fondo. Se puede seguir cayendo hasta niveles críticos. México vivió una crisis de gobernabilidad de gran magnitud después del terremoto de 1985.

Mi tesis es que la ingobernabilidad, producto del coronavirus y la recesión económica, se agravará debido a la incompetencia y terquedad del presidente Andrés Manuel López Obrador, que ha impedido diseñar y aplicar políticas pertinentes y adecuadas para incrementar las capacidades de su gobierno y para reducir las demandas sanitarias, sociales y económicas. Aún considerando que el manejo de la epidemia del covid-19 ha sido la correcta (lo cual está a discusión) es muy probable que el sistema de salud sea rebasado por el lamentable estado en que lo dejaron la cancelación del Seguro Popular y los recortes presupuestales.

En el campo económico, la negativa a poner en marcha un programa de medidas para mitigar lo más posible el impacto en las empresas y las personas de la recesión (mantener como única medida las transferencias monetarias de los programas sociales actuales es una vacilada), y a considerar una política agresiva de recuperación (que incluya entre otras cosas modificar las decisiones que han esfumado la confianza del sector privado), el país tardará dos o tres años en recuperar el nivel previo a la recesión. En las anteriores crisis económicas (1995 y 2009) las caídas del PIB se recuperaron en solo un año. Esta vez no será así gracias a la miopía de AMLO que ve a los empresarios como delincuentes de cuello blanco a los que tiene que saludar.

En pocas palabras, la incompetencia presidencial y de su gobierno agravarán el riesgo de un impacto prolongado de la epidemia y de una crisis económica de larga duración y ello va a multiplicar innecesariamente los daños sociales, económicos y políticos. Él mismo está matando su proyecto.

En la mañanera del lunes, cuando su gobierno estaba por declarar la emergencia nacional por el covid-19, el Presidente, de repente y sin venir a cuento, aseguró que “el mal que más ha dañado a México, el que más aqueja, el cáncer que estaba destruyendo a México es la corrupción y tenemos que desterrarlo”. Esta digresión no fue gratuita; es el reconocimiento involuntario de que lo único que él considera relevante de su misión como presidente es combatir la corrupción. Lo demás le es irrelevante. Si esa es su obsesión, ¿por qué no pide su cambio a la presidencia del Sistema Nacional Anticorrupción? Cuenta con mi voto.

Publicado en Milenio

“No habrá condonación de impuestos para nadie”: Andrés Manuel López Obrador.

Continúa el Presidente despreciando a la IP mientras es el país entra en su crisis más grave, algo no visto desde 1982.

El Presidente López Obrador dijo que frente a la crisis por coronavirus se tiene que proteger primero a los pobres y rechazó apoyos fiscales como lo solicitó la iniciativa privada. Esto, dijo, porque significarían menos ingresos y menos recaudación para el País.

“Para los que insisten mucho que quieren condonación de impuestos, porque así era antes, no pagaban los de arriba y utilizaban de excusa de la crisis, el no pago completo de impuestos se justificaba con el supuesto crecimiento económico, pero que sucedió durante todo el periodo neoliberal, no pagaban impuestos y no hubo crecimiento económico”, señaló en conferencia mañanera.

“Si decimos que no se pague el impuesto sobre la renta o que se reduzca ¿qué va a significar eso? menos ingresos, menos recaudación y ¿de dónde vamos a sacar para darle a los adultos mayores, a las niñas y niños con discapacidad, a campesinos y para otorgar créditos a las pequeñas empresas familiares”.

El Mandatario confió en que se logrará la recuperación económica ante la crisis en el país por coronavirus.

“Lo estamos viendo, quisieran, sectores económicos también, no todos, que aplicáramos las mismas recetas de antes: frente a la crisis, crédito del FMI; frente a la crisis, pedir que el pueblo se apriete el cinturón; frente a la crisis, subsidios fiscales; frente a la crisis, salvamentos, rescates, ya no, tenemos que proteger primero a los pobres, no pueden seguir habiendo Fobaproas y aquí es importante decir que muchas veces en política hay que optar, optar entre inconvenientes”.

“Hay que esperar, confío en que vamos a lograr una recuperación económica pronta porque tenemos bases muy sólidas, muy sólidas en cuanto a la participación del trabajo y la entrega de nuestro pueblo y otros elementos, nos ayuda mucho el que se haya aplicado con anticipación una política de bienestar en beneficio de los pobres, fíjense si no nos ayuda te estamos entregando el apoyo anticipada a los adultos mayores, tengo el reporte de hoy, llevamos 75 %, 6 millones de adultos mayores ya tienen sus recursos”.

Ayer, el sector empresarial lanzó un llamado al Gobierno federal para tener un respiro que les permita, sin dejar de cumplir con sus obligaciones fiscales, hacer frente a la actual crisis sanitaria por el Covid-19. El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) solicitó diferir la presentación de la declaración anual, permitir el pago de impuestos en parcialidades y dar facilidades para el pago de luz, entre otros. Además urgió la emisión de un decreto a través del cual se otorguen diversas medidas de apoyo a las empresas.

Publicado en REFORMA.

Sube a 29 la cifra de muertos por coronavirus en México; hay 15 casos confirmados en Guerrero.

El secretario de Salud estatal, Carlos de la Peña Pintos, informó que los casos confirmados de Covid 19 en Guerrero, hasta el corte del 30 de marzo suman 15 los negativos son 69 y 47 están considerados como sospechosos.

En los últimos registros oficiales de la dependencia, se informó que estos dos nuevos casos son hombres; uno de 70 años de edad, proveniente de Estados Unidos y otro de 44 años de edad contagiado por contacto.

Tiempo de Guerrero.

La Secretaría de Salud reportó una nueva muerte por Covid-19, con lo que suman 29 en el País.

En conferencia de prensa, José Luis Alomía Zegarra, director general de Epidemiología, informó también que registran mil 215 casos positivos, 121 más que ayer. 

La mayor concentración de casos diagnosticados corresponde a la región de la Ciudad de México y al Estado de México.

Destacó que Quintana Roo tiene la mayor tasa acumulada de casos confirmados.

Asimismo, explicó que el 58 por ciento de los casos confirmados corresponde a hombres.

Twitter @TiempoGro

Hector Astudillo dio negativo en prueba de Coronavirus.

Héctor Astudillo reveló el día de hoy que el domingo pasado se realizó la prueba de coronavirus, misma que dio negativo.

“Como gobernador no te puedes aislar, igual como el presidente; se tienen que tomar las medidas correspondientes. El domingo, muy temprano me hice el examen y ayer me dijeron los resultados, y afortunadamente salí negativo”, dijo.

Sin embargo, atendiendo las medias de la Jornada Nacional de Sana Distancia, el gobernador ya está trabajando desde su casa y canceló todas sus giras.

Twiter @TiempoGro

#Acapulco, el puerto turístico está golpeado por el coronavirus.

Por Margena de la O.

La situación empeora en el puerto, pues ahora la ocupación hotelera reportó 9.8%, es decir, una habitación ocupada por cada 10, en las tres zonas hoteleras

Acapulco, Guerrero.- El mesero de un restaurante de mariscos en el zócalo de Acapulco, el domingo 22 de marzo, comparte que sus patrones no le habían pagado a él y a sus compañeros la semana de trabajo, porque la clientela fue insuficiente para sus salarios. Desde ese día, el restaurante plantado en la zona  tradicional del puerto ya tenía decidido cerrar del martes al jueves, por la probabilidad que la situación empeorara ante las medidas restrictivas por el coronavirus.

Quienes lo decidieron no se equivocaron, porque los visitantes a Acapulco disminuyen con los días y las restricciones cada vez son más severas. 

El 24 de marzo las autoridades federales dictaron la fase 2 ante el coronavirus, eso significa que las aglomeraciones de 100 personas o más deben evitarse y procurar una distancia de 1.5 metros entre personas. Para este 30 de marzo, el gobierno federal ya declaró emergencia sanitaria y amplió la cuarentena hasta el próximo 30 de abril.

Desde ese domingo 22, la ocupación hotelera en Acapulco indicaba ya una disminución importante, 32.7 por ciento, sobre todo cuando el domingo anterior tuvo buenos números: 92.7 por ciento. 

Desde la charla con el mesero, es decir una semana después, es más evidente la disminución. Las cifras hoteleras así lo reflejan y otras circunstancias. 

El viernes pasado, por ejemplo, la ocupación arrojó 9.8 por ciento, lo que es similar a sólo una habitación ocupada por cada 10, o 10 de cada 100 disponibles, en las tres zonas hoteleras de Acapulco (tradicional, dorada y diamante). 

Hubo días peores en la semana anterior: martes (9.2 por ciento), miércoles (8.9 por ciento), y jueves (8.3 por ciento). Esos tres días son los que el mesero señaló como un receso involuntario dictado por sus patrones que saben del comportamiento del turismo. 

Los reportes actuales también se sostienen alrededor de esos porcentajes.

Aquel día era evidente que en el restaurante faltaba clientela. Desde la mañana que abrieron hasta las seis de la tarde, los meseros atendieron dos mesas en todo el día, y el sábado sólo una. 

En fin de semana hay más flujo en los lugares turísticos de México, como Acapulco en Guerrero, pero los últimos han sido la excepción. En general, los tres principales destinos turísticos (Taxco, Zihuatanejo y Acapulco) del estado tienen bajas fuertes en ocupación hotelera. Los tres arrojaron un 18 por ciento de ocupación como evaluación de la semana anterior.

Aun cuando parezca contradictorio, en estos tiempos de evitar la pandemia, las recomendaciones institucionales son no visitar las playas de Acapulco.

El gobernador Héctor Astudillo Flores lo dijo el viernes en una transmisión que hizo a través de sus redes sociales, método que utiliza para hablar del coronavirus y su evolución.

“Es muy importante decir que, si están en la ruta de venir a Acapulco a la playa, nosotros opinamos que deben quedarse en su casa, pero también si van a ir a la playa, tomen las medidas. No aglomeraciones, no grupos numerosos, estamos en la fase dos, entonces es muy importante decirlo, lo que fase dos limita es que si vamos a ir a un lugar hay que dispersarnos”, mencionó.

La alcaldesa de Acapulco, Adela Román Ocampo, informó vía redes sociales este lunes, que desde ese día ya notificaban a bares, discotecas, gimnasios, cines, salones de fiesta y lugares de concentración masiva que debían cerrar para evitar los contagios. A la par exhorto a los empresarios y comerciantes a no despedir empleados, porque de eso dependen muchas familias.  

Comercio, sin plan ante contingencia

Los empresarios y comerciantes acapulqueños entienden las medidas institucionales para evitar la pandemia, pero cuestionan cuál es el plan de contingencia económica. 

Alejandro Martínez Sidney, el presidente de la Federación de Cámaras de Comercio de Guerrero (Fecanaco), comentó hace unos días que el coronavirus se ha complicado en otras partes del mundo, y que en México se intenta evitarlo, pero también pidió alternativas.

“Lo que nosotros hemos dicho desde que inició esta crisis es que el gobierno tiene que presentar un plan de contingencia que vaya de la mano con los anuncios. Los anuncios se deben hacer en coordinación (tres niveles de gobierno) y obviamente que vaya de la mano con una serie de incentivos fiscales y de apoyo para la población”, mencionó.

El gobernador informó ayer domingo detalles de su estrategia económica para la contingencia por el coronavirus que, precisó, la diseñaron después de consultas con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. 

Su plan contempla 10 puntos y para eso ajustó el presupuesto estatal y creó un fondo de 200 millones de pesos. Entre otras medidas, dispuso de 60 millones de pesos para créditos blandos para las micro, pequeñas y medianas empresas a través de Banco Financiera y la Banca Nacional.

Aun con todas las medidas restrictivas, que ya incluye la suspensión del transporte público para algunas zonas del puerto, la percepción de algunos acapulqueños es que los turistas siguen llegando.

Los números de la Secretaría de Salud hasta hoy sobre el coronavirus en Guerrero es de 13 casos confirmados en Acapulco, Chilpancingo y Taxco. Las cifras ponen al estado en el lugar 21 a nivel nacional.

Guerrero es un estado donde el turismo es la actividad económica predominante, de acuerdo a la información que han sostenido los gobiernos en sus informes. 

Así como el mesero del restaurante ubicado en el zócalo –uno de los cuatro que hay en diferentes puntos de Acapulco –caía en aprietos por la poca gente que ya llegaba al puerto, otros prestadores de servicios turísticos también.

Abraham Rayo Rodríguez, mesero de la playa Hornos, pero con 50 años de experiencia, se quejó, casi a las tres de la tarde de aquel domingo, de que no llevaba reunido ni para un refresco. Su comisión es del 10 por ciento por consumo de cada cliente que él acerca a las enramadas o sombrillas de la playa. 

“Está jodido, no hay nada”, dijo. El veterano prestador de servicios turísticos saca unos mil 500 pesos en un fin de semana, pero desde hace dos está muy lejos de esa meta.

Su actual suerte tiene que ver con la poca gente que llegaba a la playa al comienzo del periodo oficial de restricciones ante el coronavirus. Ya han pasado 10 días desde entonces.

En la zona turística de Acapulco casi todos los negocios están abiertos, pero lo que disminuye es la gente. 

Las playas Caleta y Caletilla son las playas más populares del puerto tanto por turistas nacionales como locales, y ahí las cosas también son complicadas para los comerciantes. 

Claudia León, una de las vendedoras de ropa de playa en el pasillo que divide a Caleta y Caletilla, soltó en lo que parece un acto de desesperación: “Nosotros no queremos apoyos, queremos turismo”. Ella se pronunció hace unos días porque las autoridades dejen pasar el turismo a Acapulco.

Bertha Santana García, otra de las comerciantes de ese lugar, discrepa con su compañera. Opinó que las autoridades sí deben asumir la situación de los comerciantes turisteros: “Queremos que nos apoyen, si nos van a dar cuarentena, pues, que nos apoyen, y si no, que nos dejen trabajar, porque nosotros vivimos del día”. 

Publicado en La Silla Rota