Trámites, tarjetas del Bienestar, dos mil pesos y hasta lunch fueron los supuestos pagos que el Gobierno ofreció a los acarreados para asistir al Zócalo.

Talleristas de los Pilares cuentan que fueron obligadas a llevar apoyo a la marcha o no les renovarían contrato; otros fueron por tarjeta Bienestar

Ofrecieron $2 mil y lunch a asistentes así lo contento El UNIVERSAL en un recorrido que personas abordaron camiones a las siete de la mañana en avenida Eduardo Molina, en la alcaldía Gustavo A. Madero, que los llevaría hasta la calle de Toledo, cerca del Ángel, donde arrancó la marcha.

A algunas talleristas de los más de 250 Pilares que operan en la Ciudad de México las obligaron a llevar hasta 10 personas a la marcha que encabezó ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador; a otras sólo les iban a pasar lista en la plancha del Zócalo para comprobar su asistencia a la movilización.

EL UNIVERSAL fue invitado por una de las talleristas y escuchó testimonios de personas de la tercera edad que aseguraron haber sido enganchadas para asistir a la movilización bajo la promesa de que se entregarían 2 mil pesos o de que habría gente que ayudaría a agilizar la entrega de la tarjeta del Bienestar para adultos mayores.

Ana, quien por 8 mil pesos mensuales imparte un curso diario de Diseño de Imagen desde hace tres años en uno de esos centros que dependen de la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación del Gobierno de la Ciudad de México, no tuvo opción, pues comentó a este diario que funcionarios de esa dependencia les advirtieron que si no acudían no se les renovará el contrato para el próximo año.

La cita fue a las siete de la mañana en la avenida Eduardo Molina, en la alcaldía Gustavo A. Madero. A esa hora había unas 10 personas en espera del camión del transporte público, cuya parada final era la calle de Toledo.

Ana, quien estudió cultura de belleza, reconoció la labor que se realiza en los Pilares, pero mostró su disgusto al decir que no está de acuerdo en que las obliguen a hacer acto de presencia en las movilizaciones presidenciales, ni con el acarreo de gente.

Fuente: El Universal

Anuncio publicitario