Empresarios y comerciantes del puerto denuncian que en temporada alta, la delincuencia organizada impone un pago extra al cobro de piso, lo que ha impactado en las inversiones para hacer crecer sus negocios.

Por ROLANDO AGUILAR.

El cobro de cuotas a prestadores de servicios turísticos, vendedores ambulantes y transportistas en este municipio aumentó en esta temporada vacacional de verano, lo que provocó que gran parte de las ganancias se las lleven los grupos del crimen organizado, denunciaron vendedores y empresarios que pidieron el anonimato por su seguridad.

“Esto del aumento de las cuotas no es algo nuevo, ha ocurrido siempre, principalmente en las fiestas decembrinas, Semana Santa y vacaciones de verano, aparte de las cuotas que cobran hay una sobrecuota por el periodo, inclusive han llegado a triplicar la cuota que se paga de manera normal”, denunció un líder de comerciantes.

Empresarios y comerciantes afirmaron que, “primero comenzaron extorsionando a los comerciantes de la playa, a los ambulantes, después siguieron con los semifijos y, finalmente, agarraron valor, los delincuentes fueron a los negocios establecidos y eso tiene ahogado al puerto, pues ellos se apoderan de las ganancias y evitan que los dueños de los negocios inviertan y crezcan”.

ACUSAN DESINTERÉS DE LA FISCAL ESTATAL

“En estos momentos tenemos una Fiscalía en Guerrero muy distante de los empresarios, la fiscal no se ha querido reunir con los empresarios de Acapulco, nos mandó un representante a una reunión y lo que queremos es una reunión de nivel que resuelva”, explicó otro líder de los empresarios.

“Este delito de la extorsión termina con la paz social e inhibe el desarrollo económico”, aseveraron los empresarios de Acapulco, quienes exigieron que la gobernadora Evelyn Salgado Pineda tome cartas en el asunto, que haya operativos permanentes contra la extorsión y que el Congreso de Guerrero tipifique este delito como grave.

“Es tal el hartazgo de la sociedad y de los empresarios que la gente se atreve a denunciar, a pesar del temor que tiene y pide ayuda al gobierno. Entre más cuota recauden los delincuentes pueden comprar más vehículos, armas, se empoderan y crecen, añadió un dirigente de los comerciantes.

“Con la gobernadora no se han logrado reuniones para tratar ese tema, los empresarios y comerciantes sólo la hemos saludado en eventos y no hay espacio especial para tratar este tema.

“Actualmente, no esta funcionando la Unidad Contra la Extorsión de manera oficial, sólo trabaja la de Antisecuestro”, detalló otro de los entrevistados.

“Además de que hace falta que la Fiscalía invierta más en tecnología, en capacitación de personal, este es un delito donde la gente teme denunciar, el jefe de esta área debe ser alguien de conducta intachable y se debe de consensar entre los diferentes sectores de la sociedad para que la gente tenga confianza.

También es muy importante que los diputados de Guerrero legislen sobre el delito de extorsión para que se considere como grave y la gente que lo comete entre a la cárcel”, señaló otro empresario.

LOS OBLIGAN A PROTESTAR

Luis Walton Aburto, quien fue alcalde de Acapulco de 2012 a 2015, reconoció que el Mercado Central de Acapulco y todos sus comerciantes estaban controlados por grupos del crimen organizado. En este año, la policía municipal y el Ejército han hecho operativos en el mercado para pedirles a los comerciantes que denuncien los intentos de extorsión y en respuesta éstos han sido obligados a bloquear calles y avenidas de Acapulco para pedir que salga el Ejército del Mercado Central.

Los comerciantes semifijos, transportistas y centros nocturnos han sido los más visiblemente afectados, pues si no pagan sus negocios o sitios de transporte publico son atacados a balazos, lo que ha dejado numerosos homicidios. Taxis y camiones de pasajeros han sido incendiados en diferentes puntos de la ciudad.

El pasado 31 de julio, durante la madrugada, fue asesinado en Acapulco el presidente de la Asociación de Bares y Discotecas de la Costera, Jesús Rivera Rojas, en plena zona turística, frente a un bar de su propiedad. Una de las líneas de investigación es el posible intento de extorsión de sus negocios.

Sitios de taxis colectivos han sido agredidos también a balazos, un taxi que hace sitio en un centro comercial afirma que “a nosotros, nuestro líder nos dijo que teníamos que aportar 100 pesos a la semana para que no nos molestaran, en realidad no sé cuánto estemos pagando, pero se junta lo de todo y ese dinero lo entregamos cada semana y así nos evitamos que nos ataquen”.

Este sitio ya ha sido baleado en diversas ocasiones, dejando a varios taxistas muertos y heridos, por lo que mejor pagan pare evitarse problemas.

Publicado en EXCELSIOR