Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, ha sido objeto de múltiples ataques luego de tomar la decisión de no asistir a la Cumbre de las Américas organizada por su homólogo estadounidense Joe Biden.

Lo anterior, argumentó, obedece a sus ideales Juaristas, así como a la esencia de la política exterior mexicana la cual, dijo, “siempre se ha caracterizado por ser consecuente”.

“¿Quiénes somos nosotros para llamar ‘matones, torturadores, represores’ a unos y no a otros? Si aquí ya nos consideramos jueces supremos, ¿Nosotros vamos a decidir sobre los demás? ¿Con qué derecho?”, reprochó AMLO durante su conferencia mañanera.

El periodista mexicano Raymundo Riva Palacio, por ejemplo, refirió en su más reciente columna para Ejecentral que sus justificaciones en la mañanera son “un chiste que se cuenta solo”, y advirtió que AMLO incluso se entrometió en la política interna del país vecino.

Luego de apuntar que Andrés Manuel se quedó solo en su decisión de no acudir, refirió que cada uno de los gobernantes que faltarán tienen razones políticas de peso por encima del mexicano, quien simplemente se basó en su apoyo a tres dictaduras.

Sin embargo, señaló que detrás hay una razón de peso más, y esa es la de adquirir la estafeta del liderazgo latinoamericano por encima de Jair Bolsonaro, quien perdería su oportunidad durante las próximas elecciones.

Pero los planes de AMLO terminaron por esfumarse cuando múltiples aliados confirmaron su asistencia a la Cumbre de las Américas de Biden, o en palabras del periodista, se convirtió en “un disparo con pólvora mojada”.

“Su pretexto de intervencionismo es tan endeble como inservible. De nada sirve gritar en las mañaneras para alcanzar un objetivo político”, señaló Riva Palacio.

En este sentido, añadió que seguramente habrá personajes como Gabriel Boric (Chile) o Alberto Fernández (Argentina) que utilicen su asistencia para protestar en contra de las exclusiones, pero frente a quienes realmente importa y no “ante las filas de sus marionetas en Palacio Nacional”, como lo hará López Obrador.

Además, llegó a la conclusión de que México, específicamente AMLO, perdió más de lo que pudo haber ganado con su posicionamiento, pues ello no significa nada para la política, la economía, mucho menos en materia de sociales.

Lo anterior, aunado a la guerra de declaraciones que inició en contra de por lo menos dos senadores norteamericanos, habría formado por lo menos dos frentes políticos en contra de Andrés Manuel, de acuerdo con el escritor, pues “los intentos para distraer las relaciones bilaterales y lograr una mejoría, han fracasado”.

No es la primera vez que Riva Palacio se pronuncia en contra de las decisiones diplomáticas de AMLO, quien decidió enviar como su representante a una comitiva encabezada, desde luego, por el secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard.

Al respecto, el periodista escribió en su columna para Ejecentral que se trató de un enojo de López Obrador, mismo que viene de la decisión de “anteponer su amor idílico por Cuba por encima del pragmatismo”.

“Prefirió el pleito mañanero a la diplomacia. Optó por la ausencia en Los Ángeles en lugar de haber actuado con inteligencia política y presentar su defensa de la inclusión en la misma mesa con Biden enfrente”, agregó el también escritor mexicano.

Sin embargo, AMLO sí sostendrá una reunión con Joe Biden, pero será en el mes de julio, un mes después de haberse realizado la Cumbre, y lo harán en las inmediaciones de la Casa Blanca, misma reunión donde pretenden refrendar sus relaciones.

Publicado en Infobae.