Acapulco pasa por una grave crisis no solo de seguridad, turística y económica, también sufre una grave crisis de identidad y social.

Prueba de esto es que el pasado sábado los máximos promotores de la decadencia urbana y turística de los últimos cinco años, inauguraron un vergonzoso monumento al actor Eugenio Derbez en Acapulco, que en realidad tiene mas parecido con el “Guason” de Batman que con el actor. Vamos, ni esto pudieron hacer bien los achichincles de Javier Taja.

El vergonzoso simbolo que fue financiado por la Comisión de Infraestructura Carretera y Aeroportuaria de Guerrero, desde hoy se llamará glorieta ’Eugenio Derbez’.

La glorieta, que estéticamente es un monumento al mal gusto, está ubicada sobre la avenida Costera Miguel Alemán, a la altura del hotel Copacabana, en el fraccionamiento Club Deportivo.

Según el medallón de la estatua, la obra es en agradecimiento “a la aportación a la difusión de Acapulco en el mundo” ya que recientemente, el actor estrenó la serie “Acapulco”, a través del canal de streaming Apple TV, serie qué se filmó en su totalidad en Puerto Vallarta, y que ha obtenido división de opiniones entre la crítica mundial.

En fin, está es la “cultura del chavo del ocho” que nos han dejado estos seudopromotores turísticos en Acapulco en los últimos años y es que la verdad, su cultura y su categoría no les da para más. Son igual de chafas que sus monumentos y sus obras.

Lamentablemente está decadencia no parará con la salida de la actual administración, ya que se vienen otros seis años de oscuridad para Acapulco con la nueva administración de Morena.

Al tiempo.