Por El Marqués de Puerto Marqués.

En Acapulco se vive nuevamente una nueva ola de violencia que ha sido reconocida por autoridades federales, estatales e incluso algunas locales; sin embargo la alcaldesa Adela Román, soberbia e inoperante culpa este resurgimiento de la violencia al clima electoral y no al desastre producido por su propia administración.

“Hay intereses muy especiales que quieren que la gente, no salga a votar, y que no salgan a eventos políticos que en estos momentos, se están desarrollando bajo las medidas de prevención sanitaria”, expresó Román.

Si todavía alguien no tenía muy en claro el porqué está señora no debería de reelegirse, con esta declaración creemos que esa duda ya está aclarada. Adela Román ha sido una pésima alcaldesa, sus números son terribles y el retroceso en el que ha sumido al puerto de Acapulco es muy preocupante.

Lo mejor que nos puede pasar es que se vaya y desaparezca de la función pública por un largo tiempo, porque sinceramente Adela ya no suma, le resta a Morena.

Twitter @TiempoGro