Miles de capitalinos que tienen como destino Cuernavaca o Acapulco, tendrán que anticipar que se quedarán atorados por horas en la caseta de Tlalpan, esto a raíz de que Capufe decidió reducir las garitas de cobro a solo dos.

Se quejan usuarios

“Está de la fregada, llevamos dos horas aquí en el tráfico y no podemos avanzar, yo entiendo lo de la contingencia, pero si ya anunciaron el semáforo naranja, ¿Por qué no abrir más garitas?”, comentó Alberto, un automovilista en el lugar.

En la zona hay elementos de la Guardia Nacional y de Seguridad de la caseta de peaje, que sinceramente no sirven para nada, ya que solo están de maniquíes.

Y cómo todo lo que sucede en este gobierno es un mala broma, la solución que dan las autoridades es utilizar como alternativa vial, la carretera federal México-Cuernavaca.

Otras zonas afectadas por este problema son la circulación de Viaducto-Tlalpan, a partir de Periférico e Insurgentes. 

De verdad que vamos de mal en peor con este gobierno.

Twitter @TiempoGro