La campaña de vacunación contra el Covid-19 en Estados Unidos entró el jueves en una nueva fase con la participación de miles de farmacias, pero la ola de optimismo provocada por la caída de los contagios podría ponerse pronto a prueba con la llegada de peligrosas variantes del virus.

El gobierno del presidente Joe Bidenordenó el envío de un millón de dosis a unas seis mil 500 droguerías y farmacias de supermercados de todo el país, y varias cadenas anunciaron que empezarían a administrar las primeras inyecciones el viernes.

La campaña de vacunación en Estados Unidos, el país más enlutado por la pandemia, tuvo un comienzo inestable en diciembre, pero desde entonces ha mejorado: 44.8 millones de vacunas han sido administradas, y al menos 33.7 millones de personas han recibido una o más dosis, aproximadamente el 10% de la población.

El programa de farmacias podría ampliarse a 40 mil establecimientos, mientras que el gobierno federal aumentó la producción de vacunas, abrió centros de vacunación masiva en estadios y comenzó un programa para llegar a comunidades vulnerables.

Con información de El Universal.