La variante de COVID-19 surgida en Reino Unido no solo “arrasó” el país, sino que también “va a arrasar en el mundo, con toda probabilidad”.

Lo anterior fue declarado por Sharon Peacock, directora del Consorcio de Genómica COVID-19 del Reino Unido, al podcast Newscast de la BBC.

Peacock dejó en claro que el mundo tratará de controlar al coronavirus al menos por los próximos 10 años.

Esta variante británica ya se ha encontrado en más de 50 países, siendo detectada por primera vez en septiembre de 2020 al suroeste de Inglaterra, lo que ocasionó fuertes restricciones tanto en Reino Unido como en países de Europa.

La directora del Consorcio de Genómica COVID-19 del Reino Unido recalcó que hasta el momento las vacunas son eficaces contra la variante británica, sin embargo, futuras mutaciones podrían minar su capacidad de neutralizar el virus.

“Es preocupante que el 1.1.7., que es más transmisible, que ha arrasado en el país, esté ahora mutando para tener esta nueva mutación que podría amenazar la vacunación”, argumentó

Con información de López-Dóriga Digital