Los responsables de las tiendas departamentales y los centros comerciales, así como los encargados de los establecimientos al interior, deben realizar pruebas Covid entre los empleados, así ordenó el Gobierno de la Ciudad de México.

“A por lo menos el 20 por ciento del personal de piso de ventas debiendo notificar a la autoridad de casos positivos”, citan los ordenamientos de reapertura.

Las pruebas podrán ser rápidas de antígeno o PCR en laboratorios clínicos o en los sitios autorizados para realizar pruebas Covid-19 en la ciudad, exponen las disposiciones reportadas en la Gaceta Oficial.

El aviso que da carácter legal a la continuación del semáforo epidemiológico en rojo por octava semana consecutiva precisa cuándo reabrirán.

Ojalá que las autoridades en Guerrero apliquen los mismos protocolos de seguridad en estos recintos que congregan a un alto número de clientes y empleados, con medidas de salubridad francamente muy rupestres.

Con información de Reforma.