En su cuenta oficial de Twitter, la revista científica The Lancet ha refrendado su valoración positiva del “análisis interno” de los científicos rusos sobre la fase tres de su vacuna Sputnik V.

El análisis indica que una doble dosis de la vacuna tiene 91.6 por ciento de eficacia, sin efectos secundarios de importancia. Esos rangos de eficacia se mantienen para adultos mayores de 60 años, que serán los primeros en recibirla en México.

The Lancet indica, sin embargo, que “se requiere más investigación para confirmar los resultados en aquellas personas que pertenecen a grupos de riesgo no representados y etnicidades no blancas”, porque la primera fase de 20 mil voluntarios de la vacuna Sputnik V se probó solo en moscovitas blancos.

Sobre este problema llamó la atención desde el primer momento en México Irma Aguilar-Delfín, doctora en inmunología. Es al parecer un hecho muy conocido entre los expertos que distintas etnicidades, de distintos países y distintos climas, tienen distintas cantidades de anticuerpos anticovid.

Este asunto, dice Aguilar-Delfín, que estuvo presente en la publicación de los análisis de la vacuna china CanSino, no se menciona en el caso de la vacuna Sputnik V. Una eficacia tan alta como la hallada en la vacuna Sputnik V, dice Aguilar-Delfín, sugeriría que “en la población rusa hay muy pocos anticuerpos preexistentes anti-Ad5 y por eso la vacuna funciona tan bien. Pero está ampliamente documentado que en poblaciones de países tropicales de ingresos bajos y medios la prevalencia de estos anticuerpos ‘bloqueadores de vacunas’ puede ser muy alta, hasta de 75 por ciento o incluso más”.

No sabemos, sigue Aguilar-Delfín, cuál es la prevalencia de estos anticuerpos en México: “Si resulta que es equivalente a la que se ha medido en otras poblaciones, la vacuna Sputnik V puede tener una eficacia mucho menor a 91 por ciento que se reporta en los estudios rusos. Los resultados de eficacia que estamos viendo no se pueden extrapolar a otras poblaciones” (“La revista Lancet y la Sputnik V”, SDP, https://bit.ly/39HlaxR).

La Cofepris otorgó está semana su aprobación a la vacuna Sputnik V coincidiendo con la publicación de The Lancet, de cierta forma escudado en ella. No es mal escudo, pero no exime a la Cofepris de transparentar su decisión y fundamentarla científicamente ante los millones de mexicanos que van a recibir la vacuna.

Por Héctor Aguilar Camin – Milenio.