Guerrero presentó la incidencia más baja de los últimos 10 años, en el delito de homicidio en 2020.