Xavier Olea, extitular de la Fiscalía General del Estado de Guerrero (FGE), asumió la representación legal de una mujer que denunció por abuso sexual al candidato de Morena al gobierno de esa entidad, Félix Salgado Macedonio.

El exfiscal confirmó a Animal Político que será “representante probono” de la morenista que denunció tanto en la extinta PGR como en las instancias internas del partido hechos de violencia de género que habrían tenido lugar en 1998.

Olea detalló que, como parte de su estrategia legal, una de sus primeras acciones será promover un juicio de amparo por el no ejercicio de la acción penal determinado por la PGR en contra de Salgado Macedonio.

Agregó que otra medida será presentar un recurso legal ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en Washington, en el que acusará al Gobierno de Guerrero y al Estado Mexicano de obstrucción de la justicia y de vulnerar los derechos humanos de la supuesta víctima.

El exfuncionario estatal recordó que su representada denunció al ahora senador poco después de los abusos sucedidos en 1998; sin embargo, detalló, la entonces PGR “congeló” el asunto y recientemente determinó que los delitos adjudicados al político guerrerense ya habían prescrito.

En varias entrevistas a medios, la mujer ha relatado que en 1998 acudió al domicilio de Salgado en Acapulco para solicitarle ayuda; él la habría violado y posteriormente echado de su casa.

El pasado 5 de enero, la víctima, como militante de Morena, llevó ante la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia (CNHJ) del partido la acusación de abuso sexual contra Salgado Macedonio.

La denuncia de esta mujer es distinta de la que motivó la apertura de una carpeta de investigación por parte de la Fiscalía de Guerrero –encabezada entonces por Olea– en contra del senador y en la que es indagado por presuntamente haber violado a otra mujer en 2016.

Al margen de lo que resuelva la Fiscalía estatal, si la CNHJ acredita las acusaciones contra Salgado, éste podría ser expulsado del partido y perder su nominación como candidato al gobierno.

Olea expresó su rechazo a las aspiraciones políticas del también exalcalde de Acapulco (2005-2008), al considerar que no puede ser gobernador un político acusado de abuso sexual.

“Es muy malo para Guerrero. Sería un pésimo gobernador, primero, porque toda la poca inversión que hay en el estado se iría en función de cómo es el sujeto, tan es así que se fue cuando él era presidente municipal.

“En segundo lugar, no puedes tener un gobernador o un candidato que esté acusado, formal o no formalmente –porque realmente existen solamente dos denuncias: una que (derivó) al no ejercicio (de la acción penal) y otra que yo manejé como fiscal (de 2016)”, sostuvo en entrevista.

Publicado en @Pajaropolitico

Twitter @TiempoGro