Por El Marques de Puerto Marqués.

Tras varios días de silencio Manuel Añorve decidió el día de ayer darle su apoyo a Mario Moreno Arcos al reaparer sonriente para la foto junto al candidato priista.

¿Y cual es la razón de ese cambio de humor? 

Pues resulta que “Manolo” tiene mucha fe en que su mujer, la ex-diputada federal Julieta Fernández Márquez finalmente podria ser nominada candidata y pudiera ganar la alcaldía de Acapulco, cargo que por cierto ya ocupó el senador en dos ocasiones con muy malos resultados.

Ahora, ganarle la alcaldía de Acapulco en estos momentos a Morena es muy fácil después del desastroso papel que ha hecho Adela Román Ocampo. Así que prácticamente cualquier candidato le ganaría a la señora Román aún sin hacer campaña, bueno casi todos, ya que Julieta Fernández al estar ligada al ex alcalde no tendría la victoria segura, al contrario, podríamos asegurar que tiene amplias posiblidades de sufrir una derrota. Y es que el pueblo de Acapulco nunca olvidará como dejo al puerto “Manolo” y que la carrera politica de la señora es producto de esa ola de corrupción que cultivo su marido durante su segundo peridodo como alcalde.

Pero además la señora Julieta tendrá que vencer al grupo de los Taja, enemigos naturales de su marido y quienes continúan buscando hacerse de la alcaldía de Acapulco. Recursos tienen de sobra los hermanitos tras haberse llenado los bolsillos de dinero público y privado durante la presente administración de Héctor Astudillo, pero el problema radica en que Ricardo Taja lejos de sembrarse una buena imagen pública tras su estripitosa derrota del 2018, es visto actualmente como un apéndice de la corrupción del actual mandatario estatal. 

No sabemos quien ganará, pero lo que si le puedo asegurar es que se van a poner buenos los jalones en el PRI.

Al tiempo.

Twitter @TiempoGro