A Rubén Figueroa –arrabalero y caciquil gobernador de Guerrero entre 1975 y 1981, secuestrado cien días en plena campaña política por Lucio Cabañas y su guerrilla- debemos la frase “la caballada está flaca” y la uso para referirse a los priistas (no habia de otra en aquellos que tiempos) que aspiraban a suceder en la presidencia a Luis Echeverría Álvarez. Con ello dijo, al estilo críptico del priato, que no alcanzaba a ver al robusto caballo capaz de jalar la carreta nacional. 

La expresión la retomamos aquí en la entrega pasada para categorizar los muy menores tamaños de muchos de los que aspiran a ganar 21 mil 368 cargos y 15 gubernaturas en las complejas elecciones federales y locales de junio próximo. Pero sugerimos, ahí mismo, que además de flaca, la caballada está sucia.

Se puso como ejemplo un caso repugnante, el de Félix Salgado Macedonio, candidato a gobernador por Morena, quien enfrenta una denuncia penal por violación (presentada aquí íntegra) que no se judicializó por instrucciones superiores. 

En la designación de candidatos, vía encuestas, nada bien le ha ido al líder nacional del partido en el gobierno, Mario Delgado. En el caso de Guerrero dejó en el camino a un poderoso personaje de la 4T, Pablo Amílcar Sandoval, hermano de la secretaria de la Función Pública
  

Pobre de nuestra democracia. Caballadas flacas y sucias entre los que detentan el poder y entre los que pretenden recomponer los contrapesos políticos tan necesarios en esta crucial coyuntura de cambio.    

1. NÚMEROS. Con datos al 21 de diciembre de 2020, “Índice, Información y Análisis” estima en su segunda encuesta para los 300 distritos electorales de mayoría que las preferencias por partido a nivel nacional son las siguientes: Morena, 35.93%; PAN, 20.57%; PRI, 12.40%; PT, 3.14%; Verde, 2.85%; MC, 2.78%; PRD, 2.49%; Encuentro Solidario, 1.23%; Redes Sociales Progresistas, 0.81%; y Fuerza Social por México, 0.57%. 

Una primera lectura de estos datos es que, si los partidos políticos van solos, solo cuatro conservarían su registro al obtener más del tres por ciento de la votación nacional: Morena, PAN, PRI y PT. Estarían en riesgo de perderlo: Verde, MC, PRD, PES, RSP y FSM. En alianzas, mejoran las posibilidades de obtener el mínimo necesario para conservarlo. Otra lectura: Morena, PT, Verde y PES, alianza que opera en la actual Legislatura, tendrían 43.72% de la votación mientras que la alianza PAN-PRI-PRD obtendría el 35.46%. Esto, extrapolado a la nueva composición de la Cámara de Diputados podría sugerir que Morena perdería la mayoría calificada, junto con sus aliados, para hacer reformas constitucionales y aprobar el Presupuesto, aunque conservaría la mayoría relativa (la mitad más uno de los asientos), lo que obligaría al partido a negociar apoyos de la oposición para sacarlos adelante.    

2. IMPRESENTABLE. Datos recientes, condimentan la vergonzosa candidatura con la que Morena parece jugar a perder en Guerrero. Salgado Macedonio nombró jefe de seguridad de su campaña a Ricardo Zamora Guevara, ex comandante de la Policía Ministerial de Acapulco, separado del cargo en 2017 por presuntos vínculos con el Cártel Independiente e incorporó a José Salgado Benítez, ex administrador del hospital de Acapulco, cesado en octubre de 2018 por el presunto desvío de recursos públicos. 

La caballada está flaca… y sucia.

Por Raúl Rodríguez León.

Publicado en El Universal.