Nuevamente nos llegan más sinvergüenzadas por parte de la “difuntita” alcaldesa de Acapulco, Adela Román, y es que la alcaldesa dice que sus mentiras, perdón, sus acciones preventivas que se “aplicaron” durante el periodo vacacional, servirán para regresar a la fase amarilla de riesgo, para ampliar las actividades no esenciales que son necesarias para reactivar la economía. Pero la realidad es otra. Aquí se lo explicamos.

Tiempos de Guerrero.

Una mentira no por mucho que se repita se convierte en verdad. Esto le viene como anillo al dedo al Secretario de Turismo Municipal, José Luis Basilio Talavera, quien asegura que existe un blindaje sanitario que se activó a través del reforzamiento de acciones preventivas para contener la propagación del virus SARS-CoV-2, causante de COVID-19.

Pero la realidad es que esto es un vil mentira, ya que aún cuando la entidad regresó a naranja en el semáforo epidemiológico, los turistas siguen llegando a las payas del puerto, la gran mayoría sin respetar las medidas sanitarias.

En este segundo fin de semana del 2021, visitantes llegaron a la franja de arena infringiendo las restricciones estipuladas como es, el ingresar con bebidas alcohólicas, mascotas y en grupos mayores a cuatro personas.

Durante un recorrido por algunas playas de la zona Dorada como son, Tamarindos, Papagayo, El Morro y La Diana se pudo constatar la gran afluencia de turistas que no respetaban la sana distancia ni el uso de cubrebocas; gran parte de estos no utilizaban los filtros sanitarios instalados por autoridades estatales.

Este sábado, la Secretaría de Turismo del estado reportó un 30.5 por ciento de ocupación hotelera siendo precisamente la zona Dorada la que encabezó la mayor afluencia con un 35.3 por ciento; la Tradicional tuvo un 12.5 mientras que Diamante un 26.6 por ciento.

De acuerdo a la Secretaría de Salud estatal, Guerrero acumula 26 mil 762 casos confirmados de coronavirus y un total de dos mil 758 muertes por esta misma enfermedad; Acapulco registra 152 casos activos hasta este sábado.