La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, Cofepris, ha aprobado en México el uso de la vacuna contra el coronavirus desarrollada por la farmacéutica AstraZeneca, en colaboración con la Universidad de Oxford. Es la segunda vacuna que aprueban las autoridades sanitarias mexicanas para combatir la pandemia de la covid-19. En diciembre, Cofepris dio el visto bueno a la de Pfizer. Laboratorios de México y Argentina se encargarán ahora de su producción y envase. El objetivo es fabricar hasta 250 millones de dosis para toda América Latina. “En marzo posiblemente tendríamos esta vacuna en operación”, ha dicho este lunes el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

El fármaco de Oxford y AstraZeneca es la gran esperanza del Gobierno. Más barata y más sencilla de almacenar y transportar que la de Pfizer -que exige una temperatura de 70 grados bajo cero-, su producción iniciará en Argentina y concluirá en México. El laboratorio argentino mAbxience, del grupo Insud, fabricará la sustancia activa de la potencial vacuna. El laboratorio mexicano Liomont completará el proceso de acabado y empaquetado. El precio de cada una será de dos a cuatro dólares, un valor posible gracias a un acuerdo con la Fundación Slim para el desarrollo del proyecto regional. “Está pendiente de concretarse la verificación de la capacidad de Liomont”, ha dicho López-Gatell. El Gobierno mexicano ha contratado 77,4 millones de dosis de este fármaco.

López-Gatell ha sugerido que Cofepris podría aprobar en pocos días una nueva vacuna, la desarrollada por la farmacéutica china CanSino y la deJohnson & Johnson, empresa que ya ha realizado ensayos en el país.