La dirigencia nacional de Morena atajó la inminente ruptura interna, al ordenar dos encuestas más para definir la candidatura.

Por Liliana Padilla.

Con la bomba a punto de estallar, Morena frenó de tajo los amagos y presiones en Guerrero y replanteó el mecanismo de la encuesta para definir quién encabezará la candidatura al gobierno del estado.

Con 18 aspirantes registrados, Morena, acordó realizar dos encuestas, que serán las que depuren y definan quién competirá por la gubernatura. El proceso tuvo que se replanteado, justo cuando se esperaba conocer quién sería el ganador, por lo que la dirigencia nacional atajó el riesgo de fractura.

El senador con licencia, Félix Salgado Macedonio, llevó ayer a decenas de simpatizantes a la sede nacional de Morena que se quedaron con las ganas de conocer al ganador de la encuesta, como se había anunciado. Ante la decisión de la dirigencia, de ir a dos nuevas encuestas, sus simpatizantes acusaron fraude, mientras el ex alcalde de Acapulco les hacía señas para bajar los ánimos.

Del otro flanco de Mario Delgado, el ex delegado federal, Amilcar Sandoval, quien cuenta con el respaldo oficial, optó por guardar silencio y esperar a que la encuesta sea la que defina el futuro de la candidatura.

Tras la muerte de César Núñez, subdelegado del Bienestar en Guerrero y cercano al Presidente Andrés Manuel López Obrador, la disputa entre morenistas se agudizó y las aspiraciones de Félix Salgado y Pablo Amilcar Sandoval, terminaron por polarizar aun más a un estado que, según diversas encuestas, sería un triunfo fácil para el movimiento de la Cuarta Transformación.

Sin embargo, en Guerrero se concretó una alianza entre el PRI y el PRD y el ex gobernador, Ángel Aguirre ha planteado su regreso a la política y buscar la alcaldía de Acapulco, donde cuenta con respaldo de sus bases.

A eso se suman antiguas rencillas entre el Presidente y el senador con licencia, quien se negó a ser candidato de Morena en ocasiones previas, habría provocado el amago de que Salgado pueda buscar una segunda opción como el PT y el partido Verde, para ser candidato en caso de quedar fuera de la postulación bajo las siglas de Morena. Pablo Amilcar Sandoval accedió a ser candidato de Morena cuando el escenario político era cuesta arriba, lo que lo mantiene como consentido de la 4T.

Salgado Macedonio, además se enfrenta al rechazo de los colectivos feministas en Guerrero y la denuncia que llegó hasta el escritorio de Mario Delgado por la carpeta de investigación que lleva su nombre y que data de 2016 por el presunto delito de violación.

Ayer, Mario Delgado citó a los aspirantes en Guerrero, de inicio para dar a conocer los resultados, sin embargo, ahí solo les informó que en ese estado, con 18 registrados, el mecanismo sería definido a través de dos encuestas, una para seleccionar a los tres hombres y tres mujeres, mejor posicionados y otra más para medirlos entre ellos.

“Invitamos a esta reunión porque es el primer estado donde tenemos un gran número de participantes, 13 hombres y cinco mujeres, les reiteramos el derecho que tienen todos y cada uno de los inscritos a participar y les hemos explicado la metodología de la encuesta. Vamos a tener primero una encuesta de reconocimiento donde vamos a seleccionar a tres hombres y tres mujeres para garantizar la paridad y hacer la encuesta final”.

Horas antes del anuncio, Beatriz Mojica, aspirante externa de Morena, denunció que no fue medida en la segunda encuesta que definió a quién encabezará la candidatura y cuyo resultado se dará a conocer en unas horas.

“De ser así, parecería que me excluyen por ser una de las siete mujeres más competitivas en el país”, denunció la petista, quien se registró para participar en el proceso interno de Morena.

Aseguró que “excluir no es ético, moral ni político” y confió en que la dirigencia nacional de Morena no tome la decisión sin considerarla. “Confío en que no fui excluida por el hecho de ser mujer. De ser cierto, sería muy grave y esperaría que se rectifique”.

Hace unos días, Mario Delgado aseguró que “si Beatriz nos pide no participar, nosotros no la mediríamos, ella estuvo aquí, pidió participar, firmó la carta para ser incluida en la encuesta y se comprometió a aceptar los resultados, si ella nos pide no participar, lo vamos a considerar”.

Sin embargo, en respuesta, Mojica hizo saber al dirigente nacional de Morena que se mantenía como aspirante externa pues forma parte de las filas del PT, partido con el que se rompió el acuerdo avanzar en la coalición que ya estaba firmada. De acuerdo con fuentes de Morena, pesaron las críticas que hizo al Presidente López Obrador cuando formaba parte del PRD.

Se espera que la definición en Guerrero sea de las últimas en hacerse públicas, al igual que Nayarit, Michoacán y Zacatecas, estados donde los focos rojos están prendidos por los eventuales resultados y las disputas entre aspirantes.

Publicado en Milenio.