El gobernador Héctor Astudillo Flores anunció finalmente el día de hoy la cancelación del espectáculo de pirotecnia de fin de año a pesar de que este viernes está considerando cambiar el semáforo epidemiologo al color amarillo en Guerrero.

Astudillo Flores explicó que durante el espectáculo de pirotecnia en la bahía de Acapulco se concentran un gran número de personas, lo que, en el contexto de la pandemia, se convertiría en una situación “exponencial”  de contagios de Covid-19.

“Esta es una decisión bien delicada, el cancelar la pirotecnia, el anuncio es un asunto delicado que no me gusta (sic), no me agrada, no me siento bien pero creo que el momento tan difícil que nos ha tocado vivir, demanda tomar decisiones responsables y de fondo”, dijo el mandatario que hace apenas unos dijo afirmó que buscaría darle prioridad a la economía al aumentar el número de ocupación en hoteles, restaurantes y bares durante las vacaciones navideñas.

Al final de su conferencia también confirmó que en Guerrero se está dando un aumento en los casos de contagios por COVID-19, así como en la ocupación hospitalaria. Estos dos hechos por si solo deberían de ser una razón más que suficiente para no cambiar el color del semáforo al amarillo, pero en el mundo del gobernador, en ocasiones, la lógica habita en una dimensión desconocida.

Aumentan contagios en Iguala y Taxco

Por su parte el polémico Secretario de Salud en Guerrero, Carlos de la Peña Pintos, confirmó que, durante las últimas 24 horas fallecieron 17 personas víctimas de Covid-19 y que en Iguala y Taxco, los contagios siguen aumentando, por lo que partir de este martes, el presidente municipal Antonio Jaimes Herrera, declaró emergencia sanitaria en Iguala, y confirmó que el municipio está al borde del semáforo rojo.

Twitter @Twittaurino