Nos siguen pegando abajo.

La medida es equivocada, no acorde con la situación actual e irresponsable ya que la salud debería de ser la prioridad número uno en estos momentos para el Gobierno de Guerrero y no la economía.

Por El Marqués de Puerto Marqués.

La estrategia de la Secretaria de Salud y del gobierno de Héctor Astudillo contra el COVID ha fracasado completamente en Guerrero, prueba de esto son las más de 24,000 mil personas infectadas por coronavirus desde el primer positivo, según los últimos datos correspondientes a la segunda semana de diciembre, además de los 2,500 fallecidos (“oficialmente”) desde el comienzo de la pandemia.

Sin embargo el titular de la dependencia alertó a través de redes sociales que Guerrero permanecerá en color naranja hasta el 21 de diciembre, ya que está será la fecha que al parecer han escogido las autoridades locales para cambiar el color del semáforo al amarillo y aprovechar las vacaciones navideñas. Así que todo lo que se diga hasta esa fecha, es tan solo un acto de simulación del irresponsable Secretario de Salud (Carlos de la Peña Pintos) y de su jefe.

Incluso el gobernador Héctor Astudillo adelantó la suerte y señaló que ya están evaluándose las medidas que se tomarán durante la temporada vacacional de diciembre, pero adelantó que estas entrarán en vigor hasta el próximo lunes 21.

Para darnos una probadita de lo que se nos viene, Astudillo afirmó que “se debe encontrar un equilibrio entre la salud y la economía”, además reconoció que Guerrero y sus destinos turísticos “necesitan mover su economía” y para no ponerse la soga al cuello, aún tuvo la desfachatez -no podemos encontrar otro adjetivo calificativo- de afirmar públicamente que “en esta ocasión le voy a decir al doctor De la Peña que no dé cifras, que con esta conversación que tuvimos valga la pena (sic) para que tengan muy claro que nosotros aspiramos a llegar mejor a la temporada vacacional”, indicó nuevamente en su cantinflesco estilo de decir las cosas.

Un minuto después de las declaraciones del gobernador, al secretario de salud le entró un segundo aire, se acomodó en su silla gallardamente y sin decir agua va se unió al coro del gobernador con la siguiente declaración:

“Si nos seguimos empeñando como hasta ahora y seguimos las indicaciones, seguramente vamos a lograr el objetivo para tener una navidad y un año nuevo salvados”

¿Salvados o sea que va a desaparecer el COVID durante las vacaciones? ¿A qué se refiere Carlos de la Peña Pintos con “salvados”? ¿Estás son las declaraciones de un secretario de salud o de un secretario de economía? Por favor que alguien le diga a este señor que él está para velar por la salud de los guerrerenses y no por su economía.

Afortunadamente para el recuerdo quedará evidencia de la desastrosa política de prevención de Carlos de la Peña y estamos seguros de que pasará a la historia como el peor secretario de salud de los últimos 80 años en Guerrero y por ser el responsable (directamente e indirectamente) de la muerte de más de 3,000 guerrerenses por COVID-19 durante el 2020.

Nos siguen pegando abajo.

Twitter @TiempoGro