Una vez más se le cruzaron los cables al secretario de salud.

Por El Marqués de Puerto Marqués.

El plan era muy sencillo y se orquestó en la confusa mente del Gobernador Héctor Astudillo desde el pasado mes de octubre: Jugarle al listo todo el mes de noviembre y la mitad de diciembre, para posteriormente poner al Estado de Guerrero en semáforo amarillo para las vacaciones de Navidad y Año Nuevo.

Pero para orquestar una jugada tan baja y arbitraria como esa, el gobierno necesitaba un tipo sin moral, capaz de manipular cifras de fallecidos y contagios sin escrúpulos y de ponerse como tapete para cumplir servilmente y puntualmente todas las ambiciones de su jefe.

Ese personaje ya lo conocemos todos y es nada menos y nada más que Carlos de la Peña Pintos, el ineficiente Secretario de Salud de Guerrero, prueba de ello es que ayer cínicamente declaró que en Guerrero “ya se puede volver a semáforo amarillo en este mes de diciembre si la ciudadanía continúa aplicando las medidas preventivas como el uso de cubrebocas y sana distancia, además del lavado de manos constante” afirmó.

Y así es como se está maquilando y orquestando un plan que podría ser de consecuencias fatales para la salud de sus habitantes, aunque claro, la salud es algo que poco le importa al ineficiente y pueril de Carlos de la Peña Pintos, un tipo que por cierto ya tiene sobre su consciencia la muerte de más de tres mil guerrerenses por sus fallidas políticas de salud contra el COVID-19.

Pero este hombre que no solo ha demostrado ser ineficiente en su puesto, también empieza a dar señales preocupantes de senilidad al hacer declaraciones incongruentes y efusivas cómo la siguiente:

Si nos seguimos empeñando como hasta ahora y seguimos las indicaciones, seguramente vamos a lograr el objetivo para tener ¡Una navidad y un año nuevo salvados!

¿Salvados o sea que va a desaparecer el COVID durante las vacaciones? ¿A qué se refiere Carlos de la Peña Pintos con “salvados”? ¿Estás son las declaraciones de un secretario de salud o las de un charlan con matraca? Es increíble que este tipo de declaraciones le pasen por alto a la prensa local, ya que no es la primera vez que este señor hace este tipo de señalamientos incongruentes y se tropieza con sus propias ideas.

Pero esta última declaración es ya de verdad muy lamentable e irresponsable, al señor se le olvida que él está para cuidar la salud de los guerrerenses y no para “salvar” la economía del estado.

Una vez más se le cruzaron los cables al secretario de salud que ahora busca salvar la Navidad, aunque con esto este poniendo en juego la salud de todos los guerrerenses y de los miles de turistas que visitarán nuestros puntos turísticos está Navidad y Año Nuevo.

Por eso no haga usted mucho caso a las declaraciones donde externa su preocupación por la situación el Gobernador Héctor Astudillo, como aquella en donde afirmó que se encontraba muy preocupado por la temporada alta de vacaciones y la visita de miles de turistas capitalinos, ya que estos podrían expandir durante las vacaciones el virus en grandes cantidades sobre los guerrerenses.

En el fondo la preocupación del gobierno es falsa, ya que para el gobernador Astudillo y sus lacayos ahorita su preocupación principal es la economía de Guerrero, bueno, al menos hasta qué finalice la temporada de vacaciones.

Lo preocupante es que con el semáforo amarillo seguramente los turistas se animarán a venir pensando que la situación está más relajada y bajo, pero en realidad los están trayendo con mentiras hacia una trampa que podría ser mortal.

Al tiempo.

Twitter @TiempoGro