El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) presentó su Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) con el objetivo de generar información relevante para diseñar o implementar políticas públicas en materia de seguridad.

Algunas de sus tareas fueron la medición de victimización del hogar y personal, estimar el número de víctimas, el número de delitos, así como sus causas, entre otras, durante los 12 meses de 2019.

Durante 2019, 29.2% de los hogares del país tuvo, al menos, una víctima de delito. Esta cifra es la más baja desde 2012, cuando se ha registrado más del 32% y en 2017 fue el porcentaje más alto con el 35.6%.

A nivel nacional, además, se estima que 22.3 millones de víctimas tenían más de 18 años, lo que se traduce como el 24,849 víctimas por cada cien mil habitantes durante 2019.

Sin embargo, no se trata del saldo más bajo, pues durante 2012 se estimaron 21.6 millones de víctimas del delito, pero en ese año la tasa de víctimas por cada 100,000 habitantes fue de 27,337.

La prevalencia delictiva entre 2018 y 2019, arrojó que el Estado de México fue la entidad con más víctimas por cada 100 mil habitantes durante 2019, pero lleva una tendencia a la baja, pues durante 2018 fueron 41,389 víctimas.

En total, hay 26 entidades federativas que mostraron la misma tendencia a la baja en delitos por cada 100,000 habitantes, mientras que hay seis que no mostraron cambio alguno y ninguna fue a la alza.

Nayarit, Sonora y Baja California Sur fueron las entidades con el cambio más significativo a la baja de víctimas de delitos. El primer estado mostró un -37.8%, el segundo -32.2% y el último -37.9% respectivamente.

A nivel nacional, las víctimas de delito por cada 100,000 habitantes fue de 24,849, mientras que durante 2018 fue de 28,269; es decir, el cambio a la baja fue de -12.1%.

En cuanto a la incidencia delictiva, se estimó a través del Inegi una tasa de 33,659 delitos por cada 100,000 habitantes durante 2019, es decir 30.3 millones de delitos.

Dicha cifra, revelaron, muestra que, estadísticamente, la incidencia delictiva tuvo un descenso, pues durante 2018, la incidencia delictiva fue de 37,807 delitos por cada 100,000 habitantes y 33.0 millones de delitos ocurridos.

En esta ocasión, los estados con la mayor tasa de delitos por cada 100,000 habitantes fueron la Ciudad de México con 62,008 delitos; seguida de Guerrero con 50,894, Estado de México con 48,916; Aguascalientes con 48,443 delitos y Morelos con 40,298.

A pesar de las cifras, la CDMX mostró una tendencia a la baja con una tasa del -11.1% respecto a 2018: al igual que el Estado de México y Morelos con el -5.1% y el -11.1% respectivamente.

En total, hay 17 entidades federativas a la baja, una va a la alza y 14 se mostraron sin cambio.

En este contexto, los 30.3 millones de delitos cometidos durante 2019 se asocian a 22.3 millones de víctimas, lo que representa una tasa de concentración de 1.4 delitos por víctima. En 2018, la tasa de concentración fue de 1.3 delitos por víctima.

El robo a transporte público o asalto en la calle fue el delito con la mayor distribución, alcanzando un 27.0% o una incidencia de 9,091 delitos por cada 100,000 habitantes, a la baja en comparación con los 10,775 por cada 100,000 habitantes de 2018.

Por último, informaron que otra clase de crímenes fueron la extorsión con 5,134 delitos por cada 100,000 habitantes, el fraude con 5,089 delitos, el robo total o parcial del vehículo con 3,850 delitos, amenazas verbales con 3,090 delitos, el robo a casa habitación con 2,063 delitos y las lesiones con 1,226 delitos por cada 100,000 habitantes.