Estaba casi cantado. Delegados del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) renunciaron en octubre al cargo de coordinar la entrega de programas del Bienestar para destapar su interés por la gubernatura del estado donde estuvieron repartiendo los apoyos sociales. Sin embargo, al menos tres han promovido su imagen en libros, revistas y espectaculares desde octubre, antes del inicio de las precampañas para 2021. Otros son señalados de haber aprovechado su antiguo puesto para autopromocionarse y otros, además, fueron denunciados por uso indebido de programas sociales o nepotismo.

“Ninguna de las personas que aspiran a un cargo de elección popular se puede adelantar a las etapas de la contienda, es decir, las precampañas y campañas. Y las autoridades ya sea locales o federal deben hacer valer la Ley”, dijo la exconsejera del Instituto Nacional Electoral (INE), Pamela San Martín, quien precisó que la multa o consecuencia depende de cada legislación estatal. “Lo que estamos mirando este año, pero también hemos visto en años anteriores, son mecanismos donde se busca hacer parecer que no hay una anticipación generando formas de propaganda que buscan escudarse detrás de la libertad de expresión que tienen los medios. Es una forma de simulación o buscar dar la vuelta a la Ley”.

El periodo de campaña para gubernaturas es de entre 60 y 90 días, dependiendo cada legislación estatal. Los exdelegados que han levantado la mano para disputar las gubernaturas en 2021 son Víctor Manuel Castro Cosío, de Baja California Sur e Indira Vizcaíno Silva, de Colima, Lorena Cuéllar Cisneros, de Tlaxcala, Juan Carlos Loera, de Chihuahua; Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, de Guerrero; quienes ya se reunieron de manera presencial con el dirigente de Morena, Mario Delgado; así como Manuel Peraza Segovia, de Nayarit; y Gilberto Herrera Ruiz, de Querétaro.

Castro Cosío, el aspirante a Baja California Sur, argumentó que los delegados del Gobierno Federal trabajan “en igualdad de circunstancias” que diputados y senadores, que también tienen cargos de representación popular en diferentes partes del país y rechazó que hayan sacado provecho del cargo de entrega de dinero. “Por supuesto que de ningún modo se aprovechó”, dijo en entrevista con el semanario ZETA. Incluso metió las manos al fuego por sus colegas investigados por la Secretaría de la Función Pública (SFP). “Una cosa es que les hayan planteado alguna investigación por algún señalamiento, pero obviamente que van a quedar fuera de cualquier responsabilidad”, afirmó el experredista.

Término de etapa de precampaña por entidad. Es decir, en octubre estaban adelantadas en Guerrero y Chihuahua. Tabla: INE.

EL CASO “DESAFORTUNADO” DE GUERRERO

En años pasados, el truco de la revista-espectacular lo utilizó el exgobernador de Puebla panista Rafael Moreno Valle y el exgobernador de Morelos perredista Graco Ramírez y Héctor Astudillo en Guerrero. Frente a las jugosas elecciones del próximo año, entre los siete exdelegados interesados, quienes se han adelantado en disfrazar propaganda son el exdelegado de Chihuahua, Juan Carlos Loera, señalado de nepotismo y ahora sustituido por Bertha María Alcalde Luján, hermana de la Secretaria del Trabajo e hija de la consejera nacional de Morena, Bertha Luján, así como el exdelegado de Guerrero, Pablo Sandoval, hermano de la Secretaria de la Función Pública, Irma Sandoval Ballesteros.

El exdelegado guerrerense tapizó la entidad sureña con su rostro, pero fue exonerado en octubre por el Tribunal Electoral estatal por no llamar explícitamente al voto y solo se pidió retirar la propaganda. En más de 30 espectaculares repartidos en municipios como Chilpancingo, Acapulco, Zihuatanejo, Coyuca y otros se vio su imagen en la portada de 99 Grados con el lema “Guerrero encabezará la transformación del país”.

Para la exconsejera del INE, Pamela San Martín, la resolución del tribunal electoral local “fue una decisión muy desafortunada […] No es un problema de legislación, es un problema de interpretación”.

Se espera la resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) tras la impugnación, ya que “las reglas establecidas en la Constitución son muy claras y lo que busca es garantizar que haya igualdad de condiciones entre todos los aspirantes a un cargo de elección popular y que quienes son funcionarios públicos no aprovechen su cargo para promover aspiraciones, las cuales son legítimas pero deben ajustarse a las reglas”.

Pero, agregó la exconsejera, en los últimos años se ha observado a un Tribunal Electoral mucho más permisivo con los servidores públicos. “Ha considerado que siempre y cuando no usen las frases sagradas como ´vota por mí´ o ´quiero ser tu Gobernador´, no es indebido. Ha sido muy laxo. Creo que no beneficia en el cumplimiento de las reglas constitucionales”, dijo San Martín.