El Servicio de Administración Tributaria (SAT) señaló que han sido pacientes y prudentes con Interjet, esperando que se concrete la inyección de capital ya que la aerolínea tiene un problema estructural y necesita un aumento financiero. 

De acuerdo con la titular del SAT, Raquel Buenrostro, la situación del transportista va más allá de la crisis provocada por la pandemia, debido a que sus adeudos fiscales van desde el 2013 hasta 2018, derivados de omisiones que vinculan a funcionarios, directivos de la compañía y despachos contables. 

A partir de ello, explicó que han mantenido contacto para mejorar su situación y salvaguardar los empleos. 

“Se han tenido muchas pláticas con Interjet desde 2019 (…) Desafortunadamente no se han concretado ninguna de las propuestas de solución y nuestro interés, en principio, es salvaguardar el trabajo del personal antes que, cobrar impuestos”, agregó Buenrostro. 

Asimismo explicó que la dependencia no hará tratos con la compañía “por debajo de la mesa”, ya que su único trabajo es aplicar la ley para que los contribuyentes paguen sus impuestos y aporten a la recaudación, dinero que se ve reflejado en programas gubernamentales. 

En cuanto a la intervención de caja, Buenrostro explicó que este factor así como el embargo precautorio, no limita el uso de los bienes y activos, sino que es un procedimiento legal utilizado para corroborar que el dinero (en caso de venderse) vaya a los empleados.

Aunado a ello explicó que en el caso de la intervención, se rige bajo un interventor ajeno al gobierno quien verificará los ingresos y gastos de la compañía, además que certifica que los recursos existentes se destinen al pago de nómina, ya que había directivos con sueldos de cinco millones mensuales. 

“El embargo es en un papel porque muchas empresas, cuando están a punto de quiebra, venden, el dinero es entregado a los dueños, la empresa se queda sin dinero y no hay recursos para liquidar a los trabajadores. El embargo es para evitar eso”, añadió. 

Durante la 18 edición de la Cumbre de Negocios, el presidente del Grupo Alemán, Miguel Alemán Magnani, señaló que hay algunos arreglos de la línea para cubrir la deuda que mantienen con el SAT, la que asciende a dos mil 947 millones de pesos. 

“Solamente se debe pedir el apoyo para que te ayuden a terminar de pagar y afortunadamente se ha logrado hacer unos arreglos para pagar la totalidad de la deuda, y lo estamos haciendo y lo estamos logrando”, dijo el empresario.