La jornada pasada el público regresó a los estadios de Mazatlán y Necaxa, a pesar de la pandemia del coronavirus. Dichos juegos parecían el primer ensayo para que, en un futuro, más plazas fueran abriendo sus puertas a los aficionados. Sin embargo, la contingencia de salud no se detiene e incluso los clubes de la Liga MX han tenido que dar marcha atrás.

Xolos de Tijuana esperaba tener aficionados para el duelo de ida ante Monterrey del pasado miércoles, pero no recibió el visto bueno de la autoridad estatal. Asimismo, Puebla pretendía abrir las puertas del Estadio Cuauhtémoc en la Jornada 15 del torneo ante León. No obstante, tuvo que cancelar sus planes por las condiciones del estado no eran favorables para la apertura.

Ahora Necaxa, que fue uno de los dos equipos que ya recibió público, tendrá que volver a cerrarlo por indicación de las autoridades de salud. “Club Necaxa informa que en conjunto con las autoridades estatales y municipales, se ha tomado la decisión de que el partido Necaxa contra Toluca del próximo viernes se lleve a cabo a puerta cerrada”, se lee en el comunicado que compartió el club. De igual manera, aseguró que en próximos días se dará información para quienes adquirieron boletos