Justo cuando el gobernador Hector Astudillo ha pedidos la población no confiarse ante la alerta por el incremento de casos activos de Covid, bares y antros en Iguala Guerrero operan abarrotados y sin medidas preventivas.

Durante un recorrido por la zona de bares de la ciudad se comprobó que la mayoría de los establecimientos no siguen las restricciones sanitarias del semáforo naranja, ni tampoco operan al 40 por ciento de su ocupación, ni respetan horarios establecidos.

Incluso algunos lugares cómo ‘La Cabaña del Capi’ registraban una ocupación de hasta el 100 por ciento. Además de que la gente permanece sin cubrebocas en espacios sin ventilación natural.

Descontrol total con ante la mirada indiferente de las autoridades

Tras el cambio en el semáforo epidemiologo del color rojo al anaranjado, el Estado de Guerrero autorizó la operación de giros con venta de bebidas alcohólicas, siempre y cuando operaran con horarios y medidas sanitarias, pero en Iguala parece que ya no hay pandemia y esta falta de prevención puede traer graves consecuencias para su población, ahora que en todo el estado empiezan a aumentar nuevamente los casos por contagio de Covid-19.

De acuerdo con la revista British Journal Medical, el riesgo de contagio de personas con SARS-CoV-2, aumenta en sitios cerrados y con poca ventilación. El peligro crece del nivel medio al más alto, si hablan y ademas no usan cubrebocas como sucede en todos los bares y antros de Iguala.

Según un indicador de la plataforma Covid de la UNAM, desde septiembre hay una tendencia ascendente de contagios en la pandemia en algunos estados, pero para las autoridades de Iguala que encabeza el Alcalde Antonio Jaimes Herrera -que tanto se quejó de indiferencia de la ciudadanía y de los comerciantes durante los meses más críticos de la pandemia- la anarquía con la que operan los bares, cantinas y antros de la ciudad parece no importarles.

Incluso el secretario de Salud municipal en Iguala y coordinador de la Unidad Covid-19, Federico Ortiz Ibarra, declaró que existe un rebrote de casos por coronavirus en Iguala y que se está regresando al repunte que se vivió en mayo y junio, y alertó que de acuerdo con los indicadores en noviembre,estos pudieran crecer.

“Octubre no pinta tan agradable, es un mes en el que se ha visto un rebrote nacional e internacional, y que también se dio en Iguala, sí hay un mayor número de casos”, reconoció el secretario de Salud Federico Ortiz.

“No abusemos, porque ya tenemos fiestas, ya tenemos antros que se abren y lugares con espacios cerrados donde la gente va, y esto aumenta el riesgo”, agregó.

Incluso hoy el gobernador Héctor Astudillo Flores anunció que se dará continuidad en todo el Estado a las medidas relacionadas con el aforo en centros comerciales, transporte público, hoteles, bares, restaurantes, entre otros sitios en donde se da la mayor concentración de personas, pero al día de hoy esto solamente se ha quedando en buenas intenciones.

Sin embargo, a pesar de las indicaciones del gobierno estatal, lo preocupante de esta situación es qué las autoridades municipales son permisivas con los bares y antros. Por eso la pregunta que nos hacemos el día de hoy es: ¿Cuando vamos a salir de esta grave situación en Guerrero?

Porque lamentablemente al día de hoy algunos municipios como el de Iguala, son el mejor ejemplo de todo aquello que no se debe de hacer en estos delicados momentos de rebrotes.

Twitter @TiempoGro