5f85e616aabee

Héctor Astudillo Flores, gobernador del estado de Guerrero, aseguró que enfrentar el reto sanitario que impuso la llegada del COVID-19 al territorio nacional fue posible gracias a la coordinación con los tres niveles de gobierno, los tres poderes del estado y los sectores públicos y privados, pero lamentó el cierre de negocios por la falta de turismo en el estado.

Informó que derivado de la pandemia, se cerraron más de 375 hoteles, 587 restaurantes y 669 establecimientos turísticos, como discotecas, bares, agencias de viajes, artesanías, joyerías, entre otros.

Se suspendieron 66 congresos y convenciones dentro del periodo Marzo-Junio, así como la cancelación de vuelos nacionales e internacionales, 8 cruceros al puerto de Acapulco, lo que representó la falta de 2.6 millones de turistas.

En cuanto a la pérdida de trabajos, el gobernador precisó que se perdieron 15 mil empleos formales y cerca de 40 mil informales, por lo que continúa la asignación de recursos para la reactivación económica.

También informó que el Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi) envío 153 mdp de forma extraordinaria para el manejo de la pandemia.

Asimismo, agradeció a la embajada de Estados Unidos en México la donación de 50 camas al gobierno federal que fueron trasladadas a Guerrero para hospitales itinerantes de Chilpancingo, Zihuatanejo y Ometepec.

También hizo mención de las 10 camas COVID-19 que fueron instaladas por la Cruz Roja Mexicana.

Previo a comenzar su informe, el gobernador pidió a la audiencia guardar un minuto de silencio en honor a las personas que han perdido la vida a causa del COVID-19, para lo que pidió especial consideración para el personal médico que fallecieron cumpliendo su labor.