El número de casos confirmados y sospechosos han disminuido en México en las últimas 9 semanas; sin embargo, los casos siguen aumentando diariamente en varias regiones de México, informó la Embajada y Consulados de Estados Unidos en México en su última actualización sobre Covid-19. 

La Ciudad de México, Nuevo León, Estado de México, Jalisco y Guanajuato reportan actualmente el mayor número de casos activos durante las dos semanas anteriores a partir del 6 de octubre. 

Los estados que actualmente reportan las tasas más altas de ocupación hospitalaria son Nuevo León, la Ciudad de México, Nayarit, Estado de México y Colima a partir del 7 de octubre.  Todos los estados tienen más del 50 por ciento de disponibilidad hospitalaria para los pacientes de COVID-19. 

Sin embargo, las autoridades de salud en México reiteran a la gente el llamado de quedarse en casa tanto como sea posible y salir de casa sólo para el trabajo y las actividades esenciales de acuerdo con el color asignado a cada estado bajo el sistema de semáforos nacional, siempre siguiendo las medidas de distancia social, la higiene frecuente de las manos, y el uso de máscaras.  Las escuelas permanecen cerradas en casi todos los Estados.

El Gobierno Mexicano continúa utilizando el sistema de semáforo nacional, introducido el primero de junio, permite una apertura gradual de actividades económicas adicionales en los estados y municipios. 

Los cuatro colores que indican el nivel de riesgo de máximo a mínimo son (rojo, naranja, amarillo y verde) son la tendencia de número de casos nuevos, tendencias de ocupación hospitalario, número real de ocupación hospitalario, y porcentaje de casos positivos.

Ningún estado está designado como “rojo” bajo el sistema de semáforo federal entre el 28 de septiembre y 11 de octubre.  Bajo el rojo, únicamente son autorizadas las actividades esenciales.  Las actividades esenciales incluyen:  la provisión de servicios y material médico, servicios de entrega de alimentos, funcionamiento de supermercados, restaurantes de comida para llevar y entrega a domicilio, seguridad pública, mantenimiento de funciones económicas fundamentales y programas sociales gubernamentales, trabajo en infraestructura crítica, construcción, y manufactura de equipo de transportación.  Los hoteles están limitados al 25 por ciento de ocupación para huéspedes trabajando en actividades cruciales.  Parques están limitados al 25 por ciento de ocupación.

Quince estados son designados como “naranja” bajo el sistema federal entre 28 de septiembre y 11 de octubre (Baja California Sur, Colima, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Estado de México, Ciudad de México, Nayarit, Nuevo León, Quintana Roo, San Luis Potosí, Yucatán, Veracruz y Zacatecas).  Bajo el naranja, hoteles, restaurantes, barberías, parques al aire libre, y gimnasios son limitados al 50 por ciento de ocupación.  Mercados y supermercados operan al 75 por ciento de capacidad.  Adicionalmente plazas comerciales, iglesias, cines, teatros, museos, y eventos culturales son limitados al 25 por ciento de capacidad.

Dieciséis estados están designados como “amarillos” bajo el sistema de semáforo federal entre 28 de septiembre y 11 de octubre (Aguascalientes, Baja California, Coahuila, Chiapas, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Morelos, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Sonora, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala y Tabasco).  Bajo el amarillo, todas las actividades laborales son permitidas. 

Espacios públicos pueden abrir de forma regular, mientras que en espacios cerrados se puede abrir con una capacidad reducida.  Toda actividad se debe llevar a cabo con las medidas de prevención básicas.  Personas con mayor riesgo de complicación por síntomas del COVID-19 deberán continuar de tomando precauciones extras.

Un estado es designado en “verde” bajo el sistema de semáforos federal entre el 28 de septiembre y el 11 de octubre (Campeche).  Bajo verde, todas las actividades económicas y sociales, incluida la escuela, están permitidas mientras se toman las precauciones apropiadas.

Algunos estados y municipios han implementado restricciones adicionales sobre reuniones públicas, transporte, operaciones comerciales, y operaciones gubernamentales si las condiciones de salud lo justifican y han desarrollado sistemas de semáforos separados de los del nivel federal. 

Varios estados y municipios han impuesto toques de queda y restricciones de movimiento en actividades no esenciales y han exigido que los ciudadanos usen máscaras cuando estén fuera de sus hogares.  En algunas áreas, los funcionarios pueden imponer multas, arrestar y detener a las personas que infrinjan las órdenes de permanecer en el hogar.

Actualmente existen opciones de vuelos comerciales internacionales en México a una capacidad reducida.  El número de opciones de vuelo disponibles aumenta gradualmente.  Los ciudadanos estadounidenses que deseen regresar a los Estados Unidos deben hacer arreglos comerciales.

Los Estados Unidos y México entraron en una iniciativa conjunta el 21 de marzo que restringe los viajes no esenciales a lo largo de la frontera terrestre entre los Estados Unidos y México para evitar la propagación del virus COVID-19.  Los viajes no esenciales incluyen viajes que se consideran de naturaleza turística o recreativa. 

Estas restricciones se aplican para viajar en ambas direcciones a través de la frontera.  El 18 de septiembre, los gobiernos de Estados Unidos y México extendieron las restricciones de viaje por la frontera terrestre hasta el 21 de octubre. 

Las autoridades fronterizas y locales de México están llevando a cabo acciones de cumplimiento para desalentar los viajes no esenciales en algunas áreas.  Consulte el sitio web del DHS o la hoja informativa de la embajada para obtener más información.

Los pasajeros y los miembros de la tripulación aérea que llegan y salen de los aeropuertos mexicanos pueden estar sujetos a exámenes de salud, incluidos controles de temperatura. 

Aquellos que presenten síntomas pueden estar sujetos a exámenes de salud adicionales y/o se les puede pedir que se pongan en cuarentena voluntariamente.  A los viajeros que ingresen a México por tierra desde los Estados Unidos se les puede negar la admisión si el propósito de su visita no se considera esencial. 

Recomendamos que los viajeros lleven evidencia de la naturaleza esencial de su visita y evidencia de su estatus de residente en México, si corresponde.  Los viajeros que ingresan a México por tierra pueden estar sujetos a controles de temperatura y exámenes de salud adicionales.  Los viajeros pueden experimentar retrasos significativos y enfrentar la posibilidad de ser devueltos a los Estados Unidos o de ser puestos en cuarentena en México. 

En algunos puertos de entrada de Estados Unidos, el horario de funcionamiento ha cambiado; consulte la página web de tiempos de espera del puerto de entrada de CBP para obtener información adicional.

La disponibilidad de habitaciones de hotel y otros alojamientos comerciales, las limitaciones en la cantidad de huéspedes dentro de un hotel, y los requisitos para que los huéspedes realicen negocios o tránsito esenciales variarán según la designación del color del semáforo del estado y las restricciones locales. 

Las personas que presenten síntomas respiratorios serán remitidas a las autoridades sanitarias. Como recordatorio, el gobierno de Estados Unidos no paga el alojamiento u otros gastos incurridos debido a interrupciones en los viajes al extranjero.

El 6 de septiembre el Departamento de Estado emitió un Aviso de Salud Nivel 3 para México, advirtiendo a los ciudadanos estadounidenses que reconsideren su viaje a México debido a COVID-19, y extremen precaución en México debido al crimen y secuestro. 

Algunas áreas tienen un mayor riesgo: por favor, lea el Aviso de Viaje completo.  El gobierno de los Estados Unidos ha limitado la capacidad para brindar servicios de emergencia a ciudadanos estadounidenses en muchas áreas de México ya que los viajes de empleados del gobierno estadounidense a ciertas áreas están prohibidos o restringidos significativamente.  Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) emitieron unAviso de Salud para viajes de nivel 3 para México debido a COVID-19 el 6 de agosto.