17 bares y cantinas en Acapulco, Guerrero, que fueron clausurados por violar las medidas Anti-Covid reabrieron sus puertas a partir de este sábado.

Las multas para algunos de estos negocios ascendían a 26 mil pesos, sin embargo, tras bloquear la semana pasada una de las principales vías de circulación y exigir el cese de la alcaldesa Adela Román Ocampo los dueños de estos lograron un acuerdo con las autoridades municipales.

El pasado 14 de septiembre, tras el retroceso a color naranja en el semáforo por Covid-19, el gobierno de Guerrero publicó un acuerdo por el que se modificó el porcentaje de ocupación de diversas actividades no esenciales, sin embargo esta medida no ha sido respetada y los lugares en su mayoría lucen abarrotados.

Por Alfonso Juárez y Karla Benítez para El Heraldo de México.