Desde el próximo lunes 14 de septiembre, Guerrero regresará nuevamente al color naranja en el semáforo epidemiológico, lo que implica retroceder en el proceso de reapertura del sector económico en la entidad, así lo informó el gobernador Héctor Astudillo Flores

“Vamos de semáforo amarillo a semáforo naranja, porque sencillamente el número de contagios se nos ha ido a la alza”, confirmó Astudillo Flores, aunque en días pasados su secretario de salud, el ineficiente Carlos de la Peña Pintos afirmaba que el crecimiento de contagios en la entidad era moderado.

El gobernador también indicó que “los contagios están vigentes” y en Guerrero, “en municipios como Acapulco los contagios siguen a la alza”. Anticipó que después de las 19:00 horas de este viernes se formalizará el cambio de semáforo al color naranja por el Gobierno de la República.

Las causas del retroceso según Astudillo se deben a que “hubo un relajamiento de las personas para aplicar medidas de prevención en las playas, bares, cines, hoteles y en muchos otros lugares donde sencillamente no ha habido la atención correcta para protegernos todos,” comentó el desconsolado gobernador ante el serio revés que se ha llevado su gobierno y sus políticas de salud.

Aquí la pregunta que nos hacemos es:

¿Ante este serio batacazo que se ha llevado la administración de Astudillo no es momento ya de relevar al titular del sector salud en Guerrero?

Porque después de este anuncio nos queda muy claro que las políticas implementadas en Guerrero para atacar la pandemia han sido un rotundo fracaso. Las cifras así lo confirman.

Twitter @TiempoGro