Por Lidia Arista.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que aunque entiende el dolor de las víctimas y sus familiares no le gustó que las instalaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) fueran vandalizadas y se ultrajara la pintura de Francisco I. Madero.

“Respeto todas las manifestaciones, pero no estoy de acuerdo en la violencia, el vandalismo, no estoy de acuerdo con lo que hicieron a la pintura de Francisco I. Madero. Yo creo que quien conoce la historia de este luchador social sabe que debemos de guardarle respeto”, afirmó durante su conferencia de prensa de este lunes.

En ese sentido, el presidente afirmó que el camino es el diálogo y no la toma o quema de instalaciones, sin embargo, dijo que su gobierno no caerá en provocaciones y optará por desalojar a las manifestantes.

Publicado en Forbes